Blogs

Entradas con etiqueta ‘fotógrafa’

Corinne Day lo cambió todo. Su ausencia lo cambia todo.

Mircoles, 1 Septiembre 2010

kate-moss-1990.jpg

El sábado se nos fue una mujer que cambió la faz estética de la moda, ¿y por qué no?, de nuestro TIEMPO también. Hablo de Corinne Day, que perdió la lucha encarnizada contra un tumor cerebral que terminó por privarnos de su talento… pero no para siempre, porque su legado perdurará durante generaciones, aunque los que vengan no sean conscientes de su influencia. Muchos os preguntareis: “¿Corinne Day, quién es?” Pues como respuesta solo puedo decir que fue la fotógrafa que lo cambió TODO en los 90.

Su estilo era descarnado, a veces crudo, pero siempre cargado de  honestidad. No pocas críticas recibió en su momento, pero los verdaderos visionarios de la moda apostaron por ella. Yo diría que su obra tiene un toque documental que evita todo edulcoración, fue a la moda lo que Nan Golding ha sido a la fotografía del inframundo urbano. Supo retratar como nadie a la generación ‘Trainspotting’.

Pero sobre todo, se la recordará por ser la descubridora de Kate Moss, que tan solo era una chica que dejaba la infancia cuando Day la hizo protagonizar la portada de la revista-icono del momento, The Face, con sus pecas, su sonrisa imperfecta de chica de suburbio inglés y un tocado de pumas a lo indio. El editorial se llamó ‘3rd Summer of Love’ y dio el pistoletazo de salida para la estética grounge que tantos otros replicarían para las más glamurosas publicaciones después. Corría 1990 y se habían confabulado algunos de los nombres más influyentes de la moda futura. Por un lado la estilista Melanie Ward (actualmente trabajando en Harper’s Bazaar y que sería decisiva para el éxito de Helmut Lang, donde fue durante 13 años directora creativa cuando el diseñador aún estaba al frente de la compañía); Kate Moss, la que no es necesario repetir lo que ha significado para la moda en los últimos 20 años; y el director artístico de The Face, Phil Bicker (ahora en The Fader), que le dio aquella increíble oportunidad.

En 1993 volvería a fotografiar a Kate Moss en su propio piso londinense para el Vogue británico. Aquello fue la confirmación: ya nada sería lo mismo, no había marcha atrás, los códigos habían cambiado. Por aquel entonces yo empezaba a estar interesado en la moda, así que sin duda que puedo decir que le debo a Corinne Day los esquemas estéticos que me han acompañado en mi carrera profesional.

Corinne dejó el colegio pronto, no se le daba bien, así que empezó a hacer de modelo y terminó viviendo en California durante dos años. Mark Szaszy, director de cine prometedor por entonces, puso una cámara entre sus manos. Le enseñó a manejarla, en todo lo demás fue autodidacta. Sus fotografías fueron las que dieron lugar al famoso término ‘heroin chic’ que Bill Clinton acuñó en un duro ataque a esa estética con estas palabras: “No es creativo. Es destructivo. No es bello. Es feo. Y no es algo sobre el arte. Es sobre la vida y la muerte. Y glorificar la muerte no es bueno para ninguna sociedad”.

Su vida transcurriría siempre relacionada con Vogue (UK, Italia y Japón). Alexandra Shuman le comisionó las fotos de Kate Moss de 1993 y el resultado levantó ampollas, llegaron a clasificarlas de porno infantil. Demasiada polémica para Day. Cambió de vida, dejó la moda, empezó a seguir a la banda de indie rock, Pusherman. Poco después le fue diagnosticado un tumor cerebral en 1996, el que nos ha dejado sin ella, pero algo positivo salió de aquello, le hizo dejar las drogas. La única droga que le quedaba era la fotografía: “soy una yonqui de la fotografía” llegó a decir…

… Y yo soy un yonqui de Corinne Day. Estoy seguro que su ausencia me va a crear síndrome de abstinencia. El clima creativo de principios de los 90 no volverá. No volverá Corinne. La inocencia salvaje y pervertida de aquellos años tampoco volverá. Solo nos queda rendir tributo a una excepcional fotógrafa y mirar al futuro con el coraje que ella demostró en su vida.

Arantxa Santamaría abandona las pasarelas

Sbado, 20 Febrero 2010

pf10-hanniballaguna_002.jpg

Es muy posible que este sea el último Cibeles de la top española Arantxa Santamaría porque se retira este año, deja las pasarelas para dedicarse a una nueva faceta profesional en la que ya está dando sus primeros pasitos: fotógrafa. De delante de la cámara pasa a dispararla como ya hicieran en su momento Ellen Von Unwerth o Helena Christensen. Arantxa fue ganadora del Premio l’Oreal a la mejor modelo de la edición de Cibeles en septiembre de 2003. Aunque ella es natura de Altorricon, en Huesca, Aragon, ha vivido mucho tiempo en Nueva York, donde ha estudiado fotografía en el ICP (International Center of Photography). Un brillante futuro se le abre…