Blogs

Entradas con etiqueta ‘Krizia Robustella’

7º Aniversario de Fondo de Armario con… Krizia Robustella

Mircoles, 25 Marzo 2015

kriziabymyumbrella3n4a2146.jpg

Krizia Robustella por Mireia Rodríguez (My Umbrella Studio) 

Como os comentaba el séptimo aniversario quiero celebrarlo con algunos de aquellos que han visto su carrera  fraguarse en estos últimos siete años. Me planteé para quién podría haber supuesto el año 2008 un punto de inflexión y capital en su historial profesional. Así que repasando lo que ocurrió ese año me he encontrado con una grata sorpresa. En 2008 Krizia Robustella debutó en la antigua Cibeles, que en septiembre de ese año pasó a llamarse Cibeles Madrid Fashion Week. En el post del 15 de septiembre de 2008 adelantaba las novedades que encontraríamos en esa edición, la 48ª, de la pasarela madrileña por antonomasia. “Y finalmente una joven Krizia Robustella se licencia, pasando de EL EGO, la ‘hermana pequeña’ de Cibeles, a la primera división” decía en aquel texto de apertura. Ahora miró la cobertura que hice de aquel evento y el resultado del paso de los años me parece devastador. Realicé 8 entrevistas en aquella edición: Alma Aguilar, que decidió tiempo después apartarse de la moda para ver crecer a sus hijas y no perder ese precioso tiempo, aunque ha terminado volviendo a diseñar hace un par de años con un concepto de negocio más relajado; El Delgado Buil que a fínales de 2011 desmantelaban su marca; Jan iú Més, de los que desde la presentación de su colección para Punto Blanco en enero de 2013 no he vuelto a saber nada (y los echo de menos); José Miró, que se marchó a Nueva York y que ahora trabaja en la sombra para una gran firma americana (Manager Technical Designer de las tres líneas de Coach para hombre, pero shissssssssss, yo no he dicho nada); Ágatha Ruiz de la Prada, grande e inamovible, más Marca España que el jamón de bellota; Nicolás Vaudelet; que diseñaba para El Caballo, firma que desapareció; Ana Locking e Ion Fiz, dos supervivientes de raza; y Vítor PaO, que se fue a Londres, reapareció con una firma femenina, y al que hoy le tengo perdida la pista (Víctor, si lees esto llámame y me cuentas). En fin, que podemos concluir que la ‘estabilidad’ no ha sido el principal valor de la moda española en estos últimos siete años.

Pero sin embargo ahí está Krizia, desfilando en 080, con su tienda KR Store de la calle Sant Pere Mes Alt Nº 50, moviendo y agitando el panorama de la moda y el arte en su Barcelona. “Me siento la misma niñata que era entonces” me confiesa cuando la obligo a mirar al pasado y no puede reprimir una carcajada, “pero supongo que los años no perdonan a nadie, así que ahora pienso más en la comercialización de las prendas pero intento mantener sobre todo la esencia de siempre. Trabajo más rápido, pero también hago más cosas…” Me encuentro una Krizia más reflexiva y con los pies en la tierra. “Me he vuelto menos ambiciosa con la edad. Nunca pensé que conseguiría las cosas que he conseguido tan joven, así que supongo que me relajé un poquito. También estoy abierta a oportunidades que van saliendo sin tener una meta concreta”.

Me cuenta que el ambiente de la moda la estimula cada vez menos y sí que se siente más atraída de la escena artística que se mueve en Barcelona. “Los que estamos ya nos conocemos. Por mi parte, desde que empecé con los eventos y presentaciones en KR Store Backyard conocí muchos artistas, ilustradores y demás, y últimamente me hago más con ese tipo de persona que con gente del mundo de la moda”. Quizás su evolución se ha propiciado en gran medida por el hecho de tener que gestionar su propia tienda y de alguna manera lo reconoce cuando con otra carcajada me suelta que “trabajar cara al público es algo muy duro”.

Le reflexiono, como crítica a mi sector, el de la prensa, que en estos siete años es evidente que el tratamiento que la prensa le dispensa a la moda ha cambiado drásticamente (y no siempre para bien). “Puede ser que otras disciplinas hayan cogido mayor interés, además de la perdida de la edición en papel… La mayoría de editoriales ahora van dirigidas a publicaciones online”. Y le pido que también haga una especie de autocrítica y me conteste sinceramente qué siente al ver sus colecciones en retrospectiva, si es crítica, si se asombras. “Hay un poco de todo, sentimientos encontrados, cosas que obviamente a día de hoy no harías, cosas que mejorarías… Pero esa evolución es lo que hace que la marca sea como es. Con cada una de las colecciones aprendes una cosa (o varias) que después aplicas, o no, a la siguiente. En muchas también experimentamos cosas que no hemos hecho jamás para ver la reacción… es como un juego”.

Le propongo un juego, un “si fueras…” que no es más una forma diferente de preguntarle cuestiones muy trilladas:

Si fueras multimillonaria y tus diseños se vendieran por todo el mundo, y ya estuvieras cansada de exprimirte el cerebro en busca de ideas, ¿a qué diseñador contratarías para que fuera el director creativo de tu firma? Jeremy Scott. Me gusta mucho lo que hace para Moschino más que lo que hace con su propia marca.

Y si estuvieras harta de gestionar tu firma y quisieras solo diseñar, y cualquier casa de moda del planeta estuviera encantada de tenerte de directora creativa, ¿qué gran casa de moda te gustaría redefinir con tus ideas sacudiéndola desde los cimientos? Me encantaría trabajar en cualquiera de las grandes, desde Chanel a Versace, Dior, Moschino, Balenciaga, McQueen, Viktor&Rolf… No tanto para darles mis ideas sino para poder trabajar con total libertad en cuanto a creación y creatividad, teniendo a disponibilidad cualquier cosa. Por ejemplo, poder montar tu propio escenario para tu desfile o utilizar materiales para crear vestidos imposibles.

Tus fortalezas y virtudes se hacen evidentes en tus colecciones, pero ¿y tus defectos? Eres pésima en… Soy superdesordenada, y no tengo paciencia.

¿Cuándo fue la última vez que te dijiste “Oh, Dios, qué he hecho”? Suelo decir que sí a casi todos los proyectos que me proponen, por diversión o porque no sé decir que no [le produce hilaridad]. Muchas de esas veces pienso “¡qué he hecho!”.

¿Qué mito sobre tu persona te gustaría desmontar? No conozco ninguno.

¿Qué mito sobre tu persona te gustaría que se propagase? Ninguno que no sea verdad.

Elige entre estas dos preguntas que he escuchado últimamente en Sálvame y que me parecen lo más de lo más del oficio periodístico: 1) ¿Eres feliz? o 2) ¿Has pensado alguna vez en acabar con tu vida? No, pesimismos los mínimos y drama queens tampoco. ¡Feliz feliz!

Gracias Krizia por compartir conmigo el séptimo aniversario de Fondo de Armario.

Krizia Robustella, diseñadora: “Lo que falta aquí es un poco de ‘open mind’ y sentido del humor”

Mircoles, 10 Julio 2013

krizia3.jpg

Ayer presentó colección en la jornada inaugural de 080 Barcelona una diseñadora a la que siempre le he dedicado buenas palabras por ser un soplo de aire fresco dentro del ambiente viciado de la moda española: Krizia Robustella. Muchas veces he dicho en petit comité (y teniendo como premisa que las comparaciones son odiosas) que Krizia es para mía nuestro Jeremy Scott patrio. La vimos llegar con su descaro poligonero a la engolada Cibeles y la vimos partir hacia su Barcelona con su maleta cargada de ideas frescas como fruta de temporada recién cogida del campo… Y es que de frutas va esta nueva colección, la de primavera/verano 2014, inspirada según parece en la ardiente Carmen Miranda, y que la mirada de Robustella ha traducido en prendas con sabor muy sport y estampados de personajes que podrían ser la versión 2.0 de los Fruitis.

Siempre me has parecido una kamikaze (te advierto que solo me parecen interesantes los kamikazes), ¿tú te sientes kamikaze? Me desvivo por mi trabajo pero aun no dejo que me mate.

Leyendo lo que dice de ti la prensa ¿te has sentido incomprendida? ¿O lo que verdaderamente tiene su punto es que no te terminen de comprender? He leído de todo un poco, la verdad, pero sí, sobre todo en las criticas, te das cuenta de que lo que falta aquí es un poco de “open mind” y sentido del humor en la moda. Que parece que solo lo divertido tiene que ser para carnaval.

Ya no eres una recién llegada al panorama y aún (parece) que conservas intacto el sentido del humor y la ironía. ¿Tú me puedes explicar porque los diseñadores terminan perdiendo el sentido del humor (sin excepciones)? Porque es muy duro, cansado, incluso frustrante a veces. Así que supongo que cuando dejas de disfrutar de algo acabas perdiendo el sentido del humor, la diversión y las ganas. En mi caso sigo disfrutando mucho en la creación de colecciones, sé que cuando deje de pasármelo bien entonces tendré que cambiar de profesión.

krizia2.jpg

¿Por qué no has tenido continuidad en la ex Cibeles? ¿Qué ocurrió en Madrid para que desaparecierais todos los nombres interesantes del programa? La pasta, como siempre [se ríe]. En cuanto a plataforma para darte a conocer y organización todo perfecto. Estuvimos tres temporadas y nos pasamos a la 080 Barcelona Fashion: en casa, emergente y barata.

¿Qué hace una chica como tú inspirándose en Carmen Miranda? ¿Cómo se cruza en tu vida? Toda la culpa la tiene Dizy, siempre con el ordenador buscando cosas en internet… Me quedé fascinada con la escenografía del “videoclip” de The Lady in the Tutti-Frutti Hat, y más o menos de ahí surgió todo.

¿Comprendes la moda sin una conexión cultura? Es decir, ¿entiendes el hacer ropa por hacer ropa y ya está? No, la ropa sin un significado, una marca, una historia, es solo un trapo. No podemos vender nuestras colecciones sin darles un valor.

krizia1.jpg

Siempre te estás embarcando en movidas culturales con tu tienda/galería, ¿el tener este espacio qué es lo más interesante que te ha posibilitado hacer o descubrir? He conocido muchísima gente, artistas/ilustradores, la mayoría con los que luego he hecho colaboraciones para mis colecciones. Ese es el caso de Fátima de Juan, conocí su trabajo en una exposición colectiva de chicas grafiteras y me fascinó, le compré una obra y le propuse hacer una colaboración. ¡Sus frutas macarras lo parten!

Y desde un punto de vista práctico, ¿qué es lo que mejor se vende de las colecciones? Las camisetas y las sudaderas.

Termina esta frase: El diseño de moda en España es/está… intentando salir adelante, como siempre. Hay potencial pero hay falta de confianza, de entendimiento, de medios, de dinero…

Parafraseando a dos niñatas con las que coincidí ayer en una parada de autobús y que estaban en plan ‘trascendentes’: “¿tía, y tú ya a qué aspiras?” A poder seguir haciendo lo que hago que no es poco tal y como está el panorama.

www.kriziarobustella.com

Si yo fuera presidente…

Martes, 31 Enero 2012

Vuelvo tras unos días de desconexión forzada y me encuentro a las puertas de Cibeles. Perdón, Mercedes-Benz Fashion Week Madrid… juro que me va a costar no repetir mil veces Cibeles, son muchos años cronicando el evento madrileño para no haber cogido malos hábitos. Supongo que el cambio de nombre tendrá muchas ventajas, no lo sé, por lo pronto a mí me desespera porque siempre recurro a Google para buscar las páginas oficiales de estos eventos y resulta que metiendo Mercedes Benz Fashion Week Madrid en el buscador la página oficial no me aparece hasta la tercera pantalla (antes, metiendo Cibeles te aparecía entre los primeros resultado). Para colmo he recibido algunas invitaciones de diseñadores en que se me invita a su desfile pero solo reza “Mercedes-Benz Fashion Week” y no sé si tengo que irme a Nueva York, Berlín, Australia… Y es que me meto en la página oficial mbfashionweek.com y ¡¡Madrid no aparece!! Y eso me ha hecho meditar: ¿en base a qué criterios (y de quién) se toman las decisiones en política de moda (si es que hubiera tal cosa en España) en este país? Pues la verdad es que seguramente todo el diseño de políticas de fomento de la industria y la adjudicación de ayuda o subvenciones se realizan en despachos de gente que jamás habrán pisado un evento de moda, un atelier, un estudio de diseño o un taller de confección. Por eso se me ocurrió hace un tiempo, llevado por la vorágine de la toma de poder del nuevo Gobierno y el nombramiento de los nuevos titulares de las diferentes sedes ministeriales, preguntarle a algunos jóvenes diseñadores de muy distinto perfil que me dijeran cinco medidas que tomaría si ellos fueran ministros. El resultado es este…

SI YO FUERA PRESIDENTE…

Amai Rodríguez

amai-rodriguez.jpg

¿Por qué Amai? Porque sus primeras colecciones en EGO me impactaron; porque me parece una chica muy sensata; porque a pesar de su gran talento ha optado por apartar la vanidad y dedicarse a formarse en profundidad; porque tiene sentido del humor como para relativizar todo esto de la moda… Y porque representa el perfil del joven diseñador con talento que no se deja deslumbrar por los focos de la pasarela.

“5 medidas qué implantaría para ayudar a los jóvenes diseñadores:

1. Que las escuelas estén bien dotadas con un buen profesorado, equipamiento y que proporcionen la mejor preparación posible en todos los campos, tanto creativo, como técnico y a la vez entrenamiento para el mundo real.

2. Proporcionar prácticas remuneradas en empresas a los jóvenes diseñadores.

3. Convocar premios que incentiven la creatividad, tanto monetarios como que ayuden al desarrollo de la marca o proporcionen proveedores, talleres de confección o que faciliten al menos en alguna de las fases de la construcción de una colección.

4. No somos una gran potencia en moda, pero estamos camino de serlo y deberíamos desarrollar el sector moda dentro del Ministerio de Cultura e ir más allá para conseguir una mayor publicidad y exteriorización de nuestro diseño nacional. Y alejarnos de una política de contactos y amiguismos. Así como una mayor información a los diseñadores sobre posibles subvenciones, colaboraciones o becas, a nivel individual o bajo la formación de algún colectivo para dicho sector.

5. Facilitar la comercialización a jóvenes emprendedores en toda España, ayudando tanto en la producción como en la permanencia a nivel nacional e internacional, es decir, impulsando el desarrollo de colecciones en diferentes países”.

Anjara

anjara.jpg

¿Por qué Anjara? Porque es mi amiga; porque estamos viviendo el emocionante momento de su consagración comercial; porque se lo ha currado hasta la extenuación; porque es una empresaria con los pies en el suelo y los ojos en el libro de cuentas… Y porque representa el perfil del diseñador que se da cuenta que para crecer y prosperar tiene que sacar la producción de sus colecciones fuera de España.

“Si fuera presidente (¡Dios quiera que no, qué horror!):

1. Obligaría a los alumnos de las escuelas de moda a realizar prácticas en empresas desde el primer año. Dichas prácticas se realizarían durante los meses de vacaciones de verano. El primer curso en empresas grandes que no les dejasen hacer nada más que ver y hacer recados. El segundo año en empresas medianas donde pudiesen hacer pequeñas cosas que fueran desde ayudar en el taller de muestras o producción hasta colaborar en temas de administración, en definitiva pequeñas cosas sin demasiada responsabilidad pero donde pudiesen ver y conocer todos los departamentos. El tercer año sería unas prácticas en empresas jóvenes y nuevas donde su experiencia serviría para apoyar al desarrollo de las mismas y donde serían más útiles y verían florecer los conocimientos adquiridos.

2. Enviar a los alumnos más emprendedores a hacer cursos a escuelas en el extranjero donde además de adquirir experiencia perfeccionarían un idioma.

3. Cambiaría el proyecto de fin de carrera incluyendo un estudio económico para que además de diseñar, hacer patrones y confeccionar estudiasen el valor de la prenda en el mercado, su coste, su rentabilidad, etc…

4. Incluiría idiomas entre las asignaturas. Al menos dos con vocabulario especializado para todos los departamentos de una empresa.

5. Realizaría visitas organizadas a fábricas, almacenes de logística y ferias de ventas internacionales con el fin de hacerles ver y entender el proceso real del producto y su finalidad.

Considero que actualmente los estudiantes no aprenden la totalidad de su carrera profesional siendo esta realmente amplia y las escuelas limitan los conocimientos a un 30% como mucho. La moda al abarcar tantas profesiones debería de tener diferentes especialidades a desarrollar a partir de un tercer año de estudio donde al menos la gran mayoría de los estudiante podrían decantarse por una u otra con una idea más clara”.

Paolo Coppolella

paolo-coppolella.jpg

¿Por qué Paolo? Porque Paolo Coppolella Street Couture ya es la segunda firma que crea (la primera fue Retal Reciclaje Creativo); porque ha tenido las agallas de establecerse en España para trabajar viniendo de un país como Italia con infinitas posibilidades en el mundo de la moda; porque su diseño es pragmático y funcional; porque siempre está emprendiendo proyectos interesantes… Y porque representa el perfil del diseñador extranjero que se enamora de España y apuesta por ella.

“Con la premisa que no me gustaría ser presidente en estos tiempos, creo que algunas de las medidas que adoptaría irían hacia una dirección: poner en valor el made in Spain.

1. Reduciría el I.V.A. para 2012 a todas las empresas españolas que tengan menos de 5 años de vida. Esta medida debería ayudar a ser más competitivos sobre todo con respecto al diseño extranjero.

2. Bajaría el coste mensual de la seguridad social para todo 2012 y lo llevaría a 180,00€ mensuales con la obligación de reinvertir en el proprio negocio los casi 60,00€ de descuento que aportaría el Estado.

3. Me reuniría con portavoces y asociaciones del sector para oír propuestas y necesidades reales.

4. Abriría el plazo para préstamos especiales con la finalidad de llevar a cabo la internacionalización de las firmas/proyectos.

5. Realizaría campañas de sensibilización sobre el valor añadido que conlleva adquirir productos nacionales.

Estas obviamente son solo algunas de las medidas. Creo que serían veloces y directas, y útiles sobre todo a los más jóvenes”.

Krizia Robustella

krizia-robustella.jpg

¿Por qué Krizia? Porque es uno de los jóvenes talentos consagrados más destacados de este país; porque se curra su tienda de una manera brutal convirtiéndola en un motor creativo-cultural de Barcelona; porque ha demostrado con hecho que no cree que la moda sea una pelea por encontrar tu sitio desplazando a nadie, sino colaborando… Y porque representa el perfil del joven diseñador que trabaja de forma inteligente los micromercados y las micro audiencias.

“Si yo fuera presidente:

1. Potenciaría la consecución de sponsors o colaboradores para la realización de las colecciones.

2. Implantaría algún tipo de mecanismo para que los showrooms especializados estuvieran al alcance de los jóvenes diseñadores.

3. Facilitaría las uniones entre especialistas en marketing y comercio y los creativos de moda.

4. Otra gran asignatura pendiente es el tema de los espacios y tiendas donde vender las colecciones.

5. Es importante concienciar al público final de que consuma moda y arte.”

Resumiendo: Amai cree básicamente que el Estado debería llevar a cabo iniciativas que ayuden a los jóvenes diseñadores a desarrollar sus proyectos y mejorar su formación para encontrar un nicho de mercado; Anjara se centra en la formación de base y le gustaría una gran reforma estructura en la enseñanza de diseño y gestión de moda; Paolo se centra en las medidas fiscales que ayudaran a reactivar el mercado para los jóvenes diseñadores nacionales; y Krizia ve necesario un apoyo transversal, aunque las ideas bosquejadas entren dentro más de la iniciativa privada que en la potestad organizativa del Estado. Me gusta una idea que se ha repetido por parte de casi todo: el fomento del diseño Español fuera de nuestras fronteras (que se hace, pero más con un enfoque cultural que comercial). Personalmente me atrae más la idea de vincular la moda al Ministerio de Industria que al de Cultura, y creo que no sería tan gravoso para las arcas del Estado organizar expediciones comerciales que trajeran a los principales responsables de compras de los grandes almacenes más importantes del mundo (asegurándose que vienen primeras figuras, no el becario de turno que viene por compromiso a cubrir a su jefe). Yo lo haría coincidir con meses en los que el buen tiempo predominara y como ‘incentivo’ les regalaría a estos compradores unos días en un sitio paradisíaco de nuestra geografía. La fórmula de interactuación entre diseñadores y compradores habría que estudiarla: un showroom donde estuvieran presentes los diseñadores y sus directores comerciales, un programa de `presentaciones’ en el hotel donde se alojen los compradores, un circuito por los ateliers… no lo sé. Tampoco me pagan por pensarlo.

Gracias a Amai, Anjara, Paolo y Krizia por participar.