Blogs

Entradas con etiqueta ‘producción’

Latitude Contemporary Fashion Makers o la apuesta por la relocalización productiva

Mircoles, 4 Noviembre 2015

Asia pierde fuerza como ‘productora’ de moda y complementos, sobre todo para las firmas de lujo, que se han dado cuenta ‘por fin’ que las fábricas de siempre, donde trabajan experimentados artesanos, son las únicas que pueden aportar el nivel de excelencia que el consumidor debería recibir a cambio de lo que paga. Mucha de la producción que España perdió hace años parece que está volviendo. Ese es un proceso que se está viviendo en toda Europa. Son muchos los agentes que están poniendo sus esfuerzos en este empeño. Uno de ellos es Latitude Contemporary Fashion Makers, un proyecto que ha nacido con el claro objetivo de catalizar de forma efectiva el regreso de las producciones textiles de calidad con un enfoque donde se prime la relación entre ecología y moda, de consumo consciente, de alta calidad y diseño con mayúsculas. Latitude viene a ayudar a las marcas a desarrollar sus productos sostenibles y acompañarlas en todas las fases del proceso, desde el trabajo del concepto y diseño, pasando por la elección de los materiales más adecuados entre los proveedores más punteros y la confección en la red de talleres en proximidad de Latitude, hasta llegar a la prenda acabada, su comunicación y su postconsumo. Hablamos con María Almazán, que junto a Fernando Gago codirige este proyecto.

latitude-2.jpg

¿Cómo nace Latitude? Latitude nace de una reflexión profesional y se desarrolla gracias al empuje de una grupo humano. Trabajé durante cinco años en Compras Internacionales. Muchos viajes a Asia para controlar producciones me hicieron pensar que no estaba haciendo lo que quería en moda. No podía entender que un campo basado en el equilibrio y la belleza generase miseria. Esa experiencia me hizo parar y tomar un cambio radical en mi vida profesional. Estuve varios años viajando y conociendo marcas y proveedores que ya estaban apostando por otra forma de hacer las cosas y que abrieron mi mente. Cuando volví a España trabajé como directora de la Fundación Fabrics For Freedom, y poco a poco fue naciendo la idea de Latitude. Preocupada por los efectos de la deslocalización me uní a Fernando y a un grupo de profesionales convencidos de que era el momento de hacerlo, de apostar por la industria, y de diferenciarnos a través del valor añadido de la sostenibilidad. Sabíamos que si seguíamos esperando, viendo como las producciones se marchaban, ya no habría solución.

¿Y cuál es el principal objetivo? En este contexto que te he comentado, Latitude nace con un claro objetivo: que la relocalización de producciones textiles de calidad sea un hecho en Europa, para hablar de un nuevo concepto de taller, de ecología y moda, de consumo consciente, de alta calidad y de diseño top. De producción hecha en Europa entendiendo que la sostenibilidad es el camino. Queremos ser el centro de referencia para producciones de moda sostenible, que se sepa que en España tenemos la herramienta que necesitan, la solución, la nueva manera de hacer moda.

¿Cuáles son las fortalezas del sector de la producción textil en Europa? Calidad, saber hacer, experiencia… valores que creemos necesario recuperar, pero pensando no ya en volver a hacer las cosas como antes, si no en ir un paso más allá. Creemos que la forma de recuperar la industria es añadiendo nuevos valores, como la innovación y la sostenibilidad.

latitude-3.jpg 

 ¿Y cuáles sus puntos mejorables concretamente en España? En cuanto a los puntos mejorables, sobre todo lo que nos encontramos ahora en España es que, precisamente fruto de la deslocalización, la infraestructura se encuentra muy debilitada. Nos encontramos con talleres que no están acostumbrados a trabajar en red y con los que hay que trabajar de manera muy intensa pero a la vez pausada, se enfrentan a una nueva realidad, a una nueva manera de entender el sector textil si quieren unirse a esta otra manera de hacer.

¿Creéis que el consumidor final está interesado en la procedencia de la ropa, o que puede educársele en ello como ya hizo la industria alimentaria respecto algunos productos perecederos como la fruta y la verdura? Los consumidores son cada vez más conscientes de dónde y cómo se fabrica su ropa. Como bien comentas, la industria alimentaria es un buen síntoma de esta tendencia. Hace años nadie imaginaba que las grandes superficies tendrían lineales con productos de alimentación ecológicos. Creo que con la moda pasará lo mismo. Además, la moda sostenible es ya un sector más relevante en el mercado en otros países de nuestro entorno en los que estos conceptos suelen asentarse antes.

Recientemente me comentaba un experto del sector que es cierto que la producción está volviendo de Asia a España pero que países vecinos se están quedando con gran parte de esa recuperación: Marruecos por una cuestión de costes y Portugal, porque a diferencia que en España, allí no se ha destruido el tejido industrial de la confección. ¿Cómo veis esa apreciación? Sí, en efecto, el 15% del textil deslocalizado ha vuelto a la zona euromediterránea desde 2011. La relocalización está ocurriendo, pero nos pasa de largo hacia países como Portugal, Grecia o Turquía. Conectando con las pregunta 2, las marcas se encuentran en España con un tejido roto de pequeños talleres, que no trabajan en red, y que no pueden dar a las marcas una solución llave en mano como en Asia. Desde Latitude, lo que pretendemos es precisamente convertirnos en una herramienta de facilitación para las marcas que quieren producir aquí, y hacerlo con unos estándares de calidad y sosteniblidad adecuados y que generen confianza en el consumidor final.

A nivel práctico, ¿cómo actuáis si una empresa muestra interés en volver a producir en Europa? En línea con esta idea de facilitación a las marcas, y también teniendo en cuenta que en términos de sostenibilidad es importante evaluar y considerar todas las fases del proceso, desde Latitude ofrecemos soluciones en todo el ciclo productivo. Esto significa que además de producción, con todo tipo de servicios hasta prenda terminada, también damos acceso a las marcas a un showroom de tejidos sostenibles, gracias a nuestra alianza con la plataforma internacional C.L.A.S.S., de la cual somos partner en España. También asesoramos en estrategias de sostenibilidad y podemos ofrecer servicios de diseño y comunicación en moda sostenible. En definitiva, ofrecemos soluciones y servicios integrales en función de las necesidades de cada marca, que cada empresa contrata en función de sus necesidades. Tenemos clientes que buscan producción en proximidad, otros que nos encargan proyectos más integrales como el lanzamiento de líneas sostenibles dentro de sus marcas… Es importante también que desde las marcas no se perciba el dar este paso como un origen de múltiples problemas que antes no tenían. Por eso, se trata de trabajar en cuanto a la operativa (entendiendo las distintas realidades) de la manera más similar a la que las marcas lo vienen haciendo durante años y que por tanto les ha funcionado. En modo resumen lo que queremos es que al igual que las marcas tienen montones de proveedores que trabajan en moda convencional y a los que encargan sus producciones, tengan a Latitude como un proveedor de moda sostenible, de otra manera de pensar y producir textil en Europa.

¿Qué sectores de la moda están más comprometidos con la producción en España? Por suerte estamos en un momento en el que, aunque las motivaciones sean variopintas todo el sector está pensando qué hacer a este respecto. Nosotros abrimos las puertas a todo el mundo que quiera pensar con sentido común pero nuestras marcas base son marcas que apuestan por la calidad, y marcas que tienen un compromiso por generar desarrollo local, por hacer buenos planes estratégicos sostenibles y por pensar más allá de lo inmediato; además de buscar la trazabilidad de sus productos, conociendo de primera mano cómo y dónde se fabrican sus prendas. Nosotros siempre hablamos de marcas orgullosas de sus talleres, talleres orgullosos de su trabajo y consumidores orgullosos de sus prendas. Además, la producción en proximidad no solo tiene ventajas a nivel de Responsabilidad Social Corporativa. También supone ahorro de tiempos, costes de logísticas y aranceles…

¿Qué papel juega la sostenibilidad en la realidad de la moda actual y cuál es su deriva de futuro? La sostenibilidad es uno de los principales retos a los que se enfrenta el futuro de la moda, y todas aquellas marcas que no sean capaces de verlo se quedarán atrás. La sostenibilidad no es “una cosa de hippies”, es una tendencia a la que cada vez se suman más consumidores y marcas que han entendido que no podemos seguir haciendo las cosas como antes. Por eso cada vez más marcas introducen colecciones con estos criterios, y el lujo y la sostenibilidad suponen un binomio en alza.

No es un capricho pasajero… Nosotros creemos que la sostenibilidad es el futuro. No es una tendencia ni una moda, es una necesidad que la sociedad tiene que cubrir y por tanto ha llegado para quedarse. Llegará un momento en el que hasta desde el punto de vista económico sea la única alternativa viable, y si eso no ocurre es que será demasiado tarde.

latitude-1.jpg

Habladme de vuestro Showroom. ¿Qué función desempeña? Como comentábamos, somos los socios de C.L.A.S.S., una multiplataforma internacional, con presencia en Milán, Copenhague, Londres, Nueva York, y España a través de Latitude. El showroom Latitude & C.L.A.S.S. reúne las últimas tendencias en materiales sostenibles, fruto de la más alta tecnología, la investigación y el desarrollo de procesos específicos con historias detrás que ofrecen un valor añadido a las colecciones. En él los diseñadores y marcas pueden trabajar sus próximas colecciones consultando una amplia selección de referencias, que incluye desde tejidos naturales ecológicos (algodón, ortiga, cáñamo…) hasta reciclados de botellas de plástico PET, renovables como por ejemplo el lyocell, o propuestas de hace años traídas al proceso sostenible como la proteína de leche….

A los diseñadores y marcas le dan un poco de miedo apostar por esas nuevas opciones, ¿verdad? Queremos acabar con la idea de que lo ecológico es aburrido y con opciones limitadas. Nosotros creemos que lo sostenible no reduce las opciones, sino que las amplía, y ofrece a los diseñadores nuevos retos creativos y conceptuales. Lo sostenible es creatividad, belleza, innovación… Cuando los diseñadores entran en contacto con el showroom se dan cuenta de todo esto. Les sorprende la calidad y la variedad.

Vistos los primeros pasos de Latitude, ¿cuál serán vuestras futuras líneas de actuación? Lo primero es afianzar las relaciones comerciales que ya tenemos con marcas y proveedores y estabilizar volúmenes de producción en nuestros talleres. Asentar ese rol dentro de la cadena de valor de las producciones Made in Europe. Inmediato es también el aumento de las cuotas de nuestras ventas con marcas de otros países europeos. Más adelante no descartamos extender nuestro modelo a otros eslabones de la cadena, siempre en consonancia con nuestros aliados comerciales (talleres, proveedores, marcas…)

Francesc Maristany Riera, Director General de Grup MET: “En España tenemos que recuperar la producción apoyándonos en el mercado de calidades altas”

Martes, 2 Noviembre 2010

francesc-maristany.jpg

El gran problema de la moda española siempre ha radicado en la producción (producción en lo más amplio del término). Los diseñadores siempre se quejan de la ausencia de grandes compradores en la pasarela madrileña cuando lo cierto es que si el director de compras de unos grandes almacenes acudiera a Cibeles y se interesara por un diseñador este difícilmente tendría capacidad para suministrar un pedido mínimo a escala ‘department store’. La moda Española se ha revelado operativa a nivel ‘costura’, micro demanda… pero eso, claro está, no hace industria. Tampoco se le puede pedir a cada diseñador montar un imperio en plan Zara o Mango, sería un sueño descabellado.¿Entonces cuál es la solución? ¿Qué esperanza tiene entonces el diseñador que quiere o necesita producir? Hace poco conocí Grup MET, una empresa barcelonesa dedicada a aliviar la logística de transporte y producción de empresas de moda. Su Director General, Francesc Maristany Riera, me ayudó a comprender qué servicios daban desde Grup MET.

¿Exactamente qué ofrecéis a las empresas? Ofrecemos un servicio integral, podemos apoyar al diseñador o la marca desde que se crea o se concibe el producto hasta que este llega a la tienda. Es una asesoría en múltiples niveles, a la medida del cliente, que da soporte de producción dependiendo del producto en sí o los materiales que se emplean para su confección. Estudiamos dónde ese producto puede ser realizado con mayor eficiencia y menor coste, ya sea una producción nacional, ya sea realizada en Asia (China, India), o en países como Portugal o Turquía.

Facilitáis la producción en Asia a empresas que estarían perdidas si tuvieran que intentar tratar con aquellos países por sí mismas, ¿no? Eso es, actuamos de intermediario, y nos encargamos de todos los detalles tanto de la importación, como el tema de aduanas, así como de la distribución. Todo coordinamos con el cliente.

¿Y la empresa o diseñado español, tan acostumbrado al ‘yo me lo guiso, yo me lo como’ cómo ha reaccionado a vuestra propuesta? La aceptación muy buena. Lo que más valoran es la versatilidad de nuestros servicios que son distintos dependiendo del cliente. Además no tenemos competencia directa en España y eso es una gran ventaja.

¿A nivel práctico cuál es el perfil de vuestro cliente? Tenemos clientes de todo tipo, de firmas tan consolidadas como Desigual a otras emergentes como Nice Things, que está teniendo un gran crecimiento. Tenemos claro que nuestro target, el tipo de empresa a la que más aportamos, es aquella empresa de tamaño medio que tiene entre 10 y 20 tiendas. Aunque colaboramos con empresas de todas las dimensiones, incluidas grandes como El Corte Inglés, pero está claro que cuanto más grande es la empresa más capacidad de autogestión de la producción tiene. Nuestros clientes están sumergidos en la realidad económica y les interesa saber qué se lleva para ser competitivos. Trabajamos tanto para diseñadores de gran difusión como marcas de a pie, es decir, empresas que buscan ofertar un producto bonito a precio asequible.

¿Notáis que los diseñadores están muy perdidos en el terreno de la producción cuando llegan a vosotros? Sí, pero es que cuando se lanzan a la comercialidad entran en un mercado muy competitivo. Al diseñador le suela dar ‘miedo’ lo comercial por la dimensión empresarial que conlleva. El artista es artista, pero ahí estamos nosotros para aliviarlo lo máximo posible de esas tareas que les resulta tan ingratas. Ellos llegan a nosotros con un modelo casi artesanal, donde a nivel administrativo se puede decir que usan la cuenta de la vieja. Les sobra entusiasmo pero les falta la parte racional del gestor.

¿Cómo nace Grup MET? Surge hace siete años. Yo conocía el sector ya que trabajaba en el mundo del transporte, del transporte internacional, concretamente trabajaba en el puerto, y era consciente que la moda demanda un servicio muy específico porque tengo familia vinculada al textil. La moda tiene una logística muy especializada. El producto que genera la moda va en función del tiempo, las tendencias… Empezamos como una empresa de distribución y fuimos creciendo. Con el tiempo fuimos conociendo dónde producir de forma óptima cada tipo de producto y quisimos poner esos conocimientos al servicio del cliente. Principalmente estamos enfocados al accesorio, pero abarcamos todas las líneas de producción de la moda.

¿Crees que el Made in Spain tiene una identidad nacional explotable? Es decir, ¿puede la moda española llegar a tener un sello como la moda francesa o la moda italiana? Creo que sí, que hay que defenderlo. Ese es uno de los motores que nos impulsa. Queremos ayudar a aprovechar esas señas. Tenemos ventajas como que hoy por hoy el nombre de España suena en todas partes, y en especial el carácter ‘mediterráneo’ es una importante baza que jugar.

¿España como país tiene alguna ventaja comparativa con otros países a nivel producción? Yo soy de la opinión de que tenemos que empezar a recuperar la producción. De hecho, siempre que es posible, busco alternativas nacionales para mis clientes. Tenemos focos productivos muy importantes: el Sur peletero, el Levante con el calzado… Pero hay que ser realista, no podemos competir en costes y precios con Asia. Pero hay un mercado de calidades altas que se puede recuperar porque hay un tipo de producto en el que el precio es lo de menos, lo que importa es la calidad, el sello de garantía, las denominaciones de origen… Y ahí es donde hay que empezar a aportar.

www.grupmet.com