Blogs

Entradas con etiqueta ‘rebajas’

Las Rebajas no son el futuro comercial… Las Rebajas son acervo cultural

Viernes, 8 Enero 2016

rebajas.jpg

Dicen las malas lenguas que estas rebajas que hemos estrenado son las primeras que reflejarán la recuperación económica. Las previsiones son optimistas por los cuatro costados: la Confederación Española de Comercio (CEC) espera un aumento de las ventas del 5% respecto a la campaña del año pasado, que coincide con la estimación de Acotex, la patronal del comercio textil. Se generarán 80.200 empleos, augura Adecco, y cada ciudadano gastará entorno 241 euros en esta campaña, ha dicho el Observatorio Cetelem.

Y aun así… ¿Soy yo o las rebajas han perdido su magia? Quizás sea cierto el tan cacareado dato de que las rebajas de enero suponen el 25% de las ventas de todo el año, pero lo que es imparable es la consolidación de un nuevo modelo que reparte (o difumina) las rebajas a lo largo de todo el año a través de semanas con descuentos especiales en tal o cual departamento, Black Fridays, outlets perpetuos, cadenas low cost y la omnipresencia de Internet y sus ofertas especiales, subastas, etc…

El que ‘necesita’ algo no tiene por qué esperar al 7 de enero, y el que no lo necesita solo tiene que invertir tiempo frente a al ordenador o el móvil para encontrar la ganga deseada (en España, Francia, Finlandia o Pernambuco… que encima te lo mandan a casa y con un poco de suerte a portes pagados). Cuando miro cómo la moda española articula su modelo negocio veo horror lo polarizado que está entre los que saben manejar las nuevas tendencias de consumo y la tecnología de una forma excelente y aquellos que se resisten a cualquier atisbo de modernización. Pero afortunadamente, poco a poco, todo va cambiando y breve habrá un salto brutal en el concepto de e-retailing porque asistimos al agotamiento de un paradigma, y estas cosas suelen cambiar ‘económicamente’ de una forma radical, tal que meteorito que acaba con la vida sobre la faz del planeta. Y no estoy diciendo que la tienda física sea borrada del mapa, no, pero sí que la tienda que permanezca ‘física’ tendrá un cariz más sensorial, más boutique-experiencia… Tiendas que te ofrezcan algo más que simplemente ‘comprar’, que eso lo puede hacer cómodamente desde tu casa.

Para mí las rebajas ya no tienen sentido más allá de ser una rémora cultural o costumbre popular en la que participas llevado por el éxtasis colectivo, y por ello debería protegerse para no desvirtuarla y ensalzar sus singularidades como fenómeno sociocultural (se debería institucionalizar la señora que entra la primera en los grandes almacenes el día 7 cuando abren sus puertas y se cae frente a las cámaras de televisión, y dar cuerpo oficial al discurso del representante de la asociación de consumidores dando pautas para disfrutar de las rebajas sin ser engañados, cual mensaje del Rey en Nochebuena, pero el 6 de enero).

El humor no está mal en estos casos, pero no nos engañemos: empresarial y económicamente las rebajas no pueden ser el as en la manga del comercio nunca más. ¡Felices REBAJAS DE ENERO!

La vejación de las rebajas… y el extraño caso de mi hermana

Viernes, 5 Febrero 2010

el50vayaganga.jpg

Y el tema de las historias de las rtebajas lo cierro yo… 

Tengo una hermana que tiene una especie de ‘bulimia de rebajas’. Llegada las fechas de “todo al 50%” se lanza a las tiendas más baratas de la ciudad en busca de gangas en poliéster. Si encuentra una falda que le va bien, se compra cinco, las tiene una semana enseñándoselas a todas las vecinas, y termina por devolverlas todas. A ella no le satisface poseer sino dar envidia (aunque las vecinas pasan de ella completamente). “Son todas unas chismosas, me tienen una envía que se mueren, cada vez que entro y salgo se ponen por detrás de las ventanas a vigilarme, a ver qué llevo…”. Yo a eso no lo llamo ‘envidia’, sino ‘manía persecutoria’ (por parte de mi hermana, claro) y no se medica en absoluto. Es lo más cercano a La Antonia de Los Morancos que se pueda hallar… Eso quizás no diga mucho en mi favor, al pertenecer a la misma familia, pero en mi descargo he de decir que alguien tenía que quedarse con los genes normales, y ese he sido yo.

En verdad para ella las rebajas carecen de sentido, para ella todo el año es periodo de rebajas: entre la tienda de los chinos de enfrente de su casa y el mercadillo de los gitanos (es Sevilla se le conoce así, no es que estigmaticemos a nadie con la etnia a la que pertenece) de los domingos, tiene todo el low cost que su vida necesita. Porque ella podrá tener una hipoteca, varias deudas de tarjetas de crédito, matones de las financieras en el portal de su casa y un puesto fijo en el R.A.I., pero siempre tiene 20 euros en la cómoda para bajar a ‘los gitanos’ y dejarse seducir por babuchas con lentejuelas o un bolso de polipiel taiwanés.

Mi hermana es como consumidora lo que Carmen Lomana llamaría “pura fritanga”. No entiende la máxima que yo ya hace tiempo aprendí: en rebajas vete a lo caro, porque el 50% de descuento de una minucia, es doble minucia, mientras que el 50% de un pastón sigue siendo un pastón. Si no tienes pasta, ahorra lo que tienes para grandes causas y pasa de las rebajas; si tienes pasta a mansalva, ¿por qué esperar a las rebajas?, ¿para llevar lo que nadie ha querido o que se ha producido a tal escala que todo el mundo lo llevará?

Además, ¿no os revienta los portavoces de las asociaciones de consumidores? Todos los años salen con la misma monserga. También es verdad que los periodistas tenemos poca imaginación y hacemos (sobre todo los televisivos) año tras año el mis reportaje en que nos dan los consejos básicos para no ser timados en rebajas. Que si el doble etiquetado, que si las prendas no pueden ser de temporadas pasadas, que si no pueden tener taras, etc… ¡Basura! Pongo por caso: te has encaprichado de un abrigo de 300€ y te pasas todas las navidades yendo día a día a la tienda, evitando que otra gente lo compre, sueñas con él, llamas al dependiente a diario para asegurarte que no lo han vendido… Y llega el día de rebajas. ¡¡¡50% de descuento!!!  Espera, esto no está bien. No tiene taras, cierto; es de la temporada, cierto; y está con el doble etiquetado mostrando claramente que le han hecho un 50% de descuento… pone que vale 250€ una vez rebajado y que costaba 500€ pre-rebajas. ¿Ahora qué haces? Lo llevas a la caja y le dices a la dependienta “toma, 150€ y de ahí no paso, tú sabes que esto no valía 500€?”; ¿acaso lo puedes denunciar?, ¿qué pruebas tienes que acrediten que aquello costaba 300€? ¿Fuiste precavido y le hiciste una foto a la prenda y la etiqueta con el móvil en la que sale tu prima con el periódico del día [elEconomista, of course] para demostrar cuándo fue tomada la foto? Me imagino al policía (¿eso se denunciaría en comisaría?) diciéndote: “caballero, esto es su palabra contra la etiqueta, y una etiqueta es al fin y al cabo un documento escrito”.

Que sí, que paso de rebajas, paso del consumismo, cada día estoy más espartano.