Blogs

Entradas con etiqueta ‘Vogue París’

Carine nos abandona

Lunes, 20 Diciembre 2010

roitfeld.jpg

Estoy actualizando el curriculum para mandárselo a Xavier Romatet, presidente de Condé Nast Francia. ¿Cómo que todavía no te has enterado? A menos que la ola de frio te haya aislado en una casa de campo sin conexión a Internet ni móvil no tienes excusa para no conocer a estas alturas la bomba informativa: Carine Roitfeld se va de Vogue Paris en enero. Ya le había avanzado algo a la periodista Cathy Horyn en una entrevista en que venía a decir algo así como que era hora de emprender nuevos proyectos.

Diez años al frente de Vogue Paris. Diez años de un Vogue con identidad propia, repleto de creatividad e imágenes trasgresoras. Diez años del reinado Roitfeld, una estilista con una visión clara de lo que quería hacer con esta edición internacional de la cabecera de moda más famosa. La única editrix que se postulaba una y otra vez como sucesora de Anna Wintour. La creadora de la Guccimania (no, nome canso de explicar que la responsabilidad de la Guccimania no es de Tom Ford, sino de la famosa campaña que orquestaron Mario Testino a la cámara y Carine al estilismo). Por eso son varias las voces que han señalado que qué curioso que Carine deje Vogue cuando Tom Ford vuelve a sacar línea femenina, sugiriendo que el futuro de la estilista esté al lado del diseñador como asesora o algo por el estilo. Cathy Horyn, que es muy avispada, le ha mandado rápidamente un mail a Ford y este le ha respondido que la decisión de la francesa ha sido una completa sorpresa, que no tenían planes comunes.

Ahora se abre una brecha en el liderazgo de Vogue que pronto sabremos quién lo ocupa [he desechado la idea de mandar mi curriculum porque me he dado cuenta que mi francés es muy elemental]. Solo se puede augurar que quien llegue tendrá mucho talento vista la lista de insignes directores que la revista ha tenido desde que naciera en 1921, aunque el Vogue París nació el 15 de junio de 1920 editándose en Londres. De dirigirla se ocupa una pareja muy singular, el matrimonio Lucien y Cosette Vogel, que previamente habían relanzado La Gazette du Bon Ton. Cosette resultó una directora de talento ya que venía de una familia con temperamento artístico en los genes. Su liderazgo duró hasta 1927, cuando el por entonces director de moda Mainbocher (sí, el diseñador) se hace con el puesto. Él sólo estaría dos años en que cedió las riendas a Michel de Brunhoff, que junto a Lucien Vogel harían sobrevivir as la revista con sus idas y venidas hasta después de la II Guerra Mundial. En 1954  llegará Edmonde Charles-Roux  con una nueva filosofía editorial para un Nuevo tiempo en la moda y un Nuevo espíritu postbélico. Tras ella, en 1966, se hizo con las riendas de la revista Françoise de Langlade que se apoya  en dos adjuntas de valor inestimable: Francine Crescent para la moda y Françoise Mohrt para la belleza, la primera terminaría rigiendo Vogue París del 68 al 87, y la segunda sería la ideadora de los famosos números de diciembre editados por una personalidad famosa. Del 87 al 94 los editoriales vendrán firmados por Colombe Pringle, a la que sucederá la carismática Joan Juliet Buck hasta la llegada de Carine Roitfeld.

No es que todos estos datos los tenga en la memoria, no. Es que tengo a mano el número de la revista que conmemoraba su 75 aniversario en 1995. Un número auténticamente de coleccionista en el que se repasa su historia, se hace un índice de a los artistas que han trabajado en la revista, se rescatan centenares de las más carismáticas portadas, que extracta a las personalidades más señeras inmortalizadas en sus página…. Y que curiosamente su primer editorial de moda viene firmado por Carine Roitfeld y su cómplice Mario Testino, en la que posa como protagonista y estrella la española Patricia Medina.

Yo sólo le pediría una cosa a la sucesora de Carine (porque será mujer, eso casi seguro), que siga cultivando el factor diferencial francés en esta edición, que no se pliegue a las directivas estéticas de las anglosajonas. Que Vogue París, que es la única cabecera tildada con una ciudad y no un país, bien merece una misa.

Penélope Cruz dirige Vogue París

Lunes, 19 Abril 2010

pe-pa-vogue.jpg

¿No os encantan los números especiales de las revistas “editados” por celebrities? El número de Mayo de Vogue París seguro que desaparece de los kioscos en un pispas porque tiene como editora invitada a la mismísima Pe (léase Penélope Cruz). Pues sí, el equipo de la inefable Carine Roitfeld se ha puesto a las órdenes de la actriz española para crear un número de Vogue París a su medida, con un tema solidario de fondo, la lucha contra el sida. Y es que Penélope ya está consagrada como una de las grandes divas de nuestro tiempo con Oscar y nominaciones a tutiplén, con portadas de las mejores revistas de moda y como embajadora de grandes causas.

El número de mayo de Vogue siempre se hace alrededor del Festival de Cannes, así que Cruz ha reunido a un buen ramillete de personajes (Bono, Meryl Streep, Kate Winslet, Julianne Moore, Naomi Watts, Gwyneth Paltrow, Pedro Almodóvar…) para dar contenido a este número de 210 páginas. Almodóvar entrevista a Jeanne Moreau y le ponen de título a la pieza “Talk to Her” en un alarde de originalidad periodística (yo le hubiera puesto lo mismo y hubiera pensado que soy la mar de ingenioso, pero como no he sido yo…). Pero la gran revelación viene de la mano de la mismísima Pe que se pone al otro lado de la cámara como fotógrafa (¿tenemos a una nueva Mario Testino en ciernes?) y publica fotos de una embarazada Salma Hayek, o instantáneas de Javier Bardem charlando con Sean Penn en un bar de California. Y muchas otras cosas como un collage de Galliano sobre la actriz y Almodóvar…

Los números editados por celebridades son todo un clásico del Vogue París que en 1969 lanzó su primer especial navideño que incluía esta fórmula. El primer personaje invitado fue Françoise Sagan (nivelazo intelectual), a la que seguirían Dali (1971), Fellini (1972), Hitchcock (1974), Polanski (1976), Orson Welles (1982), Baryshnikov (1986), el Dalaï-Lama (1992) o Nelson Mandela (1993), por nombrar algunos. Claro está que la fórmula ha degenerado en los últimos tiempos perdiendo el cariz intelectual Kate Moss (2004), Estefanía de Mónaco (2008) m o Laetitia Casta (2009), por ejemplo. La estética pudo a la ética (eso era por rimar, lo que quería decir es que la estética pudo al intelecto).

Pero para intelecto el de Pedro Almodóvar que vio en Pe un filón muy rentable… o más bien una rentable relación simbiótica. Él lanzó la carrera de Pe en Estados Unidos cuando esta estaba sumergida en una espiral de películas de tercera, la posicionó como una gran intérprete además de la cara bonita que ya era. Y ahora ella es su mejor campaña de marketing. En un mundo lleno de ingratos, ver que la gente es agradecida y responde a las expectativas me crea un sentimiento de esperanza.