Blogs

Entradas con etiqueta ‘pieles’

Adiós a las manchas (cutaneas)

Viernes, 30 Diciembre 2011

bodegon2.jpg 

Fotografía: Ernesto Castillo para Fondo de Armario

Esto de terminar el año siempre me causa un bajón anímico. No es que vaya a echar de menos el 2011 (¡maldito 2011!) pero en estos momentos en que nuestras mentes cierran el ciclo de 365 días y pone el cuentakilómetros a cero no puedo evitar sentir el paso del tiempo. Y ahí me ves, asomado el espejo escrutando las mil imperfecciones nuevas que me encuentro y que aseguraría que hace un año no estaban ahí. Tengo un buen amigo, relaciones públicas hiperactivo, que se hizo una especie de peeling con laser para borrar manchas de la edad en su frente y desde entonces va por ahí recomendándolo a diestro y siniestro con alegría y devoción. Cuando me lo recomendó me hizo temblar: “¿qué manchas ha visto en mi cara de las que no me he percatado?” me pregunté y salí corriendo al servicio más cercano para escrutarme en el espejo bajo la cruel luz fluorescente (siempre el baño que te pilla más a mano es el de El Corte Inglés inexorablemente).

Por eso, por terminar el año, y para los que sufrís preocupación dermatológica, como yo, y paranoia con las manchas de la piel, como yo, os dedico este post que comienza recuperando lo que escribí sobre la línea White Perfection de Selvert Thermal, que atenua la melanina y regenera en profundidad reduciendo las manchas localizadas producidas por la exposición solar, el embarazo o el paso del tiempo. Para saber más sobre el Sérum Técnico Clarificante (55 €) y la Crema Técnica Clarificante (64 €) pinchad aquí.

Si tienes la piel grasa otra línea de productos de alto poder aclarante que me ha parecido estupenda al testarla  es la White&Light de Montibel·lo. Esta trata el exceso de pigmentación de la piel gracias a un conjunto de revolucionarios activos de última generación y en concreto recomiendo el Despigmentante Específico de Machas (29,50 €) que es un fluido que se aplica directamente sobre la mancha actuando de forma similar a los peelings químicos. Es muy cómodo porque se aplica en formato roll-on.

Si tu piel es sensibles y tu problema más que de manchas es de rojeces e irritación, no puedo menos que expresaros mi entusiasmo con la línea Sensitive Hydraderm de Anne Möller, que se basa en avances de biogenética conseguidos mediante la observación de los mecanismos biocelulares que se activan en las células dérmicas durante los estados irritativos, y que han dado lugar a la identificación de los genes responsables de las reacciones cutáneas adversas en las pieles sensibles. Todo ello se concreta en La Creme haute tolerance antirougeurs (31 €), que es toda una experiencia. Animo a los hombres a usarla, sobre a todos aquellos que tienen una piel especialmente irascible a los estragos del afeitado. La crema me ha resultado un excelente apoyo a mi línea de post-afeitado habitual.

En esa línea, para los que quieren evitar más que ‘curar’ manchas, lo mejor es tener una piel hidratada. Ya sabéis que la propia Anita Rodick, creadora de The Body Shop, decía que la base de una piel sana era la hidratación, la hidratación y la hidratación. Yo soy un incondicional de una línea eco-cosmética que se basa en el uso de esencias naturales que se llama Corpore Sano. Entre su catálogo os propongo su Crema hidratante para pieles mixtas (15,40 €) que incorpora extractos de aloe vera, ortiga y viña roja que hidrata, protege la piel y normaliza el exceso de secreción sebácea. Un producto de inmejorable ratio calidad/precio.

Os deseo una excelente entrada de año (con unas pieles perfectas).

Nueva era glacial en la moda

Lunes, 15 Noviembre 2010

era-glaciar-1.jpg 

Han bajado las temperaturas, sí, sin duda… ¿Es hora de sopesar una de las tendencias más impactantes de esta temporada invernal: la tendencia inuit (o esquimal, o nueva era glacial, como prefiráis). Todo comenzó con la idea del Kaiser Karl I (también conocido por el vulgo como Karl El Grande o Karl Lagerfeld) de hacer traer un gigantesco iceberg de las lejanas tierras de Groenlandia como escenario de su colección otoño/invierno 2010/11 para Chanel presentada en el Grand Palais de París. Si Catalina II La Grande viviera se hubiera preguntado cómo no se le habría ocurrido semejante cosa a ella primero.

Su desfile abría con looks esquimales en pieles polares (falsas, por supuesto, lo chic no está reñido con lo fake, la Sra. Wintour se queda día a día más sola contra la PETA) trabajadas de forma que conserven su aspecto salvaje, tosco… pelo largo como sacado directamente de la piel del pobre oso polar. La idea básica de esta tendencia es que parezca que has ido de viaje a La Ponia y te hayas traído las prendas que los nativos se hacen para consumo propio.

¡Pero qué curioso! No ha sido el único que ha roto una lanza por esta tendencia. El dúo italiano Dolce&Gabbana, Antonio Berardi o John Richmond también se decantaron por trabajar las pieles al modo ‘fondo de armario de un iglú’.

Bueno, descendamos a la realidad. No digo que estas pieles no sean ponibles, todo lo contrario, coge un buen abrigo de pieles asalvajadas y conjúgalo con unos jeans y serás lo más chic que se pasee por tu barrio, sea Paracuellos del Jarama o el Barrio de Salamanca. Pero si somos realistas hemos de tener claro que estas tendencias extremas donde mejor se concretan y tienen su más digno reflejo en la calle es en el terreno de los complementos:

Las botas (altas, de media caña o botines) estarán forradas por envolturas peleteras, el punto ‘authenticity’ lo ponen los correajes que darán la sensación que son realmente fundas de piel para tus botas de toda la vida. Así lo hemos visto en las propuestas de D&G, Christian Louboutin, Manoush, Enrico Lugani, Icône o Janet&Janet.

era-glaciar-2.jpg 

Los bolsos no se quedan atrás. Roberto Gandolfi, Apnea, Diverso Italiano o Miu Miu proponen modelitos que harán dudar a los que se crucen con tipo por la calle si llevas un bolso o un perro chow chow con asas (perdonadme el humor, en serio que son bolsos hiperchic).

era-glaciar-3.jpg

En fin… una tendencia más que nos hace realizar un ejercicio de cordura y mesura. Pero si no fueran por esta locura ¡qué aburrida sería la moda!