Blogs

Entradas con etiqueta ‘estrés’

¿Hacer punto es antiestrés?

Viernes, 27 Noviembre 2009

lana-backlund.jpg

Estoy contracturado por el estrés. Se supone que la vida de editor de moda tiene que ser glamurosa, plácida, divertida… ¡Caca malaca! Yo estoy siempre tenso y contracturado. Así que fui a mi médico para decirle que el fisioterapeuta ya no hace avances conmigo. ¿Y adivináis lo que me dice? ¡Que haga punto! Le pregunte que si me iba a extender receta y me respondió que no, que lo que necesito lo puedo comprar en cualquier mercería. (Y me lo dijo serio, sin pillar que se trataba de una broma o ironía).

Recuerdo que Pringle of Scotland, firma bien famosa por sus productos de punto,  sacó una vez un pack ‘hazlo tu mismo’, conformado por un par de ovillos de lana, dos agujas y un manual de instrucciones. Así que me fui a una mercería, de las de barrio de toda la vida, y le dije a la buena señora de 342 años que me atendió: “buena señora, pertrécheme para hacer punto”.  Me dice que si voy a hacer un chaleco. “¿Me ve usted cara de poder hacer un chaleco?” No he cogido unas agujas en mi vida, así que voy a empezar por una bufanda, que supongo que se trata de ir tejiendo todo recto hasta el infinito… o hasta que se te acabe el ovillo… o hasta que se te acabe la paciencia y pidas que te cambien a un medico que solucione tus problemas con pastillas y drogas, como Dios manda. Así que la señora tricentenaria que me atendía me encasquetó un par de agujas del 5 y un ovillo de lana por 4.45 euros. ¡¡¡¡Pero si en el H&M me salen las bufandas por 2,50 en rebajas!!!! (¡Y todo para que al final me salga un churro que seguramente le encasquete a alguna amiga como regalo de Navidad hecho con el corazón y muy buenas intenciones! Y quedaré estupendo, porque la intención es lo que cuenta, ¿qué va a hacer?, ¿me va a tirar la bufanda-churro a la cara y me va a decir que es un mojón ‘pinchao’ en un palo? No, yo no me ‘ajunto’ con gente con mala educación).

Pues aquí me encuentro frente este ovillo preguntándoseme cómo se transforma en un chaleco Potipoti. Estoy por llamar a Sandra Blacklund y pedirle que se pase por casa para darme unas clases, a ver si me le cojo el tranquillo y me pongo a hacer trajes de flamenca de punto, que con eso es con lo que se gana pasta en Sevilla si te dedicas a la moda.

Ahora en serio. El hazlo tú mismo es una tendencia cada vez más fuerte que está enganchando a las nuevas generaciones. ¿Cuánta gente que hace cosas fantásticas en fieltro te puedes encontrar en Internet? ¡Hay hasta revistas especializadas! Hace dos o tres años se pusieron de moda los knitting cafés, sitios donde ibas a tomar un té con pastas mientras tejías charlando amigablemente con gente con tu misma obsesión (sacar algo ponible de los ovillos de lana). “Ponme un café y un ovillo de lana marrón”. Yo recuerdo alguno en Nueva York, cerca del Village,  en el que podías incluso ver ejecutivos con su bolsita de las labores (tendrían un médico idiota como yo). Había unos cuantos por la ciudad, pero no sé si seguirán de moda o ya se habrán cerrado y dejado paso a nuevos Starbucks.

¡En qué lío me he medito! ¿Recordáis cuando probé las cuchillas de afeitar femeninas? ¡Pues esto promete ser más desastroso!