Blogs

Entradas con etiqueta ‘invierno’

Refrescando la memoria: Lo que Cibeles nos dejó para este invierno

Lunes, 14 Noviembre 2011

Todos los años adelantamos tendencias e ideas propuestas en pasarela seis meses antes de que salgan a la calle. En esta ocasión he querido refrescar la memoria de todos y he recuperado mis notas del pasado mes de marzo, cuando se presentaron las colecciones de Cibeles, para traer al presente todo lo que allí se vio con tanto adelanto.

Un invierno gris no es sinónimo de falta de creatividad. Las propuestas para este otoño-invierno de los diseñadores de Cibeles  ponen la mirada en los años 20 y en el Renacimiento.

cibeles-2.jpg 

La Pasarela Cibeles se configura cada temporada en un crisol heterogéneo de propuestas que aspiran a convertirse en tendencia cuando el público le dé la venia a la hora de vestirlas fuera de la pasarela. Pero ya antes de que las colecciones lleguen al público final se podían adivinar líneas maestras de tendencias a la española.

Del armario se proscribe todo rastro de color y las prendas redundan en su carácter invernal haciendo al negro el gran protagonista que se alía con el gris para darle dimensión a las prendas. Los azules cobaltos o los tonos terrosos completan una paleta apagada y neutra que solo permite los tonos estridentes a modo de excepción en ciertas prendas o complementos, siendo solo el rojo o el fucsia los que rompen esa seriedad extrema que los diseñadores proponen.

En cuando a la silueta las faldas largas se ciñen al cuerpo hasta caer bien por debajo de las rodillas, y la libertad al caminar viene de la mano de la inclusión de generosas rajas que en colecciones como la del maestro Jesús del Pozo, recientemente fallecido, abren la falda de manera doble, una en cada pierna. Por contra, y a pesar de ser una temporada en la que el frio arrecia, la minifalda se implanta con fuerza y se llena de volúmenes, ya sea dando forma a la altura de la cadera o abriéndose con vuelo como pudo verse en la magnífica colección AA de Amaya Arzuaga. Como solución para poder llevarlas con el frío se propone superponerlas a los leggings o usar botas muy altas que suban por encima de la rodilla, botas que son otra de las grandes tendencias que parecen consensuadas por los diseñadores españoles.

Los pantalones más reiterados sobre la pasarela son los de corte ajustado, los popularmente conocidos como pantalones pitillos, cuyos bajos se quedan por encima del tobillo, aunque los de montar, los que cobran volumen a la altura de los muslos, han tenido una presencia importante en varias de las propuestas que se presentaron tanto para mujer como para hombre.

cibeles-3.jpg

Frente a una témpora de aires minimalistas y prendas con actitud de fondo de armario las prendas de abrigo son las encargadas de aportar originalidad y centrar las miradas. Los diseñadores se han decantado en esta ocasión esencialmente por versionar de mil maneras distintas las capas, capelinas y los abrigos cortos con estructura poncho. La inspiración militar se resiste a abandonarnos y se continúan viendo prendas inspirada en el vestir marcial en tonos caquis y botones dorados.

Las épocas predilectas de las que los diseñadores han tomado su inspiración más audaz en esta ocasión han sido los años 20 y 30, recuperando el apogeo del Art Decó, la Belle Epoque, y la era del charlestón; así como la Edad Media y el Renacimiento cuyos abanderados han sido el ya mencionado Jesús del Pozo y la joven corsetera Maya Hansen. Encontramos así mismo que un cierto espíritu geométrico contagió a gran parte de los participantes de Cibeles casi de forma virulenta. Una geometría que se plasma tanto en el patronaje como en los estampados, creado a veces sensaciones de esculturalidad y otras efectos 3-D muy vanguardistas.

En cuanto a materiales lo más destacable resultó la labor de fusión por la que casi todos se decantaron, mezclando los tejidos convencionales y el punto con el cuero y la peletería. La piel en todas sus versiones se hace imprescindible en los armarios y se emplea de formas inauditas dándole un tratamiento textil y aplicándola con atrevimiento. Tendencia que sin duda ya vemos a estas alturas en las marcas de fast fashion encargadas de traducir todo lo visto para el mercado masivo de forma de prendas con cuellos, puños, bolsillos o cualquier otro aplique en cuero.

El hombre por su parte pierde esa obsesión por ceñir las prendas al cuerpo y deja que pantalones, chaquetas y abrigos huelguen con soltura. El omnipresente gris se condimenta en su caso con los tonos terrosos y mostaza, el cuello alto se potencia y exagera tanto en las prendas de lana como en las estructuras de abrigos, y los bajos de los pantalones continúan estando marcados por encima del tobillo.

cibeles-1a.jpg

Fotos: Ugo Camera / IFEMA 2011