Blogs

Entradas con etiqueta ‘derby’

Zapatos pulidos, el reducto de la elegancia cotidiana

Martes, 3 Noviembre 2015

lottusse-1.jpg

Newbond Blucher de puntera estrecha en piel de vacuno Old England de Lottusse. 335 euros.

Si quieres comprobar si alguien es un verdadero caballero mírale los zapatos. Los zapatos  nunca mienten. Es como el cuello en las mujeres, siempre delata la verdadera edad. En unos momentos en que los códigos en el vestir dentro del mundo de los negocios se ha relajado hasta  extremos que jamás llegamos a imaginar, los zapatos se ha revelado como el último reducto de la elegancia más ortodoxa. Unos zapatos bien pulidos y con una pátina magistral es hoy por hoy un auténtico lujo, como demuestra que los principales diseñadores internacionales hayan puesto el foco en ellos esta temporada. Ralph Lauren, Ermenegildo Zegna, Armani…

Pero nos quedamos en España en este caso de la mano de este Blucher de la firma Lottusse. El Blucher, al que también denominamos Derby, es un zapato de cordones ancho y abierto bautizado así en honor al mariscal de campo prusiano y duque de Wahlstadt, Gebhard Leberecht von Blücher, que encargó calzó a sus soldados con este tipo de zapatos.

La magia de este zapato no reside en su forma sino en su pulido o bruñido, que le proporciona una interesante pátina que otorga a la pieza un efecto envejecido, que es precisamente ‘tendencia’. Puede tener un aspecto muy formal, ‘demasiado’ carácter, pero lo cierto es que funcionan igual de bien tanto con traje como con un par de jeans. Son zapatos que revelan que tiene una historia en ellos y conforme envejecen en tus pies van mejorando día a día.

A la moda y con bombín

Mircoles, 9 Diciembre 2009

bombin-campana.jpg

Estoy en una etapa en que soy ferviente seguidor de toda actitud british que se pone a tiro. Sé que es una ventolera, como cuando con 18 años iba a la facultad con look de profe bohemio de Oxford o Cambridge (en verdad yo siempre he sido más de Yale por un malentendido biográfico: me he pasado media vida creyendo que mi ídolo Susan Alexandra Weaver –aka Sigourney Weaver o Teniente Ripley– fue a Yale, cuando en verdad fue a Stanford y cuando terminó trató de entrar en la Yale School of Drama de Nueva York pero no la aceptaron).

Pero el caso es que ahora estoy en mi periodo Brit, que es el equivalente del Periodo Azul para Picasso y el Periodo Suprematista de Malevich. Y todo lo que huela a gentleman me pone, me pone, ¡me pone! Así que comprenderán que cuando en enero pasado empezaron a salir bombines a la pasarela casi me da una apoplejía de la excitación. Este invierno, definitivamente, el sombrero que debemos llevar es el bombín. “¡Sí, claro, todavía me siento observado cuando me pongo un fedora y este pirado quiere que salga a la calle con un bombín!”. Comprendo tus temores, querido amigo. Pero vivir con el qué dirán (o el ‘qué mirarán’ en este caso) no es una buena filosofía de vida.

Un buen bombín, o como diría un británico, un Coke (o más comúnmente ‘Bowler’)  puede costar una buena pasta, no hay que olvidar que son sombreros formales hecho con todo el mimo bespoke posible. Los originales, en Lock&Co Hatters (6 St. James’s Street) se pueden encontrar por unos 259 libras. Aunque si te quieres ahorrar el viaje, en www.hatsandcaps.co.uk se pueden conseguir un poco/mucho más baratos.

Fue creado por James Lock en 1850 para William Coke, segundo conde de Leicester, un terrateniente progresista de Holkham, en Norfolk. Era un sombrero en forma de domo endurecido por la aplicación de goma laca para proteger la cabeza de los golpes con las ramas de los árboles mientras se monta a caballo, y bien ajustado para que el viento no lo vuele de la cabeza. El prototipo fue realizado por unos sombrereros de Southwark, Thomas y William Bowler, y fue llevado al taller de St. James Street para ser testado por William Coke.  Su popularidad creció rápidamente, especialmente a finales del XIX en las carreras de caballo Derby en Epsom Downs, lo que dio lugar que en Estados Unidos se popularizara con el nombre de ‘derby’.

Es el sombrero de los banqueros británicos por excelencia (bueno, también de los payasos, pero quiero suponer que no guarda relación), pero esta temporada podría saltar a la cabeza de los más fashionistas cambiando su tradicional color negro por colores más novedosos como el azul cobalto, el granate, fucsia, el verde oliva… ¡no en vano es una pieza clave en la nueva línea Diesel Black Gold!

Pues lo dicho, que me muero por un bombín. Hago un llamamiento a todos mis amigos que están en Londres… ya sabéis que regalarme esta Navidad.

PD. Acabo de recordar que vi un reportaje en televisión hace tiempo en que comentaban que ISESA, Industrias Sombrereras Españolas SA, una empresa sevillana de Salteras, era la principal proveedora de sombreros de la comunidad judía del mundo. Le he echado un vistazo a la web y he aquí otra posibilidad de hacerse con un bombín sin traspasar nuestras fronteras, que está la economía como para más fugas de capitales. ISESA es actualmente la proveedora de Lock Hatters para este tipo de sombreros, el ‘hunting bowler’, o bombín de caza, que es aquel que se usa para montar a caballo, y el ‘town bowler’, que es la versión de ciudad, de menor tamaño, más liviano y menos duro.

¿No es sorprendente las vueltas que da la vida? Empiezo buscando un producto puro británico y descubro que se hace a pocos kilómetros de mi domicilio.

bombin-pasarela.jpg