Blogs

Entradas con etiqueta ‘gotelé’

La fuerza del gotelé

Mircoles, 19 Agosto 2009

Estoy ¡¡¡harto!!! del gotelé. Al principio, cuando lo veía sucillo del polvo que se acumula en los granitos (en casa se les llama ‘granujitos’ no sé por qué extraña perversión del lenguaje) de pintura optaba por pasar la vaporeta y pintar encima. Pero eso no solucionaba mi problema totalmente pues no hacía más que perpetuar el problema de fondo: la existencia del gotelé. Maldigo la hora en que se puso de moda el gotelé y maldigo la hora en que a alguien de mi familia se le ocurrió quitar el papel pintado que ha decorado las paredes de casa toda la vida y sustituirlo por el puñetero gotelé. ¡Odio la palabra en sí: gotelé! Pero tiene algo de fascinante en su pronunciación que me impele a pronunciarla una y otra vez: gotelé, gotelé, gotelé…

Hace ya tiempo que opté por una solución más salvaje, la del estropajo y el detergente. Lavo las paredes con fuerza a base de estropajazo para dejarlas limpias y de camino desgastar el relieve. Tengo unos amigos a los que le dieron una vivienda de protección oficial y cuando fueron a verla se encontraron con la desagradabilísima sorpresa de que los constructores habían optado por el gotelé. Cuando esta pareja te narra las aventuras y desventuras de cómo tuvieron que quitarlo… ¡Dios, se me eriza el vello! Así que yo a mi estropajo y a esperar que de aquí a que me jubile haya desaparecido.

Pues todo esto viene a que este fin de semana me he limpiado todas las paredes de casa a base de estropajo y se me han quedado unos bíceps que ni Nadal. Espero que no vuelvan los sempiternos obreros de la construcción del ‘Plan Ñ’ que tomaron la avenida donde vivo de esquina en esquina. Todos los días venían, levantaban polvo, comían bocadillos grasientos, hacían gestos obscenos a las güenorras de paso, pero no avanzaban en la supuesta obra. Por fin, tras dos meses, terminaron la obra, o eso parece, porque se han dejado olvidado un palé de losetas que me dan mala espina. Como tengo relativa seguridad de que no volverán me he afanado en sacar todo el polvo con que ellos se han empeñado en inundarme en los últimos dos meses.

Yo personalmente prefiero el papel pintado para decorar. Y casualmente este fin de semana publicaba un artículo en el diario [en elEconomista, no creo necesaria esta matización] sobre BuenaVentura, empresa dedicada a la creación artesanal de murales artísticos para decorar tus paredes más preciadas. No voy a repetir la información que di en el periódico, para eso te gastas 1’50€ y me sigues los sábados en la edición de papel. Pero voy a ampliar la info mostrando otras firmas que crean papel decorativo muy muy interesante.

Adelphi Paper Hangings, por ejemplo, reproduce papeles históricos de 1720 a 1860 empleando los mismos materiales y técnicas que antaño. Cada pedido es hecho a mano por experimentados artesanos que trabajan basándose en documentos históricos que pueden ir de una foto donde se vea el papel en cuestión a un trocito de dicho papel que haya sobrevivido en el tiempo en las peores condiciones. Ellos lo clonan como si de una oveja Dolly se tratase.

papel-pintado-1.jpg

Otros fabricantes que me vuelven loco son Bradbury & Bradbury Art Wallpapers que manejan diseños históricos que van de 1880 a la década de 1960s. A mí la década que más me gusta es la de los 50, la que ellos llaman ‘Atomic Age’ donde la geometría empieza a surgir como tendencia pero que conserva las influencias del Art-Decó.

papel-pintado-2.jpg

Y si buscas algo más contemporáneo, pues nos vamos a Barcelona, a la empresa Tres Tintas BCN, que tiene colecciones para todos los gustos, desde una diseñada por Mariscal a WALL-À-PORTER que traslada el mundo de la moda femenina al papel de las manos de diseñadores de renombre como La Casita de Wendy, Miriam Ocariz y Txell Miras, entre otros.

papel-pintado-3.jpg

Por favor, no digáis que no os doy opciones para poder erradicar el gotelé del mundo.