Blogs

Entradas con etiqueta ‘Jil Sanders’

¿Pero Raf Simons no era ya el nuevo diseñador de Dior o era mi imaginación?

Martes, 10 Abril 2012

raf-simons.jpg

Ayer saltó la noticia y hoy es obligado comentarla: Dior ya tiene nueva cabeza creativa. Al final todas las quinielas erraron y es el belga Raf Simons quien cierra la larga orfandad de la firma desde que el gran John Galliano fuera defenestrado en marzo de 2011 por el desafortunado incidente del café de París que sigue teniendo tientes oscuros sin esclarecer. Este será el quinto sucesor de Christian Dior, cuyos zapatos se han calzado Yves Saint Laurent, Marc Bohan, Gianfranco Ferré y John Galliano.

Una gran sorpresa… ¿O no? No sé por qué cuando saltó la noticia el primer pensamiento que tuve fue “¿pero eso no se había confirmado ya hace un par de meses?La memoria me jugó una mala pasada y un presentimiento que tuve en su momento, cuando vi la colección de despedida de Simons el pasado febrero para la que había sido hasta el momento su casa, la de Jil Sander, se había convertido por un extraño proceso de interiorización mental en una certeza para mí. Yo estaba convencido que Simons era ya el nuevo director creativo de Dior. ¿Cómo podía ser eso? Así que rebusqué en el archivo de este blog y me encontré que en febrero yo ya exponía mi sospecha de que Dior y Raf Simons tenían objetivos comunes. El post del 28 de febrero, que podéis leer aquí al completo, decía así:

Y es que Milán nos ha dejado dos pequeños seísmos creativos, que no por ello hacen terremoto. Primero el anuncio de la vuelta de Jil Sander a la firma que lleva su nombre y la consiguiente salida de Raf Simons de la dirección creativa, y segundo el anuncio de la salida de Pilati de YSL y la incorporación de la firma de Hedi Slimane que ya fue la cabeza rectora de la línea masculina tiempo atrás, previa a su etapa en Dior Homme. Es evidente que tener dos pesos pesados (Simons y Pilati) en dique seco no es una opción y todo apunta que alguno de los dos terminará arribando a la descabezada Dior, que empieza a aburrir en su persistencia por no poner un diseñador visible en el puesto de director creativo. Por cierto, ¿no es la colección de Simons una declaración de intenciones Diorizadas, como diciendo “yo puedo hacerlo”?

¡Dios, a veces me doy miedo! Pero es que a perro viejo en esto del periodismo de moda, como ya me considero, hay señales que no se les escapan. A posteriori está claro que Simons y la casa Dior ya estaban en conversaciones y que la despedida de Simons era más un escaparate de lo que podía venir en su nueva etapa que lo que dejaba como legado en Jil Sanders.

La cuestión es: ¿Es el minimalismo constructivista y cuasi arquitectónico de Simons algo que case con los gustos de la clienta (hasta ahora) de Dior acostumbrada a las fanfarrias estilísticas de Galliano? A la casa francesa le queda ahora por delante hacer un titánico ejercicio didáctico para convencer a su clientela, especialmente la de los mercados emergentes tan afines a la ostentación, que el lujo en clave Dior ha cambiado paradigma. No haré de augur nuevamente y esperaré a ver las primeras colecciones de Simons para Dior (la Alta Costura será la primera en llegar) para poder opinar sobre el futuro de Simons en su nuevo empleo.

Otra cosa que me planteo: Ahora con la llegada de Simons y la dirección creativa de Kris Van Assche en el universo masculino de la firma, Dior pasa a ser más belga que francesa, ¿verdad?

Lo que Milán nos dejó…

Martes, 28 Febrero 2012

milan-3.jpg 

Cuando Miucca Prada dice no quiere hablar de conceptos para explicar su colección, sino que se limita a decir que ha realizado una búsqueda de siluetas poderosas quiere decir que no corren buenos tiempos para perderse en la filosofía y que hay que ir al fondo de la moda: vender. Esta ha sido una temporada en Milán donde las estructuras han sido limpias y comerciales, donde no se apuesta por total looks reconocibles, sino por piezas exquisitas y versátiles, lo que en definitiva cualquier mujer busca a la hora de salir de compras. A Donatella le pasa igual. En su estilo excesivo y recargado se pone bizantina y un poco gótica pero sin perder de vista las ventas, ya que confiere a cada una de las prendas que saca a escena esa cualidad de must temporada que (junto a la inversión publicitaria que hace en toda revista que se precie) le asegurará una visibilidad preponderante en los editoriales de moda. Sin embargo me interesa mucho más el trabajo de Christopher Kane en Versus, y a pesar de que el diseñador me cae gordo por un pequeño desencuentro que tuvimos hace mucho tiempo, no puedo dejar de admitir que sus recuperación del ADN del Versus de antaño es lo más notable que nos ha deparado la firma de la familia calabresa.

milan-4.jpg

Y hablando de analizar el ADN de una firma… Dirk Bikkembergs presentó su primera propuesta femenina desde hace siete años , para la que la diseñadora Paola Toscano se ha sumergido en los archivos de la firma y ha tratado de extraer la médula del estilo Bikkembergs para transfundirla a una mujer de espíritu atlético pero sexy en una colección moderada y tentativa. Y es que Milán nos ha dejado dos pequeños seísmos creativos, que no por ello hacen terremoto. Primero el anuncio de la vuelta de Jil Sander a la firma que lleva su nombre y la consiguiente salida de Raf Simons de la dirección creativa, y segundo el anuncio de la salida de Pilati de YSL y la incorporación de la firma de Hedi Slimane que ya fue la cabeza rectora de la línea masculina tiempo atrás, previa a su etapa en Dior Homme. Es evidente que tener dos pesos pesados (Simons y Pilati) en dique seco no es una opción y todo apunta que alguno de los dos terminará arribando a la descabezada Dior, que empieza a aburrir en su persistencia por no poner un diseñador visible en el puesto de director creativo. Por cierto, ¿no es la colección de Simons una declaración de intenciones Diorizadas, como diciendo “yo puedo hacerlo”?

milan-1.jpg

A parte de conspiraciones varias Milán nos deja tendencias interesantes, como la que concede protagonismo a los hombros adornándolos de capelinas o estructuras que emulan esta pieza; los motivos gráficos que lo impregna todo, o la obsesión por dejar los brazos al aire en pleno invierno. Y atento a la vuelta (otra vez) de la capa, reforzada por la aparición de Gwyneth en los Oscars. Una vuelta de la suntuosidad a las prendas empieza a percibirse y el minimalismo empieza a desterrarse. Bueno, ya sabéis cómo va esto, son movimientos cíclicos, así que no tireis nada del armario a la ligera.

milan-2.jpg