Blogs

Entradas con etiqueta ‘Josep Font’

MBFWM P/V 2013: DelPozo y Etxeberría

Viernes, 31 Agosto 2012

Ayer comenzó la MBFWM con dos desfiles fuera del pabellón de IFEMA, lo que es muy de agradecer porque acerca lo que se hace en España al cosmopolitismo de otras ciudades como París, Milán e incluso Nueva York. Que un diseñador desfile fuera de IFEMA implica que los costes del desfile se disparen exponencialmente, pero en contrapartida recibe el control creativo sobre su puesta en escena, que nos deja resultados maravillosos como en el caso del debut de Josep Font al frente de DelPozo.

delpozo1.jpg 

Expectación máxima y un escenario de belleza incomparable y muy desconocido, el Jardín El Capricho, para la puesta en escena de una colección plagada de geometría visual, sutilezas estilísticas y volúmenes discretos pero exquisitos. Vale, hasta aquí lo que dije en el último post dije que no iba a hacer.

Mi intención es ‘aportar’, y en este caso voy a jugar a Abogado del Diablo. Partimos de que la colección me ha entusiasmado. Font ha desplegado los mejores recursos del oficio de couturier que lo llevaron al calendario de la Haute Couture parisina. Pero hay algo en todo ello que me descoloca: este es un Josep Font inédito, desconocido, ha desplegado un nuevo lenguaje visual que lo aleja de su propia herencia… PERO no lo acerca a Jesús del Pozo. Parece ser que una de las premisas al hacerse cargo de una firma mítica ha de ser bucear en los archivos y recrear el estilo del creador original. Font parece sin embargo empeñado en encontrar una tercera vía: ni la suya ni la del difunto Jesús, sino un nuevo estilo que no se preste a comparaciones históricas.

Justo ayer, hablando con Hannibal Laguna sobre el giro ‘realista’ que ha tomado la Haute Couture, salía la conversación sobre el legado de Dior, el nuevo giro que le ha dado Raf Simons y la nostalgia por Galliano. Y Hannibal no se mostraba demasiado fan de la teatralidad de Galliano: “De todos los diseñadores que han recogido el legado de Christian Dior yo me quedo con el trabajo de Gianfranco Ferre, creo que es el que mejor recogió las referencias de la casa y las trabajó de una forma muy inteligente. Creo que Ferre es un genio que no ha sido suficientemente reivindicado. Recuerda las primeras colecciones de Galliano para la casa, eran muy continuista con su propio trabajo, hasta que hubo un momento en que se le debió decir que debía profundizar en el legado de Dior y se produjo un giro conceptual muy apreciable”.

Personalmente confío en que el efecto Font consiga posicionar a DelPozo en un nuevo estatus de casa de costura fetiche, pero no es óbice para que yo aquí señale que esta primera propuesta es absolutamente contraria a la filosofía de Jesús del Pozo. Font ha apostado por las estructuras cuidadas y diáfanas mientras que Jesús era el genio de la anti-estructura, que existía en cada una de sus prendas, sí, pero parecía que surgía sobre el cuerpo de una forma orgánica y casi accidental.

El otro diseñador que apostó por el día inaugural de la MBFWM fue Roberto Etxeberría, el gran redentor de la moda masculina española (no hecha en Barcelona). Hacía mucho que Madrid no amparaba las presentaciones de un diseñador de moda masculina con algo que decir. Sí, muchos creadores de la ex-Cibeles han puesto sus hombres sobre la pasarela con más o menos ingenio, pero siempre he tenido la impresión que eran meros complementos pintorescos a las líneas femeninas, verdaderas acaparadoras de la creatividad. Etxeberría ha desarrollado su propio camino. Él no replica el avant-garde masculino de París, ni el sartorialismo milanés, ni el practicismo neoyorquino… Él hace simplemente otra cosa que te deja patidifuso y extasiado: elegancia clásica vuelta del revés y reformulada con un diccionario de recursos surgido de la investigación y el desarrollo creativo.

etxeberria_0052.jpg 

Le pregunté sobre su opción por el mal llamado OFF-MBFWM (creo que aquí no hay ni ON ni OFF, sino una semana de la moda donde algunos se benefician de ciertos recursos y otros se buscan la vida y resultan más interesantes). Él fue diplomático y me dijo que “este año no han abierto la pasarela oficial a nadie más y lo único que te brindan es la posibilidad de hacer un OFF o no hacerlo”. ¡Y esto lo dice un ganador del EGO dos ediciones consecutivas! Si Roberto no tiene derecho a incorporarse en la MBFWM, ¿quién lo tiene? ¿O es que EGO no es más que la hermana pobre y marginal del evento por mucho que quieran integrarla con maquillaje y declaraciones de buenas intenciones?

En fin, que ni le ha hecho falta, ni la excelencia del trabajo de Etxeberria depende de ello. En esta colección para la que ha viajado al sur y se sumergido en la cultura de la guarnicionería y la sastrería ecuestre, nos deja una lección de grandeza profesional: “Podía haber seguido trabajando con mis raíces, con lo que sé hacer, pero eso hubiera sido lo fácil. Preferí saltar al sur y optar por asumir el desafío, que era lo más difícil”. En un momento en que el diseño patrio tira a lo facilón, al terreno conocido y seguro, al ‘hagamos lo que sabemos hacer y nos funciona’, el que un diseñador emergente como Etxeberría sea el que ponga en evidencia la falta de interés por avanzar del sector da mucho que pensar.

No dejo de pensar en el tema del emplazamiento de los desfiles. Un tema que salió en las dos conversaciones, tanto la de Hannibal como en la de Etxeberría, de forma expontánea. “En París o Milán la semana de la moda es más ‘urbana’, está anclada a la ciudad. La ciudad va unida al concepto de la moda, existe un feedback entre la ciudad y la moda” me comentaba Roberto. Mientras que Hannibal se lamentaba de que Madrid ha perdido durante mucho tiempo de vender la ciudad y su cultura asociándola a la moda. “En Madrid hay espacios maravillosos tanto arquitectónicos como exteriores y sin embargo si quieres estar dentro de la organización oficial no puedes salir de IFEMA, que tiene muy buenos recursos, pero no deja de ser un pabellón de congresos donde todas las propuestas se homogenizan”.

Es algo a considerar, ¿verdad?

Alta Costura II

Mircoles, 4 Febrero 2009

carlaroyo_josepfont_evaamaral.jpg

No es un secreto que la Fédération Française de la Couture trata desesperadamente de introducir nuevos nombres en el programa de la Alta Costura parisina sin que desvirtúen el cariz de precisista de las colecciones que allí se muestran: Anne Valérie Hasch, Avalon Vega, Martin Margiela, Cathy Pill, Felipe Oliveira Baptista… y el catalán Josep Font [arriba], que por alguna razón misteriosa no logra captar la atención de la prensa internacional (ninguna mención en el WWD, ni en papel ni en la edición digital), que es la Biblia más exhaustiva de los desfiles parisinos.  

Font presentó una excepcional colección en su habitual estética de casa de muñecas y hadas con referencias sutiles al mar, la espuma de las olas, la brisa salobre… Un juego de divina costura que no tiene eco en las princípiales revistas y periódicos de referencia internacional. Un misterio a resolver. 

El debutante en los lares de la Alta Costura, Alexander Vauthier [abajo a la derecha] sí ha conseguido por el contrario muy buenas críticas. En su propuesta geometrista se veía claramente la huella de los tres años al lado del gran Jean Paul Gaultier, especialmente en la aplicación de los hombros-pagoda tan característicos del mentor. 

Quien levanta verdaderas pasiones en estos momentos es Alexis Mabille [abajo a la izquierda] que se ‘atreve’ a incorporar al hombre en sus presentaciones de Costura. French chic en estado puro en una Costura relajada, sin grandes excesos, donde las mayores filigranas identificables es la utilización de “juegos florales” para las piezas más barrocas.

La sangre nueva y fresca empieza a correr por las venas más exclusivas de Francia.

altacostura2-2009.JPG