Blogs

Archivo de Abril, 2008

De YouTube a la fama

Mircoles, 30 Abril 2008

panacea81.jpg Atención a este ojo y a este nombre: Lauren Luke, más conocida como Panacea81, el sitio de su página personal en YouTube. Haciendo un juego de palabras con su nombre, podría decirse que si le salen bien las cosas tal vez se convierta en un futuro en la Estée Lauder del ciberespacio.  Su historia es la siguiente: Una joven madre soltera de clase media-baja de una pequeña localidad inglesa cerca de NewCastle es una auténtica artista del maquillaje… aunque nadie lo sabe. Un buen día decide coger todos sus pinceles, botetizos de colores y plantarse no frente al espejo, como es habitual, sino mirando fijamente a la webcam de su ordenador. Decide ofrecer lecciones magistrales explicando con todo detalle cada paso de sus increibles sesiones de maquillaje (Sombra aquí, sombra allá….) y cuelga sus videos en YouTube. Por todo escenario, su propio cuarto de jovencita y una puesta en escena encantadoramente cutre-casera. Sus explicaciones se convierten en todo un tutorial que es seguido por legiones de jovencitas de todo el mundo dispuestas a emular a Amy Winehouse… o no.  Sus famosos tutoriales han hecho de ella la cibersensación del momento… Su sitio en YouTube registra más de 40.000 suscriptores; las descargas de sus videos se cuentan en millones (ya se sabe, la famosa viralidad). La chica no sólo es toda una artista, comunica estupendamente y aunque no es guapa se puede decir que “la webcam la adora” (ésto si que tiene mérito!!). Lauren ha sido fichada por Barry M Cosmetics y patrocinada por la conocida firma MAC. El próximo 2 de mayo la BBC le dedicará un amplísimo reportaje en el programa “Inside Out”. Con la llegada de los  patrocinios, sus videos cutre-caseros han sufrido un ligero “proceso de maquillaje” (afortunadamente no tan pronunciado como el de nuestra Rosa de España). Ya no sale con el pelo grasiento y las uñas pintadas como si lo hubiera hecho un daltónico. Lógicamente han preservado la estética YouTube y el mismo escenario, pero viendo los viejos videos pre-patrocinadores hay algo en ellos de auténtico que tal vez ahora se haya perdido y que yo añoro. En fin, cosas de la popularidad…

Desayuno en Bang&Olufsen

Sbado, 26 Abril 2008

Algo está cambiando en la trinchera femenina cuando tres de cada cuatro mujeres prefieren un monitor de plasma a un diamante como regalo, según se desprende de una encuesta reciente sobre las preferencias de consumo de los más jóvenes.

La versión contemporánea de Desayuno en Tiffany’s no podría arrancar ya en la mítica joyería neoyorkina, sino en una de esas tiendas de Bang&Olufsen donde, efectivamente y como escribiría Truman Capote, da la sensación de que dentro nunca podría pasar nada malo. En el revival, (por favor, no se atrevan a hacerlo), Audrey tendría que pegar su linda naricita no ya al cristal de la mítica joyería neoyorquina sino tal vez a uno de esos cuidados establecimientos de la firma danesa o quizá al cristal de la magnífica tienda de Appel de la Quinta Avenida, ese cubo transparente que hace las delicias de los geeks de todo el mundo sin distinción de sexo. Con su croissant y su café, tras una noche loca, trataría de huir del vacío de los días grises soñando con el plasma de 24 kilates. En su interior, tal vez no huela a plata ni a cartera de piel de cocodrilo, pero se respira un aroma de refinamiento tecnológico muy del gusto de la Eva del siglo XXI.

Este viraje fundamental podría hacer cambiar todo el concepto de regalo de compromiso, de aniversario, incluso los iconos del romanticismo de los tiempos futuros. “Cariño, cierra los ojos, tengo algo para ti”, y te planta un pedrusco digno de la Reina Victoria cuando en realidad lo que una quiere es un de esos equipos de música que sólo con mirarlos ya te crees que estás en la Sala Dorada de Viena; uno de esos iBook que te hacen olvidarte de ese par de Manolos dignos de Sarko.

Es cierto que los diamantes son para siempre, pero qué importa eso a la generación cortoplacista criada en el tiempo real, incubada en la cultura Messenger y el “must have” de la temporada. El plasma de 24 kilates cotiza al alza en la economía de la experiencia y deja atrás a las viejas divas enamoradas de los diamantes. Bueno, a todas no, porque Audrey es para siempre.

Camisetas ergonómicas para tiempos de trabajo

Martes, 22 Abril 2008

Como suponemos que su camiseta con el curiculum vitae impreso que recomendábamos en el post anterior ha sido todo un crack, ha llegado la hora de incluir en su armario la camiseta ideal para estos próximos y fructíferos años llenos de horas de trabajo frente al ordenador… en una postura completamente inapropiada. Sí, amigo, es probable que se cargue su espalda de tal modo que termine andando como la mona Chita, aunque usted se crea el Tarzán de su parque empresarial. Para evitarlo, tal vez pronto le visite su coach de ergonomía. De hecho, esta figura ya existe en algunas empresas de Estados Unidos: se pasea por las salas de trabajo y va corrigiendo las posturas incorrectas de los empleados e impartiendo doctrinas saludables.

Lo cierto es que los trabajadores de cuello blanco pasaremos una media de 36 años sentados (mal o bien) en una silla (supongo que los bloggers un pelín más), según ha calculado The Guardian. En un reportaje reciente el mencionado diario se hace eco de un invento un tanto curioso: Ergoskin, una camiseta interior dotada de “sensores y pistones” que proporciona un “bio-feedback ergonómico“. En román paladino: cuando la camiseta detecta que la postura de su espalda no es la correcta emite pequeños impulsos destinados a que la rectifique. Como he leído muy rápido el artículo y dadas mis carencias en inglés, no he entido muy bien si los impulsos se parecían a las caricias de su gato o a las descargas eléctricas de sus chapuzas con los enchufes…o estaban en un punto intermedio.

Pero esto de la ropa interior ergonómica, ortopédica o técnica, no hay que tomárselo a broma… ¿o pensaban que nos íbamos a quedar estancados en el mono azul? Pero de todo esto, los que de verdad saben son los militares, epecialmente los del Pentágono y los de extraordinaria y un tanto desconocida agencia de investigación Darpa.

Los biosensores y las uniformes inteligentes capaces de obtener y transmitir información detallada sobre las condiciones físicas y psicológicas de los soldados son toda una realidad. Algunos combatientes de primera línea cuentan ya con prototipos de guantes capaces de refrigerar o calentar la sangre a su paso por la mano, permitiendo así una mayor resistencia de los músculos al cansancio o al frío extremo. Según explica la revista Wired algunas prendas son incluso capaces de cortar hemorragias, incluso pueden activarse en remoto si el soldado está inconsciente, pues los biosensores de su uniforme permiten en todo momento conocer en la retaguardia o en los puestos de control las constantes vitales del soldado herido.

En fin, al lado de todo esto, las camisetas con impulsos ergonómicos parecen los trajecitos de la Nancy con los que jugaba Carme Chacón antes de pasarse a los soldaditos.

Camisetas para tiempos de crisis

Mircoles, 16 Abril 2008

 Lo de las camisetas con mensaje no es ninguna novedad. La camiseta protesta con la imagen del Che dió paso a fórmulas más personales con la idea de mostrar ese lado creativo y cool que supuestamente todos casi todos llevamos dentro. Hace un par de años, en plena eclosión de la blogosfera, vi una que me pareció especialmente ingeniosa. “No, gracias, no quiero leer tu blog”, se veía en el dorso de un chico-prototipo-geek con pinta de tener su propio blog. ¿Por qué quedarse en el mensaje antisistema, en la frase molona o directamente hacer publicidad gratuita del logo de una marca fashion (sí, esta opción, por increible que parezca, también existe y es seguramente la más extendida) ¿Por qué hacer publicidad de una marca gratis et amore pudiendo hacerla de nosotros mismos? Esto es lo que han pensado en Blackbird Tees, una pequeña empresa norteamericana que ha tenido la curiosa ocurrencia de personalizar camisetas con el curriculum vitae de cada cliente impreso a la espalda. (Todo on-line en www.blackbirdtees.com). En el frente, una frase con gancho a elegir entre varias opciones: “Puedo ser tu próximo empleado”, “Estoy listo para la entrevista”, “Soy un genio con el Mac” y en el reverso, ya se sabe, los principales datos académicos y la experiencia profesional del susodicho.

Una idea curiosa para jóvenes emprendedores, freelance, diseñadores, creativos sin complejos lanzados a la búsqueda de nuevos clientes y sin duda  mucho más práctica que lucir el T-shirt de la temporada; o sea, el manido I LOVE OBAMA. (La de Hillary no suena tan cool, y que me perdone la nueva ministra de Igualdad).

PD: Si la moda se extiende, pronto veremos una camiseta con la frase “No, gracias, no quiero leer tu camiseta”.

Aeropuertos self-service

Jueves, 10 Abril 2008

En los gloriosos tiempos del Concorde, la cuestión para los VIPS consistía en presumir ante sus amistades de que habían estado el menos tiempo posible en el aire. Cruzar el charco a velocidad supersónica era de lo más cool. Ahora la cuestión ya no es tanto arañar minutos en vuelo sino conseguirlos en la tierra. La carrera entre compañías aéreas y toda clase de servicios de facturación, check in, handeling, servicios personales ofrecidos por tajertas de crédito de alta gama, etc… es acortar los interminables tiempos de espera de los aeropuertos. Y en esta carrera por hacerse con el jugoso nicho del frecuent-flyer impaciente va a desempeñar un papel crucial la automatización.

Gracias a internet, ya puede llevar desde casa la tarjeta de embarque. En un futuro ni siquiera hará falta imprimirla: todo lo hará con su móvil. Los numerosos puestos de check in automático permiten ya, en muchos aeropuertos, que los pasajeros sin equipaje no pasen por los mostradores de facturación. Algunas compañías punteras como Alaska Airlines hacen extensible esta opción incluso a pasajeros con algún bulto. En sus terminales de Anchorage y Seattle los Kioscos de self-check in ocupan un lugar preeminente y los tradicionales mostradores de facturación están en un lugar secundario. La pequeña compañía norteamericana, con su proyecto, “Aeropuerto del futuro”, ha conseguido ofrecer el tiempo medio más corto del mundo en gestiones previas al despuegue. Cada empleado de Alaska Airlines atiende a dos cintas transportadoras a la vez para ahorrar tiempo de espera y se estima que en un futuro hasta la propia facturación de maletas se realizará en kioscos automáticos.

Nada sorprendente, por otro lado, teniendo en cuenta que en la cadena de alimentación Fresh&Easy, las cajas ya no tienen cajeras; en Malasia, IBM ha dotado a una cadena de restaurantes con pantallas táctiles de ordenadores conectados a la cocina, de tal manera que ya no son necesario los camareros. Pero en la nueva era del self-service digital me llaman la atención la iniciativa de diversos hospitales de Estados Unidos que utilizan ya estos servicios para clasificar los ingresos de urgencias. Basta con tocar en una figura humana dibujada en la pantalla de un ordenador la zona de la dolencia… y acudirá un especialista u otro… (Supongo que habrá la opción figurita embaraza para que quienes lleguen con dolores de parto no les envíen al Servicio de Digestivo).

En fin, volviendo a los aeropuertos, entre los ingeniosos servicios emergentes ligados a esta idea de estar el menos tiempo posible en tierra, hay uno que debería tener mucho éxito en suelo patrio: empresas que te recogen el equipaje y te lo llevan a casa o al hotel, servicios que ofrecen diferentes compañías, como British Airways. Aunque a mi, la verdad, me gusta eso de mirar la cara de pocker de la gente frente a las cintas de equipaje y tratar de adiviniar quien es el pringao que se va a quedar haciendo allí la reclamación de su maleta…. Ánimo, a lo mejor la puede realizar en un kiosko superautomatizado de última generación sin necesidad de ponerse hecho un energumeno delante de una sufrida azafata de tierra.

PD: La foto corresponde a la nueva terminal del aeropuerto de Pekín, firmada por el superarquitecto Lord Foster, que pasa por ser lo más de lo más en ofrecer “una experiencia de calidad en tierra” (sic) al viajero.

Manolos para ellos

Viernes, 4 Abril 2008

He tratado de buscar algo verdaderamente cool para abrir esta coolumna que hoy empieza su andadura. He desechado la idea de comentar los entresijos de un nuevo bolso equipado con sensores especiales que avisan a su dueña si se ha olvidado de meter el móvil o las llaves del coche o de casa (estoy segura de que más de uno se lo regarlaría encantado a su mujer). También he dejado a un lado la idea de comentar la nueva tarjeta de crédito lanzada por el First National Bank de Dubai para sus mejores clientes, que viene con un pequeño diamante incrustado y los servicios de un personal shopper especializado en la compra de caballos de pura raza. Pero he dejado estas perlas para más adelante arrebatada por la impagable imagen de los zapatitos que el matrimonio Sarkozy-Bruni ha lucido en su periplo británico.

Lo han adivinado. En las parejas modernas son ellos los que llevan los tacones, mientras ellas se mueven gráciles en sus bailarinas planas de Dior. Y Sarko no es el único. Si los caballeros las prefieren rubias, los hombres poderosos no le hacen ascos a las plataformas. Putin, Tom Cruise, Robert Redford, hombres con los tacones bien puestos, lucen con más o menos disimulo cuñas invisibles o directamente mazacotes al más puro estilo Joaquín Cortes. ¡Sólo de pensar que el nuevo zar de Rusia me pudiera pisar con ese par de armas de destrucción masiva que luce en sus pinrreles, se me encoje hasta la uña del dedo meñique! El daño del pisotón es meramente subjetivo, pues intuyo que el de Sarkozy no me dolería tanto.

Aunque existe todo un sector especializado en este tipo de calzado (véase www.masaltos.com) hay que reconocer que las opciones están muy limitadas y desde luego a años luz del universo de glamour, colores, firmas y formas que hoy se ofrece a las féminas. ¿Consistirá la próxima revolución masculina en calzar alegremente stilettos? Yo ya me imagino una serie como la de Sexo en Nueva York protagonizada por hombres hablando de sus Manolos y sus Jimmy Choo y no comprando casi “clandestinamente” sus zapatos de alzas por internet. ¿No usan ya cremas hidratantes y serum, se hacen el 30% de las intervenciones de cirugía estética? Tampoco sería una gran novedad: El zapato de tacón que hoy conocemos como “salón” le debe su nombre a Luis XV, quien lo consagró en una época en que los tacones eran símbolo de estatus social, hombría y poder. La república termino con los reyes y situó en el “trono” del hexágono a hombres hechos a sí mismos como Sarko. Pura ambición y visión política en la cabeza, puro corazón latino (y partio a veces), puros zapatos de Chiquetete en los pies.

PD: El hombre bajito no sólo necesita alzas; además su mujer debe renunciar al calzado fetiche por excelencia. “Ahora por fin podré usar tacones”, dijo Nicole Kidman tras su separación de Cruise. Pues eso, una aliciente más que añadir a ciertas separaciones que terminan con relaciones conflictivas.