Blogs

Entradas con etiqueta ‘zapatillas’

Reglas de coordinación (I)

Lunes, 9 Noviembre 2009

retro-el-ganso.jpg

Una vez, en una conferencia que daba la insigne Covadonga O’Shea, ex-directora de Telva, esta dijo que ella prestaba una máxima atención a los zapatos de los demás, ya que por los zapatos se puede conocer a la persona que los lleva. Enseguida me miré los pies: zapatos marrones, clásicos, deslustrados, baqueteados, cómodos, realmente anodinos… ¡Oh, Dios mío, esos zapatos eran YO! Así que no pude más que darle la razón a la señora O’Shea y desde entonces lo primero que miro de la gente que me presenta son los pies.

Si hay algo que no soporto es que la gente lleve los zapatos por libre, es decir, cuidan muchos su imagen, la planifican, la depuran cada mañana frente al espejo… y después se ponen los primeros zapatos que tienen a mano (que es justo lo que hago yo, por eso me odio tanto y me repito en el espejo “tío, no te soporto”, porque tengo manías que ya no puedo tolerar).

Alguien me dijo el otro día que debía escribir un libro que estableciera reglas matemáticas para conjuntar la ropa, para que aquellos sin ningún sentido de la coordinación pudieran tener un punto de referencia en su vida. Medité sobre ello, y es que la verdad es que no hay reglas fijas, es cuestión de impacto visual. Por supuesto, si llevas un cinturón marrón no deberías llevar zapatos negros, y viceversa… y cosas así, pero eso ya es cuestión de sentido común. Las mujeres siempre han creído que los zapatos han de ir conjuntados con los bolsos, y yo en eso no estoy nada de acuerdo, es más, me parece que conjuntar dos complementos tan visibles da cierta rigidez a la imagen.

Para mí, la piedra angular de toda imagen es la chaqueta que se use. Lo determina todo TODO. En el caso del hombre la camisa ha de elegirse en función a la chaqueta, los pantalones no pueden desentonar con ella… es más, creo que es la prenda que te defina 100%. Un ejemplo: llevo una chamarreta de cuadros de aires vintage, como la que muestro de El Ganso, pues está claro que tengo un espíritu un tanto bohemio pero práctico, un poquito romántico y creativo, pero sin extremismos… nada de lo que nos pongamos puede decir más sobre nosotros. O pongamos por caso la chaqueta de punto de Hackett de más abajo: intelectual pero pragmático, conservador pero con ese puntito progre que ponen las coderas…Hemos elegido la chaqueta (consciente o inconscientemente) para que lance un mensaje claro sobre nosotros, ¿vamos a estropearlo con unos zapatos que no estén a la altura? En ambos caso he elegido unas zapatillas para ‘des’-formalizar el look, y en ambos caso he buscado la coordinación con las chaquetas.

Ahí tenemos una buena regla a seguir: coordinar los zapatos con la chaqueta. Una vez más la chaqueta es la piedra de toque de todas las demás decisiones que tomamos al vestirnos. No es que busquemos una ‘identidad’ entre chaqueta y zapatos, pero sí una ‘identificación’.

Conclusión: me encantan los aires retro en el mundo masculino.

retro-look-2.jpg