Blogs

Entradas con etiqueta ‘Lydia Delgado’

Entrevista a Miranda Makaroff: “A veces se piensa más en lucirse que en hacer ropa para poder ser llevada”

Jueves, 19 Mayo 2011

miranda.jpg

Si la diseñadora Lydia Delgado es una mujer que me fascina, su hija, Miranda Makaroff no se queda a la zaga en cuanto a despertar mi interés. Para poneros en antecedentes me gustaría definiros a Miranda pero es bastante difícil. Ella es un espíritu creativo, sin más: a veces actriz, a veces reportera de moda para un medio on-line, otras veces bloggera… Pero ponerla una etiqueta es bastante difícil. Para colmo, para descolocarnos más, va y se embarca en un ambicioso proyecto con su madre: han lanzado una segunda línea juvenil y más asequible de la firma Lydia Delgado. La pasada edición de Cibeles sufrió la baja temporal de Lydia sobre la pasarela porque prefirió centrar sus esfuerzos en presentar la primera colección de Miranda Makaroff para Lydia Delgado en el OFF Cibeles. La colección debut (otoño/invierno 11/12) llevó por título ‘Le Caniche’ y se compuso básicamente de prendas de puntos que presentaron en un montaje estático sobre muñecos de madera troquelados surgidos de la imaginación de Makaroff.

¿Cómo surge la idea de esta segunda línea? Desde pequeña he diseñado para mi madre de una manera desinteresada y como un juego, pero a medida que pasaba el tiempo y mi madre y yo conectábamos cada vez más, pensamos que sería una buena idea hacer algo juntas, pues tenemos mucha conexión. Y así ha sido.

¿Qué ha sido lo más difícil de poner en pie el proyecto? En el desarrollo de un proyecto siempre hay pros y contras obviamente no es un camino de rosas. A veces las cosas no son fáciles y tienes que repetir pruebas que han salido mal, y probar con otros tejidos y cosas del estilo. Pero bueno, al final de mucho esfuerzo se consigue un buen resultado y estamos muy contentas de cómo ha salido todo. Lo hemos hecho con mucho cariño y amor, y además tenemos la suerte de que  nos llevamos muy bien, con lo cual, así da gusto trabajar.

¿Cómo ha sido tu relación con la moda hasta el momento de lanzarte a crear? A mí siempre me ha gustado la moda, ha sido algo que he visto desde pequeña. Pero lo he vivido como una expresión artística, no como una fashion victim que se siente obligada a seguir las tendencias. A mí eso no me parece interesante. Lo que me gusta de la moda es poder jugar, con los colores, con las formas. Divertirse, eso sobre todo.

miranda-1.jpg

¿Y qué es lo que más te ha sorprendido de todo el proceso una vez metida en los entresijos profundos del desarrollo de una colección? Pues que sacar una colección es algo que cuesta mucho, mucho trabajo. Hay mil detalles a tener en cuenta y es un proceso largo y al que hay que dedicar mucho tiempo. La moda no es solo “la ropa”. Hay que tener muchas cosas en cuenta, como qué tejidos usar, probar colores, que si ahora te han hecho mal este botón, que si la etiqueta va aquí o allá, etc…

¿En qué prendas o rasgos de esta colección queda patente tu personalidad? En el negro, los jerséis anchos y largos. Es un estilo un poco más gótico pero a la vez también hay prendas con reminiscencias a los años cincuenta como el jersey del caniche. Creo que esta colección tiene un aire más fresco.

¿Qué aspectos positivos y negativos encuentras de trabajar codo a codo con tu madre? Con mi madre es todo bueno, somos muy amigas, nos llevamos muy bien. Pero siempre los aspectos de la confianza hacen que te sientas más cómodo a la hora de dar una opinión.

¿Estás preparada para las inevitables comparaciones madre-hija? Estoy preparada para todo. A mi madre y a mí nos encanta reír, reímos como locas, somos muy románticas y muy cariñosas y nos hace muy feliz tomarnos un té con unas pastas en un sitio bonito de Londres. Nos gusta bailar juntas y hacer el tonto. Mi madre tiene una personalidad que parece que sea joven para el resto de su vida. Por eso conectamos tan bien. Compartimos muchísimos gustos, de artistas, de escritores, de cine…

miranda-2.jpg

¿En qué eres diametralmente distinta a tu madre? Ella es mayor y eso conlleva más experiencia por eso, y actuando como una buena madre, siempre intenta darme buenos consejos y reconducirme al buen camino. Cosas normales de madre e hija, pero por todo lo demás. No puedo ser más fan de mi madre.

¿El tema de la interpretación es algo que seguirás manteniendo o tu faceta de diseñadora se impondrá? Actuar es lo que más feliz me hace en este mundo. Lo que me pasa es que me gusta hacer muchas cosas diferentes y disfruto con ellas, por eso me cuesta centrarme sólo en una.

Esta colección está enfocada a un público joven. ¿Qué respuestas das a las necesidades de este público con esta colección? La colección es de punto; faldas, vestidos, leggins, bufandas, boinas, guantes… Es una colección menos seria y densa, más ágil, bonita, suave, cercana, apetecible. A veces la gente piensa más en lucirse que en hacer ropa para que realmente pueda ser llevada. Nosotras queríamos perder un poco esta pomposidad y pretensión y hacer algo que se pudiera llevar. Es un mix perfecto entre la elegancia y feminidad de mi madre y mi visión un poco más cañera y alocada. En verdad es una colección que la puede llevar todo el mundo, porque se puede combinar de una manera más sobria pero también con un tejano y un zapato plano.

¿Por qué decidís presentar en el OFF-Cibeles? Bueno, Cibeles está muy bien, pero nos apetecía hacer algo más cálido y cercano, entre amigos y sobre todo que tuviera una vertiente un tanto más artística. Escogimos un lugar y lo ambientamos como una galería de arte. El evento fue estupendo y quedó exactamente como nos habíamos imaginado.

miranda-4.jpg

Lydia Delgado: “En algún momento habrá que dar el salto fuera de España”

Lunes, 22 Febrero 2010

lydia-delgado-eduardo-noriega-miranda-y-gala.jpg

Lydia Delgado es una de las creadoras española con mayor sensibilidad y con un estilo muy marcado que la hace inconfundible. Ella es una de las grandes damas del diseño nacional y en cada uno de sus diseños se evidencia el gran talento creativo (más allá del diseño) que pose. En su juventud fue bailarina del Gran Teatro de Opera del Liceu, hasta que conoce de manera casual al diseñador Antonio Miró, o lo que es lo mismo, la moda se cruzó en su camino. En 1989 abre su propio atelier en la céntrica calle Minerva de Barcelona y dos años después hace su presentación formal en la Pasarela Gaudí. Con la caída de la plataforma barcelonesa su camino estaba predestinado: Cibeles. 

¿Qué época de la historia y lugar del mundo son referencia ineludible en la inspiración de Lydia Delgado? La inspiración es algo poco domesticable. En mi caso se parece más a una ráfaga de lucidez que te sorprende en el momento más inesperado y piensas “¡eso es lo que estaba buscando!” No forzosamente tiene que ver con un lugar o una historia concreta; de hecho, al menos en mi caso, crear es más un búsqueda interior que exterior.

¿Qué queda de la bailarina de antaño en la diseñadora de hoy? ¿Cómo se produce esa transferencia de un mundo a otro? El mundo del baile y de la moda tienen muchos elementos en común. La armonía, el movimiento, la gestualidad… Creo que si me he dedicado al mundo de la moda es porque de alguna manera he querido trasladar a mi ropa lo que sentía como bailarina, un mundo de ilusión y fantasía.

¿Cuál es tu opinión respecto a cómo Barcelona ha dejado escapar su gran plataforma de la moda como fue Gaudi y después Pasarel.la Barcelona? Mi opinión es que hubo demasiada precipitación y no se quiso encontrar una solución consensuada. La moda no puede regirse únicamente por criterios políticos.

¿Y cree que ahora con 080 la ciudad de Barcelona tiene una voz propia en la moda nacional? La iniciativa de Barcelona está todavía en una fase experimental. Hay que darle tiempo.

En tu trabajo siempre hay un equilibrio entre ‘inocencia’ y ‘perversión’, ¿en qué terreno te siente más tú misma? La inocencia por si misma se agota rápidamente si no le das un giro perverso.  Como siempre, hay que intentar el equilibrio de lo contradictorio.

¿Es difícil mantenerse firme en un estilo propio, como el que tú tienes y que te identifica, en un mundo de la moda de colecciones cada vez más efímeras y tendencias más cambiantes? Para mí la moda es una carrera de largo plazo. Me gusta que lo que haga se asiente sobre unos valores que, como tal, se mantengan a lo largo del tiempo. Puedes cambiar y variar -y debes hacerlo - pero es bueno aferrarte a lo que crees y sientes, que es lo importante. Es un faro que en un mundo tan cambiante como la moda te permite mantenerte fiel a ti misma. No sabría hacerlo de otra manera.

Esta es una de mis preguntas recurrentes que siempre suelto a bocajarro: ¿qué hace falta para que España sea considerada realmente una potencia a considerar dentro del mapa de la moda internacional? A diferencia de otros países con más tradición, en España falta cultura de moda. Esto implica entre otras cosas que el sector financiero y el industrial entiendan el potencial de los creadores de moda como generadores de riqueza. Italia y Francia lo saben bien y por eso se ha apostado desde siempre por el desarrollo de los “createurs“.

¿Has tenido tentaciones alguna vez de emigrar a otras pasarelas de fuera de España para presentar tus colecciones? Es algo que estamos valorando desde hace un tiempo. Es una decisión importante pero en algún momento habrá que dar el salto.

¿Te gustaría vestir al hombre?, ¿no te interesa el mundo masculino? Entiendo mucho más el universo femenino. Me resulta más natural.

¿Te gustaría que tu hija siguiera tus pasos? ¿Es muy crítica con tu trabajo? Mi hija es mi musa y a la vez una buena consejera. Tiene mucho sentido de la moda pero siempre le he aconsejado que siga su propio camino para desarrollar su talento artístico. Jamás he dudado de que conseguirá lo que se proponga pero he intentando inculcarle la idea del esfuerzo porque nada, seas quien seas, te viene regalado.