Blogs

Entradas con etiqueta ‘Galliano’

El adiós a la Alta Costura

Martes, 3 Julio 2012

diorhc.jpg

A quien le pueda interesar mi opinión:

El debut de Raf Simons al frente de Dior me ha decepcionado. La colección presentada ayer fue realmente magistral, bella, delicada, llena de armonía y poesía, sutilezas y detalles de buen gusto… pero no era Dior, o al menos, no era Dior Haute Couture.

La propuesta de Simons es continuista de la línea de trabajo desplegada para su despedida de Jil Sanders. En aquel momento me pareció excesivo para Sanders y un claro guiño a Dior, y ahora me parece que adolece de la grandeza de la Alta Costura y se queda en un quiero y no puedo, quizás por el poco espacio de tiempo que se le ha dado para prepararla, tres meses tan solo, o quizás porque estamos muy malacostumbrados por el trabajo de Galliano que de una simple chaqueta hacía una pieza digna de lucir en un museo.

Simons se ha sumergido en este tiempo en los archivos de Dior y el resultado, más que una reinterpretación de los orígenes del New Look, me parece estar en sintonía con la labor que realizara Marc Bohan para la firma a finales de los 50s, que al fin y al cabo también es una etapa interesante de Dior. Espero que el paso de Simons por Dior no sea tan efímero como el de Bohan.

Está claro que la colección es preciosa, ¿pero quién se ha preocupado de la coherencia? No de la coherencia de Simons con su estilo, que sí está presente, sino de la colección con la tradición de la Alta Costura de Dior. Hasta el momento estaba convencido de que Dior era una de las últimas casas que mantenían la llama de Haute Couture viva, sin plegarse a esas exigencias de ‘realidad’ que azotan el sector desproveyéndolo de la fantasía y el cariz artístico. A este paso, cuando ya no encuentro justificación que diferencie un prèt-â-porter de alta gama de un Alta Costura, sería más coherente desproveer a esta semana del Haute y dejarlo simplemente en Couture. Tendríamos que afinar los términos para empezar a llamar a cada cosa por su nombre. No es coherente volver a los tiempos en que la Alta Costura servía para vestir a las damas en su día a día, por más que las casas de moda quieran revivir esa época. Afortunadamente aun nos queda Iris van Herpen para hacernos soñar con lo imposible.

Claro que la colección será un éxito de crítica y recibirá una cálida acogida por las revistas. ¿Quién se atreve a tirar la primera piedra para quedarse sin la parte del pastel de la publicidad que inserta Dior en los medios? Mirad los looks que ilustran este post (obviamente una selección capciosa): ¿Consideraríais Alta Costura esas prendas? ¿O pensaríais que se puede encontrar un sucedáneo incluso más bonito por un precio mucho más económico que los que suele cargar Dior? No me vengáis con que toda colección tiene momentos bajos. la Alta Costura no se puede permitir ni un desliz sobre la pasarela.

¿Terminará La Crisis por cargarse la dimensión artística de la moda?

¿Pero Raf Simons no era ya el nuevo diseñador de Dior o era mi imaginación?

Martes, 10 Abril 2012

raf-simons.jpg

Ayer saltó la noticia y hoy es obligado comentarla: Dior ya tiene nueva cabeza creativa. Al final todas las quinielas erraron y es el belga Raf Simons quien cierra la larga orfandad de la firma desde que el gran John Galliano fuera defenestrado en marzo de 2011 por el desafortunado incidente del café de París que sigue teniendo tientes oscuros sin esclarecer. Este será el quinto sucesor de Christian Dior, cuyos zapatos se han calzado Yves Saint Laurent, Marc Bohan, Gianfranco Ferré y John Galliano.

Una gran sorpresa… ¿O no? No sé por qué cuando saltó la noticia el primer pensamiento que tuve fue “¿pero eso no se había confirmado ya hace un par de meses?La memoria me jugó una mala pasada y un presentimiento que tuve en su momento, cuando vi la colección de despedida de Simons el pasado febrero para la que había sido hasta el momento su casa, la de Jil Sander, se había convertido por un extraño proceso de interiorización mental en una certeza para mí. Yo estaba convencido que Simons era ya el nuevo director creativo de Dior. ¿Cómo podía ser eso? Así que rebusqué en el archivo de este blog y me encontré que en febrero yo ya exponía mi sospecha de que Dior y Raf Simons tenían objetivos comunes. El post del 28 de febrero, que podéis leer aquí al completo, decía así:

Y es que Milán nos ha dejado dos pequeños seísmos creativos, que no por ello hacen terremoto. Primero el anuncio de la vuelta de Jil Sander a la firma que lleva su nombre y la consiguiente salida de Raf Simons de la dirección creativa, y segundo el anuncio de la salida de Pilati de YSL y la incorporación de la firma de Hedi Slimane que ya fue la cabeza rectora de la línea masculina tiempo atrás, previa a su etapa en Dior Homme. Es evidente que tener dos pesos pesados (Simons y Pilati) en dique seco no es una opción y todo apunta que alguno de los dos terminará arribando a la descabezada Dior, que empieza a aburrir en su persistencia por no poner un diseñador visible en el puesto de director creativo. Por cierto, ¿no es la colección de Simons una declaración de intenciones Diorizadas, como diciendo “yo puedo hacerlo”?

¡Dios, a veces me doy miedo! Pero es que a perro viejo en esto del periodismo de moda, como ya me considero, hay señales que no se les escapan. A posteriori está claro que Simons y la casa Dior ya estaban en conversaciones y que la despedida de Simons era más un escaparate de lo que podía venir en su nueva etapa que lo que dejaba como legado en Jil Sanders.

La cuestión es: ¿Es el minimalismo constructivista y cuasi arquitectónico de Simons algo que case con los gustos de la clienta (hasta ahora) de Dior acostumbrada a las fanfarrias estilísticas de Galliano? A la casa francesa le queda ahora por delante hacer un titánico ejercicio didáctico para convencer a su clientela, especialmente la de los mercados emergentes tan afines a la ostentación, que el lujo en clave Dior ha cambiado paradigma. No haré de augur nuevamente y esperaré a ver las primeras colecciones de Simons para Dior (la Alta Costura será la primera en llegar) para poder opinar sobre el futuro de Simons en su nuevo empleo.

Otra cosa que me planteo: Ahora con la llegada de Simons y la dirección creativa de Kris Van Assche en el universo masculino de la firma, Dior pasa a ser más belga que francesa, ¿verdad?

Tres latidos vivificadores en el corazón de la semana de la moda parisina

Martes, 8 Marzo 2011

París se ha convertido en estas fechas en el corazón de la moda. De pronto, cuando estamos sumergidos en la habitual rutina de presentaciones, nuestra presión arterial se altera gracias a que París nos bombea adrenalina. Lo más esperado sucedía allí, y no me refiero precisamente al Caso Galliano, que también ha contribuido a que esta ocasión sea ‘inolvidable’. De todo lo que llevamos visto me gustaría destacar tres momentos, tres colecciones sinceramente espectaculares:

El debut de Christopher Lemaire al frente de Hèrmes lo ha consagrado como uno de los creadores más versátiles del momento. Si bien supo revitalizar el sport chic de Lacoste, ahora ha sabido adaptarse perfectamente al lujo discreto (pero inequívoco) de Hermès. Una propuesta exquisita, sublime, de las que hacen la boca agua…

hermes.jpg

Otro debut, el del polifacético Nicola Formichetti al frente de la dirección creativa de Thierrry Mugler (una casa desaparecida del mapa) nos ha traído otra agradable sorpresa, que no es precisamente ver a Lady Gaga (su musa y ‘producto’) sobre la pasarela. La colección realmente es fantástica, divertida y recoge el espíritu Mugler al milímetro.

mugler.jpg

Y para cerrar quiero señalar la colección de Haider Ackermann como una de las más solidas, creativamente hablando, del momento. Su nombre es uno de los más repetidos en las quinielas para elegir sucesor a Galliano, pero quizás esta colección en concreto esté más cercana al espíritu de Yves Saint Laurent, entre otros motivos por el exhaustivo estudio que hace del smoking y el uso de blanco y negro como eje vertebrador.

haider-ackermann.jpg

Tres propuestas magistrales que nos devuelven la ilusión por la moda en un momento en que la pasión parece haber sido olvidada en aras de la comercialidad.

Mi opinión sobre el caso Galliano

Sbado, 5 Marzo 2011

Tenía previsto este post para ayer viernes, día del desfile de Dior donde se esperaba la ausencia de Galliano. Pero el periódico (elEconomista, ¿hace falta explicitarlo?) me encargó un artículo sobre ‘el caso Galliano’, así que como buen profesional retrasé este post para que coincidiera. En el artículo analizo la situación vivida, en este post doy mi opinión.

galliano-out.jpg

Esta semana hemos padecido el shock de la salida de John Galliano de la casa Dior. No he querido escribir sobre el tema hasta que las aguas dejaran de fluir turbulentas y creo que ese momento ha llegado. Muchos son los que me han preguntado mi opinión sobre el tema y mis incertidumbres se sobreponen a mis certezas.

Lo que ha de quedar claro desde un principio es que pienso y pensaré que John Galliano es un genio y lo será, que ha hecho historia en la moda, que revivió la casa Dior y que la deuda de LVMH con él siempre será impagable. Dicho esto debo condenar las terribles declaraciones racistas del diseñador que en ningún caso puede escudarse en que estaba borracho, porque esa es una situación también provocada por él. Cualquier declaración o actuación antisemita merece el más firme repudio.

Ahora bien, yo tengo mi propia hipótesis sobre los hechos. Te encuentras a John Galliano ebrio en un café parisino y tienes la mala fortuna de que se te ocurra dirigirte a él. Él contesta groseramente y tú respondes. La cosa va a más y al diseñador no se le ocurre mayor ofensa, increpación más hiriente, que meterse con toda tu raza y desearle el exterminio. Mi hipótesis es que Galliano simplemente buscaba una ofensa fulminante y que no comparte ciertamente lo que expresó. Es como cuando tu hijo te tiene desesperado porque no quiere comer la comida y exclamas “¡qué harta estoy, que razón tuvo Herodes!” No significa en ningún caso que admires al exterminador de infantes ni que quieras que le corten la cabeza a tu hijo.

Vuelvo a reiterar que Galliano no tiene disculpa, porque cuando eres un personaje público (y tienes grandes réditos por ello) debes ser responsable cuando bebes y sobre todo moderado en tu comportamiento. También creo que ‘el asunto Galliano’ no hubiera ido a más si el diseñador hubiera  salido a la palestra desde el primer momento y declarado: “sí, señores, tengo un problema con la bebida, me avergüenzo profundamente de mi comportamiento, pido disculpas, en ningún caso siento odio por la raza judía ni amor por Hitler, solo trataba de ser hiriente de la peor forma posible”. Y quizás todo hubiera pasado con un velo de extravagancia y cierta lástima por una víctima del alcohol. Cuando lo ha hecho ya era demasiado tarde.

Pero no. El diseñador se parapetó en su abogado, Stephane Zerbib, que declaró a WWD que “John Galliano no es culpable, ni está metido en ningún problema legal. Suspenderlo de Dior fue una decisión que se tomó sin verificación de los hechos y el está muy sorprendido por esto“. Upssss, no contaban con el video que luego apareció. Creo que los diseñadores de la talla de Galliano se vuelven unos inválidos funcionales y emocionales, incapaces de tomar una decisión correcta sin que una legión de leguleyos sopese los pros y los contras. Al final, en casos como estos, solo funciona la sinceridad y el arrepentimiento. Las escapadas hacia delante, negar la mayor y entrar en el punto muerto que supone “tu palabra contra la mía” nunca es beneficioso para nadie.

Comprendo la decisión de Sidney Toledano, jefe de la ‘maison’ Dior, y ya no porque sea de origen judío sefardita y pueda hacerse sentido ofendido. Cuando se es ejecutivo al nivel que lo es Toledano duele más un balance contable que el que te mienten a la madre. Lo comprendo porque como muchos sabéis soy licenciado en Economía y por tanto estoy adoctrinado para pensar en clave numérica, y sinceramente a mí no me saldrían los números si de pronto el poderosísimo lobby judío de Norteamérica decidiera vetar a la casa Dior. Si miramos las grandes fortunas de las finanzas neoyorquinas hay mucho origen judío en ellas. Y a mí me daría terror que esas damas que invierten su capital en bolsos y zapatos carísimos decidieran pasarse a otra de las mil firmas de lujo que tienen escaparate en la Gran Manzana. En estos casos hay que salvar al barco aunque suponga defenestrar por la borda al timonel.

Ya por de pronto, habiendo atajado la situación con un despido, LVMH está liderando las caídas del Eurostoxx tras marcha de Galliano. Ahora toca dar un golpe de efecto con un fichaje estrella que vuelva a entusiasmar el parquet, alguien tipo Pilatti o Ghesquière, que seguramente ahora esté negociando leoninamente. (En verdad la opción A es Tisci y la B Elbaz). ¿O quizás van a apostar por un diseñador independiente como fue Galliano en su día? ¿Quizás Roland Mouret? (Aunque el nombre que más suena en plan independiente es el de Haider Ackermann).

Mi buena amiga Cathy Villota, directora de Fashion Radicals News, me preguntaba qué diferencia había entre el caso de Galliano y el de Kate Moss, por qué ella salió reforzada y él parece que va en caída libre. Eso da para una buena reflexión. Por su parte mi admirada Clara Guzmán en su blog Tela de Moda nos deja caer esta pregunta “¿hay algún interés oculto; es decir, una excusa que le ha venido como anillo al dedo a la Casa  Dior para quitarse de encima a un creador costoso y poco rentable en época de crisis no sólo económica sino de la alta costura?”. También es interesante reflexionar sobre ello.

dior-despedida.jpg

Alta Costura O/I 2010 - DIOR

Martes, 6 Julio 2010

women_dior_hc_w1011_look_29.jpg

Apertura de la Alta Costura con una orgia floral a cargo del maravillosos John Galliano para Dior. Sin Galliano la Alta Costura estaría avocada a extinguirse, o reformularse, pero ya no sería Alta Costura.

La puesta en escena de la casa Dior fue espectacular, dejando impresa en la retina una colección cromáticamente explosiva, con pétalos, faldas con forma de tulipanes, flores, flores y más flores… Exquisitas imágenes como sacadas una vez más del mítico trabajo de Irving Penn, quizás el fotógrafo que mejor ha plasmado el universo Dior. La peluquería se centró en recrear en la cabeza de las modelos enormes bulbos y el sombrerero Stephen Jones envolvió sus cabezas como si fueran ramos de flores enviados desde la floristería de tu barrio.

Valgan lo que valgan las piezas de esta colección está sobradamente justificado.

Japón en el subconsciente

Lunes, 3 Noviembre 2008

ka-international_col-ikebana_dormitorio-1-lr.jpg 

La cultura nipona cada vez tiene más adeptos. ¿Recuerdan aquella fiebre Zen que nos invadió en los 90? Todo el mundo afirmaba que su estaba orientada siguiendo las reglas del Feng Shui. ¡Mentira cochina! Las casas están siempre orientadas siguiendo las reglas del promotor inmobiliario. Pero bueno, se hacía lo que se podía con la colocación de los muebles.  

Afortunadamente el ‘niponismo’ se ha ido adaptando a la realidad occidental. Cosa que se hace evidente en el ámbito de la decoración donde los detalles japoneses han reemplazado el total look más estricto. La nueva colección Ikebana de KA International que se define como “una propuesta con reminiscencias orientales, de aspecto delicado y naif, que transmite bienestar y armonía”. Y es que hemos pasado de buscar el efecto japo 100% a coger pequeñas pinceladas como los efectos florales. Una colección de siete tejidos (Hikori, Kyoto, Ichiro, Sapporo, Bodoni, Origami y Osaka) en los que predomina el uso del algodón. 

En moda, tres cuartos de lo mismo, la inspiración explícita pasa a un segundo plano y es sustituida por la inspiración más subliminal. Las estructuras kimonos siguen encontrándose en las creaciones de Antonio Marras para Kenzo, y los trajes típicos del Japón rural son tomados de referencia por John Galliano, pero donde realmente se ve la influencia nipona es en los estampados de las telas, donde los componentes florales se hacen imprescindibles (Oscar de la Renta, Rebecca Taylor y Kenzo nuevamente, entre otros) e incluso se rescata el arte ancestral japonés como motivo de estampación como podemos ver en la colección creada por Nicolas Ghesquière para Balenciaga

El niponismo ha dejado de ser una nota excéntrica para terminar de instalarse en nuestras vidas. ¿Me gustaría saber si ya se ha registrado algún niño en España con el nombre de Shinnosuke (es decir Shin-chan)?

japotendencia.JPG