Blogs

Entradas con etiqueta ‘MBFWM’

MBFWM P/V 2013: La insoportable fidelidad a uno mismo

Sbado, 1 Septiembre 2012

El día de ayer de la Madrid Fashion Week (he decidido dejar de usar el “Mercedes Benz” porque no me pagan para tanta publicidad) fue uno de esos momentos de seguridad y certeza, en la que cada uno juega el papel que tiene asignado y que da lo mejor de si mismo sin salirse un ápice de la definición estética que los particulariza. Un ejemplo: La fantástica colección/caja de bombones de Ágatha de la Prada. Otro ejemplo: la también estupenda propuesta colorista de los sevillanos Victorio&Lucchino, en esa línea tan Prada que han cogido en los últimos tiempos. Así, uno por uno, los diseñadores cumplieron las expectativas que ponemos en ellos. Nadie produjo conmoción… Una lástima.

No sé si comprendéis lo que trato de poner en palabras. Mirad a Davidelfin. No soy sospechoso de ser un detractor de su trabajo, a lo largo de mi carrera profesional le he dedicado maravillosas reseñas, y esta colección presentada en su décimo aniversario no debería ser distinto, ya que él sigue en su línea, mantiene su concepto creativo inalterable, sus prendas gozan de cortes interesantes dentro de su eterna dislocación estética… pero precisamente por eso me enerva. Tanta autoreferencia, tanta autorevisión y autoreinterpretación, no le lleva a ninguna parte salvo al inmovilismo conceptual. Al final el desfile de Davidelfin levanta más interés por la puesta en escena y por configurarse en el crisol donde se da cita el quién es quién del moderneo patrio que por otra cosa. ¿Cómo lo llamaba Cecilia Casero en su crónica para Vogue.es? Ah, sí: “las estrellas de la troupe davidelfinana“. (Cecilia, te odio, me hubiera gustado que ese término se me hubiera ocurrido a mí). Es cierto. Davidelfin es a la moda lo que Almodovar es al cine, salvando las grandes distancias que los separan y centrándonos en el universo social que congregan a su alrededor. Porque al final, a Delfín lo que le ha funcionado profesionalmente ha sido cultivar esa vertiente de diseñador fetiche de la modernidad que le granjea esos contratos como decorador de automóviles y demás bagatelas.

dr-martens-en-el-desfile-de-davidfelfin-1.jpg

Yo no mido a un diseñador por las veces que aparece en prensa o por los contratos de ‘peregrinas’ colaboraciones que consiga. A un diseñador lo valoro por su ropa, prenda a prenda, y comparativamente en una evolución temporal. Y lo lamento, pero en el caso de Delfín no encuentro un revulsivo que me haga desear su siguiente colección, porque está tan centrado en sus propias señas de identidad que es incapaz de romper consigo mismo. Cosa que no tiene que ser mala comercialmente necesariamente, en el mundo de la copla se dice aquello de “copla conocida, copla aplaudida” por muy mal que se interprete. Pero si precisamente ese estatismo conceptual se lo critico a diseñadores como Larrainzar o Lemoniez, ¿por qué no voy a reprochárselo a Delfín por el simple hecho de estar más en sintonía con su paradigma creativo?

Repito: la colección me ha gustado. Y vosotros diréis: ¡pues menos mal!

Agatha Ruiz de la Prada: “Estamos en una doble crisis económica y de sistema, o todo pasa pronto o a lo peor es demasiado tarde…”

Martes, 14 Febrero 2012

agatha.jpg

Para el Día de San Valentín qué mejor que una entrevista a la Reina de Corazones (no me refiero a Isabel Preysler) que tenía reservada oportunamente. Todos sabéis que Agatha Ruiz de la Prada es una de mis debilidades. Primero porque comulgo con su universo estético y segundo porque le atribuyo el honor de ser de los primeros diseñadores de moda que introdujeron en este país el concepto de moda como diseño y no sólo como indumentaria.

Casi no la pillo. Agatha Ruiz de la Prada es una de las mujeres con la agenda más apretada que existan, casi con tintes de ministra. Termina de presentar en Madrid, acude a un evento solidario al día siguiente y a renglón seguido coge el avión dirección a Nueva York. Lo primero que le pregunto es que cuál es la clave para ser diseñadora “y no morir en el intento”, como hubiera dicho Rico-Godoy. “El libro de Carmen Rico Godoy Como ser mujer y no morir en el intento me entusiasmó y me sentí muy identificada. Yo admiraba mucho a Carmen Rico Godoy” me confiesa. “La verdad es que me encanta mi trabajo y eso hace que estar de un lado a otro se lleve mejor. De todas maneras si te pones a pensarlo, es completamente de locos. Pero es la vida de hoy en día”.

Entrando en materia de su nueva colección presentada en la MBFWM le comento que he detectado en esta colección que sus iconos gráficos, como los corazones y demás, aparecen más disimuladamente (troquelados en cuellos, en complementos…) dejando que las prendas en sí se regodeen en el color, y sobre todo en su construcción. No tengo claro si esto es un giro buscado en pos de conectar con un público más conservador o es simplemente que le ha salido así en esta ocasión, pero ella desbarata mi ‘teoría de la conspiración’. “La verdad que me alegro que la hayas visto así. Ha salido por casualidad”. Aunque yo persisto porque tengo la sospecha que este giro se debe a su vocación internacional, es obvio que habrá prendas que funcionen muy bien en París pero que en Nueva York no terminen de despegar, y viceversa. Y una colección más conservadora, menos pop, siempre es más del gusto de mercados como el americano. Nuevamente desbarata mi hipótesis: “Es verdad que el público de París y Nueva York puede ser diferente, pero mi experiencia es que lo que gusta en París, gusta en Nueva York, Milán…

pf12_agatharuizdelaprada_001.jpg

Aprovecho para comentarle la foto de la reunión propiciada por la Comisión Europea con los representantes del sector de la moda. El único color que se ve en la foto es ella entre tanto hombre y mujer gris que seguramente no se preocupan de la moda más que en su vertiente numérica (ventas, exportaciones, beneficios…). “Estoy cien por cien de acuerdo con tu observación y que esa foto no tiene más color que el mío. Creo que la gente tiene miedo a usar colores en la ropa porque no saben que los colores alegran y te hacen sentir mejor y más vivo. Otro gallo nos cantaría si los poderosos de la moda se atrevieran a usarla”. ¿Cómo se pude discutir el futuro del sector con gente tan alejado del sentir creativo? Ella me aclara que fue en representación de ACME y que “la verdad es que se hablo más de lujo que de diseño”.

Ágatha es una mujer que ha protagonizado grandes fotos. En el blog de su web se la puede ver manejarse con soltura entre políticos. Pocos se pueden vanagloriar de haber posado para una foto del brazo de Rajoy y Zapatero. No me queda claro si la política es una buena aliada de la moda o tienen agendas distintas vista la experiencia que tenemos en ello. “Como dijo Aristóteles, las personas que no participan o que nos les importa la política, no son ciudadanos. La moda, como todo, ha de ir unida a la política. Si el país va mal, el negocio también. Conocer a súper políticos es un privilegio que he tenido gracias a Pedro J.” Y cuestión política es sin duda toda la reforma de la ex-pasarela Cibeles, ahora MBFWM. ¿Qué piensa de ello? “Creo que el cambio que se ha dado es bueno para que los diseñadores se den a conocer en el mercado internacional pudiendo traer prensa extranjera y que nos acostumbremos a patrocinadores privados en vez de pedir dinero al estado”.

pf12_agatharuizdelaprada_003.jpg

Algo que siempre me ha fascinado de Agatha es la vasta cultura que en seguida percibes cuando hablas con ella. Es una mujer con curiosidad intelectual, implicada socialmente, que es capaz de citarte a Platón, como podéis ver, y a continuación hablarte de un artista de vanguardia que acaba de descubrir. “La cultura es fundamental trabajes en lo que trabajes. Yo en mi tiempo libre leo, voy a exposiciones, a la ópera… y eso me fortifica no solo intelectualmente sino como persona. Me meto la cultura en vena”. Por eso me interesa mucho más conocer su visión de lo qué le pasa a la moda española a nivel editorial. Ella por un lado es diseñadora, pero también es esposa de un puntal del periodismo de este país. Por ello debe ser consciente de cómo el modelo de difusión de la moda se ha sesgado hacia la web y en concreto hacia los blogs. Y por otro como esposa conoce la realidad de cómo funcionan los rotativos y cómo se están destruyendo empleos en el periodismo a marchas forzadas, siendo el sector del periodismo de moda de los más perjudicados porque la moda se supone un tema accesorio para la prensa generalista. “Estamos en una doble crisis económica y de sistema. La solución es que la gente se acostumbre a pagar un poquito. El problema es de tiempos. O todo pasa pronto o a lo peor es demasiado tarde…

Eso me deja un poco mal el cuerpo.

www.agatharuizdelaprada.com

MBFWM también me emociona… ¿qué pensabais?

Martes, 7 Febrero 2012

El otro día, hablando con Miguel Palacios, me decía que los periodistas de aquí somos hipercríticos con la moda española y complacientes con la que viene de fuera. Y no pude menos que darle la razón. Repasando mi último texto sobre Cibeles (perdón, MBFWM) me dio la impresión que ODIO la moda española, y no es cierto para nada. A mí me apasiona la moda española y por eso quizás soy tan duro con ella a veces, porque creo que dejamos escapar oportunidades importantes que podrían dirigir al sector a una meta brillante. Como no quiero que quede de mí esa impresión de crítico de moda al que todo le apesta y que está instalado en el convencimiento de que él con solo coger unas tijeras y unas viejas cortinas seguro que hacía una colección mucho mejor de las que se presentan en la MBFWM… como no quiero, que se piense de mí eso, repito, aquí os dejo una mirada amable (y sincera) de lo visto en Cibeles.

Me emociono cuando Carlos Diez Diez sale saltando a saludar a la concurrencia derrochando una energía propia de un pícaro ser del bosque encantado tipo fauno o leprechaun, siempre happy happy y contangiando su buen rollo. De Carlos me gusta cómo siempre esa manera de fusionar lo que es la moda y el diseño más puro y sofisticado con el street wear más funcional. Ya se vaya al Tirol por unos minipantalones con tirantes o viaje a la India y convierta unos cuellos desestructurados en el velo de un sari que envuelve la cabeza, el caso es que el resultado es genuino e intransferible. Por eso me llevé un susto de muerte, porque cuando empezó el desfile (compartido con María Escoté) pensé que lo primero que se presentaba era suyo y me quedé ojoplático preguntándome “¿qué le ha pasado a Carlos?”. Con el corazón encogido estuve hasta que el desfile terminó y salió María a saludar. Eso ya me cuadraba.

carlos-diez.jpg

Me emociono con el virtuosismo de Ion Fiz al confeccionar un mono con mano de couturier. Fiz es un superviviente, alguien que se ha visto obligado a reinventarse en más de una ocasión, sólo para mejorar y crecer. Pocos como él comprende la evolución que la costura ha sufrido en estos últimos diez años, los que lleva en el oficio, más o menos como yo. Quizás por afinidad generacional, o quizás porque simplemente siempre me ha caído muy bien, Juanjo (Ion) es mi apuesta segura por la alta moda española. Ninguna de sus piezas es fruto de una idea fácil, sus fuentes nunca son obvias… Sí, podemos decir que esta colección es muy años 40, quizás, pero está construida desde la perspectiva del siglo XXI sir recurrir a clichés estéticos.

ion-fiz.jpg 

Me emociono cuando mis expectativas se cumplen al ver desfilar a un Leandro Cano cuya colección palpé hace unos meses en Sevilla y en este blog lo conté. Se merecía estar en Ego y ver sus creaciones en ese marco con los recursos de producción que conlleva. Leandro realiza en esta su colección de graduación un ejercicio de virtuosismo creativo incuestionable. Escuchad lo que os digo: conseguirá llegar a donde se proponga. Este tipo de riesgo conceptual es el que espero yo de un joven diseñador, quiero que me rete y mi abstraiga, cosas ambas que Leandro ha conseguido. Él es una pequeña muestra del buen hacer de la escuela de moda CEADE de Sevilla, no perdais de vistas a los chicos que de allí salen.

leandro-cano.jpg 

Y por seguir podría decir que me emociona como Ágatha demuetra su inmersión en una etapa de una nueva madurez estética sin traicionarse; o me emociona como Miguel Palacio demuestra que la vieja guardia puede aún dar lecciones a los que llegan; o me emociona como Etxebarría nos lleva al límite de la elegancia avant-garde masculina… pero eso lo dejaré para otro momento, más en profundidad.

Así que al próximo que ose especular con que odio la moda española que se tenga a las consecuencias.