Blogs

Entradas con etiqueta ‘moda’

Un cárdigan con personalidad propia

Jueves, 29 Octubre 2015

llamazares-delgado.jpg

Cárdigan de Llamazares y de Delgado con cuello smoking, tricotado en punto de lana vicuña, sin botones, con cinturón, con bolsillos plastrón volátiles. 180 euros.

Hay prendas que enamora cual flechazo de cupido. Eso me suele suceder con todo lo que hacen Llamazares y de Delgado, o lo que es lo mismo, Jaime y Fabricio. Sus prendas para hombre tienen ese aire retro y romántico, sobre todo en la selección de materiales, que personalmente tanto me fascina. Cuando vi este cárdigan de su colección otoño/invierno 2015/16 quedé rendido ante su belleza. Es  una prenda que en mi imaginario me sugiere historias de elegancia decadente gatopardiana y me lleva a esos batines que los dandis decimonónicos usaban en el hogar sobre el traje. Claro está que es solo una asociación de ideas muy personal, puesto que si nos detenemos a mirarlo bien esta pieza de Llamazares y de Delgado tiene un halo muy moderno, casi minimal.

Se combina perfectamente con una t-shirt o camisa blanca y unos jeans oscuros” me comentan los diseñadores, “puede llevarse cerrado a modo de albornoz o completamente abierto”. Y es que la magia de las prendas de este tándem barcelonés radica en su versatilidad, en su capacidad de adaptación a cualquier estilo individual sin necesidad de recurrir a los básicos impersonales. No sé si me hago entender. Lo que quiero decir es que Jaime y Fabricio tienen la capacidad de convertir prendas con personalidad muy marcada en piezas de fondo de armario.

Antonio Marcos, gerente de diseño de la colección de hombre de El Ganso: “Estamos orgullosos de poder vestir a los padres, a los hijos y a los abuelos”

Mircoles, 28 Octubre 2015

antonio-el-ganso.jpg

Todo empieza en 2004 con un propósito muy simple en apariencia: ofrecer moda de calidad, con un importante componente de ‘diseño’, con la garantía del ‘made in Europe’, a un precio asequible. Esa era la razón de ser de El Ganso. La deriva que ha tenido la empresa durante esta última década supongo que jamás cupo en los más enfebrecidos sueños de sus fundadores, los hermanos Álvaro y Clemente Cebrián. Hoy El Ganso está presente en 10 mercados con 114 puntos de venta. Un crecimiento ha sido tan impresionante que entraron en el radar de una de los mayores emporios del lujo, LVMH, que recientemente ha entrado en el capital del grupo textil español (ha adquirido el 49 % de su sociedad Acturus Capital) a través de L Capital, el fondo de inversión del grupo francés. Ello ayudará El Ganso a consolidar su liderazgo en su segmento de mercado y a continuar con el plan de expansión en Europa y otras regiones como Latinoamérica, EEUU y Asia.

Su línea masculina se codea sin sonrojo con firmas internacionales de primer nivel y se ha convertido en imprescindible para caballeros que cuelgan en sus armarios prendas de Ralph Lauren, CH Carolina Herrera o Hackett London. Nos acercamos al universo masculino de El Ganso de la mano de Antonio Marcos, gerente de diseño de la colección de hombre, que arribó a esta casa tras pasar por Scalpers, Loewe o CH Carolina Herrera.

El Ganso es una de las firmas de moda con el crecimiento empresarial más significativo que hemos podido ver últimamente. ¿Cómo afecta esto al diseño? ¿De qué forma están evolucionando las colecciones para llegar a un público cada vez más amplio? Nuestro esfuerzo radica en la renovación respetando siempre las raíces de El Ganso. Trabajamos fundamentalmente para adaptar las tendencias a nuestra marca buscando que las colecciones sean versátiles y contemporáneas. Tratamos de ofrecer una gran variedad de producto de manera que cualquier tipo de cliente que entre en nuestras tiendas pueda encontrar la prenda perfecta para cada ocasión, desde looks urbanos y sofisticados a otros más relajados y divertidos.  En definitiva, la marca ha llegado más lejos y está encontrando un público diferente.

elganso-1.jpg

Conceptualmente El Ganso ha evolucionado mucho respecto a su fundación, y su público objetivo se ha sofisticado. Ahora se busca un target más ‘alto’ (un hombre que busca más calidad, estilo y alta gama) de alguna manera. El Ganso ha crecido del mismo modo que nuestros primeros clientes, hoy día la edad media de nuestro público es de 38 años. En ese crecimiento, hemos mejorado las calidades, puesto un enorme interés en la confección y hemos evolucionado a un estilo actual que sigue siendo muy Ganso. Dicho esto, estamos orgullosos de poder vestir a los padres, a los hijos y a los abuelos, ya que, como decíamos antes, nuestras colecciones son muy amplias y versátiles. No sólo ideamos y fabricamos todo en Europa, sino que además nuestros proveedores de tejidos están entre los más reconocidos del mundo por calidad y por diseño. Aún así, seguimos ofreciendo un producto a un precio razonable.

¿Cómo definirías al hombre que viste de El Ganso? El hombre que viste de El Ganso es una persona elegante a la que le gusta poner cierto color y alegría en su vida. Combina  a la perfección la formalidad de ciertas ocasiones con el estilo casual y es un hombre de mundo comprometido con el medio ambiente.

¿Qué es lo más significativo de la línea masculina en cuanto a “identidad”? La personalización a través de elementos menos evidentes, como los estampados corbateros o los lunares, aplicados a prendas clásicas. Las camisas de tinte índigo y las camisas de motivos, junto con prendas de manga y pantalones que respiran en sus detalles ese mismo ambiente, son probablemente las características que más identifican la colección actual y que más nos diferencian.

¿Cuándo desembarcas en El Ganso qué objetivos personales te planteas respecto al futuro de la línea masculina? Particularmente uno de mis objetivos es contribuir a que la marca crezca, aportar experiencia, conocimientos técnicos y, en la medida de lo posible, hacer evolucionar a la misma, manteniendo su carácter tan reconocible. En este momento, en el que la marca debe adaptar las tendencias a su ADN, es un orgullo participar en la articulación de un discurso renovado y coherente. Creo que vamos por el buen camino.

elganso-2.jpg

¿Y qué es lo que más te impresionó de la firma que te encontraste una vez que te sumergiste en sus entrañas? La ilusión y la perseverancia de todo el equipo han sido dos de los elementos que más me llamaron la atención al llegar a El Ganso. En la compañía se respira optimismo, buen ambiente, compañerismo y, por encima de todo, hay muchas ganas de hacer cosas y de crecer haciendo equipo.

Hace poco habéis incorporado al equipo de diseño a Antonio Riera, ¿qué crees que os va a portar su experiencia en firmas como Carolina Herrera, Cortefiel o El Corte Inglés? El refuerzo del equipo de diseño siempre es una buena noticia para los que trabajamos en él. Mi incorporación hace ya más de un año al equipo de Álvaro y Alejandra surgió por la necesidad de aportar otro punto de vista, en esta misma línea Antonio Riera nos ayudará con sus conocimientos, una mirada fresca y trabajará con nosotros para que El Ganso no deje de reinventarse. Además, tiene un estilo personal muy Ganso a la vez que trabaja conectado a las tendencias.

¿Entonces hacia dónde os dirigís? El Ganso se encuentra en una etapa muy bonita de crecimiento y expansión internacional. Tenemos por delante un futuro repleto de retos que iremos superando con ilusión, ganas y trabajo en equipo.

¿Qué tendencias o líneas de trabajo de la colección de otoño/invierno destacarías? De esta colección destacaría los tejidos nuevos de camisería con tratamientos diferentes y con una presentación “soft”, nuevos modelos de cuellos más pequeños y detalles más sutiles. Como novedad en los pantalones, incorporamos la micropana y la sarga lavada además de los detalles estampados. En cuanto al punto, lanzamos nuevos modelos apostando por los colores melange. En la colección de prenda exterior, además de los abrigos clásicos, ofrecemos prendas técnicas, tejidos con membrana, encerados y patrones nuevos, como los abrigos sin hombreras, los chalecos acolchados o las parkas.

elganso-3.jpg

Sois unos renovadores de la sastrería clásica. La sastrería ha evolucionado hacia prendas más desestructuradas en las que las entretelas rígidas dan paso a aspectos más naturales y relajados. La colección, además de los elementos tradicionales, se renueva haciendo americanas con bolsillos de parche, sin hombreras y sin forro. Todos los tejidos que van desde algodones atemporales a lanas más invernales, son de altísima calidad y siempre fabricados en Europa por los mejores proveedores. La extensa colección de chaquetas, ofrece desde lisos hasta cuadros ventana, pasando por espigas, tartanes y estructuras. Hemos potenciado la presencia de detalles más actuales con forros e interiores de cuello con estampados de topos, motivos corbateros, etc.

Y también habéis hecho una apuesta importante por el calzado. La renovación en el calzado es notable, nuestros modelos más clásicos de deportivas y zapatos se actualizan con forros estampados y detalles camiseros y de corbatería. Introducimos una gran variedad de modelos nuevos con pieles y antes de gran calidad: blucher, loafer, monk, derby, desert boot, derby crepe, worker boot, etc. Si hablamos de versatilidad, esta colección es un gran exponente.

Como consumidor, ¿con que prenda de esta colección te quedarías si solo pudieras elegir una? ¿Y de entre los accesorios de la firma? La respuesta no es fácil, ya que dejo fuera muchos productos muy atractivos que encajan perfectamente con mi gusto personal, pero si he de decidirme por una sola prenda, sería el blazer de punto azul marino. Es un tejido italiano muy especial llamado “giro inglese” y el patrón de la prenda es totalmente desestructurado y sin forro. El zapato “blucher” color burgundy es otro elemento de la colección que me entusiasma.

Muroexe hace frente al frío

Lunes, 26 Octubre 2015

muro-3.jpg

Modelo ATOM, el fondo de armario de Muroexe, (85 euros); Supercell HP (95 euros) y Supercell LP (85 euros), todas disponibles en es.muroexe.com

Las Muroexe cumplen ya dos años en el mercado y parece que fue ayer. Nacieron con el propósito de innovar, y lo consiguieron desarrollando un nuevo concepto de zapatilla urbana, de corte minimal pero con estilo vanguardista. Desde entonces, y temporada tras temporada, hay ido dando giros de tuerca lanzando su producto con pequeñas innovaciones en materiales, texturas y tecnología. Ahora le toca el turno a  ‘Supercell’, una colección pensada para la dureza climatológica que se nos avecina. “Supercell, es la opción perfecta para el invierno, ya que gracias a su tejido podemos enfrentarnos a las inclemencias climatológicas sin perder nuestro estilo” explican desde la firma. “La colección HP, está preparada para las más fuertes lluvias y la colección LP, para los días en los que el viento y el frío aprietan. Dos piezas que no deben faltar en nuestro kit de supervivencia”.

Supercell HP (High Precipitations) es la gama compuesta de cinco referencias construidas en un tejido experimental con apariencia gomosa preparado para resistir lluvias contundentes, mientras que Supercell LP (Low Precipitations) tiene dos referencias pensadas para climas más amables que proponen una revisión del tejido de chándal aplicado a una zapatilla. Un calzado versátil concebido para adaptarse a los giros inesperados que ofrezca el día a día gracias a que combina la funcionalidad de la zapatilla con la elegancia del zapato, el minimalismo visual y la estética contemporánea. Supercell además disfruta de las prestaciones que caracterizan al calzado de Muroexe, como la horma anatómica que garantizar el mejor ajuste al pie, rejillas y espumas, los interiores que otorgan al zapato una comodidad extrema, plantillas de alta calidad y suela flexible de poliuretano con la amortiguación necesaria para el día a día.

muro-4.jpg

Detalle de Muroexe Supercell LP .

Además son producidas todas en España, concretamente en Toledo, y todos los materiales proceden de Europa. “La producción en España nos ha permitido durante estos dos primero años mantener los estándares de calidad y de control en el más alto nivel. Ha sido una experiencia perfecta el poder acercarnos a la fábrica en 40 minutos y poder seguir todo el proceso teniendo en cuento hasta el más mínimo detalle. Además es importante por la cercanía con la gente que, con todo cariño, produce tus zapatillas”.

muro-1.jpg

Proceso de producción en el taller toledana que produce las Muroexe. 

Ellos mismos reconocen la complicación que supone posicionar un producto como este en “un mercado saturado, ultra competitivo y copado por marcas gigantes con presupuestos infinitos”, pero la diferenciación del producto y una exquisita atención a los detalles, del packaging a la atención al cliente, han conseguido afianzar su presencia en mercados como Alemania, primer país en ventas, Suecia, Holanda o España. Son más de 20.000 personas las que han comprado unas Muroexe desde su lanzamiento, y seguramente no más porque muchos productos salen al mercado en edición limitada. “El feedback de nuestros clientes ha sido el motor del crecimiento y de la elaboración de todos nuestros productos. Sin su apoyo y críticas, tanto positivas como negativas, no podríamos haber creado una marca hecha por y para ellos. Además de que el feedback ha sido muy bueno”.

muro-2.jpg

Manos expertas confeccionan cada par de zapatillas. 

¿El futuro? “Por el momento, queremos consolidarnos como una de las opciones preferidas de los treintañeros urbanitas de todo el globo. Además de seguir creciendo con nuevas siluetas que complementen nuestro ya icónico modelo: Atom”.

Todo lo que siempre quisiste saber sobre el pañuelo de bolsillo y nunca…

Viernes, 23 Octubre 2015

El pañuelo de bolsillo podía parecer hace algunos años algo demodé y hasta un tanto rancio, pero la silenciosa puesta en valor de la elegancia clásica entre un público joven ha hecho que vuelva a ocupar un papel protagonista. Por eso nos acercamos a los fundamentos básicos de este complemento de manos de tres expertos sin discusión.

lander-panuelo.jpg

Chaqueta 395 euros, pantalón 150 euros, corbata 99 euros, camisa 115 euros y pañuelo reversible 35 euros. Todo de Lander Urquijo. www.landerurquijo.com

Durante mucho tiempo, en España, sólo se ha usado el pañuelo blanco en los trajes reservados para ceremonias. Los novios, padrinos y testigos siempre han llevado un pañuelo en su chaqué o en el traje. También era fácil ver un pañuelo en los atuendos dedicados a las fiestas formales como los esmóquines” explica Lander Urquijo, cuyas sastrerías son un universo de elegancia sin parangón. “Afortunadamente esta situación está cambiando. Ahora la mayoría de las chaquetas van acompañadas de un pañuelo de bolsillo. Es un complemento sencillo y elemental. Es increíble cómo un pequeño cuadrado de tejido puede aportar luminosidad a cualquier traje o dar el toque final a un look casual compuesto de chaqueta y jeans. Además, es un accesorio relativamente barato que se puede repetir en innumerables ocasiones y acompañando a diferentes conjuntos. Es, sin duda alguna, uno de los complementos que ofrece más versatilidad dentro del hábito masculino, y como tal debe ocupar un sitio importante en nuestros armarios”.

La gran duda que surge frente al espejo es decidir qué pañuelo va con el look elegido. “Se puede combinar de diferentes maneras” explica Lander. “Quizá lo más importante para que la combinación consiga el éxito deseado es el juego de texturas y colores que se produce entre el pañuelo y el resto de la vestimenta. Huiremos de vestir un pañuelo idéntico a la corbata o camisa. Estos elementos deben tan sólo ser inspiradores para conseguir un look perfecto intentando coordinar diferentes matices de color, pero nunca calcando el mismo patrón”.

En esa línea Mané Navarro, propietario de MENCO, una de las boutiques masculinas más estilosas de Sevilla, deja claro que “no existen normas estrictas para llevarlos, pero sí un cierto sentido personal. Está bien buscar algún nexo de unión con algún motivo o color de la corbata, de la camisa, de la chaqueta o de los calcetines. Es verdad que cuando observamos a algunos hombres muy elegantes constatamos que los utilizan de forma muy anárquica, con un color o estampado que no tiene nada que ver con el resto de las prendas, pero que en el conjunto global del coordinado aporta una pincelada de armonía al look total añadiendo otro color. Este sería un nivel avanzado, aunque hay quién lo puede hacer de forma inconsciente o natural. Es la forma de utilizarlo que me parece más interesante y la que más impacto puede causar a la hora de observar el conjunto”.

menco.jpg

En MENCO (c/ Chicarreros 9, Sevilla) el precio de los pañuelos están en torno a los 38 y 45 euros.

Son tantos los estilos, tejidos y colores de los que goza este accesorio que se hace necesario constituir una pequeña colección personal para poder  elegir el más adecuado en cada momento. “La variedad es casi infinita, todo depende del estado de ánimo” nos explican desde Silbon, la firma de moda masculina que se ha convertido es todo un fenómeno y que en poco tiempo se ha convertido en un referente de la elegancia de sabor más British. “Un caballero debe tener tres tipos de pañuelos de bolsillos: blanco, ya sea de algodón o lino, e intentaremos evitar la seda en este tipo de pañuelo básico; fantasía, donde tienen cabida los lunares, las amebas, las flores o cualquier motivo que se nos ocurra y tejidos como seda, algodón, lana o lino; y los lisos, ya que siempre es bueno contar con un par de pañuelos lisos en colores como rojo, verde o azul marino”.

Aunque siempre encontramos fórmulas para que un pañuelo sea lo más versátil posible. “Esta temporada, influenciados por los tejidos utilizados en la creación de nuestra colección de camisería, los pañuelos de bolsillo tienen pequeños motivos, dibujos y formas que combinan con gran parte de la colección. Además ofrecemos a todos nuestros clientes el ‘Pañuelo Liso Reversible’ con dos colores totalmente diferentes para poder usar en diversos looks” señala  Lander Urquijo, que aconseja que “ante la duda, un pañuelo blanco funciona en la mayoría de los casos, aportando luz, color, contraste y sobre todo un punto de elegancia a todo el conjunto”. Así lo apuntan también desde Silbon: “Hay un pañuelo que va con todos los looks: el blanco. Para dar variedad al recurso del pañuelo blanco básico podremos jugar con las diferentes formas de doblarlo o colocarlo. Es decir, picos hacia fuera, picos hacia dentro o doblado recto. Es muy difícil que haya un pañuelo que no sirva para un look, debemos olvidarnos de combinar estrictamente dicho complemento con la corbata. Es mejor que haya armonía entre ambos elementos a que sean iguales o muy similares”.

silbon.jpg

Look Silbon www.silbon.es de otoño formado por americana (175 euros), camisa (59 euros), corbata (29 euros), pañuelo (24,95 euros) y pantalón (69 euros).

Mané Navarro también nos hace tomar conciencia de la importancia de elegir el material y textura apropiados para cada momento y look. “Al igual que en la corbata, el tipo de tejido del pañuelo depende de la hora del día en que se luzca. Las sedas con algo de brillo quedan para la noche y las lanas/seda, lanas, y tejidos más mates lo usamos por el día y para llevar con prendas más sport. Después estaría la forma de colocarlo, que también depende de la libertad, personalidad y seguridad en uno mismo, como en cualquier otra prenda. Hay infinidad de maneras, como esculpir el tejido o llevarlo planchado”.

Juan Carlos Pajares, joven diseñador: “Me gusta jugar con esa ambigüedad y el arriesgar a utilizar tejidos o formas que dan un resultado de un hombre diferente pero a la vez masculino”

Martes, 13 Octubre 2015

Ha llegado el momento de acercaros el trabajo de, Juan Carlos Pajares, uno de los jóvenes creadores más prometedores del momento cuya colección ‘Form Follow Function’ (primavera/verano 2016) pudimos ver el mes pasado en la última edición del EGO de la MBFWM. Pero esta entrevista se realizó justo tras la presentación de ‘She Dandy’, la propuesta de otoño/invierno en la que podemos ver los primeros guiños de este creador al universo masculino. Nacido en 1993, Pajares ha pasado por el ESDMadrid y la prestigiosa Central Saint Martins.

jcpajares-1.jpg

Looks masculinos de ‘She Dandy’ (Otoño/Invierno 15/16). Foto: Adriana Roslin. Estilista: Miguel Becer. Modelo: Jorge G. (Uno Models)

¿De dónde sale Juan Carlos Pajares? Soy de un pueblo de Guadalajara, Marchamalo, y la verdad que nunca he entendido de donde me viene la predilección por el diseño y por la moda. Comencé mi formación en bachillerato de artes, para continuar en la Escuela Superior de Diseño de Madrid, donde termino actualmente mi último año y el proyecto de final de carrera. Mi formación se vio potenciada gracias a la beca que gané para estudiar en Central Saint Martins de Londres.

¿Entonces en qué momento decidiste que querías que este fuera tu futuro? Siempre lo he tenido muy claro, ha sido muy fácil en ese sentido. El diseño es lo que me lleva al mundo de la moda. El llegar con tus ideas a la calle y que las personas las puedan llevarlas. He de reconocer que soy “muy fan” del Street style.

Impresionante la repercusión de ON CAPSULE COLLECTION. Fue una colección cápsula que lancé por petición de los primeros seguidores de la marca y de clientes. Fue una necesidad de empezar a aunar ideas y plasmar las primeras pinceladas de mi identidad como diseñador.

Y no han sido pocas las alegrías que te dio, hasta ser seleccionado para el LVMH Prize Young Fashion Designer 2015. Cuando recibí la notificación de uno de los integrantes del equipo, tuve que corroborarlo e inmediatamente contesté al email. Aunque no es un premio, es un reconocimiento muy grande y compruebas que tu trabajo es válido y de interés, y más si es para una empresa así.

Cuando una primera colección tiene tan buena acogida, ¿no da un poco de vértigo encarar la siguiente? ¡Mucho! Implica cambio de estación, de inspiración y concepto, y claro, es complicado. Además es una colección que tiene un lado muy de concepto para entender las prendas y sobre todo el estilismo.

jcpajares-2.jpg

Abrirse paso en la escena de la moda española pasa hoy por hoy por tener una buena estrategia digital, ¿verdad? Totalmente. Para mí ha sido y es fundamental.

¿Qué te gusta de trabajar en un mercado como es el español? Me gusta mucho la valoración de la artesanía y del buen hacer.

¿Y qué es lo que más te preocupa precisamente de ese ‘mercado español’? Me preocupa, entre otras cosas, la “poca” salida que tiene una marca ready-to-wear. La venta es mucho mayor en medida y en prendas para ocasiones muy puntuales, cosa que no defiendo para nada. ¿Por qué no ponerte una prenda de diseño cualquier día?

¿Qué te impulsa a reservar un hueco al hombre dentro de tu propuesta? Siempre he tenido ese punto de necesidad de mostrar a “mi hombre” además de es abrirse a un mercado que empieza a solicitarlo. Es necesario también realizar piezas para ambos sexos, el hombre también viste y se interesa por ello. La inspiración y todo esto ha coincidido y le ha dado cabida en esta colección.

¿Hacia dónde te gustaría dirigir precisamente esa línea masculina de tu trabajo? Mi trabajo se centra y se centrará en la mujer, aunque realmente me es muy interesante trabajar el hombre. Se dirigirá en un reflejo de prendas que ambos dos podrán llevar.

¿Cómo definirías el estilo que predicas para el hombre o cómo conceptualizarías al hombre para el que diseñas? Hombres con una base muy clásica con toques de diferenciación a la hora de la construcción o del material. Podemos ver en esta última colección monos sastres, o americanas con tejidos combinados como pelo y espiga de lana en una misma prenda.

¿Con qué códigos de la masculinidad te gusta jugar y transgredir y qué otros te parecen irrenunciables o inamovibles? Como he citado anteriormente, inamovible siempre es la base clásica, el buen hacer y las prendas básicas consideradas del “buen vestir” del hombre como es el traje sastre. Me gusta jugar con esa ambigüedad y el arriesgar a utilizar tejidos o formas que dan un resultado de un hombre diferente pero a la vez masculino.

jcpajares-3.jpg

Los masculinos looks de ‘Form Follow Function’ (primavera/verano 2016) 

La visita de Anna Wintour… Y ahora venid a por mí, que os espero.

Lunes, 5 Octubre 2015

wintour.jpg

¡Y la Virgen se nos apareció! Digo la Virgen porque aquí en España somos muy marianos, lo mismo podría haber dicho perfectamente que se nos apareció Dios. Pero no se nos reveló ni en forma de zarza ardiente, ni sobre un fresno en El Escorial, ni con el sol a la espalda en plan halo celestial plenipotenciario… No. Dios, la Virgen y Buda, si nos ponemos, se nos aparecieron en el Museo del Traje de Madrid encarnados, cual Divina Trinidad, en la persona de la inefable Anna Wintour, directora de Vogue USA. Allí se dirigieron en peregrinación la industria el sector de la moda española a clamar por el milagro.

Por lo que ha trascendido y he podido recabar, la conferencia o charla que dio se mantuvo en los cabales límites de la corrección. La sacerdotisa suprema dio unas vagas nociones de cómo navegar en el proceloso mar de la moda internacional. Obviedades, que no por obvias menos ciertas e instructivas. Pero no se entienda que critico a la Sra. Wintour por esa conferencia de Perogrullo, no me atrevería en la vida, soy así de cobarde. Sino que mi desagrado se focaliza en el sector de la moda nacional porque no entiendo qué esperaba. Wintour ofreció el catón más básico, pero es que a un niño que aún no sabe sumar y restar no se le puede meter en una clase de física cuántica del MIT. Así es la moda española (en su conjunto), un bebé en pañales, muy listo y con muchas posibilidades, pero que aún no sabe dar tres pasos sin tambalearse.

Días antes de la conferencia, y casi desde que Wintour expresara su interés por conocer en primera persona la asombrosa logística de Zara que le había elogiado Christopher Baily en una conversación privada (o no tan privada, habida cuenta que trascendió en el WWD), la moda española entró en ebullition. ¡Que viene La Wintour, que viene La Wintour…! En su momento escribí en Facebook que esto me olía a Bienvenido Mr. Marshall II, sin Berlanga pero con el mismo grado de disparate. Yo me imaginaba a los protagonistas de las pasarelas madrileñas yendo cogidos del brazo a recibir a nuestra Sra. Wintour cantando al unísono aquello de:

Los yanquis han venio’ ¡olé, salero! con mil regalos.

Y a las niñas bonitas van a obsequiarlas con aeroplanos.

Con aeroplanos de chorro libre, que corta el aire.

Y también rascacielos bien conservaos en “frigidaire”.

Y es que los españoles somos muy mucho de montarnos películas y ver El Dorado al alcance de la mano. En una conversación pública a raíz de ese ‘estado’ de Facebook, Txema Mirón (@FadFix), consultor freelance de prensa, comunicación e imagen, un profesional que respeto sobremanera, ¡e invitado al evento con la papisa organizado por la Embajada de los EE.UU!, me decía que en su opinión para acceder al Olimpo de la industria/ventas norteamericanas “las claves son muy claras: presentar allí, y participar del mercado estadounidense, ya sea con empresa, taller, desfiles, abriendo puntos de venta, y/o comprando páginas de publicidad. Creatividad sí, pero sin olvidar industria (norteamericana)”, algo que Wintour diría más tarde con sus propias palabras. El problema es que muchos pensaban que Anna (la llamo Anna porque en un desfile de Calvin Klein le mantuve la mirada casi 12 segundos sin que viniera un responsable de prensa y me pidiera que me marchara) vendría a España con una varita mágica y, ¡hala!, todos a las páginas del Vogue USA.

Marina Conde, diseñadora de La Condesa (@LaCondesaConde) me aclaraba vía Facebook igualmente, y tras hacerse público en diversos medios el malestar de ciertos diseñadores por cómo se desarrolló todo, que Wintour incitó a las nuevas generaciones a preocuparte más por la tecnología, “que todos deberíamos aprender nociones básicas de programación porque, como ha podido ver en sus recientes visitas al Silicon Valley, el futuro pasa porque todos sepamos controlar la tecnología que nos llega”.

Eso me recuerda un momento revelador (perdonadme la digresión) que tuve hace unos 20 años. Fui a la entrega de un premio literario y el veterano escritor, que no recuerdo quien era, la verdad sea dicha, dijo a los jóvenes aspirantes al oficio que leyeran mucho y de todo, de ciencia, tecnología, sociología, psicología… Especialmente de aquello que no les interesara a priori, porque es justo de lo que hay que formarse para enriquecer la literatura tanto en su forma como en su fondo, en el estilo y en la temática. ¡Joder, qué razón tenía! Pues Wintour ha dicho lo mismo: Señor diseñador, no puede estar usted encerrado en su atalaya de diseño con sus lápices de colores. Usted como cabeza de una empresa debe saber de TODO, básicamente para controlar los resultados (no se trata de que sepa usted hacer una página web, sino que tenga criterio para saber a quién encargársela y que lo que hace esa persona corresponde a las posibilidades reales que ofrece la tecnología en ese momento; o poder juzgar si su comunity manager está haciendo una labor que aprovecha todos los recursos comunicativos a su disposición; o si sus sueños creativos pueden realizarse o no en base a las tecnologías y técnicas desarrolladas o en desarrollo, y no acepte nunca la vía fácil que fabricantes desactualizados le ofrecen como alternativa porque saben darle solución a su reto…). Esto es como lo que dicen en las presentaciones de los Másteres en Dirección Turística que te prometen que pasarás por todos los departamentos de un hotel, desde contabilidad a limpieza, porque “para saber mandar primero hay que saber hacer las cosas”.

El Mundo se hacía eco del malestar de la moda española por cómo se ha gestionado todo, a quien se ha invitado, que asiento se le ha dado… Pero en el fondo de ese malestar lo que reside es cierta sensación de que el convoy de Mr. Marshall ha pasado de largo como en Villar del Rio (en este caso de paso a la Paris Fashion Week). Marina Conde me decía “la sensación que me da es que los asistentes quedaron resentidos porque no les impuso las manos encima y les solucionó la vida para siempre”. ¡Ahí le diste, querida! Aquellos no fueron a escuchar lo que Wintour tenía que decir, sino a perseguir un sueño.

¿Pero qué sueño? ¿Salir en Vogue USA? ¿Para qué? Olvídense de Anna Wintour, ella es una mujer de negocios, su interés en esta visita radicaba en reunirse con los ejecutivos de Inditex, cuyo modelo de negocio lo ha revolucionado todo, o está en el camino de hacerlo. Y con Dimas Gimeno, director general de El Corte Inglés (¿veremos más marcas americanas en El Corte Inglés en los próximos años?, ¿veremos marcas de El Corte Inglés en EEUU?), y con Isak Andic, fundador de Mango. INDUSTRIA. ¡INDUSTRIA! NEGOCIOS. RED DE VENTAS. LOGISTICA. SISTEMA DE PRODUCCIÓN… MONEY. La charla que dio en el Museo del Traje fue un gesto de buena voluntad y educación, y hay que agradecérselo.

Diseñadores, ¿quieren ustedes ser bendecidos por Vogue USA? Pues háganse esta pregunta: ¿PARA QUÉ QUIERO SALIR EN VOGUE USA?

Es que quiero vender en Estados Unidos. Bueno, pues su persona no es Anna Wintour, sino los responsables de compras de las principales boutiques y grandes almacenes, lo que se llaman ‘BUYERS’. Quizás les sería más rentable dejar de desfilar y pagarles un viaje de lujo a España a algunos de ellos. Una vez aquí se les realizan presentaciones privadas en un salón del Hotel Ritz, a puerta cerrada, y se les brinda unos días de turismo cultural, buen yantar y la legendaria cordialidad Made in Spain.

Digamos por un momento que consiguen traerse a Madrid a Eric Jennings, vicepresidente y director de moda masculina de SAKS (por aaquello de que este blog está ahora dedicado a la moda masculina española), y le presentan su colección. Digamos que Jennings queda impresionado por su talento (¡claro que sí!, el talento de los diseñadores nacionales no solo merece estar en primera línea, sino mucho más), y pongamos que le hacen un pedido in situ. ¡UPS! ¿Me dejan adelantar la respuesta del diseñador? “Vaya, esas cantidades no las podemos producir, necesito tiempo para buscar quien pueda fabricar…” Para  cuando vaya a terminar la frase, Mr. Jennings ya ha abandonado España y ha olvidado su nombre. Los americanos no compran sueños (ya no compran ni el tan traído y llevado sueño americano) sino realidades tangibles e inmediatas.

Pongamos ahora que su interés, señor diseñador, es simplemente un minuto de gloria en las páginas de Vogue USA, alimentar su ego. Ya lo dijo Wintour en su charla, “con internet es más fácil hacerse famoso. Pero la Red tiene una doble cara: es más difícil mantenerse”, o “es fácil hoy ser famoso, pero que eso no significa tener éxito en tu negocio“, tal y como han recogido algunos medios. Creo que algún asistente debió de sentirse ofendido porque se pusiera en tela de juicio su arrasador talento (pero sin ventas). Para salir en Vogue USA hay que seducir a sus editoras:

1) Vendiendo allí. Yo, como editora, ¿qué interés puedo tener en tu ropa si mi público no puede adquirirla? No olvidemos que las páginas de una revista son un negocio, no un proyecto artístico (eso me lo dijo Adolfo Dominguez en una entrevista en este mismo blog: “Si eres un artista te puedes dedicar a no vender. Van Gogh sólo vendió un cuadro en su vida. Pero un diseñador tiene que vender. Está claro que esta es una actividad con un alto componente artístico pero sobre todo es una actividad económica”).

2) Promoviendo tus colecciones en USA a través de un showroom y gabinete de prensa que te las muevan tanto entre la prensa como entre las tiendas, y colocándola a celebrities o socialites que pongan tu trabajo en el disparadero mediático…

3) Comprendiendo la idiosincrasia del público americano. El americano quiere el diseño al servicio de la vida diaria, de su rutina. Puede necesitar un traje de noche maravilloso, de los que los españoles sabemos (saben, yo no soy diseñador) hacer tan bien, pero donde está la clave del negocio es en la calle, en la oficina, en las reuniones familiares… Eso es lo que se ha llamado estilo Americano: un streetwear de gran calidad. Una mujer puede necesitar un traje de noche espectacular una vez al año, pero ¿cuantos pantalones se tiene que comprar?, ¿cuantas blusas?, ¿y zapatos?

4) Cultivando a la prensa (cosa que en España muchos toman a la ligera pensando que son el ombligo del mundo). Allí has de cuidar a la periodista o estilista, mimarla, mostrarle tu trabajo, que se sienta bien atendida, facilitarle los recursos, el acceso a tu mundo… Aquí en España muchos piensan que como son ‘diseñadores’ la prensa come de ellos, de sacarlos en sus páginas, cuando la verdad es que los que se aprovechan de los réditos de esas salidas en prensa son exclusivamente ellos. Una revista vende los mismos ejemplares sacando a Pepito Malote o a Ralph Lauren, sin embargo la revista no come de la no-publicidad que mete Pepito Malote y sí de las páginas que paga Ralph Lauren. Así que cuando un periodista español los llame, háganme el favor, no les hagan perder el tiempo.

Si todo esto no lo dijo Wintour en su visita a Madrid supongo que es porque lo daba por sobrentendido.

No quiero terminar sin señalar que tanto digo una cosa, como digo la otra (así de polifacética y contradictoria es mi honorable persona). Quiero romper una lanza por todos aquellos diseñadores y firmas que sí que hacen sus deberes. Que se mueven con inteligencia en las nuevas tecnologías y las redes sociales, que trabajan con respeto con la prensa (no queremos –al menos yo- regalos, lo que queremos –al menos yo- es que el trabajo no sea cargar con la piedra de Sísifo constantemente). Esos diseñadores que saben que el objetivo de su trabajo no es inflar su ego sino satisfacer a una clientela. Los hay. Los hay en la industria de la moda española, y no son poco. Podría ser elegante y no nombrar ninguno, pero como soy un zafio voy a poner un ejemplo: Lander Urquijo. Lander ha sabido conjugar perfectamente su enfoque de moda de lujo con las necesidades del hombre real de la calle; ha creado un mundo de exquisitez artesanal trabajando de manera envidiable su presencia en las redes sociales (sobre todo en Twitter); siempre accesible para nosotros, la prensa, con portavoces (tanto si llamas a la tienda como si hablas con su maravillosa responsable de prensa, Marina) de trato entregado, solícito e impecable; Lander mismamente es un caballero de trato impecable y cálido… No existe un pero. Igual que Lander Urquijo puedo nombrar a firmas como SOLOiO, diseñadores como Purificación García, talentos como Roberto Etxeberría que sabe rodearse de buenos profesionales, o creadores con lo que cada charla es una experiencia enriquecedora como Agatha Ruíz de la Prada o Modesto Lomba. Parándome aquí sé que habrá quien diga, “¡jo, con lo bien nos llevamos y no me ha mentado, que tío más capullo!”. Perdóname, la confianza da asco.

Florentino, un fenómeno en expansión

Jueves, 3 Septiembre 2015

Vamos, permítanme la expresión coloquial, pero es que Florentino está que se sale. Ayer mismo se lanzaba el comunicado en que informaban sobre la apertura de una nueva tienda propia en Oviedo. Para los de por allí: el establecimiento está situado en el número 5 de la céntrica calle Uría y su inauguración está prevista para el próximo día 11 de septiembre.

flagship-store.jpg

Nueva flagship dde Florentino en Oviedo. 

Florentino es una firma en crecimiento, con un plan de expansión nacional que contempla la apertura de una veintena de tiendas propias en un período aproximado de cinco años, dos de ellas este mismo mes, en las ciudades de Santander (Plaza del Príncipe, 1) y Bilbao (C/Rodríguez Arias, 47). Hoy por hoy hablamos de una insignia con doce puntos de venta propios en España, presente en numerosas tiendas multimarca y centros comerciales, muy importantes estos últimos en su plan de expansión, ya que en la cadena de El Corte Inglés, sin ir más lejos, prevé abrir antes de que termine el año nuevos córners en las plantas de caballero de los centros de Málaga, Vigo, Madrid, Tarragona y Cornellá.

Estamos hablando de una empresa que comienza su andadura en 1963 de la mano del diseñador y empresario Florentino Cacheda, que con lo que lleva llovido no podemos menos que quitarnos el sombrero ante su empuje, ya que en vez de parapetarse y aguantar posiciones ante la adversidad ha decidido apostar por una estrategia audaz y emprendedora.

Cuando anunciaron estas aperturas antes del verano aproveché para hablar con el señor Cacheda y preguntarle si no da un poco de vértigo inaugurar tres tiendas nuevas en tan poco tiempo, a lo que me respondió que “contamos con un equipo experimentado para afrontar el reto, y confiamos en nuestros valores y experiencia para conseguir los objetivos de expansión que nos hemos propuesto”. ¿Pero cuál son esos valores, esas señas de identidad que les anclan con fuerza en un mercado tan turbulento como es el de la moda? Pues me dice que las señas de identidad que Florentino mantiene como irrenunciables desde el principio de su creación son “el nivel de experiencia y el esmero en conseguir productos de alta calidad, cuidando los detalles y manteniendo el equilibrio en los precios, esa es la filosofía que hemos mantenido y a la que no renunciamos”. Pero por el contrario, en cuanto a la estética de sus colecciones, sí que se muestran permeables a las tendencias estilísticas y sociales de su público. “Evolucionamos de acuerdo con una sociedad, cada vez más exigente, que demanda productos innovadores que se adapten al estilo de vida actual”. En ese sentido me explica que su percepción es que el español como consumidor de moda “está más preocupado por su aspecto estético, toma sus decisiones mucho más personalmente y valora la seguridad que proporciona sentirse vestido de acuerdo con su personalidad”.

desfile.jpg

Desfile de la firma en la CPM - Collection Première Moscow el pasado febrero.

Es encomiable especialmente que produzca íntegramente todas sus prendas desde su sede central en Lalín (Galicia), especialmente cuando sería tan fácil la deslocalización de la producción bajo el pretexto de la eficiencia logística dado su importante mercado internacional. Y es que el proyecto de expansión de la marca alcanza también el ámbito internacional, cómo no, centrándose especialmente en los mercados asiático y americano, contando actualmente con presencia en países como Francia, Portugal, Filipinas, Egipto, México, China, Corea, Camboya, Líbano y los Emiratos Árabes, entre otros muchos. A finales de junio sin ir más lejos comunicaban desde la firma que acababan de firmar un acuerdo de distribución para todo el territorio japonés para llevar la marca a los mejores puntos de venta del país, comenzando por posicionar a Florentino en tiendas multimarca y departamentales y, progresivamente, avanzar hacia el modelo de córners y tiendas propias.

Florentino Cacheda demuestra que es un hombre con visión de futuro que, nos solo ha llevado a Florentino (la marca) a lo que es hoy, sino que cuando contempla su obra lo que le ilusiona es “la integración en la empresa de una nueva generación, que asegure su proyección en el futuro; me ilusiona pensar que el camino andado por Florentino tiene un presente y un futuro esperanzador”.

Look ‘Gangs of New York’

Lunes, 20 Julio 2015

tenkey.jpg

En su colección de otoño/invierno 2015/16, la firma Tenkey reflejó a la perfección lo que podemos tildar de ‘Look Gangs of New York’. Pantalón ajustado de talle altito, camisa entalladita (un poco arremangada), tirantes y una gorra de paño. ¡Tachán! La clave está en el talle del pantalón y la holgura de las perneras. Si el pantalón fuera holgado o el talle bajo, todo el efecto deseado se desmoronaría. Prueba a lucir como un currante dickensiano del siglo XIX.

Aran Azkarate y Andrés Iglesias de CommeDesMachines: “En el futuro la moda que no sea ética será penalizada”

Martes, 7 Julio 2015

cdm.jpg

El equipo de CommeDesMachines reunido.

Hace poco, con motivo de una colaboración que realizaron con honest by Bruno Pieters, os hable de CommeDesMachines, una consultoría especializada en reflexionar sobre los nuevos modos de interrelación e interacción entre la moda y la tecnología. Sí, no suena muy propio de un proyecto con sello español, pero lo es, y os asombrarías la cantidad de startups españolas que están trabajando en esa vertiente tecnológica de la moda  que está por venir y que no tardará en entrar en nuestras vidas.

La cabeza visible de CommeDesMachines son Aran Azkarate y Andrés Iglesias, que desde hace ya tiempo trabajan en la reflexión de “conceptos como la innovación, la sostenibilidad, lo slow, y la construcción de nuevos paradigmas vinculados a lo digital” como reza en su web, y con ellos un equipo formado por Jon Mikel Azkarate o Suso Kinki.

Me da a mí que estáis bastante locos, ¿es la locura necesaria para hacer cosas interesantes? [Andrés Iglesias] ¡Jajaja! Quizá alguna vez hemos sentido que nos miraban como si lo estuviéramos, sobre todo al principio, cuando empezamos… Pero en CommeDesMachines preferimos pensar que ya no hace falta estar locos para hacer cosas. Nosotros solemos bromear con la idea de que sólo hace falta una buena conexión a internet y muchas ganas. La tecnología ha roto con muchas de las barreras que teníamos en el pasado para desarrollar proyectos.

¿Cómo nace CommeDesMachines? [Aran Azkarate] Poco a poco, como suelen ocurrir las cosas que de verdad importan. Hace ya 3 años arrancamos con AAtlas, una investigación -aún en curso- sobre el modo en que las tecnologías digitales afectarían a nuestra industria: la moda. Teníamos la corazonada que algo aún difícil de imaginar estaba pasando… Cuanto más nos sumergíamos, más conscientes éramos de que, efectivamente, nos encontramos en un punto de inflexión. Así que decidimos unirnos y darle entidad real; lo que era un proyecto personal que compatibilizábamos con mil cosas más, se ha convertido en el eje central de nuestra vida. De hecho… ¡en una verdadera obsesión!

¿Pero qué demonios es lo que hace CommeDesMachines? [Aran Azkarate] Somos una consultoría especializada en la intersección de moda y tecnología. Alineados con lo sostenible, lo local, lo transversal, trabajamos para capacitar a nuestros clientes en la transformación digital que afrontamos. Les ayudamos a gestionar, a construir sobre nuevos paradigmas. Además, desde hace un año también aportamos soluciones biodegradables impresas en 3D: botones, peines, etiquetas, fornituras, accesorios, etc. La fabricación digital pone a nuestro alcance no sólo infinitas posibilidades creativas, sino también la oportunidad de sanear nuestra industria.

¿No da miedo la revolución que puede suponer la impresión 3D para la moda? [Andrés Iglesias] Por lo general, nos da miedo lo desconocido y con la tecnología suele pasar. Nuestro trabajo como consultores consiste en que las marcas pierdan el miedo a ese halo de misterio que envuelve a la tecnología. La impresión 3D no deja de ser una herramienta de fabricación que pone en nuestras manos la capacidad de diseñar cuando, como y lo que quieras.

La moda se ha hecho demasiado vertiginosa y global para ser ética y responsable, ¿no os parece? [Aran Azkarate] Estamos de acuerdo en que así ha sido… hasta ahora. En nuestra opinión, el mundo como lo conocíamos está a punto de cambiar y, si queremos, para bien: tenemos por delante un futuro conectado, comprometido, colaborador… Las tecnologías digitales en esta dirección. La impresión 3D está poniendo patas arriba el modo en que hemos diseñado y producido las cosas, poniendo de relieve todas las deficiencias de la industria tradicional. Pasaremos de la producción en masa a la personalización en masa, construida sobre una multitud de pequeños nuevos actores conectados entre sí a tiempo real… ¡Estamos en un momento histórico!

¿Creéis que en cuanto en moda no solo hay que educar a los productores sino también a los consumidores? [Aran Azkarate] ¡Por supuesto! Todos debemos asumir el compromiso de compartir y divulgar los conocimientos que adquirimos a lo largo de nuestras trayectorias. Hay que devolver a la comunidad lo que la comunidad te da. Pero lo que es igual de importante: ¡la industria también tiene mucho que aprender del consumidor!

¿Es la ecología una premisa de futuro para la moda? [Andrés Iglesias] Más bien creemos que es una premisa para el presente. En el futuro la moda que no sea ética con el medio ambiente y con las condiciones laborales será penalizada. La idea de la moda rápida, tal y como la conocemos ahora, tiene los días contados. Nosotros creemos que la tecnología tendrá un papel fundamental para el desarrollo de una moda más ética, tanto con nuevos procesos de fabricación como la impresión 3D; como con el desarrollo de textiles; como en la manera de consumir. En el futuro veremos que moda, tecnología y sostenibilidad irán de la mano.

Y para terminar una curiosidad. ¿Cómo llega Bruno Pieters a vuestra vida? [Andrés Iglesias] Nosotros éramos seguidores de su trabajo desde los inicios. La filosofía, espíritu y valores que transmite Bruno Pieters en HonestBy nos conquistaron. Un día nos cruzamos con él en las redes sociales y le agregamos para seguirle de cerca… Y, ¡zas! Una buena mañana recibimos un mensaje de Facebook y ahí empiezo todo. Si lo pensamos bien… no podría haber llegado de otra forma que no fuera digitalmente.

Hoy cumplimos 7 años en Fondo de Armario

Martes, 31 Marzo 2015

Sí, llegó el aniversario de Fondo de Armario. Y sí, este año me he acordado de celebrarlo. Son siete años en la brecha repleto de ilusión, evolucionando, aprendiendo y disfrutando. Para realizar este post de aniversario me he dedicado a recorrer el blog a lo largo de su historia para ver de qué iba en su génesis y hacia dónde se ha dirigido. La primera evolución obvia es que nació con vocación general, tratando la moda y el lifestyle tanto masculino como femenino, y ahora está dirigido al hombre en exclusiva. Pero las premisas que han dirigido mi mirada en todo este tiempo permanece asombrosamente inalterables y puedo suscribir palabra por palabra el manifiesto constitutivo con que se abrió Fondo de Armario en 2008.

Ciertos valores han sido constantes a lo largo del tiempo, como la puesta en valor de la artesanía, del producto premium hecho a mano, del saber y la técnica que pasan de generación en generación de padres a hijos, de maestros a discípulos. Le hemos dedicado espacio a artesanos de gran prestigio como Dimitri Gomez, el artífice de los zapatos hechos a medida de Crockett & Jones. O los camiseros de Hollywood, Anto, fundada en 1952 y que ostenta la dignidad haber tomado medidas a mitos como la famosa Rat Pack de Frank Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis Jr. “Muchas firmas han cambiado de hecho a mano a la producción en serie. Nosotros continuamos con la tradición clásica porque es lo da la individualidad” me contaban desde Los Angeles en diciembre de 2010.

La vocación por los productos ecológicos y socialmente responsables también ha sido una pequeña obsesión de este blog. “Conseguir una producción de moda 100% ecológica es un logro 100% para el medioambiente” me decía en abril de 2009 Wolf Lüdge, Managing Director de hessnatur, “nosotros hace 32 años que producimos moda ecológica y somos pioneros de introducir textiles orgánicos”.Así mismo, John Patrick creador de la firma Organic, buen amigo de este blog, me decía en 2011 que “los eco-negocios se están convirtiendo rápidamente en la corriente dominante. Las ideas de los que primero emprendimos el camino están siendo apropiadas y absorbidas por los grandes negocios”. Mientras que Lucio Castro, diseñador bonaerense afincado en Nueva York, me daba en septiembre 2013, durante la celebración de la New York Fashion Week, una definición personal y que comparto: “Moda ética es la que no esconde a las personas que tocan cada prenda

Y un día llegó, como ya he dicho, el momento de volcar todo el esfuerzo en la moda masculina. No sólo porque me parece que es el ámbito donde se están haciendo cosas más interesantes en estos momentos, sino porque ha sido históricamente el más desatendido, como bien me corroboraba en 2013 Alejandra Brizio, directora general de SOLOiO, marca de referencia en cuanto a complementos. “El hombre es el gran olvidado de la moda en España” compartía con Fondo de Armario. “El hombre empieza a conocer, a discernir calidades. Antes se limitaban a asocial caro con bueno y barato con malo. Ahora entiende más de tejidos, de terminaciones, y son capaces de asumir que existen propuesta de calidad más alta y precio barato”. Se hacía necesario un cambio de visión, una labor didáctica tanto por parte de los medios como de las firmas de moda. Baste rescatar las palabras del diseñador Antonio Azzuolo en este blog en octubre pasado, en que decía que “todavía vivimos en unos tiempos bastante conservadores. Quizás sería de agradecer una revolución definitiva en la moda masculina”. Y yo asumí el reto.

Hemos analizado las claves de este vasto sector que es la moda. Hemos visto antiguas firmas redefinirse con jóvenes directores creativos, como el caso de Carven de la mano de un flamante diseñador que apasionaba a una nueva generación de consumidores, Guillaume Henry, y que me daba como titular al respecto en 2011 que “una firma antigua puede ser increíblemente moderna”. Y aquí hemos visto nacer y crecer diseñadores y firmas que hoy por hoy son todo un referente del menswear patrio como García Madrid. “Por el momento lo llevo lento pero seguro, teniendo claro donde estoy y donde quiero llegar” me contaba Manuel García en julio de 2010. “La colección se va afianzando y el número de clientes va creciendo cada vez más, pero aún queda mucho que hacer y trabajar, esto es un sin vivir”. Y fijaos, hoy por hoy cuenta con dos tiendas y un outlet en Madrid y otro establecimiento en Chile. Para mí García Madrid ha sido una de mis apuestas ganadoras en este tiempo.

Pero también me precio de haber sido un grano en el culo de la moda española (y la moda en general como farándula), negándome a ser complaciente, mostrando sus debilidades y sus potencialidades (y aplaudiendo sus aciertos, por supuesto). Le doy las gracias a los diseñadores que han compartido sus inquietudes y preocupación conmigo sobre el devenir del sector, como el gran Josep Abril, que en mayo pasado me decía que aquello que los críticos de moda cacareábamos como ‘estilo mediterráneo’ “nunca ha existido, ni en el menswear catalán ni en el español, (no me refiero al low cost) ni en periodos florecientes ni en periodos de crisis. Siempre que ha parecido lo contrario ha sido un espejismo. Este creo que es el gran punto a resolver. ¿Por qué no nos creemos a nosotros mismos? El hecho de que los referentes mundiales sobre nuestra ‘moda’ sean marcas de producto low cost y copiado… habla por si solo”. O el no menos grande Boris Bidjan Saberi que en 2013 decía que “la moda es comunicación. Pero a mí no me interesa el significado de ‘moda’ en si mismo. Estoy más interesado en la actitud y el estilo de las personas. Es algo que nace de dentro”. Adolfo Dominguez también se abrió a este blog y compartió su visión de esta industria. Cuando le pregunté si creía que la prensa castigaba a los diseñadores que les salían las cuentas, me dio un rotundo “sí, nos tildan de moda ‘comercial’. Pero eso no es un demérito, es que no hay otra. Si eres un artista te puedes dedicar a no vender. Van Gogh sólo vendió un cuadro en su vida. Pero un diseñador tiene que vender. Está claro que esta es una actividad con un alto componente artístico pero sobre todo es una actividad económica”. El titular de aquella entrevista es una premisa a nunca perder de vista: “Si solo sales en prensa y no vendes tu trabajo se convierte en una cosa fatua” decía el gallego. Por su parte Dirk Schönberger, director creativo de la adidas Sport Style Division, entró al trapo en 2011 y preconizando otro modelo de moda donde la personalidad del diseñador no eclipsaría el valor del producto: “Los diseñadores estrella serán siempre importante para una marca. Pero hoy por hoy los consumidores son más conscientes y sensibles respecto a la imagen y la comunicación que la marca o el diseñador implica. Creo que Galliano es un gran diseñador, pero hay una nueva generación arribando que es mucho menos teatral y mucho más realista. Creo que la provocación y la extravagancia por si solas no te hacen un buen diseñador”.

A todos ellos, a los que han hecho posible los contenidos de este blog en estos siete años: ¡GRACIAS! Mil gracias por dejarme acercarme a vuestro universo, por permitirme compartir vuestro camino, y por haber sido una fuente de aprendizaje sin límite. Y, por supuesto, otras mil gracias a mis lectores, por estar ahí.