Blogs

Entradas con etiqueta ‘Jesús del Pozo’

Ulises Mérida, diseñador: “En un mercado como este los cambios son continuos pero un diseñador tiene que tener su propio sello”

Martes, 12 Noviembre 2013

ulises-merida-retrato.jpg

El pasado 9 de septiembre se presentó en el Museo del Traje de Madrid la colección primavera/verano 2014 de Ulises Mérida. Una colección que podría tildarse de ‘fluctuante’, donde las formas de los vestidos envuelven el cuerpo de la mujer casi con cadencia líquida, Por eso el nombre de Inliqüid. Un ejercicio de desestructuración donde la libertad impera en la prenda. Al verla de pronto recordé el talento del difunto Jesús del Pozo y comprendí de dónde me venía esa impresión al leer en la documentación sobre el diseñador que trabajó durante años como diseñador de colección para Jesús del Pozo. Está claro, que cuando un creador llega a cierto nivel sus colecciones dejan de ser suyas para ser de todo su equipo, aunque este sea invisible sobre la pasarela. Solo cuando algún miembro de ese equipo se ‘independiza’ y muestra su propio trabajo llegamos a comprender muchas cosas. Mérida además ha sido director de diseño para Agatha Ruiz de la Prada y modelista para Roberto Torretta, además de ejercer una importante actividad docente en la “Universidad Europea de Madrid” y en el “Instituto Europeo di Design” (Madrid).

¿En qué momento te das cuenta que la moda va a ser tu camino en la vida? Me di cuenta en el momento en  que tuve que elegir un camino dentro de mis estudios. Cuando pensaba qué quería hacer de “mayor” solo pensaba en estar rodeado de tejidos imaginando que piezas podía crear. Ya desde pequeño, cuando me compraban alguna prenda, o heredaba alguna de mis hermanos mayores, ya me ponía a jugar a ver cómo podía combinarlo con otras.

¿Qué es lo más importante que has aprendido al lado de Jesús del Pozo y Agatha? Sin duda que hay que tener señas de identidad, una continuidad “estética” para conseguir que tus prendas se identifiquen como tuyas. En un mercado como este los cambios son continuos pero un diseñador tiene que tener su propio sello.

¿Cómo se te ocurre lanzar tu propia firma? ¿No son estas decisiones a consultar con la almohada tal como está el panorama en España? Fue una necesidad vital y reflexionada. Evidentemente no se desarrolla un proyecto así en solitario. El apoyo de profesionales en temas comerciales y de gestión es básico para que yo pueda estar embarcado en el proyecto.

ulises_merida_1_20130909_1516074419.jpg

Tienes una formación impresionante, que toca muchos e importantes palos, del calzado a la peletería, ¿qué aspectos de tu formación te han resultado más enriquecedores o útiles? Todos me han enriquecido, de toda mi formación he aprendido, pero sin duda todo el desarrollo técnico en patronaje y modelaje han sido las más útiles y las que más me ayudan a la hora de proyectar las colecciones.

Como docente, ¿no crees que es precisamente esa falta de formación ‘global’ lo que hace que las colecciones de los jóvenes diseñadores no terminen de ser sólidas en un importante porcentaje de casos? ¿No crees que se lanzan demasiado pronto a crear su propia firma? La formación nunca es suficiente a la hora de emprender un proyecto. Hace falta una cierta experiencia profesional para poder tener una visión clara del mercado y cuál es tu lugar en él. Pero  la fuerza que tienen los jóvenes diseñadores ¡es admirable! Lo que hace falta es más apoyo de la industria.

¿Qué es lo más complicado de diseñar y gestionar tu propia firma? Lo más complicado es todo aquello que se aleja del diseño y la creación de producto, todo lo relacionado con la empresa.

¿Y lo más gratificante? Lo más gratificante es ver como la clienta se siente bien cuando lleva una prenda mía.

Háblame de Inliquid, ¿cuál es la intrahistoria de esta colección?, ¿cuál la principal fuente de inspiración? Siempre tengo la necesidad de un leitmotiv para el desarrollo de la colección. Considero que las prendas deben de estar al servicio de la persona que las lleva, las interpreta, las hace suyas y las modela a su personalidad. Como todo elemento líquido, que se adapta a la cavidad que la contiene. A partir de esa idea surgieron las texturas, los colores, formas y la puesta en escena de la colección.

Habiendo trabajado para nombres tan importantes en puestos tan decisivo, ¿tuviste la necesidad de reflexionar sobre qué puntos de tu trabajo tenían que distanciarse de tus trabajos previos para fraguar tu propia identidad? Todos esos años han sido una gran experiencia, que han contribuido a fraguar mi identidad, junto a otros aprendizajes. Creo que ese es un proceso de toda la vida… Desde mi primer diseño hasta hoy. Es un proceso en el que van fluyendo las cosas y que poco a poco va creando tu propia identidad.

ulises_merida_28_20130909_2060117093.jpg

¿A qué miedos te enfrentas cuando te enfrentas a una nueva colección? Siempre hay miedos, dudas. La puesta en común, la crítica o comentarios del público y la prensa es algo que siempre te puede generar cierto miedo.

¿Y cómo lo superas? Por suerte estoy rodeado de gente con la que puedo hablar de la colección durante el proceso de creación  y conseguir críticas constructivas que me permiten trabajar con más seguridad.

¿Hacia dónde te gustaría que tu firma, tu universo creativo, evolucionara? Me gustaría seguir trabajando en el mismo proceso que estoy desarrollando hasta ahora. Un trabajo seleccionado, con contacto directo con la clienta, una comunicación “face to face”. No me siento cómodo en una producción masiva.

www.ulisesmerida.com

Adiós al maestro Jesús del Pozo

Domingo, 14 Agosto 2011

del-pozo.jpg

Hoy lloramos la pérdida de uno de los más grandes diseñadores con sellos español. Ayer falleció el genio Jesús del Pozo de un enfisema pulmonar a los 64 años de edad. Toda una vida dedicada a la creación. No puedo expresar cuánto lo lamento sin que las palabras me resulten vacías ya que supongo que a muchos, no sólo a mí, nos llenará de rabia su marcha. Siempre nos mantuvo el alma en un hilo, creativamente y por la fragilidad de su aspecto. Aunque después, cuando se le trataba, irradiaba una energía abrumadora que desmentía esa fragilidad. Cibeles vestirá crespones de luto el mes que viene irremediablemente, y la ausencia del maestro Jesús del Pozo eclipsará todas las demás ausencias que por motivos personales o comerciales acusará el calendario cibelino. Él fue arquitecto y trasladó el sentido de la estructura a sus maravillosos vestidos. Creó una arquitectura en las prendas como él, frágil y etérea en aspecto, pero sólida y rotunda en sus estructuras. Jesús y su moda parecían salida de un cuento de hadas. Sus escotes eran una delicia para los cuellos esbeltos, por algo le han sido tan fieles sus cleintas y amigas, entre la que se encuentra la cantante Ana Belén, su embajadora más rutilante. 

Él comenzó en la moda masculina y desfiló en París. Toda esa etapa me la perdí por edad. Tengo la impresión que con su desaparición se abre un libro que hay que escribir recuperando su vida y obra para las futuras generaciones. Que no pase como con Manuel Piña, uno de sus contemporáneos más brillantes que junto a él pusieron los cimientos de la moda española en los 80s y que hoy está sumergido en las nieblas del olvido.

He buscado en mi hemeroteca personal y he rescatado la última entrevista que le realicé a Jesús. Se publicó en esta casa, que el a mía, el Ecodiario.com, durante la cobertura de Cibeles de septiembre pasado:

Respecto al papel de la moda española en el mundo me decía que “el mayor obstáculo es que competimos con tres pasarelas muy fuertes: París, Milán y New York. Aunque pienso que cada vez estamos siendo más valorados en el extranjero, pero aún nos queda mucho camino que recorrer. Me gusta pensar que cada vez hay menos obstáculos y opino que la gente se va dando cuenta que comparativamente hay menos diferencia”. Espero que su optimismo sea fuente de inspiración para los que quedan y los que vendrán. Cuando le aduje que el que Cibeles coincidiera en fechas con Londres era nuestro mayor escollo, él me respondió que “creativamente estamos a la altura, pero no nos sabemos vender. Falta la marca ‘España’ y el respaldo de proyectos empresariales y financieros de nivel para poder competir con otras marcas internacionales”.

Era un hombre que tenía una curiosidad insaciable y se nutría del contacto con los jóvenes. “Lo que más me gusta de los jóvenes es esa espontaneidad, esa ingenuidad en muchos momentos, y esa osadía que se pueden permitir cuando realmente no existen responsabilidades. Eso no solamente lo admiro, sino que lo envidio.  La juventud tiene que arriesgar, jugar y pasarlo bien creando, sin dar explicaciones, pero eso es algo innato, espontáneo, no se aprende en las escuelas”. Mantenía una implicación personal muy importante con el proyecto de formación a jóvenes diseñadores que es la Fundación Jesús del Pozo. “La mejor forma de enseñar es que me vieran trabajando”.

Pero si algo debiera destacar de su talante como persona y como creativo eso es su educación, su carácter afable, su humildad, su sentido del humor. Era una persona que dejaba ver su sed de vida y de conocer. “Todos los días espero aprender algo.  Me gusta rodearme de gente que sabe más que yo. Me gusta que me sorprendan. Cuando me reúno con mi equipo, siempre pido que cuestionen el trabajo, estoy abierto a lo nuevo. En eso, no he cambiado, sigo igual que al principio”.

Entrevista completa

Segunda jornada en Gaudí Novias

Jueves, 29 Mayo 2008

novios2a.JPG

El segundo día de Pasarela Gaudí Novias concentró a lo más granado del diseño nacional. La jornada abrió con la propuesta del madrileño Jesús del Pozo que realizó un ejercicio de simpleza con inmejorables resultados. Diseños sin grandes complicaciones ni barrocos ornamentos. Al maestro le basta la arquitectura del vestido para crear siluetas etéreas, ligeras, naturales… Con cortes años 20 y drapeados que se trenzan como todo artificio necesario. En definitiva un claro ejemplo de lo que es lujo discreto y bien entendido. 

Hannibal Laguna navega en otras aguas diametralmente opuestas. Laguna, quizás el diseñador nacional que mejor entiende el glamour y el traje de noche, traslada el concepto de sus vestidos-joya al mundo de la novia. La mujer de Laguna es una femme poderosa, que no deja indiferente y sus diseños son una explosión de artificios que se conjugan con un solo propósito, realzar el glamour y la feminidad de quien los lleva. 

La propuesta más parisina, inspirada en el romanticismo decimonónico, fue la de Victorio y Lucchino. Los sevillanos cuidan su colección nupcial de manera exquisita, con tratamiento de Alta Costura, como el capricho creativo que es. No es de extrañar que las bodas de más rancio abolengo siempre lleven la firma de ellos. Son piezas de museo, verdadera clases magistrales de historia de la moda y de cómo se pueden actualizar conceptos como el polisón, que no aparece en esta colección en ningún momento, pero que deja su influjo en cómo tratan las colas de sus vestidos. Unos trajes que son hechos para ser igualmente hermosos por delante que por detrás. 

En este segundo día aparecieron los ‘novios’ sobre la pasarela de la mano de Javier Arnaiz, que puso todo el peso de su propuesta en la selección de tejidos; Victorio & Lucchino, que sacaron a escena una selección de chaqués de corte clásico; y Antonio Miró, que optó por una visión más moderna a la hora de vestir al contrayente.

Fotos cortesía de BARCELONA BRIDAL WEEK.

novios2.JPG