Blogs

Entradas con etiqueta ‘Prada’

Si Prada se agota… nosotros proponemos alternativas

Viernes, 18 Noviembre 2016

Sí, señores, es rabiosa tendencia. Lo dice Prada y con eso ya está todo dicho. Los cardiganes masculinos de diseño colorista y cierto toque hands & crafts son lo más. Indiscutible. No digo más que el cárdigan arcoíris de punto de intarsia que luce Eddie Redmayne en la campaña de este otoño de la firma italina, y que todos/as los/las estilistas se han peleado por sacar en sus editoriales de invierno, se agotó. Finito! Caput! Arrivederci Roma! Te quedaste con las ganas.

¿Pero quién dijo que no hay otras opciones en el mercado (más llevaderas y asequibles) para marcar tendencia? Yo no, desde luego. Porque fijémonos sin ir más lejos en esta apuesta de la firma cordobesa SILBON por los motivos ‘navajos’. Igual de colorista, con ese toque retro artesano que tan en boga está, y mucho más ‘masculino’ que las ocurrencias de Miucca.

slbon-jersey.jpg

Cárdigan navajo de SILBON. 69 euros.

Aprendamos la diferencia entre made-to-measure y bespoke

Lunes, 15 Septiembre 2014

prada-made-to-measure.jpg

¡Pero qué miedo se le tiene al “hecho a medida”! Está claro que muchos de esos miedos derivan del costo, pero también nos encontramos con aquellos que no se atreven por simple pudor, se les hace un mundo entrar en una sastrería y dejarse ‘hacer’. Aunque las opciones que hay en el mercado para el hecho a medida son varias y pueden ayudarte a familiarizarte con ese mundo paso a paso. Tenemos por un lado las webs que remitiendo tus medidas te confeccionan prendas en base a ellas, otras empresas o firmas ofrecen incluir pequeñas modificaciones (como bordado de iniciales) a las prendas confeccionadas… Pero eso es trivial, le verdadero ‘a medida’ se hace con el cliente presente, y aquí es donde radica una terrible confusión entre dos términos que pueden parecer sinónimos pero que no lo son: made-to-measure y bespoke. Para ser didácticos podemos decir que made-to-measure es adaptación y bespoke es creación desde cero.

En el made-to-measure existe un patrón inicial que se modifica para adaptarlo al cuerpo del cliente mientras que en el bespoke se crea un patrón original y específico para cada cliente. En el primer caso suele encargarse de tomar las medidas y modificaciones el responsable de la tienda mientras que el proceso bespoke está en todo momento en manos de un sastre. En el made-to-measure suele haber una toma de medidas y una prueba final, mientras que en el bespoke son varias las pruebas que se realizan a lo largo de la confección de la prenda (menos cuando el cliente es habitual y ya se han realizado trabajos previos para él). Y mientras que el made-to-measure brinda una limitada gama de modificaciones al gusto del usuario, en el bespoke las posibilidades son infinitas ya que no existe lo imposible para un experto sastre.

Pues bien, si comienzas probando el made-to-measure que ofrecen distintas marcas de lujo como Prada (aunque creo que no disponible en España), seguro que poco a poco irás a más y te aficionarás a las prendas hechas para ti en exclusiva. Prada, por ejemplo, implantó este servicio en 2003 y ofrece en 43 tiendas alrededor del mundo trajes, abrigos y camisas personalizadas. Empezar a educarte en el hecho a medida a través del made-to-measure puede ser un paso bastante didáctico que te ayude a aprender sobre tejidos, fornituras, modelos de cuello, puños… Las camisas de Prada hechas a medida ofrecen alrededor de 180 tejidos entre los que elegir, 6 tipos de cuello, 5 de puños y 6 colores para los monogramas deseados. Una vez que domines el made-to-mesure te puedes lanzar al bespoke sin complejos.

No es mala idea, por ejemplo, proponerse ampliar tu armario con una prenda a medida por temporada, cosa que no te llevará a la ruina y que por el contrario enriquecerá tu guardarropa ostensiblemente teniendo en cuenta que el bespoke, sin ir más lejos, tiene una vida útil muchísimo más larga que el prêt-à-porter.

Fondo de armario: La chaqueta burdeos

Jueves, 6 Febrero 2014

berluti.jpg

Berluti primavera/verano 2014 

Dicen que los colores de moda de temporadas futuras se pueden predecir tan solo con mirar el color que lleva el agua de algunos ríos de China. Pues hace unos meses debió de haber algún rio que se tiñera de burdeos cual fuente de buen vino tinto visto la proliferación de prendas de este color en las colecciones de primavera/verano 2014.

Ya lo pudimos ver en la entrada dedicada al pantalón rosa. La firma británica Hentsch Man lo combinaba con estilo con una chaqueta en tono burdeos. Y es que precisamente esta prenda en este color es una de las opciones más repetidas en las colecciones de las más importantes firmas de moda masculina esta temporada. Y digo chaqueta, porque el traje completo en la gama de los tonos vino no termina de funcionar bien aunque Versace lo sugiriera en su desfile, ya que, si para colmo lo complementas con una corbata del mismo color, tal y como ellos lo concibieron, adopta cierto aspecto a uniforme de trabajo (azafato).

burdeos.jpg

El burdeos es el color de moda: Chaqueta cruzada de Prada, chaqueta sport de Hugo Boss y traje de Versace

Lo inteligente es usarla con pantalones negros, en un tono formal, o denim, en momentos casual (sin perjuicio de lo bien que funciona con el pantalón rosa ya mencionado). Una vez más el sentido común cobra relevancia a la hora de optar por combinarla con camisas del mismo color o aderezarla con accesorios en el mismo tono. La máxima debería ser: pequeños detalles SÍ, total looks NO. Por muy bien que Berluti aderece a sus modelos con chaqueta, camisa y fular en el mismo color, eso después en la calle y con un hombre real vistiéndolo no resultará tan buena idea. Sin embargo Hugo Boss sí que propuso en su desfile un look más con los pies en la tierra: chaqueta sport en burdeos con pantalones vaqueros y una camisa de cuadros del color objeto de esta entrada pero ‘limitando’ su efecto con cárdigan gris. Eso siempre importante: la ropa y los colores son como los niños cuando están desarrollando su personalidad, hay que saberles poner límites.

Comienza la Fondo de Armarios’ Handbags Week

Lunes, 9 Mayo 2011

bolsos-3.jpg

El sábado pasé por un centro comercial muy popular en cuya acera circundante se apostan no menos de 30 manteros (creo que me quedo cortísimo) vendiendo de todo. Contemplé una escena ridícula (para mí): una señora de media edad, bien pertrechada, con pinta de pertenecer a la clase media-alta, regateaba con uno de los manteros para sacarle un jugoso descuento en una imitación de un bolso de Carolina Herrera. Era un tote bag con logotipos CH por doquier. Un horror para la vista sin chipa de creatividad ni imaginación. El mantero, viendo que la señora era inflexible en el precio que ella proponía, le sugirió otro bolso más pequeño, rojo, sin logotipos y con una estructura muy ingeniosa. La señora no quiso ni sopesarlo. Me pareció que se equivocaba, que la segunda opción era mucho más mona que el horrible tote logotipeado. Pero entonces me fijé en el bolso que colgaba de su hombro: una imitación (supongo) de Louis Vuitton con logotipos a tutiplén. Aquella señora no quería el bolso, era lo de menos, quería los logotipos grandes y ostentosos que el bolso llevaba. Es por eso que los bolsos más pirateados son aquellos más fácilmente asociables con una firma de lujo determinada.

No creo en los símbolos de estatus de clase porque siempre son una falacia. No creo en los coches grandes como tanques que nunca sabes dónde aparcar y que en muchas ocasiones son conducidos por domingueros chandaleros; no creo en los relojes tipo peluco que te dejan la muñeca muerta porque sus portadores no suelen saber bni leer la hora; no creo en los bolsos con logotipos que nunca pegan con nada ni aportan estilo porque muchas veces son comprados a base de disminuir el presupuesto en comida para los hijos de sus dueñas; no creo en los cinturones con logotipos por hebillas porque suelen sujetar pantalones de Carrefour; no creo en camisetas que proclaman quién es su diseñador porque es el colmo de lo barriobajero…

bolsos-2.jpg

Aun así es encomiable la labor de los diseñadores de accesorios de las grandes firmas que intentan aunar las señas de identidad de cada firma, su ADN,  con lo mejor del diseño en cada momento, dejando piezas realmente memorables. Claro está que hay mucho must de temporada prefabricado, pero no debemos quedarnos con ese bolso que vemos hasta la saciedad en la publicidad (¿os habéis dado cuenta que los anuncios de las grandes firmas están cada vez más centrados en los complementos?) sino que es conveniente adentrarse en esas otras piezas que no aparecen en las revistas por ser menos ‘identificables’.

Por todo eso esta semana quiero brindar un tributo a la industria del bolso, el bolso verdaderamente creativo, y a los diseñadores que se dejan el espinazo en sus talleres para crear colecciones con valor intrínseco y donde el nombre del diseñador se diluye en el anonimato. Empezamos la ‘Handbag Week’ en Fondo de Armario.

bolsos-1.jpg

Chapoteando, chapoteando, vivo la vida chapoteando

Martes, 1 Diciembre 2009

botas-de-agua-otono-09-10.jpg

Venecia está inundada. Eso lo vi ayer en los informativos, y de pronto recordé algo sobre lo que quería escribir aquí: botas de agua. Todas las temporadas nos empeñamos en afirmar que las botas de agua son chic, que están de moda, pero la verdad es que lo chic para las revistas es conservar a jugosos anunciantes que de manera poco disimulada piden que sus productos sean ‘tendencia’. A mí me parecen horrorosas las clásicas katiuskas, todo sea dicho de paso, porque no hay manera de que peguen con nada. Y eso que los fabricantes se afanan por darle mil colores, mil estampados y mil actitudes… pero al final siguen siendo botas de agua.

Pero parece que aquello de que “las botas de agua están de moda” amenaza con ir en serio en esta ocasión, porque si Prada se toma la molestia de sacarla en sus desfiles… ¡échate a temblar! Todo empieza así: Miucca tiene una visión, Miucca manda que la hagan realidad, Miucca se empeña en sacarla a pasarela, en una o dos temporadas todos los diseñadores están haciendo revisiones de la idea de Miucca. ¡Y mira que me parecen horribles las ideas de Miucca en multitud de ocasiones! Pero ya he aprendido de no ir a contracorriente y si Miucca dice que es cool ir con los pantalones por las rodillas, pues prepararos para verme los calzoncillos.

Pero si encima se mete en liza la mismísima Kate Moss… porque ahora todo el mundo empieza a sacar imágenes de aquella vez se calzó unas Hunter para andar por un fangal. Todo un acto de sensatez que no tiene porque ser un acto de estilo, pero como somos tan borregos, pues todos a comprarnos Hunters.

Mi aversión a las botas de aguas debe venir de pequeñito. Jamás tuve unas botas de agua. Mi madre nunca me compró unas botas de agua. Y en cuanto empezaba a llover todos los niños se ponían a chapotear despreocupadamente mientras yo me moría por poder meterme en los charcos, pero no podía, porque yo llevaba bonitos zapatos de vestir. ¡Dios, cómo odio la infancia!

Me reconcilié con las botas de agua cuando surgió mi amor por la moda. No precisamente por el producto en sí, sino por un anuncio de una revista. Corría el aciago mes de abril de 1992. Yo empezaba a empaparme de revistas internacionales. Aún no sabía por qué, ni que sería mi destino profesional. Acababa de descubrir la New York Magazine que conseguía a través de un pequeño kiosco que me la encargaba ex profeso. En ese número había un anuncio de los grandes almacenes neoyorquinos Barneys donde unos ejecutivos llevaban cañas y botas de pescar. ¡Me pareció una imagen tan chic que todos mis prejuicios contra todo lo hecho de goma, como las botas!

Volviendo a Prada. Ha tenido la inteligencia de garle una vuelta de tuerca a las botas de agua (de media caña, de caña completa y hasta el muslo) y las ha dotado de estructura de zapato de vestir, le ha puesto tacón y plataforma. ¿Es ese el misterio para conseguir un complemento de tendencia?

Encuesta: ¿Tienes botas de agua? ¿Te gustan las botas de agua? ¿Llevarás este invierno botas de agua? Y lo que es más importante, ¿le comprarás a tus hijos botas de agua para que puedan chapotear con los otros niños?

barneysbotasdeagua.jpg

LOS CINCO MEJORES ZAPATOS DE LA TEMPORADA PARA DAR UNA PATADA EN EL CULO A UN/A CRETINO/A

Jueves, 15 Octubre 2009

prada-zapatos-tachuelas.jpg

Estamos en época de elegir los mejores complementos de la temporada. Me aburre soberanamente las excusas que ponemos los editores para realizar estas selecciones: “los mejores abotinados”, “top fucsia”, ¿”los mejores con suela de goma”?… No puedo con mi vida (y menos con la de los demás).

Así que yo me he dicho esta mañana: “¡ey, chato, que es octubre y tu eres editor de moda!, te toca hacer un top de zapatos”. Pero no quiero ser obvio y aburrir al personal así que he buscado dentro de mí, muy profundamente (bueno, no, ha sido más bien superficialmente) una justificación para este top 5 de los zapatos de temporada. Y como me he levantado tarde porque al despertador se le han acabado las pilas y me ha desbaratado el planning de la mañana, y como esta semana empezó en martes y me ha desbaratado el planning semanal, y como por todo ello estoy de constante cabreo y no soporto a los cretinos que intentan contaminar mi existencia… he decidido hacer un top sobre “LOS CINCO MEJORES ZAPATOS DE LA TEMPORADA PARA DAR UNA PATADA EN EL CULO A UN/A CRETINO/A”.

Sí, como lo oyen, porque la gente con estilo y glamour también tenemos derecho a dar patadas en el culo, y cuanto más dolorosas mejor. Y esta es la temporada idónea para ello, porque parece que la rudeza medieval se impone, y con ella los elementos de tortura inquisitoriales llevados a la categoría de zapatos.

La palma se la lleva, por supuesto, Prada (arriba) cuyos zapatos de caballero son perfectos para destrozar culos, espinillas o cualquier cosa que se pongan en su trayectoria. Las tachuelas son el detalle estrella de esta temporada, pero tachuelas puntiagudas (las otras también valen, pero quedan un poco light). Lo que fuera en otro tiempo un detalle muy punk ahora se convierte en el toque más cool para duros combatientes contra el mundo adverso que nos ha tocado vivir. Ideales para patadas en las espinillas a tu socio por debajo de la mesa en reuniones de trabajo: no te ignorará más.

Y de ahí paso a los zapatos de señoras (señoras pateadoras de culos, claro). Las mujeres al no tener el entrenamiento previo que da el haber jugado al futbol en la infancia necesitan zapatos que se acomoden a otros modos de patear. Para las que den golpes a lo karateca, es decir, laterales, haciendo el impacto con el empeine del pie, recomendamos absolutamente los de Alexander McQueen (1), aunque mucho más recomendables para cuando se patea la entrepierna masculina, para lo que las mujeres tienen un instinto innato. También son muy útiles para cuando eres atacada por la espalda, porque su talón es un arma mortal. Pero para las que utilicen la puntera al estilo masculino, recomendamos los de Gloria Ortiz (2)  que incorporan en la parte dura de la plataforma las tachuelas para reforzar el impacto.

No sólo con tachuelas se puede hacer el máximo daño. Burberry (3) propone las plataformas de goma como objeto contundente. “¡¿De goma?!”, sí, de goma, de las que dejan hematomas bien gordos y dolorosos. Al ser una plataforma alta el área de impacto es extenso y la goma a gran velocidad tiende a desollar la piel contra la que entra en contacto. Aunque mis preferidos para una buena patada en el trasero (justo en el medio, si es posible) son el modelo ‘rompehielos’, como los llamo yo, los de puntera afilada como el casco del un buque rompehielos. Lottusse (4) propone un modelo que produce dolor con sólo verlos, un dolor concentrado en esa puntera de textura rígida con aspiraciones de punzón.

Esta es la temporada idónea para no dejarle pasar la impertinencia a ese repartidor que te entrega los paquetes abiertos, ni a ese trepa del trabajo que intenta apropiarse de tus ideas, ni a la vecina que tiende mojado cuando ya tienes tu ropa seca… ¡y ojalá pillara al que vende mi teléfono a las empresas de telemarketing!

zapatos-de-temporada.jpg

¿Qué mira usted, señora? Su escote, caballero.

Lunes, 13 Octubre 2008

pradaburberryanndemeulemeester.jpg

Propuestas para primavera 2009 de Prada, Burberry o Ann Demeulemeester  (de izquierda a derecha)

¿En qué piensan los diseñadores? Este un aviso para navegantes, para seguidores integristas de tendencias (cosa que no recomiendo): Revisando las propuestas para la próxima primavera me encuentro con algo que en su momento no le di demasiada importancia por considerarlo una de tantas representaciones de pasarela testificales y metafóricas, pero que me veo obligado a señalar (o denunciar) con bastantes meses de antelación para que a nadie coja desprevenido. Me refiero a que vamos a empezar a utilizar la palabra ‘escote’ en lo que a los hombres respecta, y bien que me cuesta por resultarme grotesco. ¿Desde cuando el hombre tiene escote? Pues desde que Prada y Burberry lo dice. 

Una cosa es que el hombre saque pecho y otra que luzca escote. Una camisa desabotonada que deja ver unos pectorales bien formados e incluso velludos, está bien. Un poco chulesco, sí, pero masculino. Pero las prendas con macro-escote que en las pasarelas se han vistos presentan serias dudas en cuanto a su traslado a la vida real. Al menos, alguien se ha molestado de mostrar cómo podría llevarse este tipo de escotes. El nuevo fenómenos del momento francés, Alexis Mabille (abajo), en su colección de primavera/verano 2009 saca un estilismo que conjuga uno de estos maxicuellos (¡no volveré a llamarlo escote!) sobre una camisa convencional. 

Esto también puede apuntar a que el pecho, y en especial las clavículas, empiezan a ser un nuevo fetiche sexual. Hasta ahora los pectorales del hombre eran un fetiche de masculinidad, pero esa manera de exhibirlos quiere reinterpretarlos de alguna manera que aún no acierto a focalizar.  

Sea como fuere, aquellos que sean fundamentalistas estilísticos y quieran seguir las recomendaciones de Prada, Burberry o Ann Demeulemeester a raja tabla, o sea, macro-cuello sobre piel desnuda, un consejo: empiecen a cuidárselo con hidratantes y depilación regular, que lucir escote nadie dijo que fuera fácil. Por eso aviso con tantos meses de antelación, para que después no se me quejen por la falta de previsión estética.

alexismabilless08.jpg

Milán hombre: tres castigos divinos

Martes, 24 Junio 2008

 dia2-2.JPG

El domingo se remató con tres pesos pesados del estilo. Por un lado la colección de Emporio Armani [1], eterna. Sí, “eterna”, ese es el adjetivo que mejor la define. Eterna porque los desfiles de Armani son interminables y hay un momento en que empiezas a mirar a los lados y observar más las caras de la gente que el desfile en si. Y acto seguido, cuando creías que era el último modelo, cambia la música y siguen saliendo más chicos a la pasarela y comienzas a sopesar la idea de levantarte e irte, pero te da miedo que la chica de prensa, apostada estratégicamente, se percate de tu intento de huida y pare el desfile, encienda las luces y te pregunte mientras todos los ojos se clavan en tí, “¡usted!, ¿desear marcharse?, ¿puede compartir con todos nosotros el motivo de su deserción?”. En verdad eso no pasaría nunca, pero seguro que es una de las fantasías que ocupan la cabeza de los asistentes que, al igual que yo, encuentra eternas sus presentaciones. Eterna, también, porque es ropa tan bien hecha que durará toda la vida, y tan anodina que nunca pasará de moda… porque nunca lo estubo. Sí, señores, Armani me aburre soberanamente a pesar de que sea una máquina de hacer dinero. Estoy seguro que su éxito radica más en aquella teoría económica sobre el consumo suntuoso que estudió Thorstein Veblen, entre otros, que en el verdadero valor creativo de sus creaciones. “Ey, mira, estoy forrao, llevo un Armani”. Ok, lo admito, ¡pero eres de un aburrido! 

Alexander McQueen [2] es todo lo contrario. Hiper moderno, super interesante, con conceptos muy vanguardistas que hacen que la arquitectura de la ropa sea realmente un ejercicio de hacer posible lo imposible. McQueen puso en práctica algo que Martin Margiela ya presentara hace años y que en su momento me pareció de lo más genial. Se trata de ropa que aparece y desaparece, es decir, prendas que bien por sistemas de tensores o por partes transparentes, da la sensación que se interrumpen momentáneamente para continuar a renglón seguido. En aquel momento, cuando Margiela lo sacó a escena, recuerdo que enseguida me sugirió aquel cuento de Hans Christian Andersen, El nuevo traje del emperador, por el que un monarca es timado con un traje confeccionado con una tela que supuestamente no podían ver aquellos que no fuera aptos para su cargo o que fueran irremediablemente estúpidos. El manejo que hace McQueen del concepto es simplemente sublime. ¿Entonces porque lo englobo dentro de la categoría de ‘castigo divino’? ¡Por el calor que hacía en el desfile! Salimos de allí con varios kilos menos (tema peligroso para buena parte de la prensa especializada que está más delgada que los modelos) y convencidos de que la sauna finlandesa no fue inventada ni por los finlandeses ni por Ricola, sino por los británicos, y en concreto por Alexander McQueen. 

Y llegó el turno de Prada [3]. Miucca es una de las mujeres más influyente de nuestro tiempo, en cuanto a moda se trata, claro. Pero definitivamente es la quintaesencia del feismo. Y sin embargo todo lo que hace se convierte en bestseller. A miíme confunde sobremanera. Me hace sufrir sentimientos encontrados. Todo lo que hace me encanta y me horroriza a partes iguales, y esta colección no iba a ser menos. Tiene ha habilidad de que con su ropa siempre parezcas a medio vestir, desaliñado, inacabado… 

Y sin embargo, tanto ella, como Armani, como McQueen, conseguirán una cuenta de resultados muy saneada gracias, sin duda, a sus complementos. Bolsos, zapatos, cinturones… toda una gama de ‘chucherías’ de precios astronómicos que se venderán como rosquillas gracias a esa etiqueta de ‘must’ o ‘imprescindible’ que lo editores de moda colocamos a sus creaciones.

Curiosidad: Una de las leyendas urbanas nacidas alrededor de Prada es la que mantiene que las falsificaciones que se venden por las calles de Nueva York salen de la misma fábrica que los originales. Que es ella misma la que lanza las falsificaciones para popularizar los originales. Yo no lo doy mucho crédito… pero se comenta.   

Milán hombre… Primer día

Lunes, 23 Junio 2008

 milanhombredia11.JPG

Sobrevolando el resto de propuestas presentadas en el primer día del calendario milanés para el hombre nos encontramos que mientras Ennio Capasa en Costume National [1] mantiene su estilo minimalista con ‘actitud’, Raf Simons [2] juega con las geometrías de Mondriani en su propuesta para Jil Sander, aunque a veces su inspiración es un poco más prosaica y utiliza diseños que nos recuerdan muebles modulares, o incluso las bandas que se suelen pintar en las paredes de los apartamientos subterráneo. 

Aunque el desfile que marcó una de las grandes tendencias de la primavera 2009 fue el de Dolce & Gabbana [3 - 7]. Domenico y Stefano hacen una clara apuesta por el estilo pijama, ya sea adoptando cortes y texturas al pie de la letra en los trajes [5] y los pantalones [6], o adaptando las típicas rayas del pijama en patrones más formales [4]. Y como ellos son como son, y no dejan cabo suelto, confeccionan versiones esmoquin del batín-kimono [7] y dan corte chandalero a los pantalones [3]… para que cada uno encuentre el estilo de lencería masculina con que más se identifique, sea cual sea este. 

Pero Dolce & Gabbana no se han sacado ningún conejo de la chistera, ya que fue Prada la que preconizó esta tendencia hace un año, y cuando Miucca habla, los mortales escuchan: “Saca el pijama a la calle”, dijo ella para esta primavera/verano que estamos viviendo, y el discurso ha calado hondo en las pasarelas, que doces meses después recogen el guante y, nos tememos, será de lo más visto en Milán el los próximos días.

milanhombredia1.JPG