Blogs

Entradas con etiqueta ‘emergente’

Reprimenda al joven diseñador español

Martes, 3 Enero 2012

jovenes-disenadores.jpg

Antes de empezar hay que aclarar ciertas cosas sobre el que esto escribe: cuando empecé en esto del periodismo de moda me especialicé en nuevos diseñadores o creadores emergentes, y en estos once años de carrera mi interés por ellos no ha decaído un ápice, todo lo contrario, sigue más vivo que nunca, por eso me veo impelido a echarles una reprimenda a estos emprendedores (¿no les gusta tanto esta palabra a los políticos?, pues aquí tienen verdaderos emprendedores, señores).

Me solivianta que un joven diseñador tire la toalla, que deje de luchar por un sueño y se acomode a la anodina realidad laboral imperante, pero esta es una realidad más frecuente de la que podáis imaginar. Podría hacer una larga, larga, larga lista de casos dignos de un “¿qué fue de…?”. Gente que me emocionó, me inspiró, me hizo presentir que eran el futuro de la moda, y que un buen día cerraron sus marcas para dedicarse a trabajar para otros diseñadores, grandes firmas internacionales, marcas de fast fashion o streetwear, o simplemente para volcarse en la enseñanza. Para no nombrar a ninguno español en especial pondré como ejemplo a Tristan Weber que me erizó la piel con colecciones como Ondine, una meliflua propuesta de ninfas del agua que presencié subido en un catamarán art decó atracado en el Támesis. Weber había conseguido que las revistas más influyentes lo incluyeran en esa nouvelle vague que prometía cambiarlo todo para la moda británica junto a Robert Cary-Williams (también desaparecido), Matthew Williamson, Roland Mouret, Boudicca… Trista ahora da clases en el Royal College of Art y su enorme, colosal, talento ya no se transmuta en maravillosos vestidos.

En España, hace siete u ocho años ser joven diseñador era un fin en si mismo, ¡la bomba! Y muchos de los que cobraron fama entonces, una vez pasada la realidad socio-económica del momento que los alzó, han tenido que afrontar la disyuntiva de redefinirse o morir. Muchos han desaparecido del panorama fashion español. Hoy los jóvenes diseñadores que salen de las escuelas lo tienen mucho más difícil para destacar más allá de sus cinco minutos de gloria warholianos.

Pero es que lo que no puedes pretender es salir de la escuela con una colección de graduación y besar el santo… ya no. Joven diseñador, no te puedes mirar en el espejo de los estudiantes internacionales porque tus circunstancias son bien distintas. La industria ya no propicia Gallianos, sino que busca perfiles como los de Cristina Ortiz, y me explico:

No puedes pretender ser un diseñador estrella con tu primera colección, y el que te haga sentir así es un necio. Un diseñador no lo define una colección, sino una trayectoria. Puedes causar impacto con tu primera colección, pero eso solo servirá para que los popes de la moda tengan los ojos puestos en ti y te sigan… para quizás en un futuro…

No puedes pretender salir de la escuela y montar una gran empresa de moda porque lo más seguro es que te des cuenta que no tienes ni idea de qué va la cosa. Creo que es condición sin ecuanon trabajar para otros (diseñadores, grandes empresas…) para adquirir un conocimiento mínimamente válido que te permita lanzarte por tu cuenta. Y no hablo de “he hecho  unas prácticas de verano con fulanito en su taller y ya lo sé todo”, ¡no!, hablo de años de trabajo gris, años de absorción de la realidad poliédrica del negocio de la moda.

No puedes pretender vivir de apoyos públicos y premios. Sois muchos para tan poco pastel. Es posible que alguien lo hay podido hacer en el pasado… ya no. Debes aprender a ser un empresario y entrenar el ojo no solo para la belleza, sino para elegir colaboradores que te hagan crecer.

No puedes pretender el apoyo incondicional de la prensa y convertirte en el nuevo chico de moda. Mira a tu alrededor: ¿cuántos con tus mismas credenciales (o mejores) hay? Infinidad, ¿verdad? Con suerte las revistas te dedicarán una página y te olvidarán hasta que hagas algo digno de reseñar. No creas que cada vez que saques una colección te van a dedicar una nutrida ronda de reseñas. Lo inteligente tal y como están las cosas es dosificarse, espaciar las salidas. Sino habrás sido el más entrevistado en un mes determinado pero el más olvidado de los años siguientes.

No puedes pretender ser Christopher Kane y que Anna Wintour esté encantada contigo y Donatella te ofrezca un trabajo. ¡Esto es España! Las cosas no funcionan así. Ni las revistas ejercen de mecenas, ni los grandes diseñadores vienen al mercado español a cazar talentos.

No puedes pretender realizar toda tu carrera profesional en empresas española, pues tu visión de lo que es un negocio de moda será desastrosa. Aprende idiomas, sal fuera, trabaja en estudios de diseño  franceses, británicos, norteamericanos, italianos… Ahí es donde aprenderás de verdad.

NO OBSTANTE te ruego que no te dejes abducir por el sistema. No dejes de perseguir tu sueño. Sigue creando colecciones propias, aunque sean mini colecciones y las tengas colgadas en tu casa. La ambición y la ilusión son músculos que se atrofian si no los ejercitas. Yo sigo creyendo en ti, joven diseñador. Recuerda que la fórmula del éxito ya no es

FIGURAR+BRILLAR+MILAGRO

sino

LUCHAR+TRABAJO+PERSEVERANCIA.

Espero saber de ti en 2012.