Blogs

Entradas con etiqueta ‘Diesel’

Deisel: las imitaciones las carga el diablo

Viernes, 9 Febrero 2018

Tengo una amiga que siempre dice “eres más falso que un polo de Nacoste”. Pero no creáis que lo dice en plan peyorativo, nada de eso. Ella está superorgullosa de aquel polo de imitación de Lacoste que una vez compró en unos chinos, y no duda en señalarte la sutil diferencia en el nombre y el logo de la marca si tú no le dices nada porque no hayas reparado o tengas el suficiente pudor para obviarlo.

El tema de las imitaciones no es la lacra de la moda, sino la falta de imaginación de los diseñadores que sacan productos al mercado nada currados, fáciles de imitar, y cuyo valor añadido reside esencialmente en el logo. Siempre digo que quien se compra un bolso de imitación rara vez se compraría el original, y viceversa. La estratificación del mercado hace que las imitaciones y los originales sean como el aceite y el agua.

Durante años las marcas han jugado con las imitaciones para darse publicidad o apuntalar su prestigio, hasta el punto de generar aquel mito urbano de que Prada fabricaba sus propias imitaciones. Sí, aquellas que todo el mundo buscaba en ciertas calles de Nueva York. Sólo se imita lo que merece la pena ser imitado, es como un sello de calidad.

Y en esas está Diesel, otra de las firmas más ‘pirateadas’, que es otra historia. Piratear es replicar y engañar. Imitar es lo que hacen con esos calzoncillos de mercadillo, los Kalvin Klein (sí, con K), que tan graciosamente vocean los vendedores ambulantes a la vez que aseguran desgañitándose que se los quitan de las manos (y no la policía decomisándolos, exactamente).

Atentos a la nota de prensa que recibimos: “Hace unos días Diesel abrió en secreto una tienda llamada DEISEL en Canal Street en Nueva York, muy lejos de la Quinta Avenida y de otros lugares de peregrinación para los amantes de la moda, justo en el corazón del destino más visitado de la ciudad por los buscadores de falsificaciones.

02012018_jms_edit_022.jpg

Los compradores, inadvertidos, probablemente no se dieron cuenta entonces: pero los artículos que compraron en la tienda DEISEL son en realidad piezas únicas -diseñadas por el equipo creativo de Diesel- disfrazadas con el logo de la falsa firma DEISEL. Estos afortunados clientes se llevaron a casa prendas especiales, únicas por su exclusividad y que muy probablemente se convertirán en objetos de coleccionista. La experiencia de compra en tienda era exactamente igual que la que se vive en los comercios vecinos de Canal Street. Este experimento ha quedado plasmado en un vídeo que celebra la valentía de todos aquellos que son capaces de buscar su propio estilo fuera de los caminos ya recorridos por los demás.

deis-sgiro-00sltu_0kati_900.jpg

Siguiendo la tendencia de la logomanía, justo cuando los consumidores parecen alejarse de los artículos logados, Diesel invita a jugar a sus seguidores y los alienta a sentirse libres de usar las prendas que quieran. ¿Por qué? Porque este es el momento de animar a “gonna pop some tags, with only twenty dollars in their pocket, looking for a come-up that is fu****g awesome”. (‘Thrift Shop’ Macklemore & Ryan Lewis & Wanz)

¿Y esto qué demuestra? ¿Qué el valor de la marca es psicológico? ¿Qué las firmas de moda con sello de autenticidad sobredimensionan su precio? ¿Que el efecto demostración, tan estudiado en economía, rige la fijación de precios en moda? ¿Que el público es una piara de borregos que no tienen criterio propio? ¡¡Por Dios, todo eso ya lo sabíamos!!…

…Pero no está mal que nos lo recuerden.

PD. Tengo calcetines de deporte de imitación que me han salido muchísimo más buenos que los originales.

Tu bolso de viaje para este otoño

Viernes, 7 Noviembre 2014

Ya está aquí el otoño ‘verdadero’. Las temperaturas desciendes y la dulce melancolía arraiga en nuestros corazones. Esta estación de caída de hojas y paisajes de cielos emborregados es la más propicia para realizar pequeñas escapadas en busca de bucólicos parajes. Como buenos trotamundos que presupongo a mis lectores sé que todo lo que necesitan para una escapada de un par de días cabe en un modesto bolso de viaje. Por eso he pensado en que puedo proponeros una pequeña selección de bolsos de temporada por presupuesto, es decir, lo mejor que puedes permitirte en casa escalón presupuestario.

De 0 a 99 euros: ZARA. 100% poliuretano. (26 x 57 x 24 cm.) 49,95 €.

zara.jpg

De 100 a 199 euros: SCALPERS. Franela. 195 €.

scalpers.jpg

De 200 a 499 euros: DIESEL. Algodón y piel bobina. (29 x 50 x 22 cm.) 400 €.

diesel.jpg

De 500 a 999 euros: ERMENEGILDO ZEGNA. Piel de ternera. (33 x 53 x 20 cm.) 695 €.

zegna.jpg

Más de 1000 euros: ETRO. Lana y cachemira con detalles en piel. (35 x 50 x 20 cm.) 1135 €.

etro.jpg

¿Cuál es la tuya?

Margiela sin Margiela sigue siendo Margiela

Lunes, 28 Diciembre 2009

margielaseva.jpg

Bueno, otra vez de vueltas con Renzo Rosso. Con tantas vacaciones tenía cosas pendientes que comentar y la dimisión de Martin Margiela de su propia firma era una de ellas. Sí, Margiela deja su casa, y con ello se abre una avalancha de interrogantes. ¿Y por qué digo que “otra vez de vuelta con Renzo Rosso”? Pues porque el fundador de Diesel controla la firma de Margiela desde 2002, y aunque todos los estamentos oficiales se empecinen en negarlo, es de sobra conocido que las relaciones entre el empresario y el creador nunca fueron buenas.

Eso de ser el ‘diseñador enmascarado’, sin etiqueta, nunca fotografiado, sin cara… es bueno en ciertos casos, como este. Porque la casa ha dicho que no se va a nombrar nuevo ‘director artístico’ y que será el equipo de diseño el que se ocupe de las líneas de la firma, y nadie notará la diferencia porque no es una marca personalista. No habrá nuevo ‘director artístico’, he dicho, pero sí se comenta que su mano derecha (una mujer), que lleva con él 19 años en el negocio, será ascendida a ‘jefa de diseño’. Una vez pedí una entrevista a Margiela y de su departamento de prensa me dijeron que tenía que ser mediante cuestionario por e-mail y que respondería “el equipo de forma colectiva” y no el diseñador como persona singular. ¡Uf, qué rollazo son los diseñadores-colectivo (para nosotros, la prensa)!  Y los diseñadores sin cara, mucho más. No sé si lo he contado ya en alguna ocasión, si es así, perdón por repetirme: Creo que fue el WWD el que apostó a las puertas del estudio de Margiela a un fotógrafo en los días previos a un desfile para que fotografiara a todo el que entraba y salía. Después empezaron a descartar a las mujeres, a los que conocían y a los que no encajaban con la edad de Margiela, hasta que por fin se quedaron con una foto que debía corresponder al diseñador. ¡Toda una labor detectivesca!

Dicen que se va de buen rollo (¡ejem!), que quiere cambiar el chip y dedicarse a la pintura. Y yo creo que tiene derecho, porque esto de la moda quema, yo por ejemplo me jubilo a los 40 (nadie se lo cree, pero estoy decidido a ello). Bueno, tampoco es que se le vaya a echar mucho de menos, porque es bien es sabido (y desde la casa se han apresurado a remarcarlo) que el diseñador ya casi ni pasaba por el estudio del 163 de la Rue St Maur, que solo se involucraba en proyectos especiales como su show 20 aniversario o el desarrollo de su último perfume. Estaba claro que Martin estaba deseando pirarse, y así se evidenció cuando le ofreció el puesto de director creativo a su compatriota Raf Simons, pero se lo rechazaron desde Italia, así que mostró su interés por Haider Ackermann, e Italia volvió a darle un no por respuesta. Así que Margiela habrá dicho “¡iros al diablo, yo de todas maneras me voy!”

Como ha sido un diseñador anónimo no tendrá que pasar por el trance de vivir sin la fama, sólo se lleva con él el prestigio y la coherencia, que ya es bastante equipaje.