Blogs

¿Las pepitas no son fashion?

Bastante ruido está haciendo el lanzamiento comercial de la Sandía Fashion, que así se llama una nueva fruta dispuesta a acaparar los focos en fruterías y mercados. En el alumbramiento de esta cosa, llaman poderosamente la atención dos asuntos.

El primero, desde luego, es el nombre. ¿Por qué Sandía Fashion? ¿Es que acaso las pepitas no son fashion? Quién sabe… quizás lo que se lleve ahora es comer frutas despepitadas desde su más tierna infancia y sin posibilidades de procrearse. Pero lo más seguro es que a los señores que parieron esta sandía el término fashion les sonara vendedor e impactante, sin importar que el significado nada tenga que ver con la producción hortofrutícola. Lo peor de todo es que la palabreja les ha eclipsado de tal modo que incluso han bautizado así a la asociación de 17 empresas agrícolas que participan en la aventura: AGF, Asociación Grupo Fashion. Suena a vendedores de camisetas o gafas de sol, pero en realidad se ocupan de sandías. En fin, allá ellos.

El otro asunto que deja boquiabierto a este observador es la fascinación que tiene el personal por las frutas despepitadas. ¿De verdad resulta tan molesto encontrar una pepita en un bocado de rica fruta? ¿Tanto como para que los científicos se dediquen a manipular las semillas hasta conseguir una variedad incapaz de reproducirse? En este plan, ya podemos encargar que también se ocupen de concebir patatas sin piel, pollos exentos de plumas (y si son de cuatro patas, mejor, para evitar discusiones), merluzas desprovistas de espinas y políticos sin lengua. Eso si que es fashion.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , ,

Deja tu comentario