Blogs

Vodkas varietales… ¡de patatas!

En una visita a la región de Skåne, en el sur de Suecia, quien firma estas líneas se vio en el compromiso de visitar una granja especializada en el cultivo de patatas. Y aunque pueda parecer absurdo viajar a Escandinavia para presenciar como se cultiva este tubérculo −de origen sudamericano, ¡vaya paradoja!− en tan extremas latitudes, el asunto tiene su explicación: las patatas que crecen en las fértiles praderas del cabo Bjäre, cerca de Helsingborg, tienen enorme y merecida fama en toda Suecia, sobre todo las nypotatis (las patatas nuevas), que llegan al mercado a finales de la primavera. Y a precios de escándalo, todo hay que decirlo.

Allí estaba pues, este cronista, en la granja de Anders Hugosson, contemplando estupefacto como incluso la madre del granjero −ya octogenaria− se afanaba en participar de la cosecha, cuando fue invitado a catar los vodkas que se elaboran a partir de las patatas de esta propiedad y otras del entorno. Se trata de una gama de aguardientes que se comercializa desde el año 2004 bajo la marca Karlsson’s y que se diferencia de todos los otros destilados elaborados a partir de este tubérculo porque aporta dos novedades: son vodkas de añada y monovarietales; es decir, elaborados a partir de una sola variedad de patata procedente de una misma cosecha.

Habituado a catar vinos elaborados con diferentes variedades uva, el que esto firma suponía hasta ese momento que la patata ejercía, en la destilación de los vodkas, el papel de una materia prima bastante neutra, que además iba perdiendo sus características organolépticas a medida que el aguardiente era sometido a múltiples destilaciones, en busca, justamente, de una mayor calidad, pero también de un carácter neutro. Hasta tal punto que es difícil diferenciar si han sido elaborados a partir de cereales, uvas o patatas. Pero aquella experiencia con Karlsson’s le cambió radicalmente la perspectiva: la percepción de los vodkas de esta casa era radicalmente distinta cuando se pasaba de una variedad de patata a otra y de allí a un blended (mezcla).

En toda su gama, los vodkas Karlsson’s se diferencian mucho de lo que ofrece actualmente el mercado de los vodkas de gama Premium, porque si la tendencia general se orienta hacia los aguardientes muy neutros y refinados, la casa sueca apuesta por un estilo mucho más expresivo, que podría semejarse incluso al de las buenas grapas. Aquellos elaborados con diferentes variedades de patatas −solist y gammel svensk röd− tienen un perfil muy distinto, al igual que el blended, bautizado Gold. Por lo general, no huelen a destilado puro, con las habituales notas de alcohol de farmacia y resultan organolépticamente más complejos. Son fieles a los aromas de las patatas crudas (si es que somos capaces de recordar a qué huele el tubérculo en su estado natural). En cuanto a las diferencias, puede decirse que los Karlsson’s monovarietales −¿o monopatatales?− son adecuados para tomar solos, mientras que el tercero −el Gold− es perfecto para combinar en un cóctel como el dry martini.

Quien quiera experimentarlos, ya no tendrá que viajar hasta Suecia porque los vodkas de Karlsson’s ya están disponibles en el mercado español, distribuidos por Amer Gourmet, siempre a la vanguardia en la búsqueda de destilados excepcionales.    

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , ,

Deja tu comentario