Blogs

Entradas con etiqueta ‘modelos’

Yo soy ‘feo’… y me gusta

Mircoles, 7 Octubre 2009

mujer-real-dove.jpg

El periódico The Guardian se hizo eco de la iniciativa de la revista femenina alemana Brigitte por la que a partir de 2010 prescindirían de modelos profesionales al sentir que no representan a sus lectoras. ¡Bravo! ¡Por fin una voz sensata! Ya empezaba a preguntarme si estaba loco, si era el único que veía que la imagen de la actriz Keira Knightley en la publicidad de Chanel no sólo puede ser considerado apología de la anorexia extrema, sino que me atrevería a calificarlo como terrorismo sanitario-emocional contra las mujeres. (Que conste que adoro Chanel y su publicidad, especialmente aquella época de Inès de la Fressange, solo que lo de la Knightley me pone de los nervios porque es antiestético).

La firma cosmética Dove ya puso en práctica su especial cruzada en pos de la dignificación de la mujer real. ¿Qué hay de malo en la mujer real? ¿Por qué han de hacernos sentir mal con ser como somos? ¿La moda no debería embellecer y ayudarnos en vez de tener que ser nosotros los que tenemos que sacrificarnos por la moda? ¿Cuántas veces te has sentido humillada/o cuando has entrado en una tienda y un/a dependiente insolente te ha soltado a bocajarro “no tenemos nada de su talla”? A mí no me humillan con esa actitud, me ponen de mala leche, por lo que siempre respondo “no, no tienen nada que esté a mi altura”. ¡Y encima no comprenden a qué viene esa respuesta! Es como cuando entras en una tienda de Calvin Klein, por ejemplo, y te encuentras esos dependientes que en vez de entrevista de trabajo han debido de hacer un casting, porque son ultra delgados y esbeltos, vestidos con la ropa de Calvin Klein, y te dices: aquí no compro nada, porque por mucho que me gaste jamás jamás me estará la ropa como a él.

La gente real no tiene glamour” me dijo una vez un aspirante a fotógrafo cuando le propuse hacer un edito de moda con gente real. “No la tendrá tu madre o tu hermana” me dio ganas de decirle. Pues yo creo que sí tiene glamour la gente real, porque el glamour no es algo que vaya asociado a una talla. Es una actitud. Y si en el post del otro día sobre la ecuación de la elegancia introducía la variable F (Físico), no es porque el físico dé la elegancia sino que los diseñadores generalmente no saben hacer ropa que quede bien a físicos no convencionales (o con un poquito de tripita tan siquiera)… afortunadamente aún tenemos a los sastres y modistas en el negocio.

Andreas Lebert y Brigitte Huber, cabezas visibles de Brigitte, afirman que dejarán de lado a las modelos profesionales y recurrirán a la mujer de la calle y se les pagarán tarifas similares a las de las modelos (adelantándose a los maldicientes que apuntan a un intento de ahorrar costes). Lo cierto es que una publicación que saca al mercado 720.000 ejemplares cada dos semanas puede sentar un buen precedente para subir la autoestima de todos aquellos que nunca seremos sílfides. Es gracioso cómo comentan desde la revista que el uso del Photoshop es el inverso al tradicional, lo aplican a engordar los muslitos de pajarito de las modelos profesionales y darles formas más rotundas a sus siluetas, para que se aproximen a lo que la mujer ‘real’ puede considerar un modelo a seguir.

Las revistas ‘aspiracionales’ no son ajenas a este movimiento, y de cuando en cuando dedican números especiales a “todas las tallas” o “todas las edades”, pero no deja de ser anecdótico. Hay que firmar un compromiso por la mujer real, empezando por los diseñadores, que deben formarse (digo bien, “formarse”) para hacer prendas para todas las tallas, no que cuando quieren hacer una talla grande lo único que se les ocurre es ampliar la escala, como si quisieran vestir a una giganta de hechuras perfectas. “Tú te llevas el vestido –le dijo una vez una dependienta de boutique de un diseñador español a una amiga gordita– y una buena modista te lo puede ajustar por que tiene de donde sacarle”. Mi amiga no compró el vestido, sino que se compró una tela bonita, se fue a la modista y le hizo que le copiara el modelo. ¿Por qué tenía que pagar dos veces? Una vez al diseñador que le ofrecía un vestido imperfecto y otra a la modista que arreglaría la imperfección.

Yo soy real, vulgar, normal, hiper normal o subnormal, feo incluso… como quieran llamarme, me da igual, y estoy muy orgulloso de ser como soy, porque lo perfecto (o lo que gustan denominar ‘perfecto’) me aburre hasta la extenuación.

Divas negras y con actitud

Lunes, 7 Septiembre 2009

divas-afro.jpg

No sé si lo he escrito, lo he publicado, o simplemente lo he prensado mil veces, pero estoy convencido de que este año está marcado por la preponderancia de la belleza afro, y no sólo por el ascenso de Michelle Obama a los altares de la iconografía de moda. Yo, por mi parte, estoy prendado de dos potenciales aspirantes a iconos. Son dos cantantes negras de belleza singular, presencia arrolladora y un especial sentido de la moda (y no, no me refiero a Rihanna, que me parece un producto plastificado sobrevalorado).

La primera de ella consiguió que el mismísimo Sean “Diddy” Combs le produjera su disco Metropolis: The Chase Suite. Se llama Janelle Monáe, es original de Kansas y no puedo evitar pensar que todo era una gran broma cuando recibió un mensaje de Diddy via MySpace interesándose por ella. Pero era el Diddy genuino y ahora está a punto de sacar su segundo trabajo, Suites II & III: The ArchAndroid & the Great Divide. Tiene una voz rotunda, poderosa, como su estilo personal, muy masculino a la vez que retro con toques rockabilly.

La otra es la también enérgica Shingai Shoniwa, vocalista del grupo Noisettes. Ella es inglesa descendiente de zimbabwenses, y sus rasgos angulosos y acerados me recuerdan un poco a la belleza afilada de Grace Jones. Su estilo es ecléctico, donde podemos encontrar toques retros de los años sesenta con otros muy tribales. Con el segundo trabajo de Noisettes, Wild Young Hearts, se posicionan como un  must de la escena indie.

A mí lo que me interesa de estos dos bellezones morenos es que se empieza aceptar la belleza negra desde otra perspectiva alejada de la suavidad de las facciones de Beyoncé, Mariah Carey o la ya mencionada Rihanna. El negro es bello y atrayente, sin ambages, sin mestizaje, negro puro… que sabe mejor. Y si algo está cambiando es evidente en la tendencia de las portadas de Vogue USA, todo un termómetro al respecto, donde las chicas de color no abundan, y sin embargo en este año las portadas de marzo, abril y mayo tenían a Michelle Obama, Beyoncé y las modelos Liya Kebede y Jourdan Dunn (en una portada despegable con otras modelos).

Allá donde esté Yves Saint Lauren debe estar en el séptimo cielo (que juego de palabras más poco original) dado su fetichismo con las modelos de color que llevó él a la pasarela y que ahora son protagonistas, y justo en el año en que ha fallecido la primera modelo negra, Naomi Sims, que ganó fama mundial allá por los sesenta.

Algo también contribuido al cambio el centenar de veces que Naomi ha salido a la palestra de forma oportunista para denunciar el dominio caucásico en las pasarelas y que la edición italiana de Vogue decidiera el año pasado dedicarles el número de julio 2008 íntegramente a las modelos negras para denunciar ese absolutismo ‘blanco’.

Yo me alegro del cambio, pero más me alegraré cuando ello deje de ser motivo de un post. Así que os dejo dos videos de las nuevas divas negras a tener en cuenta… ¿no son hipnóticas?