Blogs

Entradas con etiqueta ‘sastrería’

Antonaga o el mito del Fénix

Martes, 1 Diciembre 2015

antonaga-1.jpg

Línea Ceremonia 2016 de Antonaga. 

Briviesca es un municipio burgalés de entorno a los 7.300 habitantes. El cierre de la empresa textil Cardenal en 2011 fue un duro golpe para el municipio pues cerca de 200 trabajadores se quedaban en la calle. Trabajadores con una amplia experiencia que no veían un futuro laboral después de haber pasado toda una vida en la empresa. Desesperación y ansiedad, la historia que desgraciadamente tanto se repite en nuestros días. Pero de entre la desesperanza surgió el coraje de aquellos que plantaron cara a su destino. En abril de 2012, cinco sastres de la ya extinta Cardenal decidieron afrontar el difícil reto de crear una marca de referencia en la sastrería masculina a medida bajo una nueva insignia: Antonaga. “Fue muy duro verse en la calle, junto con otros 200 compañeros de toda la vida” me cuentan desde Antonaga. “Tardamos un año en gestionar los permisos, pedir préstamos a amigos y familia, hipotecar casas, etc… hasta que pudimos comprar la maquinaria embargada al FOGASA“. Sin duda no fue un camino de rosas y supuso el pago de un alto peaje. “Perdimos a muchos clientes/distribuidores/tiendas por el tiempo tan amplio de espera, pero sabíamos que había mercado, que había posibilidades“.

antonaga-4.jpg

Fundadores de Antonaga. 

Los cinco fundadores de Antonaga son: Alberto Martínez, responsable de compras, encargado de la selección de los tejidos más adecuados para cada traje; Jorge Ruíz, responsable de ventas, heredero de la pasión por la moda de su padre, Ángel; José Antonio Brunet, patronista con 32 años de experiencia y un estilo personal; José Antonio Aparicio, maestro sastre, que revisa los distintos procesos de producción y el control de calidad; y Ángel Ruíz, asesor estratégico, el más veterano de los cinco, con 50 años de profesión a sus espaldas. “Fue muy duro, había muchos nervios, incertidumbres, trabajábamos muchas horas y muchos días para poder tener un hueco en el mercado y ahora no nos arrepentimos. Es un sueño ser la empresa española líder en el mercado y Antonaga lo ha conseguido en tres años“. Tres años en los que ha pasado de ser ellos  cinco, los fundadores, a proporcionar 32 puestos de trabajo, siempre con la esperanza de aumentar la plantilla posibilitando la recolocación de sus compañeros de toda la vida. Antonaga fue ddesde el principio una apuesta de futuro, por el empleo y por Briviesca. “Mientras nuestra competencia ha abandonado España, nosotros hemos apostado por mantenernos en nuestra tierra y si, es posible, generar puestos de trabajo en nuestro pueblo“.

El 4 de abril de 2012, tan solo un día después de su fundación, salió destino a Toledo el primer traje confeccionado por Antonaga para un novio que había confiado en la nueva marca para desposarse. “Nuestro sitio está en el cliente que busca calidad y comodidad. Un traje Antonaga es Artesanía y por eso tenemos un mercado creciente entre el hombre que le gusta vestir bien con un producto de calidad, sin ser uno más de las trajes hechos en serie por ordenadores y maquinas“. Pero apostar por la Artesanía no significa que se deje de lado la innovación. Para esta firma el principal reto que se marcan a medio plazo ya no es “ser la empresa líder con todos los procesos productivos implantados en España, que ya es un reto cumplido. Ahora nos queda convertirnos en un referente. La tasa de repetición de nuestros clientes con Antonaga es del 95%, lo cual hace vislumbrar un futuro muy prometedor“.

antonaga-2.jpg

Línea de calle 2016 de la firma. 

Tarea ardua la del posicionamiento, ya que sabemos que no siempre el mejor producto es el más valorado por el público, que ve su percepción sesgada por factores como la publicidad o la fortaleza dentro de las redes de distribución. “Las grandes marcas mundiales tienen una gran fuerza de penetración en el mercado y por lo tanto de exclusión a las nuevas marcas. Hicimos una apuesta por el boca a boca, por la calidad, por el diseño y las materias primas. Vamos creciendo poco a poco, pero con una tendencia muy favorable y sobre todo tenemos el apoyo y el aliento de los periodistas de la moda y de los medios de comunicación. Haber sido galardonados con el Premio Mejor PYME de España 2015 es un claro reconocimiento al trabajo bien hecho y a la atención constante al detalle que tiene un traje Antonaga“.

Pero hablemos del ‘estilo Antonaga’, de lo que aporta esta empresa a la escena de la sastrería industrial y a medida. “Básicamente resaltaría que somos los únicos sastres que tienen su taller de confección a medida en España. Esto nos permite tener un conocimiento exacto de lo que solicita el cliente y por lo tanto dar un servicio rápido, de calidad y exactamente lo que quiere el cliente. Nuestro cliente es el las tiendas tradicionales, que busca calidad, materia prima de primer nivel. Este es un cliente exigente, que entiende las calidades de los trajes Antonaga y por eso estamos trabajando muy bien con este tipo de clientela. Es muy reconfortante saber que cuando un cliente se hace un traje Antonaga, ya no quiere probar otras marcas más comerciales o conocidas. El Estilo Antonaga es tener un traje como una segunda piel“. Cada traje de Antonaga implica un total de 9.725 puntadas de hilo, 4’5 metros cuadrados de los mejores paños, y 127 procesos realizados a mano y con equipos especializados, que transforman en tan sólo dos semanas la materia prima en un traje de la más altas calidades. “Conocemos los tejidos, cómo se trabajan, cómo van a asentar en el cuerpo de una persona, cómo hay que cortarlos, cómo se unen las diferentes 98 piezas que lleva una americana. Sabemos coser las piezas de un traje en lugar de pegarlas, cuidamos, mimamos las telas en todos los procesos de confección. Hace falta mucho amor a este oficio, uno de los más antiguos del mundo, para coser a mano todas y cada una de las mangas de los 5.000 trajes que producimos al año“.

Tres son las líneas que trabaja Antonada: El traje de ceremonia, dentro del cual encontramos el chaqué, el frac y el esmoquin; el traje de calle para el día a día; y la confección “A medida” a través de las más de 200 tiendas especializadas, ubicadas en zonas comerciales de referencia de las principales ciudades, como Portal de l’Angel, Paseo de Gracia, Preciados, Serrano y Ortega y Gasset. “La mayor innovación de Antonaga consiste en respetar y recuperar la producción artesanal de la sastrería a medida tradicional. Las grandes marcas y la producción en serie en otros países han hecho que comodidad, elegancia y tradición se hayan perdido. Sin embargo, el cliente exigente ha sabido distinguir inmediatamente las prendas Antonaga, por que respetan los valores tradicionales de la sastrería clásica y elegante“.

antonaga-3.jpg

La sastrería tradicional es la base del universo Antonaga. 

La firma trabaja con un amplio catálogo de cerca de 50 tipos de telas seleccionados con los criterios de maestros sastres con más de 30 años de experiencia, apostando decididamente por los tejidos italianos de máxima calidad, que suponen un 65% de los tejidos empleados frente al 30% de procedencia española y un 5% de factura inglesa, muy de tendencia. “Las telas italianas azules siguen siendo las preferidas y, como novedad, reaparece el gris” explican desde Antonaga respecto a las apuesta para este invierno. “Los cuadros surgen con fuerza para los más atrevidos. En sastrería a medida apostamos por las americanas de dos botones y dos aberturas; el diseño ajustado pero respetando la comodidad; y la raya diplomática, que ha resurgido con fuerza en Italia, empieza a dar sus primeros pasos en España. El traje con corte italiano, entallado, y con pantalón pitillo y de color negro sigue siendo el Rey de la Ceremonia, mientras que el esmoquin con pajarita gana en los eventos y en las bodas, aunque el chaqué clásico corto aparece como novedad. Desaparecen prácticamente los trajes con brillos, lo que rompe bruscamente la tendencia de años anteriores“.

El futuro de Antonaga pasa por su internacionalización. El primer paso de su Plan Estratégico ha sido asentarse en Portugal, estando presentes actualmente en 5 de las principales ciudades del país vecino. El próximo paso que están contemplando es su entrada en Estados Unidos, Reino Unido y Suiza.

Ana O’Kean, diseñadora de O’Kean & Co: “Es crucial ser conocedor de la importancia de las proporciones para respetarlas o transgredirlas”

Viernes, 5 Diciembre 2014

okean5.jpg

Fotografía: Ernesto Castillo para Fondo de Armario

Cualquier sevillano conoce el apellido O’Kean. Todos hemos pasado por la puerta de la prestigiosa sastrería sita en Plaza Nueva, algunos afortunados han penetrado en sus entrañas. En O’Kean, la familia O’kean, originaria de Irlanda, ya son varias generaciones vistiendo a los caballeros. Ahora es el turno de Ana O’kean, que ha emprendido su propio proyecto empresarial bajo la insignia de O’kean & Co., una nueva firma de perfil clásico pero con detalles pensados para el hombre de hoy. El bagaje de Ana en el mundo en la moda no es tan largo como cualitativo, ya que su interés por el negocio familiar nace en 2002, cuando entró en la sastrería familiar de la mano de su padre, Don José Mª O’Kean Blanco, sin duda uno de los mejores maestros sastres sevillanos. Perfeccionará sus conocimientos en patronaje industrial en un centro de referencia, la Escuela Guerrero de Barcelona. Y terminará de formarse al lado de otro gran maestro sastre sevillano, Don Fernando Rodríguez Ávila. ¿Por qué no nos adentramos en su showroom.

Cuéntame cómo decides seguir la tradición familiar en la confección masculina. ¿Es una vocación tardía o desde siempre tuviste claro lo que querías hacer? ¿De dónde viene Ana O’Kean? A simple vista yo diría que ha sido una vocación tardía, aunque si echo la vista atrás me veo de niña pidiéndole a mi padre que en vacaciones me llevara al taller a coser. En estos últimos años me he planteado en muchas ocasiones cómo he tardado tanto tiempo en ver algo que tenía delante de mis narices. Pero lo cierto es que estudie derecho, hice trabajos de los más dispares, me dediqué unos años en cuerpo y alma a la danza, me fui a la Universidad para Extranjeros de Perugia (Italia) a estudiar italiano y cuando unas navidades de vuelta a casa, mi padre me dijo que le ayudara a informatizar el negocio, pensé que podía ser una parada temporal en la que repostar y continuar con mi siguiente viaje, sin imaginar que el negocio me atraparía y que esos dos últimos años de la vida de mi padre, trabajando a su lado, me darían la oportunidad de descubrir su oficio y de quererlo hacer mío. Desde ese momento hasta hoy ha sido un no parar de formarme y de investigar para seguir aprendiendo de este mundo.

okean3.jpg

¿Qué es lo más importante que aprendiste del concepto de sastrería de tu padre? De mi padre aprendí la importancia y el gusto por las líneas y las proporciones. La calandra de una solapa es la firma de un sastre, lo define y diferencia. Es un mundo lleno de sutilezas que bien conjugadas crean un todo que hacen que sin ser conscientes de estas líneas una prenda nos guste. Las proporciones son tan importantes que cuando las perdemos todo se descompensa, es crucial ser conocedor de ellas para respetarlas o transgredirlas, pero siempre teniendo muy presente que estas proporciones serán las que al vestir a un hombre lo estilicen o consigan el efecto contrario.

Después llegaría tu etapa de formación al lado de Don Fernándo Rodríguez Ávila, otro gran sastre. A él le debo que compartiera conmigo su método de estudio de los patrones en la sastrería a medida, sus conocimientos de la anatomía del cuerpo humano a la hora de vestir a un hombre, la capacidad de crear armonía a pesar de los defectos que pueda presentar un cliente adaptando a la perfección el tejido a la piel. Gracias a su gran generosidad he aprendido y sigo aprendiendo en este oficio.

okean4.jpg

¿Por qué el concepto firma on-line de O’kean & Co y no la sastrería a medida? La sastrería es la artesanía de la que me nutro y a la que no descarto dedicarme en un futuro, pero lo cierto es que en la sastrería la creatividad está bastante limitada por lo que el cliente solicite, y una de mis inquietudes al fundar O’Kean & Co. era precisamente dar rienda suelta a la creatividad. Lanzarnos como plataforma on-line, aunque tenemos un espacio físico en el número 16 del Paseo Cristóbal Colón de Sevilla, fue por la absoluta convicción de que el futuro va sin duda por este camino. Tenemos acceso directo al mundo, sin movernos de Sevilla.

¿Quiénes estáis detrás de ello? Somos un pequeño pero potente equipo. Rocío O’Kean, Pablo de La Lastra y Ana O’Kean. Rocío es mi principal punto de apoyo en esta aventura, a ella también le encanta la moda masculina, debe ser una cuestión de genética, aunque su ámbito de trabajo es muy distinto. Solemos comentar las colecciones, vamos juntas a las ferias textiles y planeamos estrategias para el negocio. Pablo es el encargado de gestionar la Web, redes sociales, fotografía, video… es un todoterreno implicado al cien por cien en el día a día de O’kean & Co.

¿Qué ha sido lo más complicado de poner en pie el proyecto? O’kean & Co. nace en el año 2012, en uno de los momentos más complicados de la economía en este país. Ni que decir tiene que todo era difícil, y aún lo sigue siendo, pero quizás lo más complicado es  crear un prêt à porter en el que hacemos un total look de calidad trabajando con grandes empresas del mundo textil y de la confección que te exigen cumplir con sus mínimos, que para una pequeña empresa son más máximos que mínimos, en definitiva colarnos en un mundo de gigantes.

okean2.jpg

¿Sevilla qué aporta y qué quita a un proyecto empresarial? Sevilla aporta mucho a O’kean & Co., está unida a nuestra marca. Soy hija y nieta de sastres que han trabajado en esta ciudad, son muchas las generaciones de sevillanos que relacionan el apellido O’Kean a la moda masculina. En Sevilla tengo un trampolín difícil de encontrar en otro lugar. Por contra seguimos teniendo una ciudad con una economía frágil que hace que todo arranque sea más difícil que en ciudades con un poder adquisitivo más alto.

¿Cómo definirías al hombre al que va destinado tu producto? Me gusta pensar en un hombre que disfrute vistiéndose, para el que ir de compras sea un placer y no un martirio, que se enamore de una prenda y sienta la necesidad de tenerla aunque no la necesite. Creo que la moda está muy unida al placer que nos proporciona vestir y sentirnos bien con lo que llevamos. Es la sensación que quiero provocar y el hombre en quien pienso cuando trabajo.

¿Qué detalles en la confección son los que marcan la diferencia en tu opinión? Hay muchos y todos deben de trabajarse a la vez para marcar la diferencia: un botón, acabados, interiores, fornituras… Pero todos estos detalles sin una buena materia prima, patrón y diseño no tienen sentido. Me resulta absurdo cuando se pretende dar importancia a un ojal abierto o de color si la americana por si misma no se defiende con una buena estructura y tejido.

okean1.jpg

Háblame de la colección de este invierno. Hemos trabajado dos líneas en ella. Por un lado un clásico renovado, a medio camino entre el prêt à porter y la sastrería a medida, acercando fornituras, líneas y calidades muy comunes en la medida y difícilmente presentes en la confección por su alto coste. Y por otro lado una línea más informal en la que me permito ser más creativa experimentando con tejidos técnicos, lanas cocidas, algodones encerados o impermeables. Debo de reconocer que siento cierto pudor hablando de mi trabajo, prefiero que sea él el que hable por si mismo y otros los que lo definan.

¿Qué caminos te gustaría ir explorando frente a las posibilidades creativas que te ofrece tu marca? Las colecciones de O’Kean & Co están muy pensadas para saltar a la calle en cualquier momento. Al mismo tiempo están llenas de guiños creativos que me gustaría fueran afianzándose sin que por ello dejaran de tener una fácil puesta. Explorar trabajando con tejidos técnicos que me obliguen a plantearme nuevas líneas y diseños; dejar de reprimir ideas por miedo a perderle el pulso a la calle; ser menos racional y dejarme llevar más por el mundo de la intuición. Mis creaciones más intuitivas son también las más complicadas de llevar a cabo pero acaban convirtiéndose en las estrellas de la colecciones.

www.okeanandco.com

Aprendamos la diferencia entre made-to-measure y bespoke

Lunes, 15 Septiembre 2014

prada-made-to-measure.jpg

¡Pero qué miedo se le tiene al “hecho a medida”! Está claro que muchos de esos miedos derivan del costo, pero también nos encontramos con aquellos que no se atreven por simple pudor, se les hace un mundo entrar en una sastrería y dejarse ‘hacer’. Aunque las opciones que hay en el mercado para el hecho a medida son varias y pueden ayudarte a familiarizarte con ese mundo paso a paso. Tenemos por un lado las webs que remitiendo tus medidas te confeccionan prendas en base a ellas, otras empresas o firmas ofrecen incluir pequeñas modificaciones (como bordado de iniciales) a las prendas confeccionadas… Pero eso es trivial, le verdadero ‘a medida’ se hace con el cliente presente, y aquí es donde radica una terrible confusión entre dos términos que pueden parecer sinónimos pero que no lo son: made-to-measure y bespoke. Para ser didácticos podemos decir que made-to-measure es adaptación y bespoke es creación desde cero.

En el made-to-measure existe un patrón inicial que se modifica para adaptarlo al cuerpo del cliente mientras que en el bespoke se crea un patrón original y específico para cada cliente. En el primer caso suele encargarse de tomar las medidas y modificaciones el responsable de la tienda mientras que el proceso bespoke está en todo momento en manos de un sastre. En el made-to-measure suele haber una toma de medidas y una prueba final, mientras que en el bespoke son varias las pruebas que se realizan a lo largo de la confección de la prenda (menos cuando el cliente es habitual y ya se han realizado trabajos previos para él). Y mientras que el made-to-measure brinda una limitada gama de modificaciones al gusto del usuario, en el bespoke las posibilidades son infinitas ya que no existe lo imposible para un experto sastre.

Pues bien, si comienzas probando el made-to-measure que ofrecen distintas marcas de lujo como Prada (aunque creo que no disponible en España), seguro que poco a poco irás a más y te aficionarás a las prendas hechas para ti en exclusiva. Prada, por ejemplo, implantó este servicio en 2003 y ofrece en 43 tiendas alrededor del mundo trajes, abrigos y camisas personalizadas. Empezar a educarte en el hecho a medida a través del made-to-measure puede ser un paso bastante didáctico que te ayude a aprender sobre tejidos, fornituras, modelos de cuello, puños… Las camisas de Prada hechas a medida ofrecen alrededor de 180 tejidos entre los que elegir, 6 tipos de cuello, 5 de puños y 6 colores para los monogramas deseados. Una vez que domines el made-to-mesure te puedes lanzar al bespoke sin complejos.

No es mala idea, por ejemplo, proponerse ampliar tu armario con una prenda a medida por temporada, cosa que no te llevará a la ruina y que por el contrario enriquecerá tu guardarropa ostensiblemente teniendo en cuenta que el bespoke, sin ir más lejos, tiene una vida útil muchísimo más larga que el prêt-à-porter.

La sastrería de Saville Row es un activo importante de la semana de la moda masculina de Londres

Martes, 18 Junio 2013

mrstart.jpg

Con la mira puesta en Londres no puedo menos que admirarme de la evolución de esta joven cita que nació como iniciativa del director del GQ británico. En tres ediciones ha conseguido posicionarse con fortaleza en el calendario de las presentaciones masculinas. Con un espíritu que oscila entre el clasicismo de la sastrería británica y la vanguardia que tiene su cuna en el Londres de las grandes escuelas de moda, las colecciones londinense han conseguido enganchar a la prensa especializada sin ambages.

Uno de los principales activos con que cuenta es la integración de la tradición sastre en el gran abanico de propuestas que despliega frente a los amantes de la moda masculina. El clasicismo de la sastrería es un valor en alza. Precisamente por el momento de crisis económica la sastrería tiene más presencia que nunca, ya que el mercado se ha polarizado en paralelo a la economía. La brecha entre los que menos tienen y los que más tienen se ha intensificado haciendo cada vez más débil el concepto de clase media en lo que a ‘consumo’ se refiere. Las firmas que mejor resisten el embate de la adversidad económica son las de lujo, sobre todo las que entroncan con la tradición y el clasicismo atemporal. Ahí es donde la sastrería entra en juego.

hardyamis.jpg

Firmas clásicas de Saville Row como Hardy Amies (sobre estas líneas), que si bien no aportan avances revolucionarios al mundo del menswear sí que marcan el pulso del vestir contemporáneo, ha encontrado un escaparate de excepción en esta semana de la moda masculina londinense. Hardy Amies apuesta para el verano de 2014 por la raya como especial recurso estético en los tejidos, el naranja como nota de color entre la gama de clásicos neutros, y los bajos de los pantalones a medio tobillo como nota de modernidad. Mientras que Hackett London mantiene su adhesión al dandismo más ortodoxo, con prendas impecables pero que se muestran impermeables a tendencias y evolución de la moda.

gieves.jpg

Gieves & Hawkes (en la foto sobre estas líneas) ha sido una de las citas más esperadas por suponer el debut de Jason Basmajian en la dirección creativa de la casa, que llega directamente salido de la italiana Brioni. Justamente lo que busca la firma con esta incorporación es el posicionamiento de este nombre británico al nivel de otras casas con más prédica internacional como la propia Brioni, Canali, Daks o Aquascutum.

james.jpg

Richard James está en Saville Row desde 1992 siendo hoy en día una de las figuras más destacadas de la nueva ola de la sastrería londinense. En esta ocasión presenta una propuesta repleta de prendas clásicas, sin ningún tipo de innovación en las formas, pero que orbita alrededor de esos colores del ocaso veraniego. Al igual que Hardy Amies mantiene los bajos de los pantalones por encima de los tobillos, una apostura que ya amenaza ser de nuevo tendencia tras aquella fiebre que desató Thom Browne en su momento.

hart.jpg

De más reciente creación son propuestas como la de Mr Start (arriba, encabezando esta entrada), la línea formal de moda masculina de la firma Start, creada en 2002 por Philip Start y su esposa Brix Smith Start. Esta línea debutó en 2008, y para el próximo verano se decanta por una puesta en escena decididamente juvenil, aunque las prendas no tengan edad, pudiendo ser igualmente adecuadas para jóvenes y no tan jóvenes. Por su parte la firma Spencer Hart (sobre estas líneas), fundada por Nick Hart en 2002, en esta ocasión demuestra que el mestizaje en la sastrería formal es posible, en especial cuando las influencias contaminantes llegan de oriente y medio oriente.

saville.jpg

Pero no todas las sastrerías, por la idiosincrasia propia del sector, tienen capacidad para mostrar una colección completa dentro de esta cita con la moda. Por ello se ha organizado en el Lord’s Cricket Ground, el estadio de cricket, una muestra de más de 70 modelos que reúne a lo más granado de las casa de Saville Row, Mayfair y St James y que ha llevado el título de ‘The English Gentleman at Lord’s’. Lo interesante de verdad no han sido las prendas, que sin duda son una muestra de lo mejor de lo mejor de la confección londinense, sino que el estilismo ha corrido a cargo de Jo Levin, la veterana estilista que ostenta el cargo de Creative Fashion Director en el GQ británico. Toda una lección de estilo.

García Madrid P/V 2012

Lunes, 21 Mayo 2012

garcia-madrid-d.jpg

Parece mentira que fuera tan solo hace unos seis años cuando García Madrid entrara en nuestras vidas refrescando en purista panorama de la sastrería nacional. La sastrería clásica se había convertido en un reducto de sibaritas de la vieja escuela y esos templos de la elegancia permanecían vetados por precio y ‘actitud’ a una nueva generación de clientes potenciales, los 30-something con poder adquisitivo gracias a sus profesiones liberales y su interés por las últimas tendencias. Una sastrería para ellos era como una gruta llena de telarañas donde olía a abuelo alcanforado (cuando no lo es en absoluto).

garcia-madrid-a.jpg

La magia de García Madrid ha sido traer la sastrería, no sólo su fondo sino su forma, al siglo XXI. Ya son dos sus tiendas en Madrid, una en Serrano y otra en Malasaña, ambientadas de una forma muy orgánica y nada afectada, que hace sentir cómodo al cliente en cuanto entra en ellas.  

garcia-madrid-b.jpg 

Todos amamos a García Madrid por su estilo de siempre y su nueva actitud, por su sintonía con las redes sociales y porque tenemos la sensación de estar haciendo una apuesta de futuro con valor en el presente. Este año ha estado en CasaDecor de la mano del interiorista Xavier Martin dentro de su proyecto Cocoon.

garcia-madrid-c.jpg 

Siempre es buena idea acercarnos a su mundo, así que aprovecho para enseñaros parte de su colección de verano 2012. Veréis que en su campaña de imagen introduce a una fémina, un movimiento que en su día le dije que era muy inteligente, porque la mujer es ese gran cliente que la sastrería clásica ha estado dejando escapar durante mucho tiempo sin darse cuenta que relación tan maravillosa pueden establecer con ellas.

Semana del ejecutivo: el traje

Jueves, 20 Mayo 2010

traje-gris-blog-cover.jpg

El secreto de la imagen de un buen ejecutivo radica principalmente en su traje. Un buen traje, bien cortado, de buenos materiales, siempre marca la diferencia. Ahora abunda lo que yo llamo los BUFAVIS (Bussines Fashion Victims), que son aquellos ejecutivos que le dan más importancia a sus conocimientos en moda que a la cuenta de resultado de sus negocios. Los conocerás por ir de ejecutivos sin querer parecer ejecutivos, con marcas de pasarela y prendas que no son a priori muy adecuadas apara el conservador mundo de los negocios. Me parecen terribles, pero que no se diga que soy yo el que desanima la ‘innovación’ en el vestuario ejecutivo.

Pero ciñámonos a la realidad, y la realidad es que lo que mejor funciona en los negocios es el traje gris. ¿Aburrido? Eso lo dirá quien no conozca las mil y una variantes que la temporada nos deja. En cuanto a tonos las posibilidades son infinitas: gris claro u oscuro, marengo, plomizo, tirando a azul, tirando a beige, etc… Con cuadros, rayas (en todas sus versiones), dibujos como la pata de gallo (aunque yo la pata de gallo la dejaría para el otoño), cruzados, sin cruzar, de un botón (muy en boga), dos botones, ¿tres? (mejor abstenerse), solapa ancha o estrecha, etc… y sin entrar en los tipos de tejidos, que entonces la variedad se dispara exponencialmente.

Un buen ejecutivo sabe lo importante que es definir su uniforme de trabajo. No puede asumir riesgos de levantarse con un mal día y optar por una mala combinación. Una vez que encuentran su ‘uniforme’ llenan su armario con él manteniendo el fondo y variando en pequeños detalles.

Yo soy muy de la manufactura italiana: Zegna, Brioni, Canali o Paoloni (esta última me gusta especialmente por su ratio calidad precio). Aunque sea dicho de paso tengo algunos fetiches como la línea London de Aquascutum (aunque yo ya puesto optaría por su servicio de sastrería y me pegaría una escapada a Londres) y tampoco me desagrada el corte de firmas francesas como Façonnable, mucho más asequible por tener distribución en El Corte Inglés.

¿Qué firmas creo que están sobrevaloradas en cuanto a trajes? Principalmente las americanas como CH Carolina Herrera o Calvin Klein, y sobre todo Armani, no puedo con los cortes de los trajes de Armani, me parecen de abuelete, sobre todo en el patronaje de los pantalones que serían delicioso si siguiéramos anclados en 1987.

Mis consejos a la hora de comprar un traje:

1. La marca no lo es todo. Hay marcas que tienen justificado su prestigio, caso de Ermenegildo Zegna que tiene su propio lanificio y usa unas telas de infarto, y otras que realmente lo que cargan en sus desorbitados precios es el coste del desfile y el caché del nombre del diseñado. Hay que pararse a pensar: ¿este traje vale lo que me piden sin saber cuál es su firma?

2. Hay que ser muy conscientes de las limitaciones físicas de casa uno. Si eres gordo o bajito, o demasiado alto, o demasiado delgado. Párate a pensar: ¿Si me arreglan los bajos y las mangas el resto del patrón se amolda a mi cuerpo? Es muy posible que la respuesta sea no, por lo que es casi mejor pasar al plan S (de Sastrería). Al final, y si comparamos con trajes de buenas firmas, el traje no suele salir mucho más caro y siempre tenemos la seguridad que nos va como un guante. Más vale un armario con poco y bueno que con mucho e imponible.

3. Cultívate en cuanto a tejidos. El saber no ocupa lugar y conocer las cualidades de los tejidos te ayudará a mejorar tu criterio.

4. Se fiel a tu estilo cuando lo encuentres. Deja los experimentos para fuera del trabajo. Minimiza el impacto visual de los complementos. Ejerce la sobriedad.

5. Vive el traje con naturalidad, que nunca sea un corsé, sino una herramienta al servicio de tu cuerpo y tu estilo de vida.

Y en cuanto a los complementos ya citados, me extenderé en el próximo post.

traje-gris-blog.jpg