Blogs

Entradas con etiqueta ‘Roberto Diz’

Roberto Diz con la mirada puesta en Milán

Viernes, 23 Abril 2010

roberto-diz.jpg

La semana pasada estuve en el estudio de Roberto Diz, dos veces, el martes y el viernes, y no es que me esté haciendo nada a medida, simplemente coincidieron dos compromisos profesionales. Hablamos de miles de cosas, como siempre, pero sobre todo de lo que hay que hablar: de moda. En la primera visita me lo adelantó: “presento en Milán”, me dijo. Estaba terminando de atar cabos y por el momento no tenía una confirmación al 100%. En la segunda visita, tres días después, ya me lo aseguraba. “Cuando me mandaron la documentación me preguntaba qué era aquella cifra, ¿la numeración de un código de barras?, ¿el número de la seguridad social?” No, era lo que tiene que pagar por desfilar justo después de Dolce & Gabbana. Un esfuerzo económico que tiene que afrontar a base de puntadas.

Yo si admiro a Roberto es por ese cariz de outsider y maldito. Bueno, ¿maldito de qué? ¡Ya quisieran muchos de los diseñadores de España que están todo el día haciendo reportajes en Vogue tener la clientela que Roberto tiene. Pero no clientela de alfombra roja (de las que ‘toman prestado’ los vestidos), sino clientela con cash, de las que pagan. Maldito por ir a contracorriente y apostar por la viabilidad económica de su empresa. Y es digno de admirar el esfuerzo que va a hacer a título privado en este momento, ahora que resulta tan fácil desfilar fuera cuando las distintas administraciones reúnen el dinero para mandarte a, digamos, Nueva York (y no hablo de Toni Francesc, que ese es de los que hacen números). Me refiero más bien a esos divos de la modernidad que no sé si a nivel comercial les estará sirviendo de algo presentar en Nueva York. Ya sé que hay que hacer un rodaje previo a nivel de imagen antes de que los pedidos lleguen, por eso no voy a pedir que alguien me diga dónde está vendiendo Davidelfin en la Gran Manzana (jo, ya le puse nombre, mira que soy bocazas).

Lo que no comprendo es por qué ese empeño en subvencionar a la moda, a las asociaciones de diseñadores, a las pasarelas… ¿No sería mejor apoyar a los eslabones más débiles de la industria de la moda? ¿Apoyar a esos talleres que no pueden competir con china mejor que a los diseñadores que le ponen precios avuittonados a prendas avencadas? En fin, poco entiendo de industria y cultura de un país en que la Ministra de Cultura se pronuncia como fan de Belén Esteban (¿¿Qué no lo habéis visto?? Si no me podía creer que el portero le estuviera pidiendo que eligiera entre La Esteban, La Campanario y La Trapote, menos me pude creer que la señora ministra se decantara por Belén).

Pero ahí está Roberto Diz, como un ejemplo a seguir. Diseñador, has de contar con tu talento y tus recursos para toda empresa que quieras abarcar, no puedes plantearte tu futuro en función de las subvenciones. Ya estoy harto de los diseñadores-imagen que venden menos ropa que una boutique ubicada en una colonia nudista.

Menos mal que ya es viernes, sino me da un síncope con este tema.

La ‘Unstructured’ de Roberto Diz

Lunes, 1 Marzo 2010

robertodiz1.jpg

En España no abundan los diseñadores que hagan colecciones ‘crucero’, no es una tendencia muy arraigada en los climas mediterráneos. Pero el otro día, justo antes de Cibeles, asistí a una presentación de una cruise collection, la de Roberto Diz, que para los asiduos a este blog ya es conocida mi ‘adoración’ por esta alma creativa desterrada… sí porque trabajar en moda desde Andalucía es como un destierro (con calidad de vida). Pero cuando existe ‘talento’, sea donde sea donde lo ejerzas termina convirtiéndose el centro del universo. ¡Qué críptico! Me aclaro… vamos, que al lado mío en el desfile tenía a una señora que llegó esgrimiendo un “Danke! Danke!” que despertó mi curiosidad, y resultó ser una de las clientas del diseñador gallego venida expresamente desde Liechtenstein. ¿Podéis imaginar el nivel en el que nos estábamos moviendo? De hecho, le gasté una broma a una a mis acompañantes, una socialité sevillana, y le dije que “la PETA aquí no sabría por dónde meter mano”, en referencia al aquelarre peletero al que las señoras se habían sometido. Y es que a la postre a un diseñador no lo define su trabajo, sino los invitados a sus desfiles, y en el de Roberto Diz había mucha fortuna reunida, pero fortunas silentes, de las que extienden talones sin pestañear, no como en los desfiles madrileños en que hay mucha cara elegante que se pasa por el estudio del diseñador para que le ‘presten’ (o le regalen, si le echan morro al asunto) un vestido mono.

Roberto presentó una colección extremadamente elegante, muy pensada para su clientela, con una concepción muy ‘Hollywood años dorados’ que en ocasiones recordaba las maravillosas imágenes de Horst P. Horst de los años 30 donde retrataba a Helen Bennett como una diosa grecorromana y ponía frente a su objetivo los maravillosos evening gowns de genios ya olvidados como Alix. Roberto sabe que en esa década radica una elegancia que jamás se repetirá y la trae al presente adoptando un estilo plagado de telas con caídas, perfectas para crear drapeados de aspecto anárquico pero que un estudio más profundo revela un determinismo inamovible en cada pliegue. Hombros muy marcados, caderas rotundas al gusto de las poderosas amazonas de antaño, ciertos toques lenceros y corseteros, y detalles casi invisibles que marcan la diferencia como los toques que en ciertos pliegues pone de strass, invisibles para la vista salvo por sus destellos.

El título de esta colección es ‘Unstructured’, y puede ser paradójico, porque cualquiera que vaya a lo obvio podría esperar un ejercicio de desestructuración al más puro estilo belga. Pero hete aquí que el título no es ‘Desestructured’ sino que el diseñador elige la negación de la estructura como hilo conductor, creando unos patrones en sus vestidos que son un canto ‘aparente’ a la libertad y la anarquía arquitectónica. Sus siluetas parecen improvisaciones: caftanes hiperholgados que cobran forma cuando son ceñidos por una correa a la cintura, looks que parecen piezas de telas que envuelven a la mujer de manera premurosa…

El desfile se realizó en el espacio en dos plantas que ofrece el Hotel Palacio Villapanés de Sevilla, y es que Roberto lleva algunos meses ya residiendo en Sevilla, a donde ha desplazado su atelier desde Jerez. Un movimiento muy inteligente, porque para su selecta clientela jerezana (allí hay muuucho dinero y poca ostentación, signo de buen gusto) venir a Sevilla es un gesto común y habitual, mientras que una nueva clientela sevillana (más de la que ya acudía a su estudio) tiene ahora a mano a este genial diseñador, y lo que es más importante, con un puente AVE Madrid-Sevilla que dejan sin excusas a las más perezosas de la capital.

La moda ni acaba ni empieza en Cibeles, tomad nota.

robertodiz2.jpg

Roberto Diz nos da una lección de anatomía

Mircoles, 11 Marzo 2009

img_4961b.JPG

Perdonen que cuelgue dos posts en el mismo día. No pretendo saturar a nadie. Pero estoy tan entusiasmado que no podía esperar a compartirlo. De pronto en el certamen Andalucía de Moda salta la chispa de la Genialidad (sí, con mayúsculas). El gallego afincado en Jerez, Roberto Diz ha debutado en esta plataforma. Debo confesar previamente que considero a Roberto uno de mis diseñadores fetiche desde sus primeros momentos en Circuit (creo que todos mis diseñadores fetiches nacieron en Circuit) y siempre he pensado, hoy lo comentaba, que su ‘expulsión’ de Cibeles es de esos episodios oscuros de la pasarela madrileña que claman de un disculpa y un desagravio por parte de la organización. No está Cibeles como para dejar escapar a los verdaderos genios mientras mantienen ‘en cartel’ a modistillas por saecula saeculorum

Lo que Madrid se pierde, Andalucía lo gana, y Muscl3 landscap3s (segunda colección de la serie de 4 capítulos titulada Anatomía del ser) nos ha llevado por un momento al más magistral París de Galliano, McQueen o Gareth Pugh. Un total de 27 salidas que toman como punto de partida conceptual el estudio del cuerpo humano, sus tejidos musculares, el sistema orgánico, traducido en una colección de color sangre que nos ha sido bombeada directamente a las entrañas como si se tratara de una transfusión de urgencia. Urgencia creativa. Urgencia por demostrar que no todo en España va dos temporadas por detrás de las principales pasarelas internacionales. 

Ahora a modo de regañina para el diseñador, que seguro me la acepta valorándola en su justa medida y con la buena intención que se la hago: ¡Roberto eres perezoso! Esta colección tenía que haber debutado en París, o Londres, pero mejor en París. Porque ella lo merece y tú lo vales. Te has acomodado en tu taller jerezano donde te regodeas de la buena clientela que tienes y has olvidado que toda colección tiene su contexto. Tú, y tu colección (y tu equipo, fantástico por cierto, empezando por tu siempre diligente asistente Álvaro, pasando por tu gente de prensa, y siguiendo por tus colaboradores como Isa y Pilita Miranda que te hacen las joyas, y Pakomoto que te ha hecho una producción musical sublime) necesitáis brillar entre ‘iguales’ en la Ciudad de la Luz.  

Hoy que todo el mundo sale de España a mostrar sus desfiles gracias en gran parte al dinero público, ¿por qué no das ese salto? Yo agradecería que mis impuestos fueran a parar a tu lanzamiento internacional mejor que muchas de las cosas que veo por ahí subvencionadas.

PD. Mención especial a la firla ALEP y a la Fundación Centrotecnológico de la Piel MOVEX que han hecho posible que consigas traspasar del tu uimaginación a la realidad las magistrales piezas en piel.

img_5020.JPG

Fotos: Martín Okuemotto