Blogs

Entradas con etiqueta ‘single malt’

¿Un single malt con acento murciano?

Mircoles, 7 Enero 2009

Aunque suene a desvarío, es exactamente lo que ha conseguido elaborar la destilería Benromach, la más pequeña de la prestigiosa –en términos etílicos, al menos– región escocesa de Speyside. El whisky en cuestión se llama Benromach Monastrell Wood Finish, lo que pistas de su peculiar elaboración: en lugar de concluir su crianza en barricas de bourbon o jerez –lo más habitual en los grandes maltas– este Benromach acabó de afinarse en barricas que durante ocho años albergaron el delicioso vino dulce que elaboran las bodegas Castaño de Yecla (Murcia) a partir de uvas de la variedad monastrell, autóctona del Levante español y que también se conoce en Francia como mourvèdre.

El resultado es un single malt de color más oscuro que lo habitual, con tono cobrizo, aromas complejos de fruta madura, especias tostadas y cierto matiz lácteo y una boca cálida y envolvente.  Sin duda un destilado original, que sabrán valorar los amantes de los maltas más singulares. Y que antecede a otra rara gema que la misma destilería presentará en breve, también con acento español: el Benromach afinado en barricas de El Picón 2004, el tinto estrella de la bodega riojana Pago de los Capellanes.

Con estas iniciativas, se abre un nuevo abanico para la degustación de los maltas. ¡Tres olés por los escoceses!  

El mejor whisky es japonés

Lunes, 5 Mayo 2008

Los escoceses, a menudo tan chauvinistas, estarán que trinan con la decisión que ha tomado la prestigiosa revista The Whisky Magazine, que ha otorgado el premio al mejor whisky del año 2008 al single malt Nikka Yoichi de 20 años, elaborado en… ¡Japón!

Sin embargo, y a pesar de para muchos occidentales la calidad del whisky japonés es un asunto aún por descubrir, hay que decir que la obsesión nipona por reproducir el aguardiente de las Highlands tiene larga data: en el año 1918, Masataka Taketsuru –considerado “el padre” del whisky japonés– viajó a Escocia para aprender los secretos de la destilación de la malta. Y desde luego que se llevó de vuelta a Japón algunos trucos infalibles para obtener el mejor whisky (además de una mujer escocesa, Rita Cowan). Inauguró su propia destilería en 1939 y no faltó tiempo para que los propios escoceses le preguntaran cómo lo estaba haciendo tan bien.

Desde entonces, los whiskys de la casa Nikka Yoichi son un secreto a voces entre los grandes aficionados. Y ya habían obtenido algún premio de importancia: en el 2002, también The Whisky Magazine consagró el Nikka Yoichi de 10 años como el mejor single malt en su categoría. Rob Allason, editor de la publicación especializada, no se sorprende, ya que “Hokkaido, al igual que las tierras altas escocesas, tiene un clima extremo, con veranos calurosos e inviernos muy fríos. Sus aguas son muy puras y la técnica de destilación, muy avanzada”.

Los japoneses ya se están probando la falda de cuadros para reinar en Edimburgo: otro de sus whiskys, el Hibiki 17 años de la destilería Suntory también se acaba de llevar el premio al mejor blended del mundo.