Blogs

Entradas con etiqueta ‘Vuitton’

#LookDeFinDeSemana: Mankets

Viernes, 12 Diciembre 2014

Este fin de semana, con el frío en alza, nos vamos a liar la manta a la cabeza. Ni bufandas, ni fulares, ni pashminas, ni ponchos… no, lo último de lo último para abrigarse es la manket, el apocope de ‘man blanklet’, es decir, manta masculina. No es nuevo de esta temporada aunque Christopher Bailey decidiera cerrar el desfile de otoño/invierno 2014/15 de Burberry con todos sus modelos cubiertos por una de ellas, convirtiéndola de pronto en el must más must que vendría meses después. Primero, tal y como el verbo en la biblia, fue Vuitton; después llegaría Pitti Uomo y la legión de elegantes que se dejaron fotografiar en la feria pertrechados con su mantita cual Linus, el de Snoopy; y finalmente el gusto del consumidor ya parece estar maduro para aceptar las mantas como accesorio masculino imprescindible. Lo cierto es que sabiéndola llevar queda estupendamente, y además es versátil porque tal y como presentan las suyas Vuitton en su web americana sirven “en invierno para abrigarte y n verano para hacer picnics”, pero perdóneme si me resisto a echar sobre el césped una manta de 965 euros. Aquí te muestro tres tipos de mankets que seguro te encantarán, y de paso vemos de qué manera proponen los diseñadores llevarlas.

burberri.jpg

 ¿Nos echamos la manta al hombro como en Burberry?

garcia-madrid.jpg

¿O la liamos al cuello como propone García Madrid?

sacai.jpg

¿O quizás a modo capa como se vió en la colección de Sacai?

¡Te quedaste a cuadros!

Mircoles, 4 Junio 2014

trajes-cuadro-2.jpg

Louis Vuitton primavera/verano 2014 

Muchos piensan que llevar traje es aburrido. Y puede parecerlo en tanto en cuanto que la gran masa de caballeros trajeados que salen de sus casas casa día son gente gris, sin imaginación y sin ninguna ganas de arriesgar a la hora de vestir que se parapeta en el uniforme del traje gris y de ahí es imposible sacarla. Pero los hombres con verdadero estilo saben que el traje es un universo de infinitas posibilidades en el que con mesura se puede trasgredir todo lo que uno quiera.

Hoy quiero acercaros una tendencia de esta temporada: los trajes de cuadros. No son algo nuevo, pero esta temporada llegan más fuertes que nunca. Lo que es en pasarela destacan las propuestas de Louis Vuitton, quintaesencia del savoire faire francés, que sabe cómo emplearlos para que sean aptos para señores cosmopolitas y ese punto de elegancia que sobresale pero sin señalarse.

Pero lo que me interesa acercaros es algo mucho más explosivo (y asequible). Se trata de la firma Moods of Norway, una propuesta superinteresante que nos llega de Noruega y cuyas prendas se pueden adquirir en su web, ya que no es plan ir hasta aquel país para ampliar el armario. Sus trajes están llenos de color y salen fácilmente por menos de 600 euros. Mirad los estilismos que proponen, ¿a qué nos os parecen descabellados a pesar de tanto color?

 trajes-cuadro.jpg

Moods of Norway (www.moodsofnorway.com

Vuitton viaja en un coche japonés

Lunes, 9 Marzo 2009

vuittoninfiniti.JPG

Hoy día existe fanatismo por los coches. Dime qué coche llevas y te diré quién eres, parece la norma que suele ser tremendamente engañosa. No cuenta el coche, sino los detalles. Tener un gran coche no es demasiado problema hoy día sea cual sea tu estatus social y laboral. Pero su interior nunca miente, y la exquisitez y la clase se refleja en todo aquello que hace el coche verdaderamente tuyo. No hablo del tuneo, que suele caer en lo chabacano y horrendo, sino en el mimo que se pone al personificarlo: accesorios, tapicería… Ya quedan lejos los días en que los coches eran hechos a medida, pero esta es una bonita costumbre que las marcas más selectas tratan de recuperar. 

Infiniti, la división de lujo de Nissan Motor Co se ha aliado con la casa del savoire faire por excelencia, Louis Vuitton, para crear un set de equipaje para el nuevo modelo Essence, que en palabras de la firma “su interior promueve una sensación de bienestar”. Las maletas fueron presentadas en los Louis Vuitton Classic Awards que tuvieron lugar durante la International Motor Show de Ginebra y han sido desarrolladas junto al director de diseño de Infiniti, Shiro Nakamura. Las maletas tienen la forma ergonómica necesaria para ajustar en el maletero y están realizadas en lona Damier Graphite, estando una de ellas pintada a mano con los colores de Infiniti. 

Hace más de cien años que Vuitton viene realizando este tipo de colaboraciones con fabricantes como Mercedes, Hotchkiss y Panhard-Levassor, y ha realizado accesorios para Bugatti, Rolls-Royce y Kellner. Pero está claro que el futuro del lujo, en cuanto a coches y todo lo demás, pasa en estos momentos por el mercado asiático.

Las listas de esperas son lo más.

Mircoles, 1 Octubre 2008

jaf-l-2.JPG

Conozco una chica, una de esas princesitas de Park Avenue, las Bergdorf Blondes de la novela de Plum Sykes, que una vez me dijo sin rubor en las mejillas que a ella no le interesaba nada que no tuviera lista de espera. Personalmente me pareció un despropósito, porque uno de los encantos que tiene ser millonario es el trato preferente, el no tener que hacer colas y que tus deseos sean cumplidos al segundo de ser sugeridos. Pero como no soy millonario no le encuentro el punto a eso de que me hagan esperar en interminables listas de esperas para conseguir algo, que es precisamente lo que llevo toda mi vida haciendo sin ser rico. Ahora resulta que ser millonario no consiste en evitar las colas, sino en aprender a disfrutar de ellas. 

Y es que a un verdadero millonario nunca se le ocurriría saltarse la cola de espera para hacerse con un bolso Birkin de Hermès (sería demasiado humillante intentar hacer uso de su posición y que no le sirviera de nada). ¿Cómo se les habrá quedado el cuerpo a todas las de la lista de Hermès al leer el libro de Michael Tonello (un estadounidense residente en Barcelona propietario de un salón de belleza) titulado Bringing Home the Birkin en el que asegura haberse hecho con más de cien Birkins sin pasar los dos años pertinentes en waiting list. Su técnica parece ser que es entrar en las tiendas de Hermès como si fuera un cliente habitual y empezar a gastar miles de euros en chucherías para poner la guinda pidiendo un Birkin. La dependienta, según él, entra al instante en la trastienda y le sirve uno ipso facto. Tonello afirma que la lista de espera es un elemento de marketing más y que no responde a la realidad sino que sirve para crear el aura de exclusividad. 

¿Recuerdan el horrible bolso de Vuitton llamado el Tribute Patchwork que costaba el año pasado alrededor de 40.000 €? Se crearon 24 unidades. ¡Pues hubo quien lo compró, a pesar de ser tan feo, por el mero hecho de ser exclusivo y tener que entrar en una lista de espera! Supongo, a la vista de esto, que los millonarios de todo el mundo deben tenernos a los españoles una envidia feroz por nuestra sanidad pública. Y nosotros, desagradecidos españolitos, clamando porque desaparezcan las listas de espera de la sanidad cuando es lo último de lo último. 

Lo menos que se le puede pedir a un bolso si va a costar una millonada y vamos a tener que sufrir una lista de espera es que esté a la altura de nuestras expectativas, como las creaciones ¨made to order¨ de JaF (Just a Few) [arriba], firma que puede presumir de tener el bolso más caro que actualmente se encuentra a la venta (de 13.920 a 34.800 euros dependiendo de los materiales). Sus líneas elegantes y clásicas lo hacen ideales para convertirse en una ‘inversión’. Un bolso-joya de elaboración artesanal, a medida, con pieles exquisitas (cabra, búfalo, cocodrilo, avestruz y pitón) y la más fina joyería (oro de 18 quilates y diamantes incrustados que componen todos sus herrajes). Pero no son el colmo del lujo por el bolso en si (que también) sino porque sólo se vende mediante invitación y escogiendo a la clientela más selecta a través de las mejores joyerías del mundo, distribuidoras de sus invitaciones. Y es que las diseñadoras Teresa Roca y Veronica Mondelo han debido de darse cuenta de que los únicos que no entran en crisis son los grandes capitales.

¿Quién lleva el balón?

Lunes, 28 Julio 2008

¡Vamos chicos, que no se diga que os vais a pasar las vacaciones vegetando en la hamaca! Ya sé que estabais esperando estos días para disfrutar de un poco de paz y tranquilidad, pero tampoco vamos a darle cuartel a ese kilo de más que aguarda agazapado en el mes de agosto y que sólo descubres en septiembre, cuando vuelves a desempolvar el look ejecutivo y constatas que el agujerito del cinturón que solías utilizar en junio ha quedado atrás. 

Por eso hay que proponerse hacer un poco de ejercicio. ¿Y qué mejor que un partidillo de fútbol con los amigos? No te extrañe que enseguida te digan todos que sí, aún cuando muchos de ellos llevan años sin calzarse los pantalones de deporte, están buscando cualquier excusa para librarse de sus parejas (como tú) y dedicarse un rato a ellos mismos. Cuando ella te diga aquello de “¿para eso hemos cogido las vacaciones?, ¿para que no me lleves a ningún sitio y que encima no nos veamos en todo el día?”, respóndele simplemente que si te vas con tus amigos es por el bien de la pareja, ya que ese estar todo el tiempo junto en vacaciones es lo que incrementa el porcentaje de separaciones en septiembre. Y a lo de que no te la llevas a ninguna parte, ni se te ocurra excusarte con LA CRISIS, sino utiliza la sabiduría del gran Homer J. Simpson y dile “¿para qué vamos a salir si vamos a terminar otra vez aquí?”. 

Ahora fuera de bromas, lo que quería mostrar es una forma cool de llevar el balón a esos encuentros entre amiguetes. Vuitton, a lo largo de su historia, ha formulado mil y una alternativas para llevar balones de forma chic y elegante, de bolsos de deportes con compartimento especial a correajes especiales porta balones… incluso algún que otro balón de cuero Vuitton repletito de monogramas. Pero este verano nos decantamos por el bolso-balón de Dirk Bikkembergs Sport Couture que nos parece lo más de lo más: un bolso con aspecto de balón de fútbol que dejará bien claro quién es el dueño del balón… y por tanto, quien manda en el juego.

hb05-9270-col682.jpg