Blogs

Entradas con etiqueta ‘José Luis Díez Garde’

7º Aniversario de Fondo de Armario con… José Luis Díez Garde

Viernes, 27 Marzo 2015

jldg.jpg

He querido compartir este aniversario del blog con un profesional al que admiro y con el que las afinidades profesionales son muchas. José Luis Díez Garde, editor de moda de GQ.com, no es solo uno de los más prestigiosos periodistas españoles especializados en moda masculina, sino que es el autor de Esmoquinroom, un blog de referencia en este ámbito. Entended que para mí entrevistar es una forma de aprender básicamente, así que he tratado de arrancarle un somero análisis de la situación en que se encuentra la moda masculina actual y, sobre todo, de este medio, el blog. Siempre es un placer conocer las reflexiones de los profesionales que saben de qué hablan.

¿En qué sentido ha evolucionado tu visión de este medio (el blog) a lo largo de todos estos años? Creo que comenzó como algo muy amateur que tenía cierto interés por la frescura de muchos contenidos. Era una forma de ver cómo pensaba la gente. Ahora se ha perdido parte de esa inocencia y muchos de los contenidos se parecen demasiado entre ellos. Para mí no ha llevado muy bien el paso del tiempo.

¿En qué momentos crees que está actualmente el fenómeno blog que irrumpió en su momento con tanta virulencia? Las cosas están llegando al punto medio: ni tanto ni tan calvo. Hubo cierta locura por parte de muchas marcas para conseguir tener en sus eventos todos los blogs posibles pensando que de esa forma conseguirían atraer un público al que veían más complicado acceder, pero ahora se está empezando a racionalizar. Esto no sorprende a nadie, ya que antes o después tenía que suceder.

Blogs hay infinidad con infinidad de enfoques. ¿Cómo definirías lo que es o debiera ser un blog ‘de calidad’? No me atrevería mucho a dar ninguna definición pero, como todo, debería tener fotos y textos de calidad y buscar un enfoque distinto al resto.

Estoy seguro de que eres consciente de los vaivenes que ha vivido la moda masculina en los últimos 6 o 7 años, especialmente por el influjo de la crisis y su influencia en los hábitos de consumo. ¿Cuáles crees que han sido las corrientes evolutivas del sector en este último lustro? El hombre ha sido el cliente más mimado desde mi punto de vista por las marcas en los últimos tiempos. Han encontrado un nicho de negocio que tenían olvidado. Y esto lo hemos visto tanto en las firmas low cost como en las más premium. Por otra parte, en el hombre cada vez está más presente la tendencia sport, que si bien ha sido fundamental en su evolución en las últimas décadas, considero que ahora todo es más evidente.

La moda masculina en España parece que quiere reclamar su lugar bajo el sol aunque todavía haya mucho que escribir para conseguir que sea un ‘algo’ estructurado y coherente (según mi opinión, no exijo que se comparta). ¿Qué crees que se necesita para  que el sector de la moda masculina cobre verdadera relevancia en España? Creo que seguimos teniendo una idea de que la moda es cosa de mujeres. Primero deberíamos cambiar el concepto popular y hacer que el público piense que la moda atañe a todos. Por otra parte, tengo la impresión que en la industria masculina (y también en los diseñadores) se ha seguido un modelo algo más conservador que le ha llevado a desarrollar un negocio que consigue crear un músculo muy potente que hace que se pueda sostener por sus propios medios sin ayudas oficiales.

¿Qué tipo de firmas o diseñadores te parecen más interesantes en estos momentos? Hay una serie de nombres que ya se han instalado de manera seria en ‘nuestro portfolio’. García Madrid, Scalpers y Lander Urquijo podrían ser los tres nombres que todo el mundo identifica. En un segundo grupo encontraríamos las apuestas por la sastrería, con Anglomanía, Belgrave, Pugil… Un tercer grupo lo formaría propuestas más arriesgadas de diseño, como pueden ser Karlota Laspalas, Josep Abril, X Adnan, Brain & Beast… Y después están los jóvenes diseñadores que están demostrando un gran potencial.

¿Cuándo empezaste en el periodismo de moda especializado en el hombre? Yo llevo ya nueve años vinculado al periodismo de moda masculina.

¿Desde entonces hasta ahora en qué sentido eres consciente que han evolucionado tus gustos, preferencias o estándares de exigencia? Sí, mi gusto ha evolucionado aunque considero que yo soy menos consciente de lo que creo. Lo mismo me pasa con factores como la exigencia. Todo ha sido una evolución.

¿Y cómo profesional cómo percibes que has evolucionado en el tiempo? Me sucede algo parecido, aunque espero ser mucho más exigente que al principio.

¿Qué te ha enseñado la experiencia de la organización de la expo Man in Progress?, ¿qué has descubierto y qué te ha sorprendido? Fue algo muy gratificante para todo el equipo que estuvimos detrás. A mí me ha enseñado mucho: para empezar, de historia de la moda masculina de los últimos 20 años. Y he descubierto que hay firmas que no saben gestionar su pasado, mientras que otras aprecian realmente lo que han hecho. Esto, para mí, es un verdadero problema para la moda. Negar la propia historia por conflictos internos es tener muy poca visión de futuro.

Odio la mitificación de nuestra profesión y la moda en general. Sí, somos unos privilegiados por trabajar en algo tan estimulante. Sí, la moda es magia y creatividad. Pero se tiende a tener una imagen tan viciada y estereotipada de todo este mundo que me da rabia. Ayúdame a desmitificar (o al menos a desdramatizar) un poco todo esto y respóndeme a… ¿Cuál es la gran mentira de la moda? Muchas veces hay más marketing que verdad. Yo ahora estoy muy obsesionado con desmitificar el concepto de ‘pieza única’. Éste sólo tiene valor cuando realmente hay una intención por hacerlo distinto, cuando un artesano de manera interesada tiene la capacidad de hacerlo pero no es su voluntad. Calificar de piezas únicas elementos que no hay manera de replicar es engañar: no hay dos iguales porque no hay forma de hacerlo igual.