Blogs

Entradas con etiqueta ‘Ecomoda’

Por una producción responsable

Martes, 17 Abril 2012

polucion.jpg

Aquello de la eco-moda o moda ecológica cada vez se está volviendo más exigente. Recuerdo que cuando empezamos hablar de ecomoda nos bastaba que una camiseta estuviera fabricada de algodón ecológico, después introducimos el concepto de producción socialmente responsable y finalmente le exigimos un poquito de creatividad, ya no nos bastaban con colecciones de camisetas en algodón orgánico para limpiar la conciencia de la industria. Mucho se ha andado en estos últimos cinco años en este terreno, aunque empresas como Hessnatur ya llevaran décadas en el empeño.

No hace mucho escuchamos como Obama quería devolver a Estados Unidos las manufacturas que históricamente había ido perdiendo a favor de los países manufactureros low cost. Esa fuga de manufacturas ha supuesto una disminución de los costes económicos para las empresas, pero también ha supuesto un aumento de los costes ecológicos para la sociedad, ya que los países hacia los que se ha derivado la producción no son tan ‘cuidadosos’ con el control de gases invernaderos y polución en general. Conocemos de sobra casos de comunidades ‘productoras’ envenenadas por la emisión de partículas de carbón, pesticidas, mercurio… y eso no se queda allí, sino que viaja con facilidad a través del medio ambiente o la cadena alimentaria hasta nuestra misma puerta.

Los diseñadores americanos parecen haber tomado conciencia del problema y el CFDA ha decidido apoyar el programa Clean by Design del NRDC (Natural Resources Defense Council) que trata de utilizar el increíble poder de compra de las grandes multinacionales para exigir a los países productores que incremente sus niveles de protección del medioambiente. Este lunes se celebró un desayuno en Nueva York donde se reunieron las cabezas pensantes del sector y donde se expusieron datos escalofriantes como que para producir una tonelada de tejido se viene utilizando unas 200 toneladas de agua. Y que en China se puede averiguar cuál serán los colores de la próxima temporada con tan solo observar el color de los ríos. (Recogido por Vogue.com). Esto me trajo a la mente un impactante reportaje del año pasado de la revista Geo sobre China donde se hablaba de la contaminación y se mostraba la imagen del lecho del río Hongxi que era invisible bajo un manto de espuma producido por el vertido de las aguas residuales de las fábricas de la zona.

¿Hasta cuando, como consumidores, vamos a permitir esta situación? Creemos que comprar una prenda a buen precio no perjudica a nadie, pero sí que tiene efectos perversos, efectos muy nocivos y directos sobre nosotros mismos. Lo que ahorramos en euritos lo pagamos en salud, contaminación… y empleo. Porque si exigiéramos una producción responsable quizás ya no saliera tan rentable producir en India o China y la producción nacional podría ser competitiva y generar puestos de trabajo. Quizás no podamos saber dónde está producida y en qué condiciones todas y cada una de las prendas que llegan a nuestros mercados, pero sí que es fácil que empresas recurren sistemáticas a una producción sin escrúpulos y en nuestra mano está no comprarles nada. Pensadlo.

Adolfo Domínguez, diseñador: “Si solo sales en prensa y no vendes tu trabajo se convierte en una cosa fatua”

Mircoles, 26 Octubre 2011

adolfo.jpg

Con Adolfo Dominguez aprendimos que la arruga también podía ser bella, que una empresa española de moda puede trascender fronteras sin complejos y que la pasarela no es el fin último de un diseñador. Alejado de Cibeles por diez años en 2009 volvió con el propósito de que su firma viviera una segunda juventud. Adolfo es un hombre culto, sensato, con las ideas muy claras, que un día cogió la sastrería familiar y la convirtió en una firma global sinónimo de estilo y elegancia. Ahora, apoyado en la gestión y labores creativas por sus hijas, acomete nuevos retos como el de convertir su nombre en sinónimo de ecología y sostenibilidad.

¿Qué tipo de actuaciones y políticas de producción están llevando a cabo en su empresa para fomentar la sostenibilidad ecológica? Hacemos lo que podemos por contribuir a la sostenibilidad. Depende sobre todo del tejido. Podemos optar, por ejemplo, por algodón o por Tencel, una fibra que proviene de árboles que llevan más de 40 años absorbiendo CO2 y emitiendo oxígeno. Otra opción que hemos adoptado es no usar la piel para vestuario, la reservamos para los complementos aunque también hemos desarrollado mucho el uso de la piel sintética. El uso masivo de piel de vaca y criar a este animal con este propósito no es sostenible porque el ganado vacuno emite una cantidad ingente de metano a la atmósfera. Tenemos todos que hacer un esfuerzo en este sentido.

¿Qué lo tuvo alejado de las pasarelas tantos años? La pasarela es un medio de comunicar. Nosotros en su momento decidimos acentuar el esfuerzo en el exterior, teníamos que convertirnos en exportadores netos. Abrimos en India hace unos meses, no sólo China es una potencia en ciernes. India por ejemplo produce un millón de ingenieros al año. La nuestra es una de las más emocionantes aventuras económicas. Lo importante es producir y vender. Cualquier otra iniciativa fuera de nuestras fronteras si no va acompañada de ventas se queda en un ejercicio de imagen y eso no es el objetivo final. Si solo sales en prensa se convierte en una cosa fatua.

¿Es Cibeles una buena plataforma para un diseñador nacional o sería mejorable? Es lo que tenemos de momento. Hay que ser conscientes que no tenemos la trascendencia de la pasarela neoyorquina, pero es que Madrid no es Nueva York. Claro que no tenemos la repercusión de los diseñadores que presentan allí, pero es que si Warhol hubiera nacido en Mozambique seguramente ni lo conoceríamos hoy.

adolfo1.jpg

Cibeles es un gran expositor de moda de fiesta, muchos diseñadores solo piensan en clave de sedas y trajes de noche, mientras que olvidan la faceta terrenal de la mujer. ¿Por qué cree que son tan pocos los diseñadores que piensan en las necesidades reales de la mujer? Quizás es que nosotros somos más tenderos, tenemos más de 600 tiendas y tenemos claro que una mujer no viste de fiesta permanentemente. Nosotros tratamos de cubrir todas las necesidades de la mujer a todas horas del día. Somos una empresa más apegada a tierra.

¿Cree que la prensa castiga a los diseñadores que les salen las cuentas? Sí, nos tildan de moda “comercial”. Pero eso no es un demérito, es que no hay otra. Si eres un artista te puedes dedicar a no vender. Van Gogh sólo vendió un cuadro en su vida. Pero un diseñador tiene que vender. Está claro que esta es una actividad con un alto componente artístico pero sobre todo es una actividad económica.

Con una trayectoria como la suya, ¿el diseñador termina siendo esclavo de su estilo o diseñar una colección es un ejercicio que siempre parte de cero? Yo creo  que nosotros tenemos estilo, que es algo muy difícil de alcanzar. Hay diseñadores que a pesar de llevar toda una vida en el oficio no logran tenerlo. Eso es un más y te condiciona, claro, pero si eres consciente de ello no es una limitación.

adolfo2.jpg

Usted está rodeado de mujeres jóvenes y talentosas: su hija Tiziana, su sobrina Gala… ¿Qué trata de transmitirles de su experiencia? A cualquiera que trabaje conmigo le intento decir “esto no es arte”, es diseño, todo tiene que venderse. Si una mujer no va a estar dispuesta a pagar por ello entonces no lo hagas. Debemos trabajar con la calculadora entre los dientes y el balance contable en la mano.

¿Y qué aprende de ellas? Me transmiten un punto de vista. Tecnológicamente las cosas han cambiado radicalmente y ellas son otra generación: son bilingües o cuatrilingües, han nacido con un ordenador entre las manos…

¿Cómo empresario ve que las cosas vayan mejorando en la economía? Yo creo que si miramos al mundo sí vamos mejor, en España no lo veo tan claro. Si nosotros solo estuviéramos operando aquí en España nos costaría más sobrevivir.

¿Y Latinoamérica? ¿Ha dejado de ser ese mercado la gran promesa que se vendía para la moda española? Está pasando de promesa a realidad. Chile en 10 o 15 años nos superará en renta per cápita. Latinoamérica ha sufrido mucho menos la crisis y eso demuestra que no ha sido una cuestión de ser ricos o pobres, sino del nivel de endeudamiento, y aquí hemos estado viviendo muy por encima de nuestras posibilidades. Si Latinoamérica crece yo me alegraré porque tirarán de nosotros por el simple hecho de compartir la lengua. La verdadera patria es la lengua.

www.adolfodominguez.com

Hessnatur, pioneros de la eco-moda

Mircoles, 1 Abril 2009

hessnature1.JPG

Esta primavera ya está disponible la segunda colección creada por Miguel Adrover para la firma de venta por catálogo nessnatur, empresa que lleva más de dos décadas dedicada a la eco-moda, cuando era un término que aún no se había inventado. En un momento en que todo quiere la etiqueta de ‘ecológico’ hemos de volver la mirada a los pioneros del sector y por eso hemos querido conocer más de cerca esta firma  y los puntos de vistas de dos de los principales responsables de la firma alemana: Wolf Lüdge, Managing Director de hessnatur, y Rolf Heimann, Director de desarrollo y ecología

elEconomista: ¿Qué es la eco-moda?

Lüdge: El “Go Green” es y será definitivamente un modelo de negocio de futuro.

elEconomista: ¿Cuál es el principal reto que se os plantea en vuestro departamento de desarrollo y ecología, Rolf?

Heimann: El tener cuidado de que no se utiliza ningún agente químico en ningún momento del cultivo de las fibras o en la fabricación de nuestras prendas que pueda dañar el medioambiente o la salud de la gente. Es más, trabajamos con la Fair Wear Fundation para realizar auditorias internos y externos y controlar los estándares sociales a lo largo de toda la cadena de producción textil. Todo material utilizado por hessnatur, incluso los materiales más insignificantes, debe estar aprobado por nuestro departamento. Esto es único dentro de las compañías que fabrican ropa, donde las prioridades suelen estar en la comercialización y el marketing.

Lüdge: Sí, conseguir una producción de moda 100% ecológica es un logro 100% para el medioambiente. Nosotros hace 32 años que producimos moda ecológica y somos pioneros de introducir textiles orgánicos. Para el futuro tenemos que desarrollar la identidad creativa de la firma, lograr ese ‘estilo hessnatur’ único.

elEconomista: ¿Por eso surgió la idea de colaborar con Miguel Adrover?

Lüdge: Sí, es nuestra manera de emprender ese cambio de rumbo.

elEconomista: ¿Fue difícil integrar el espíritu de la eco-moda de hessnatur y las ideas de Miguel Adrover?

Heimann: Miguel comparte los valores de nuestra empresa, ya que es un diseñador conocido por su compromiso con comportamientos responsables con el medioambiente y el respeto a la diversidad humana. Pero realizar esta colección no fue fácil porque hay muchos detalles a los que prestarle mucha atención.

elEconomista: Hoy por hoy son muchas las empresas que lanzan pequeñas iniciativas ecológicas como pequeñas colecciones orgánicas.

Lüdge: Hoy día, todos hablan de algodón orgánico y de camisetas hechas de algodón orgánico. Hessnatur puso en marcha el primer proyecto mundial de algodón orgánico hace ya 20 años. Desde 1998 hemos desarrollado (y seguimos desarrollando) proyectos de cultivo orgánico en todo el mundo. Somos los pioneros y estamos orgullosos de hacer nuestro negocio en un sentido especial.

Heimann: En mi departamento estamos a cargo de los proyectos de cultivos orgánicos de hessnatur, por ejemplo en Burkina Faso, donde 2000 grangeros cultivan algodón orgánico para nosotros, o en Hesse (Alemania), donde cultivamos lino orgánico. 

elEconomista: ¿Cuál es la fibra natural más interesante que estáis empleando? 

Heimann: Eso es difícil de decir porque todas nuestras fibras son interesantes. Nosotros usamos toda la gama de fibras naturales, del algodón, lino, cáñamo y seda, a lana, cashmere, alpaca, camello y mohair. También tenemos mezclas especiales lana con seda, por ejemplo.   

hessnature2.JPG