Blogs

Entradas con etiqueta ‘Robert Geller’

Robert Geller O/I 11/12

Lunes, 5 Diciembre 2011

robert-geller-2.jpg

Quiero acercaros una de esas colecciones de matrícula de honor que mezclan vanguardia y comercialidad de la mejor manera. Robert Geller es un diseñador al que no hay que perder del radar porque está destinado a hacer grandes cosas. Yo lo descubrí hace ya mucho mucho tiempo (¿quizá diez años atrás?), aunque no como Robert Geller sino como parte de una marca que se llamaba Cloak y que compartía con el recientemente reaparecido Alexandre Plokhov. La primera vez que supe de ellos fue en las páginas de la maravillosa y difunta revista The Face que los destacó como unos de los diseñadores más prometedores del momento (recuerdo que otra marca que salía en el artículo era I.C.R. vs. Deth Killers of Bushwick que desapareció con el tiempo y que esta primavera también reapareció). Cloak desapareció en su momento y Plokhov se convirtió en la mano derecha de Donatella Versace para la colección masculina de Versace. Geller lanzó la marca que lleva su nombre con su colección otoño/invierno 2007, y desde entonces ha ido refinando su estilo transformando los conceptos de vanguardia en prendas que podrían llevar perfectamente cualquier ejecutivo new neocom, de los que tienen indignados acampados a las puertas de sus oficinas. Aquí os dejo la colección completa para que disfrutéis.

robert-geller-1.jpg

Robert Geller colabora con Levis… un ejemplo excelente de como la industria de la moda debiera funcionar

Sbado, 15 Agosto 2009

levisrobergueller1.jpg

Siempre lo he dicho y siempre lo diré (mientras la industria de la moda en nuestro país esté como está): el futuro de los diseñadores pasa por aliarse con la industria, entiéndase por firmas comerciales de gran alcance. Pero eso, lamentablemente, no está tanto en las manos de los diseñadores (que matarían por ello) como en un cambio de chip de estas firmas.

No se puede aspirar a tener una inmensa red de diseñadores independientes que no son capaces de hacer una producción lo suficientemente amplia como para que sea comercialmente rentable, más cuando los hábitos de consumo no priman el diseño. ¡Hala, ya está este arremetiendo a diestro y siniestro!, dirá alguno. Seamos realista y que haga cada cual haga una pequeña reflexión: cuando quieres comprarte ropa a dónde vas, a El Corte Inglés o peregrinas de tiendecita en tiendecita en busca de las piezas de los diseñadores. Pues eso, no seamos hipócritas. La ropa de diseñadores nacionales nos parece cara y arriesgada en general, hablando en términos de consumo masivo.

La industria debería tener más iniciativa como la que Levis nos ha presentado la semana pasada. Le ha pedido a uno de los nuevos talentos más destacado dentro de la escena del menswear neoyorquino, Robert Geller, que reinterprete la herencia de Levis. Geller, formado con Marc Jacobs, y que se lanzó al mercado bajo su propio nombre en la temporada otoño/invierno 2007, es uno de los más importantes exponentes del estilo americano en la actualidad. El diseñador ha buceado en los archives de la firma vaquero para trabajar sobre 11 clásicos de Levis que van desde 1910 hasta 1950, dando lugar a otras tantas nuevas piezas que sólo se comercializarán en 12 centros selectos de la cadena de grandes almacenes Bloomingdales.

En algo así participan todos los agentes implicados en el discurso de la moda: Levis representa ‘la industria’ que da soporte logístico, el diseñador pone su talento y cobra por él (y así no tiene que pedir subvenciones a Papá Estado), Bloomingdales pone la comercialización y la puesta en contacto con el consumo de mansas. Me detengo un segundo en el papel de los grandes almacenes, ya que es son pieza esencial puesto que los retailers, como se denominan en USA, son las venas por las que fluye la sangre de la moda. En España adolecemos de grandes almacenes que apoye la red de diseñadores y eso es lo que hace que jamás nos podamos comparar con Estados Unidos. Triste sí, pero esos son los efectos nocivos del monopolio en que vivimos. Y por último hay otro agente invisile, la prensa, que es la que selecciona a los diseñadores de valía o interés y los pone en el punto de mira de la industria. Sin el apoyo previo de la prensa al trabajo de Geller ahora no estaríamos hablando de esta colaboración.

Ya sé que no vais a coger un avión a los Usa en septiembre expresamente para haceros con las piezas creadas por Geller, pero yo os dejo algunas fotos para abrir boca.

PD. Ya sé que en España ha habido colaboraciones de este tipo como la de Carlos Diez con Lois, pero yo quiero más.

robertgellerlevis1.jpg

El nuevo estilo neoyorquino

Mircoles, 14 Mayo 2008

La fiebre del dólar’ ha comenzado. Era de esperar que cuando nos diéramos cuenta que la fortaleza del euro frente al dólar significa que todo lo que compremos a los americanos nos sale más barato, se produjera una segunda era de las expediciones a Nueva York en busca de la ganga. Las agencias de viajes ya empiezan a señalar como las reservas de vacaciones en la Gran Manzana y compras de billetes trasatlánticos están creciendo significativamente. Una ida con equipaje mínimo y una vuelta con maletas que se han multiplicado exponencialmente durante la estancia (maletas también compradas allí). Para los que tengan memoria histórica hemos de recordar que no es un fenómeno nuevo, ya que a finales de los 80s, en plena era de la burbuja financiera causada por los junk bond (bonos basura) creados por Michael Milken, ya vivimos algo similar. Y para los que no tengan memoria histórica les remito a ‘No hay marcha en Nueva York’ de Mecano, gravada en 1988 dentro del álbum Descanso Dominical que empezaba con aquello de “Es una ocasión singular / la de que el dólar esté devaluado / que no hay que dejar escapar / para viajar a ultramar / en un momento dado”. Viajes que incluso se hacían como escapadas de fin de semana y en la que se quemaba la ciudad a base de tarjeta de crédito. 

Pues ahora empieza a repetirse la historia, y nuestro consejo es que si se va de compras a Nueva York se deje seducir por el estilo de una nueva generación de diseñadores americanos que está redefiniendo la moda masculina, dándole una identidad propia, cuyos valores principales son el formalismo matizado por toques de modernidad y un sportwear de lujo. Es decir, los nuevos diseñadores de moda para el hombre que están surgiendo al amparo de la capitalidad universal de Nueva York no buscan experimentos extraños, sino que se agarran con fuerza al estilo clásico y elegante del norteamericano (especialmente los de los años 50 y 60) e introducen pequeños guiños de vanguardia que proporcionan frescura pero no alteran el clasicismo de toda la vida. Jóvenes diseñadores como Michael Bastian, Patrik Ervell, Duckie Brown, Adam Kimmel o Robert Geller están creando un nuevo circuito de compras dentro de la retícula de calles neoyorquinas cada vez más visitado por los puristas de Wall Street, termómetro de la elegancia más austera.

Puede que los estilismos que proponen no entren por los ojos a los más conservadores, pero ya sabemos que una cosa es la puesta en escena de los diseñadores, y otra bien distinta las prendas analizadas una a una. Además, con esta nueva generación de creadores tan pendiente de su clientela, las pequeñas modificaciones propuestas por esta siempre son viables.

patrik-ervell-2.jpg