Blogs

Entradas con etiqueta ‘colecciones’

Slimane y Simons me defraudan

Mircoles, 3 Octubre 2012

¡Qué desencanto de temporada primavera/verano 2013 en París! Bueno, en esa afirmación estoy siendo maximalista. Me estoy refiriendo a los dos grandes debuts del prèt-â-porter de esta temporada: Hedi Slimane en Yves Saint Laurent y Raf Simons en Dior. Revisen las reseñas de pasarela y percibirán que casi todo lo escrito es laudatorio en referencia a estos dos creadores (aunque alguna excepción hay). El potencial anunciante de Dior e Yves Saint Laurent hace que las críticas sean veladas, a la espalda o inexistentes. Yo no puedo decir más que:

1) Lo que Raf Simons hizo para Dior me gustó, pero no lo considero Dior en absoluto. Es más creo que es una apuesta facilona y falta perspectiva amparada en el minimalismo que tanto gusta al diseñador. ¿En qué punto se puede discernir si el minimalismo es una preferencia estética o una falta de recursos? Creo que en este caso es claramente una preferencia porque tiene a sus espaldas al experimentado equipo de maestros de la aguja de Dior. Ahora Simons ponen paños calientes diciendo que sí, que las prendas de Christian Dior iban de estructuras impecables, pero que también supuso un paso más en la libertad de la mujer dentro de su ropa, y que eso es precisamente lo que él persigue. Personalmente no comprendo que una firma de tan alto prestigio y precios exorbitados venda plomo a precio de oro. Si las tres primeras salidas del desfile (abajo) no son para recoger tus cosas y salir corriendo… no sé qué podrá indignar a un periodista de moda. ¡Qué falta de sentido del espectáculo! Un traje de pantalón negro se puede comprar de cualquier marca sin la rimbombancia de Dior y te sale por una décima parte de su precio. En tiempos de crisis hay que justificar cada euro que se carga por una prenda. Aún así la colección me gustó, me repito, pero hay que ver el contexto.

diors2013.jpg

2) Hedi Slimane se ha desinflado en su primera colección. Tengo la impresión que ha querido ser “demasiado” respetuoso con el legado del diseñador que da nombre a la firma y no ha conseguido más que aburrir (a pesar de los aplausos y las buenas críticas). La única que ha levantado una voz discordante ha sido Cathy Horyn (y en cierta medida Suzy Menkes, que al final de su reseña lo conmina a evolucionar y no ser tan fiel al legado YSL). Ahora se ha puesto de moda que los diseñadores respondan a las malas críticas con ataques personales, así el diseñador escribió en su Twitter que Horyn no volverá a tener un asiento en YSL pero que puede pillar un dos por un en Dior, haciendo alusión a la adhesión de Horyn a Simons y la vieja rivalidad que separa a Slimane y Simons. Slimane es un excelente publicista capaz de crear una estética que marque, pero sus prendas una a una, y descontextualizadas de la puesta en escena global, no soportan una revisión minuciosa. Querido Slimane, si Pierre Bergé ha declarado que está encantado con que alguien haya comprendido y recogido el legado de Yves como Dios manda, ¿no deberías plantearte qué estás haciendo mal?

ysls2013.jpg

En fin, para echarse a llorar. Afortunadamente nos queda McQueen, Balmain, Givenchy, Castelbajac, Watanabe, etc… Que al final solo hablo de lo que no me gusta y parece que odio la moda.

Navidades para los pobres; Resort o crucero para los ricos

Lunes, 14 Diciembre 2009

cruise2010.jpg

Todo el mundo sabe que no soy millonario. Es algo que salta a la vista. Es más, siempre rondo la porca miseria. Pero cada vez que llega diciembre no puedo dejar de envidiar a la élite que puede permitirse hacer viajes a islas paradisiacas para huir del frio y del Espíritu Navideño, cosa que no deja de ser un invento para pobres, para sentirse exultantes aunque sea sólo sea una vez al año. De hecho, ese Espíritu Navideño es obra del poder de la literatura, ya que antes de que se publicara Cuento de Navidad de Charles Dickens en 1843 no era más que una conmemoración religiosa tranquila, hogareña y sin fastos. Después en el siglo XX llegarían los grandes almacenes y el marketing… que tradujeron todo el espíritu religioso a un lenguaje más comprensible hasta para el más ignorante: el consumismo. Hasta Eroski se mofa del espíritu fraternal de estas fechas con su anuncio de “estas Navidades voy a regalar amor y abrazos”.

Bien, pues los ricos siempre han tenido muy claro que eso de la Navidad es para espíritus pobres, y que lo mejor que se puede hacer estas fechas es emigrar a climas tropicales donde dejarse acariciar por las olas, el sol y el masajista del resort donde te hospedes. Para ellos nacieron las Cruise o Resort Collections, que algunas marcas lanzaron con una frikada hace tiempo y que ahora nadie osa obviar. Como no teníamos suficiente con dos colecciones por temporada, no se les ocurre otra cosa que multiplicar por dos las colecciones anuales (si incluimos la pre-fall). Afortunadamente en España este sistema no ha calado, ya sea porque somos todos pobres y no nos vamos a resorts o cruceros caribeños (y a los que lo hacen no les queda pasta para hacerse con un fondo de armario específico para las vacaciones), o somos más listo que los anglosajones que se tragan todo lo que les echen.

También es una lástima la corta vida de estas colecciones porque son bien bonitas, y más que ahora se han trasgredidos ciertas reglas implícitas que parecían regir la creaciones de las resort collections. A saber, o les daban un espíritu marinero (azul navy, rayas marineras, etc…), o se ceñían al espíritu ‘rica americana en el Caribe en los años 70’ (grandes estampados florales, vestidos túnicas, turbantes, aplicaciones de piedras…), u optaban por la variante Jacky O para gustos más europeo (Capri, La Riviera, Monte Carlo, islas griegas…).  Ahora ya no hay reglas fijas, si bien aún se respetan estas que he enumerado. El tratamiento que se les da actualmente es como una colección más con el estilo propio del diseñador, sin plegarse al espíritu resort, como podemos ver en colecciones como las de Viktor & Rolf o Balenciaga. Sin embargo los italianos son más dados al toque setentero, cosa que es evidente en las propuestas de Pucci o Versase, entre otras.

Pero es que este fenómeno no es exclusivo del mundo femenino. Las colecciones resort han ido introduciéndose poco a poco en los armarios masculinos y ahora encontramos propuestas tan interesantes como las de Burberry, Gucci o Chanel, que curiosamente siempre tienen los tonos blancos o beiges como piedra de toque.

Como sigamos creando colecciones llegará un momento que habrá una colección por mes. Enero, la colección Snow; febrero, la colección Safari; marzo, la colección Lluvia… y así hasta a la extenuación. STOP AL CONSUMISMO.

cruise2010men.jpg