Blogs

Blumenthal, al rescate de Jerez

En un momento en el que los vinos del marco de Jerez parecen naufragar sin rumbo, ignorados por la mayor parte de los consumidores españoles, vapuleados por las nuevas costumbres urbanitas –donde se impone la tiranía del reloj y no ha lugar a los aperitivos y las sobremesas– y despreciados por sus propios padres, los bodegueros, que prefieren invertir en otras zonas antes que impulsar las ventas de estas joyas vinícolas, se agradece el gesto de una estrella culinaria de la talla de Heston Blumenthal, que hace unos días se prestó a la difusión de estos vinos presentando en Londres sus últimas investigaciones en torno al sherry.

Y no precisamente porque el líder de la vanguardia británica vaya a vender más vinos generosos en su laureado restaurante, The Fat Duck (de hecho, Jerez es una de las zonas más trabajadas en la carta de vinos de este local). La contribución de Blumenthal es importante sobre todo por su valor simbólico, y porque puede abrir los ojos a muchos restauradores y bodegueros acerca de la versatilidad de estos vinos y su enorme valor cualitativo.

En concreto, el chef de The Fat Duck convocó a periodistas, sumilleres y masters of wine al club Shoreditch House de Londres para anunciar el resultado de sus últimas investigaciones junto al profesor Donald Mottram, de la Universidad de Reading. Estos estudios, según el cocinero, demuestran científicamente que los vinos de Jerez son una excelente alternativa a la hora de los maridajes: “Estos vinos aportan a los platos una nueva dimensión para el disfrute de los sentidos”, dijo.

Fiel a su estilo, en este encuentro Blumenthal apuntó algunas combinaciones cuanto menos originales. Por ejemplo:Huevos y cerdo caramelizados con pale cream; melocotones con amontillado; o una fondue de queso gruyére y clavo con vino fino.

Aunque con esta acción Blumenthal haya dejado en evidencia a sus colegas españoles –que ya podrían comprometerse más y mejor con la difusión del más español de todos los vinos– tampoco sorprende que sea un británico el que acuda al rescate de los generosos. Después de todo, ¿qué sería de Jerez sin los ingleses?

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , ,

3 respuestas to “Blumenthal, al rescate de Jerez”

  1. arrumbador Dice:

    Hola:

    Muy de acuerdo contigo. No hay acciones contundentes desde el marco para un nuevo despegue en el consumo y la promoción del Jerez en el mundo y sobre todo en España.
    Como enamorado de los vinos de Jerez y toda la cultura y rituales que hay detrás, me da pena lo poco valorado y conocidos que son nuestros vinos en España.
    La sensación que tengo (no poseo datos fialbes) es que el Jerez en mucho más apreciado y valorado en los países occidental que en el nuestro.

    Pero siempre quedará la “fiel infantería” que aunque en escaso número siempre está dispuesta en hacer patría allá por donde va.

    Un saludo.

  2. Federico Oldenburg Dice:

    Arrumbador,
    La sensación que tienes es bastante realista, aunque, en honor a la verdad, hay que decir que esta declaracion de amor de Blumenthal por los vinos de Jerez tuvo el auspicio de la D.O. Algo se mueve el Consejo, sobre todo desde que César Saldaña ha asumido la presidencia.
    Más inmovilistas son las bodegas, que prefieren invertir en otras zonas que en sus propias joyas vinícolas.
    Gracias por tu comentario.

  3. arrumbador Dice:

    En relación a la figura de César Saldaña decirte que lo conocí hace unos 3 años aproximadamente, en unas catas promocionales que organiza el consejo regulador los primeros sábados de mes para el público general.

    Me sorprendió gratamente ver al presidente del consejo regulador, con las mangas de la camisa remangada, explicando de una forma amena y didáctica las carácterísticas principales de los vinos de Jerez y sus sitemas de crianza. Era la figura opuesta al estirado señorito bodeguero que durante tanto tiempo ha figurado y figura, ahora en mucha menor medida, al frente de todo lo que significaba Jerez y sus bodegas.

    Un saludo

Deja tu comentario