Blogs

Entradas con etiqueta ‘Dolce & Gabbana’

Un toque retro bajo el sol

Mircoles, 9 Abril 2014

La gran estafa americana es de las películas que estéticamente más me han impactado últimamente. El trabajo del diseñador de vestuario Michael Wilkinson ha sido muy detallista, reflejando a la perfección una estética retro muy minuciosa. Sólo hay que fijarse en las gafas, sacadas de una empresa de Sebastopol, California, llamada Allyn Scura Eyeworks, y que tiene más de 100.000 pares de gafas antiguas y vintage es stock tanto a la venta para el público en general como disponible para que los profesionales del estilismo las alquilen. Pero para conseguir una estética tardosetentera (o de principios de los ochenta) no hace falta recurrir a lo vintage, ya que es una tendencia muy recurrente en las colecciones de gafas de sol de esta primavera/verano. Aquí os hago una pequeña selección de modelos y estilos que me parecen imprescindibles. ¿Con cuál os quedáis?

sol-retro.jpg

De arriba abajo: Dolce & Gabbana, Carrera, Boss Orange, Gucci y Tom Ford.

Cómo usar una chaqueta estampada en ‘modo seguro’

Mircoles, 26 Marzo 2014

doce-gabbana-1.jpg

Esta pasada semana hablaba con un colega estilista sobre lo impracticable de ciertas prendas que nos encanta en medios más o menos conservadores, es decir, los que prefieren la elegancia a la vanguardia (cosa que no tiene por qué estar reñida, no vaya a ser que después se diga por ahí que yo he dicho que lo vanguardista no es elegante). Discutíamos en concreto sobre las chaquetas estampadas, tan en boga en este momento, y tratábamos de dilucidar reglas para poder llevarlas sin caer en el excentricismo. Así que yo le dije que mi filosofía al respecto es la misma en cuanto al maquillaje, es decir, si realzas los ojos dejar la boca más o menos discreta y viceversa. ¿Qué quiero decir? Pues que cuando se lleva una chaqueta estampada todo lo demás que la acompaña debe ser lo más neutro posible.

Dolce&Gabbana tiene en su colección de primavera uno de los estampados más deliciosos de la temporada: un diseño de grandes lunares que enmarcan pequeños sombreros. Llevar esta chaqueta es todo un reto a pesar ser realmente deliciosa, sobre todo si quieres no salirte de la ortodoxia. He sacado a pasear mi antigua vena de personal shopper (profesión que ejercí hace más de una década, cuando nadie creía que eso podía constituir un camino profesional viable, antes de entrar en el mundo editorial) y he hecho una selección de prendas para un hipotético cliente que tiene como eje central esta chaqueta mencionada. Nada más fácil que entrar en la tienda virtual de Dolce&Gabbana y construir un total look.

doce-gabbana-2.jpg

Chaqueta estampada 1250 € - Camisa de popelina negra 200 € - Pantalón sastre negro de lana stretch 295 € - Corbata de lienzo estampada 100 € - Cinturón de lagarto 445 € - Zapatos Oxford en piel de becerro 495 € [PRESUPUESTO TOTAL 2.785 €]

Dado el todo azul de la chaqueta he optado por prendas básicas (camisa y pantalón) en negro, mientras que los complementos los he elegido en un azul oscuro para que dé un toque de concordancia con la chaqueta. El único toque más ‘creativo’ que me permito es elegir una corbata con el mismo estampado que la chaqueta. JAMÁS combinaría una chaqueta y camisa con el mismo estampado como en la foto superior.

Ya sé que un presupuesto de 2785 € es un tanto desorbitado (depende de para quién), pero para eso está la imaginación y las firmas low cost. Como diría Naty Abascal, el secreto está en el mixing, conseguir el equilibrio entre prendas de alta calidad y fast fashion de forma que las prendas caras encarezcan el look total y no viceversa.

¿Esmoquin o dinner jacket?

Martes, 22 Diciembre 2009

esmoquinesbrioni.jpg

Este fin de semana publiqué un extenso artículo en elEconomista sobre moda fiesta que abría con una reflexión sobre cómo vestir el hombre de fiesta de una manera formal, y predicaba la recuperación del esmoquin, algo en lo que no estoy solo, sino que la mayoría de diseñadores relevantes del momento me apoyan. No es que se lo haya preguntado uno a uno: “¡Ey, Giorgio! ¿Tú me apoyas en la recuperación del esmoquin?”, “por supuesto, caro Agustín, lo que a ti te parezca bien para mí va bene”… No, así, justamente así, no lo he constatado, pero no basta más que echar un ojo a las pasarelas masculinas para ver que las firmas más importantes siempre acaban su desfile con propuestas de esmoquin.

En el artículo hacía una clara diferencia entre esmoquin y dinner jacket, pero esa diferencia sólo está en mi cabeza, creo, porque el término se utiliza indistintamente. Así que me voy a poner a la labor de extender esa diferencia conceptual que yo veo y que espero que cale para que homogeneicemos términos:

Esmoquin, lo que tiendo yo por esmoquin, es el conjunto de dos piezas de pantalón y chaqueta a juego. Y cuando digo ‘a juego’ no significan que tenga que ser del mismo color, sino que mantienen una estética común. Arriba muestro tres esmóquines de Brioni y se ve claro lo que quiero decir.

Mientras que por dinner jacket entiendo una chaqueta de fantasía en terciopelo y seda (conjuntada con pantalón esmoquin). Abajo muestro dos propuestas, una de Tom Ford y otra de Dolce & Gabanna. Esta opción es cada vez más recurrente, porque permite a los diseñadores jugar con su creatividad, mientras que un esmoquin tiene unos códigos estéticos más cerrado. Se le puede introducir ribetes en solapas o a lo largo de los perniles, se puede cambiar de color, puede tener solapas de pico o redondas, pueden ser cruzados o no… pero en el fondo hay una estética ‘esmoquin’ invariable.

Repito que esta diferencia la establezco yo, que normalmente se utilizan ambos términos indistintamente, junto al de ‘tuxedo’, que es muy americano y que en el artículo explicaba de dónde viene. Mi apoyo a ambas prendas. Al vestir bien. A la elegancia. A currarse la estética. A regalarle los ojos a la que te que te rodea…

PD. Llamamiento popular. Si a alguno de mis lectores le toca un pellizquito en la Lotería de Navidad esta mañana que se acuerde de su seguro servidor.

dinner-jacket.jpg

Milán hombre… Primer día

Lunes, 23 Junio 2008

 milanhombredia11.JPG

Sobrevolando el resto de propuestas presentadas en el primer día del calendario milanés para el hombre nos encontramos que mientras Ennio Capasa en Costume National [1] mantiene su estilo minimalista con ‘actitud’, Raf Simons [2] juega con las geometrías de Mondriani en su propuesta para Jil Sander, aunque a veces su inspiración es un poco más prosaica y utiliza diseños que nos recuerdan muebles modulares, o incluso las bandas que se suelen pintar en las paredes de los apartamientos subterráneo. 

Aunque el desfile que marcó una de las grandes tendencias de la primavera 2009 fue el de Dolce & Gabbana [3 - 7]. Domenico y Stefano hacen una clara apuesta por el estilo pijama, ya sea adoptando cortes y texturas al pie de la letra en los trajes [5] y los pantalones [6], o adaptando las típicas rayas del pijama en patrones más formales [4]. Y como ellos son como son, y no dejan cabo suelto, confeccionan versiones esmoquin del batín-kimono [7] y dan corte chandalero a los pantalones [3]… para que cada uno encuentre el estilo de lencería masculina con que más se identifique, sea cual sea este. 

Pero Dolce & Gabbana no se han sacado ningún conejo de la chistera, ya que fue Prada la que preconizó esta tendencia hace un año, y cuando Miucca habla, los mortales escuchan: “Saca el pijama a la calle”, dijo ella para esta primavera/verano que estamos viviendo, y el discurso ha calado hondo en las pasarelas, que doces meses después recogen el guante y, nos tememos, será de lo más visto en Milán el los próximos días.

milanhombredia1.JPG