Blogs

Entradas con etiqueta ‘LVMH’

Antonio Marcos, gerente de diseño de la colección de hombre de El Ganso: “Estamos orgullosos de poder vestir a los padres, a los hijos y a los abuelos”

Mircoles, 28 Octubre 2015

antonio-el-ganso.jpg

Todo empieza en 2004 con un propósito muy simple en apariencia: ofrecer moda de calidad, con un importante componente de ‘diseño’, con la garantía del ‘made in Europe’, a un precio asequible. Esa era la razón de ser de El Ganso. La deriva que ha tenido la empresa durante esta última década supongo que jamás cupo en los más enfebrecidos sueños de sus fundadores, los hermanos Álvaro y Clemente Cebrián. Hoy El Ganso está presente en 10 mercados con 114 puntos de venta. Un crecimiento ha sido tan impresionante que entraron en el radar de una de los mayores emporios del lujo, LVMH, que recientemente ha entrado en el capital del grupo textil español (ha adquirido el 49 % de su sociedad Acturus Capital) a través de L Capital, el fondo de inversión del grupo francés. Ello ayudará El Ganso a consolidar su liderazgo en su segmento de mercado y a continuar con el plan de expansión en Europa y otras regiones como Latinoamérica, EEUU y Asia.

Su línea masculina se codea sin sonrojo con firmas internacionales de primer nivel y se ha convertido en imprescindible para caballeros que cuelgan en sus armarios prendas de Ralph Lauren, CH Carolina Herrera o Hackett London. Nos acercamos al universo masculino de El Ganso de la mano de Antonio Marcos, gerente de diseño de la colección de hombre, que arribó a esta casa tras pasar por Scalpers, Loewe o CH Carolina Herrera.

El Ganso es una de las firmas de moda con el crecimiento empresarial más significativo que hemos podido ver últimamente. ¿Cómo afecta esto al diseño? ¿De qué forma están evolucionando las colecciones para llegar a un público cada vez más amplio? Nuestro esfuerzo radica en la renovación respetando siempre las raíces de El Ganso. Trabajamos fundamentalmente para adaptar las tendencias a nuestra marca buscando que las colecciones sean versátiles y contemporáneas. Tratamos de ofrecer una gran variedad de producto de manera que cualquier tipo de cliente que entre en nuestras tiendas pueda encontrar la prenda perfecta para cada ocasión, desde looks urbanos y sofisticados a otros más relajados y divertidos.  En definitiva, la marca ha llegado más lejos y está encontrando un público diferente.

elganso-1.jpg

Conceptualmente El Ganso ha evolucionado mucho respecto a su fundación, y su público objetivo se ha sofisticado. Ahora se busca un target más ‘alto’ (un hombre que busca más calidad, estilo y alta gama) de alguna manera. El Ganso ha crecido del mismo modo que nuestros primeros clientes, hoy día la edad media de nuestro público es de 38 años. En ese crecimiento, hemos mejorado las calidades, puesto un enorme interés en la confección y hemos evolucionado a un estilo actual que sigue siendo muy Ganso. Dicho esto, estamos orgullosos de poder vestir a los padres, a los hijos y a los abuelos, ya que, como decíamos antes, nuestras colecciones son muy amplias y versátiles. No sólo ideamos y fabricamos todo en Europa, sino que además nuestros proveedores de tejidos están entre los más reconocidos del mundo por calidad y por diseño. Aún así, seguimos ofreciendo un producto a un precio razonable.

¿Cómo definirías al hombre que viste de El Ganso? El hombre que viste de El Ganso es una persona elegante a la que le gusta poner cierto color y alegría en su vida. Combina  a la perfección la formalidad de ciertas ocasiones con el estilo casual y es un hombre de mundo comprometido con el medio ambiente.

¿Qué es lo más significativo de la línea masculina en cuanto a “identidad”? La personalización a través de elementos menos evidentes, como los estampados corbateros o los lunares, aplicados a prendas clásicas. Las camisas de tinte índigo y las camisas de motivos, junto con prendas de manga y pantalones que respiran en sus detalles ese mismo ambiente, son probablemente las características que más identifican la colección actual y que más nos diferencian.

¿Cuándo desembarcas en El Ganso qué objetivos personales te planteas respecto al futuro de la línea masculina? Particularmente uno de mis objetivos es contribuir a que la marca crezca, aportar experiencia, conocimientos técnicos y, en la medida de lo posible, hacer evolucionar a la misma, manteniendo su carácter tan reconocible. En este momento, en el que la marca debe adaptar las tendencias a su ADN, es un orgullo participar en la articulación de un discurso renovado y coherente. Creo que vamos por el buen camino.

elganso-2.jpg

¿Y qué es lo que más te impresionó de la firma que te encontraste una vez que te sumergiste en sus entrañas? La ilusión y la perseverancia de todo el equipo han sido dos de los elementos que más me llamaron la atención al llegar a El Ganso. En la compañía se respira optimismo, buen ambiente, compañerismo y, por encima de todo, hay muchas ganas de hacer cosas y de crecer haciendo equipo.

Hace poco habéis incorporado al equipo de diseño a Antonio Riera, ¿qué crees que os va a portar su experiencia en firmas como Carolina Herrera, Cortefiel o El Corte Inglés? El refuerzo del equipo de diseño siempre es una buena noticia para los que trabajamos en él. Mi incorporación hace ya más de un año al equipo de Álvaro y Alejandra surgió por la necesidad de aportar otro punto de vista, en esta misma línea Antonio Riera nos ayudará con sus conocimientos, una mirada fresca y trabajará con nosotros para que El Ganso no deje de reinventarse. Además, tiene un estilo personal muy Ganso a la vez que trabaja conectado a las tendencias.

¿Entonces hacia dónde os dirigís? El Ganso se encuentra en una etapa muy bonita de crecimiento y expansión internacional. Tenemos por delante un futuro repleto de retos que iremos superando con ilusión, ganas y trabajo en equipo.

¿Qué tendencias o líneas de trabajo de la colección de otoño/invierno destacarías? De esta colección destacaría los tejidos nuevos de camisería con tratamientos diferentes y con una presentación “soft”, nuevos modelos de cuellos más pequeños y detalles más sutiles. Como novedad en los pantalones, incorporamos la micropana y la sarga lavada además de los detalles estampados. En cuanto al punto, lanzamos nuevos modelos apostando por los colores melange. En la colección de prenda exterior, además de los abrigos clásicos, ofrecemos prendas técnicas, tejidos con membrana, encerados y patrones nuevos, como los abrigos sin hombreras, los chalecos acolchados o las parkas.

elganso-3.jpg

Sois unos renovadores de la sastrería clásica. La sastrería ha evolucionado hacia prendas más desestructuradas en las que las entretelas rígidas dan paso a aspectos más naturales y relajados. La colección, además de los elementos tradicionales, se renueva haciendo americanas con bolsillos de parche, sin hombreras y sin forro. Todos los tejidos que van desde algodones atemporales a lanas más invernales, son de altísima calidad y siempre fabricados en Europa por los mejores proveedores. La extensa colección de chaquetas, ofrece desde lisos hasta cuadros ventana, pasando por espigas, tartanes y estructuras. Hemos potenciado la presencia de detalles más actuales con forros e interiores de cuello con estampados de topos, motivos corbateros, etc.

Y también habéis hecho una apuesta importante por el calzado. La renovación en el calzado es notable, nuestros modelos más clásicos de deportivas y zapatos se actualizan con forros estampados y detalles camiseros y de corbatería. Introducimos una gran variedad de modelos nuevos con pieles y antes de gran calidad: blucher, loafer, monk, derby, desert boot, derby crepe, worker boot, etc. Si hablamos de versatilidad, esta colección es un gran exponente.

Como consumidor, ¿con que prenda de esta colección te quedarías si solo pudieras elegir una? ¿Y de entre los accesorios de la firma? La respuesta no es fácil, ya que dejo fuera muchos productos muy atractivos que encajan perfectamente con mi gusto personal, pero si he de decidirme por una sola prenda, sería el blazer de punto azul marino. Es un tejido italiano muy especial llamado “giro inglese” y el patrón de la prenda es totalmente desestructurado y sin forro. El zapato “blucher” color burgundy es otro elemento de la colección que me entusiasma.

Delphine Arnault: La nueva hada madrina de la moda

Jueves, 24 Octubre 2013

delphine.jpg

Todo emporio necesita sangre fresca para encarar el futuro. Y todo joven diseñador necesita mecenas que le ayude a crecer. ¿Mecenas? No, no me gusta esa palabra porque suena a filantropía. Los empresarios que apoyan a firmas emergentes no hacen filantropía sino que ‘invierten’. ¿Conocéis esa palabra? Aquí en España el concepto de ‘invertir’ en jóvenes empresas de moda es casi una entelequia.

Un ejemplo a emular es la del emporio del lujo de Louis Vuitton, que de manos de la hija de Bernard Arnault, Delphine Arnault, está construyendo una cartera de nuevas firmas que tratan de diseñar el futuro del mercado del lujo. En un momento de estancamiento en la comercialización de la moda de lujo aparecieron los mercados emergentes (Asia, Oriente Medio, Latinoamérica…) para presentar la nueva vía de crecimiento de esta oferta. Ahora que esos mercados han decelerado su capacidad de aportar expansión a estas firmas (sin estar agotadas las posibilidades, ni mucho menos) una nueva estrategia se está fraguando entre los dos grandes emporios, a saber, LVMH y Kering SA (antes conocido como PPR): el apoyo a nuevas firmas de moda o, como tanto gusta de llamar ahora, startups.

El mes pasado Delphine Arnault ha incorporado al conglomerado dos nuevas firmas, la del zapatero Nicholas Kirkwood y la del diseñador J.W. Anderson, además de saberse que Marco de Vincenzo, que actualmente trabaja en Fendi, una de las casas del grupo, está en negociaciones para que su propia firma se incorpore a la cartera de nuevas firmas de LVMH. De hecho de alguna manera ya está siendo apoyado por el gran grupo, no sólo por darle trabajo en una de sus grandes enseñas, sino porque a punto como estaba Marco de Vincenzo de cerrar la firma que lleva su nombre LVMH empezó a principios de este año a proveerlo de materiales o a organizar su show, lo que supuso un balón de oxígeno esencial y una influencia decisiva sobre el interés de los compradores, como el diseñador ha confesado.

Delphine se ha convertido en la cazatalentos de LVMH. Ha tenido un papel fundamental en el reemplazo de Marc Jacobs al frente de Louis Vuitton. Nadie que la conociera se ha sorprendido del fichaje de Nicolas Ghesquière, ya que Delphine ha sido siempre una incondicional del exdiseñador de Balenciaga. Se dice que su padre le encargó la búsqueda de nuevas firmas tras que su intervención fuera decisiva para decantarse por Raf Simons al frente de Dior y el acierto de la decisión. La primera de esa nueva generación fue la parisina Maxime Simoens, un nuevo talento con mucho que decir en la hermética Alta Costura francesa.

Pero no sólo LVMH está desarrollando esta nueva línea de trabajo. El apoyo de PPR a firmas emergentes en su momento como Alexander McQueen o Stella McCartney fue decisivo en su día para el despegue comercia internacional de estas, y nadie discute hoy día que son referentes dentro del mercado. Si nos posicionamos en el presente inmediato vemos que Kering ha incluido dos firmas emergentes bajo su paraguas recientemente: Christopher Kane y Joseph Altuzarra.

¿Imagináis que en España existieran conglomerados de moda, grandes empresas, sociedades de capital riesgo… o cualquier otra fórmula que ayudara a que el talento tuviera proyección empresarial? Pocas experiencias hemos vivido en esa línea, y casi todas fracasadas. Viendo el mercado global no me queda más que admitir que en España la moda sigue siendo artesanía frente a la dimensión industrial que se maneja fuera de nuestras fronteras. Algo debería cambiar.

Cuando el hombre Lacroix se ponía interesante… va y quiebra

Mircoles, 10 Junio 2009

lacroixh-pe09-12.jpg

Sí, señores, soy mezquino. Lo primero que pensé cuando se anunció la declaración en bancarrota de la firma de Christian Lacroix fue “¿pondrán la colección masculina de verano de saldo?”. Pero las cosas no funcionan así. Simplemente languidecerá, los pedidos de otoño no se servirán (seguramente porque la fábrica no dará puntada hasta cobrar lo que se le debe), y su desfile de Alta Costura será llorado… y olvidado. Así es la moda, se olvida rápido y deben pasar 20 años para que pongan tu figura en valor.

Se ha sabido que una muy buena clienta del modisto se ha ofrecido a ‘rescatarlo’ financieramente, pero este ha declinado la oferta aduciendo que la prefiere como clienta que como presidenta de su casa. A esto se le llama orgullo, y un poco de inconsciencia, porque aún confía que un caballero andante de armadura financiera impenetrable venga a rescatar su sueño. Y es que hay que asumir que la era del lujo ha entrado en letargo. Todos (el primero yo) vivíamos en un frenesí de ostentación y sibaritismo que superaba con mucho nuestras posibilidades. No me malentiendan, no es que yo comprara trajes de 6500 euros ni plumas estilográficas de 32000 euros, pero sí lo reseñaba sin cesar predicando un nuevo paradigma, el del ‘nuevo lujo’ para el que el precio no era el verdadero indicativo, sino la exclusividad.

Los grandes emporios de la moda se entregaron a este delirio, en concreto LVMH, ya que fue su presidente Bernard Arnault el que fundó en 1987 Christian Lacroix, centrándose en la Alta Costura para después ir desarrollando el prêt-à-porter, las fragancias, los complementos, etc… en definitiva todo lo que da beneficios. Pero aquel sueño se frustró y Arnault vendió a Lacroix a unos hermanos de Florida propietarios de la cadena de Duty Free Americas. Falic Group volvió a enfocar a Lacroix exclusivamente en la Alta Costura, cosa que no fue muy inteligente cuando ya se sufrían en la Alta Costura las constantes deserciones de grandes nombres que abandonaban el sueño del lujo en pos de la rentabilidad.

Lacroix todavía cree que su sueño es posible, obviamente no ha ojeado los libros de cuentas. Pero baste decir que su colección masculina de este verano es simplemente sublime, y si no juzguen por si mismos. Una verdadera lástima.

El Calle de Loewe

Viernes, 29 Agosto 2008

 loewecalle2008.JPG

Es curiosos cómo los golpes de genialidad a veces son puro ejercicio de simplicidad. ¿Que de qué hablo? Pues del nuevo modelo bolso de Loewe que está llamado a ser un clásico de la casa: el Calle

La colección de este otoño-invierno es el debut del diseñador Stuart Vevers al frente de la casa española… Bueno, no tan española, porque fue adquirida por LVMH en 1996 coincidiendo con su 150 aniversario. Pero, sí, reivindiquémoslo, ¡Loewe español!, después de todo la empresa sigue en Madrid y la herencia de su estilo bebe de los 150 años all-Spanish

Vevers venía de Mulberry, otra prestigiosa casa de bolsos británica donde había recolocado sus bolsos en la categoría de imprescindibles. Además llegaba a Madrid avalado con un premio como mejor diseñador de accesorios de 2006 por el British Fashion Council. Para alguien con un perfil como el suyo debió ser una gozada que lo contrataran en una firma como Loewe y lo dejaran bucear en sus archivos, y jugar con sus míticos materiales entre los que está el mejor cuero del mundo, según muchos, la Napa7000. 

LVMH empezó por relanzar el prê-à-porter contratando a José Enrique Oña Selfa, que realizó un excelente trabajo. Pero toda firma de lujo sabe que donde reside el negocio es en los complementos, y por eso todos los ojos (ejecutivos) de Loewe se volvieron a Stuart Vevers. 

La primera hornada de ‘nuevos clásicos’ de la casa está en la calle con nombres castizos como Lola, Maya y Calle, nombres que funcionan fonéticamente tan bien en español como en inglés. El Calle, por lo pronto, podemos definirlo como la típica bolsa para la compra reinterpretada en exquisita piel de avestruz… Lo dicho al principio: todo un ejercicio de simplicidad magistral.