Blogs

Entradas con etiqueta ‘Katherine Hepburn’

La androginia de la Hepburn es para el otoño

Viernes, 22 Agosto 2008

philadelphiastory41.jpg 

Y de los pantalones masculinos… a los pantalones femeninos. Y con el otoño y su caída de la hoja, también cae el pernil del pantalón hasta no dejar ni un atisbo de piernas… ni el pie. El pantalón se desempolva y las mujeres vuelven a la seguridad que les ofrece esta prenda de poder. ¿De poder? Sí, de poder, porque para esta temporada se recupera una actitud: el de la power-woman de los 70

Pero empecemos por el principio para comprender aquello de “power-woman de los 70”. Lo primero que hay que aclarar es que la masculinidad es un valor que parece haber establecido en el armario femenino resistente al paso de las temporadas. Si bien, este otoño, la masculinidad que se maneja es más relajada, menos sobria, y eso se traduce en un paralelo relajo en la silueta masculina-femenina de los pantalones, que se convierten en slouchy pants (‘slouchy’ es uno de esos anglicismos que tanto gustan en la moda y que no es más que ‘amplio’ u ‘holgado’). 

Cintura alta, perniles ligeramente acampanados que llegan a arrastrar y ocultar el pie. Silueta muy masculina. Unos pantalones que eliminan curvas y alargan las piernas hasta el infinito. Pantalones que siempre estarán asociados a la díscola figura de Katherine Hepburn, que insistía en escandalizar al pueblo americano llevando pantalones y con su sempiterno halo de ‘marimacho’ divino. 

En definitiva, unos pantalones para mujeres seguras de si mismas (como la Hepburn) que saben que pisan con fuerza, y que como son conscientes de su poder se pueden permitir el lujo de desdramatizarlos combinándolos con románticas blusas y adoptando así ese halo a neoyorquina de finales de los 70. O con abrigos de pieles que las transforman en fabulosas socialités de Park Avenue. O simplemente con una chaqueta (de punto o tweed) que les da ese sabor cosmopolita de mujer profesional pero con estilo. 

Un pantalón sastre valido para todas las edades, previa adaptación del estilismo, pero no apto para aquellas que quieran pasar desapercibidas. 

escadaoi20082009b.jpg