Blogs

Archivo de Mayo, 2009

Generación sándwich club

Mircoles, 27 Mayo 2009

Reconozco que cuando me he topado con la expresión leyendo un reportaje en Newsweek lo primero que me ha venido a la cabeza ha sido: vaya, un nuevo nombre para esos chicos que se pasan el día currando y comen en la cafetería de la esquina o esos globalitas que saltan de hotel en hotel y piden al room service que les suba a la habitación algo para cenar y se zampan un sándwich mientran zapean la CNN o teclean la BlackBerry tumbados sobre una colcha de un color indescriptible (las de los hoteles suelen serlo). Pues no. Mi olfato de cazatendencias me ha fallado de pleno. Y es que la expresión hace referencia a una tendencia mucho más interesante.

Hasta ahora hablamos de la generación sándwich, principalmente de mujeres atrapadas entre el cuidado de sus padres mayores y el de sus pequeños hijos: poca vida propia y especial sentido de la entrega familiar. Pues bien, los cambios demográficos y la situación económica han añadido una capa más al sándwich y lo han convertido en un sándwich club. La expresión hace referencia al creciente número de padres de familia de mediana edad atrapados entre sus ancianos padres, sus hijos adultos y sus pequeños nietos. Con sus viviendas ya pagadas y todavía activos y saludables, no se dedican a jugar al golf, no, sino que acompañan al médico a sus padres octogenarios (la llamada cuarta edad), ayudan a unos hijos sobrepasados por las cargas hipotecarias, los horarios interminables y la inseguridad laboral y hacen de baby sitters gratuitos de sus nietos. El fenómeno se extiende por Estados Unidos y por la mayoría de los países occidentales. La buena noticia para las jóvenes abuelas es que ya no están solas en sus heróicas y poco reconocidas tareas; ahora también se ven abuelos a la puerta de los colegios esperando a que salgan sus nietos. En fin, seguiría hablando del tema, pero como mis padre está pasando unos días en su pueblo y mi suegra también está fuera tengo que salir corriendo para ir a buscar a mis hijos al cole…

PD: Por cierto, nunca había hablado de mis hijos en el blog. En realidad todavía son muy pequeños pero hoy no tengo más remedio que dejarles trasnochar. Porque hoy la noche se presenta movidita Chez Vilches: uno es acérrimo madridista y el otro es culé. Y mi santo esposo es el tipo más merengue que os podéis imaginar (él piensa que todo buen madridista prefiere que gane el Manchester) . Sí, parece una buena idea irme al cine y dejarles preparados unos sándwich club.

Staycation, las vacaciones más caseras

Lunes, 25 Mayo 2009

He de confesar que no he perdido la esperanza de volver este verano al Hotel Abama, en Tenerife, ese objeto de deseo en forma de cinco estrellas GL donde la cadena Ritz-Carlton se esmera por mimar a los amantes de la buena vida. Y lo consigue. La atención al cliente más personalizada y con un toque de exclusividad se ha convertido en el paradigma del lujo, algo que en realidad no debería ser noticia, pero que lo es. Me comentaba el otro día su director, Pep Lozano, que los clientes no quieren otra cosa que sentirse cuidados, mimados y especiales. La verdad es que a todos nos priva sacar ese VIP que llevamos dentro (aunque sólo sea unos días en vacaciones).

Aunque prácticamente todos los hoteles de lujo han bajado tarifas este año y hay ofertas en todo el mundo casi tan buenas como las de Cancún sin necesidad de exponerse a ningún tipo de virus, antes de hacer mis planes de vacaciones he de consultar primero con mi hucha de cerdito (espero que no haya sido ningún pariente de mi pobre animalito famélico el que me haya transmitido la gripe, dicho sea de paso). Si el resultado de la investigación en las tripas del porcino de barro es desolador, quizá no pueda bañarme en una de las extraordinarias infinity pool del Abama, pero mi Plan B será igualmente cool. Porque este verano, pese a la crisis, la deflación, el paro, y demás maldiciones bíblicas que se ciernen sobre el capitalismo de consumo, nada de decir que nos quedamos en casa, que eso queda muy cutre. El palabro de moda para dejar caer en una conversación este verano no es otro que “staycation” (de stay y vacation, es decir de quedarse y vacaciones, explicación para los que no tienen los conocimientos políglotas de Esperanza Aguirre). La expresión no es nueva, según leo en la Wikipedia, tiene unos cinco años y su origen no era tanto la crisis económica como una actitud un tanto distante ante el ajetreo y estres que causan los viajes, los aeropuertos, etc.. o bien motivada por la consabida fiebre ecolo. Ya se sabe, para no contaminar, mejor quedarse en casa y promover el turismo local. Pero eso era en los años de las vacas gordas. Leo en el Newsweek un interesante reportaje sobre la staycation como tendencia vacacional derivada de la actual situación económica. Las previsiones nos son buenas para las economías dependientes del turismo, como la nuestra. Pero la cuestión es cambiar el chip y algunas ciudades europeas empiezan a orientar sus campañas de publicidad en materia de turismo hacia su propio público local. Lo ha hecho París y lo hará Berlín, con el objeto de dar a conocer su oferta cultural y otros atractivos urbanos. Así es que Gallardón, toma nota. Ya sabes, Madrid, en agosto, Badem Badem.

Siempre nos quedará la Croisette

Jueves, 21 Mayo 2009

Lamentablemente, lo único que tengo en común con Penélope Cruz es el resfriado que ambas padecemos estos días. Por lo demás, rien de rien. Ella es una megaestrella global y yo no soy más que una sanguijuela con ordenata. Ella está en Cannes y yo en Chamberí, que aunque suene muy francés es un barrio castizo donde los haya. (Si algún día me dan un Oscar, prometo mencionarle en el discurso, no va a ser mi barrio menos que Alcobendas). Confinada en mi casa con un buen trancazo, me he tomado no sólo las dosis apropiadas de paracetamol, también ración doble de ese glamour que irremediablemente desprende el Festival de Cannes. Y puedo dar fe (con el permiso del Sr. notario de Arganda) que, en las distancias cortas, la Croisette es exactamente lo que parece en la prensa estos días, es decir, el único sitio del mundo donde pasean hombres en smoking y chicas en bikini al mismo tiempo sin que a nadie le llame excesivamente la atención. Es una lástima que los enviados especiales de los medios sean sólo críticos de cine o fotógrafos, cuando Cannes, a mi modesto entender, tiene mucho de metáfora de esa sociedad mercantilista, hedonista y exhibicionista en la que nos hemos convertido. Vamos, que me encantaría estar allí en estos momentos desentrañando sus claves para mis queridos lectores.

Cannes tiene ese encanto decadente que fascina de igual modo a la rancia aristocracia y a los más modernos, ya se llamen Almodovar, Tarantino o Von Trier. (Si es que a todos nos encanta vivir bien). Ya pueden hacer películas como el Antricristo o los Abrazos Rotos que ellos irremediablemente se alojarán encantados de la vida en el Carlton, el Majestic o en el Martínez, con todo el boato de la clásica gran hostelería francesa. Los verdaderamente sibaritas, grandes capos de los estudios y estrellas A se decantan por el Hotel du Cap, en el cabo de Antibes, donde, por cierto, esta noche tendrá lugar la gala anual del Cine para recaudar fondos contra el SIDA y que estará presidida por Bill Clinton. (Cuando Obama termine su mandato, ¿acudiará a este tipo de saraos?).

Cannes estos días es el sitio ideal para decir una de mis frases preferidas, que no es otra que, “Thank’s God I’m a Vip” (TGV) o de lo contrario no te comes una rosca. Más allá de la alfombra roja hay todo un mundo de saraos privés organizados por patrocinadores (Chopar, Vanity Fair), productoras y multimillonarios sin más, como la que anulamente ofrece abordo de uno de sus megayates Paul Allen. En definitiva, y afortunadamente, nada excesivamente nuevo en Cannes este año, excepto la apertura del ChaCha Beach Club, en la playa de Mandala, frente al Carlton. (La primera vez que vi en mi vida escoltas en una playa fue allí precisamente). El beach es la sucursal de la célebre sala de fiestas parisina del mismo nombre y sólo estará abierta estos días, siguiendo la cultura pop-up ahora tan a la moda. Camas de playa, super djs, exquisicetes gastronómicas, decoración minimal, ambiente cool. En fin, el sitio es lo más, y cómo no, ha sido el elegido por Almodóvar y su troupe para dejarse ver. Porque si no vas a lucir palmito, ¿qué pintas estos días en Cannes?  

Sanguijuelas con ordenatas

Lunes, 18 Mayo 2009

Raúl del Pozo dedica su columna de hoy en El Mundo a esa edificante tarea que consiste en insultar a quienes hacemos blogs.  A mi me produce hasta cierta gracia que nos llame sanguijuelas, monos con ordenatas, que nos compare con los piratas de Somalia y que diga que nuestra tarea no es otra que regurgitar, es decir, echar por la boca, sin esfuerzo, como un vómito, la materia prima que saqueamos de las redacciones de los periódicos. Semejante andana me trae al fresco, en realidad me suena a pataleta de quien ya no sabe tomar el pulso a los nuevos tiempos. Pero lo que más me sorprende es que el señor del Pozo arremeta contra los blogs acusándoles de los males actuales que aquejan al periodismo, que son muchos. Esto sí que es profundidad de análisis, rigor en el juicio y altura de miras;  éstas son las cosas que caracterizan a los grandes de este noble oficio y que hacen que las distancias entre ellos y nosotros, simples sanguijuelas con ordenatas, sean abismales. Maestro del Pozo, qué grande es tu sabiduría. A ver si tengo suerte y te encuentro pronto en el hoyo 3 del Club de Campo y me iluminas con tus doctas enseñanzas mientras nos hacemos los pares 5 y luego así pueda trasladárselas a mis alumnos de Periodismo. 

En fin, y para terminar y hacer honor a esta coolumna, trataré de regurgitar algo cool. Lo que aparece en la imagen no es un bloguero que se encontró con el rancio establishment de esta profesión en uno de los innumerables saraos donde se analiza “la crisis del periodismo”. No. Se trata de la imagen de un director de hotel dispuesto a escuchar las observaciones de sus huéspedes. En vez de recurrir a la clásica y aburrida carta de “Sus comentarios serán bienvenidos”, la dirección del Story Hotel, de Estocolmo, ha recurrido a esta desenfadada fórmula para recibir el esperado feedback de sus clientes antes de hacer el check-out. “Adelante, estoy preparado para escuchar sus comentarios” se lee en el reverso de la  postal que muestra la cara del director con un ojo morado.  

Nota a pié. La información ha sido “saqueada” del blog psfk  . Ya quisieran muchos diarios,  señor del Pozo, dar tan buena información propia como este blog. Y, efectivamente, un poco de feedback, tampoco nos viene mal, especialmente a los periodistas, mal acostumbrados a hablar desde nuestros atrios intocables.

La oficina soñada por un skater

Jueves, 14 Mayo 2009

Los skaters son una de las tribus urbanas que más influye en la creación de tendencias que luego se reflejan en el mundo de la moda, el consumo, las marcas… Yo esto lo ignoraba completamente hasta que pasé un día con Daniel Córdoba, uno de los coolhunters españoles más interesantes de un panorama patrio de investigación de tendencias poco interesante, por cierto. Para escribir una crónica de cómo era su trabajo me llevó a la esplanada del Macba, en Barcelona, hot spot de los skaters por entonces, y me dió in situ una clase bastante reveladora de observación de estas criaturas dinámicas e inquietas en sus modos de vestir, peinarse, relacionarse…

Aunque jamás me subiría a una tabla, hay que echarle un ojo de cuando en cuando al mundo del skate. Y esta semana he descubierto algo realmente sorprendente. La remozada sede de Red Bull, en Santa Mónica (California) se ha convertido, por méritos propios, en ese lugar de trabajo soñado por los jóvenes que no pueden andar por ahí sin su patinete. Hasta hace poco los estandarse creativos y desenfadados de la  oficina ”cool” se limitaban a poner una canasta de baloncesto, un futbolín o un billar. Señores de Mountain View tomen nota. La casa madre de la célebre bebida energética dispone no sólo de estas rampas en el interior y otras similares en el exterior del edificio, también de un espléndido gimnasio, un teatro y un estudio de grabación totalmente a la última para que su gente de marketing experimente con nuevos formatos de comunicación. Los espacios de trabajo han cambiado muy poco durante décadas, y estas iniciativas, aunque sean parte de la imagen que la marca quiere proyectar, aportan un poco de aire fresco que buena falta hace.

Nota a pié. Al hilo de esto, y salvando las distancias, estuve el otro día en una notaría en Arganda bastante alejada del concepto algo rancio que impera en el sector. No, no se puede entrar con skates, supongo, pero se nota que el señor notario, Domingo Paniagua, no se preocupa sólo por estudiar sesudamente el Código Civil, firmar documentos y pedir el carnet de identidad. Me gustó el detalle de las piruletas de Setem a la entrada.

Wellness preventivo

Martes, 12 Mayo 2009

Había oído hablar de medicina preventiva, de dipomacía preventiva, incluso creo que en su día bailé al son de los ataques preventivos de la URSS de Polansky (Mal día para el glorioso recuerdo del pop español de los 80, por el fallecimiento de Antonio Vega, por cierto). El caso es que jamás había oído hablar del wellness preventivo, pero me apunto, francamente. Me lo explicó ayer vía e-mail desde Bangkok, Sonu Shivasani, fundador y CEO de la espléndida cadena de resorts y spas de lujo SixSenses. (No, no me carteo con él, que más quisiera yo, simplemente me respondía a un cuestionario para un reportaje en el que estoy trabajando). El concepto lo han puesto en marcha en el nuevo Destination Spa, en la isla de Naka, en Tailandia, y hace hincapié en programas que fusionan actividades de fitness, formación wellness,  cocina termal, clases de descubrimiento, relajación y renovación, charlas nutricionales, de tal modo que la estancia en el hotel no sólo nos renueva sino que nos proporciona las claves para que una vez que volvamos a casa practiquemos en ella un estilo de vida más saludable. (Si la clase de cocina es el en Tea Room que aparece en la foto, estoy dispuesta a aparcar mi ancestral odio a los fogones y hasta aprender a hacer “la cocretas de Encarna” en su variante  zen).

Entre los numerosos atractivos del hotel (dejamos aparte las espléndidas spa-suites, con spa y gimanio privado, otra de las tendencias del sector), los huéspedes son invitados a vestir con una especie de traje de yoga durante su estancia y además no se admiten teléfonos móviles, portátiles ni PDAS en las áreas públicas.  El nuevo mantra “no news, no shoes” se extiende por los resorts de lujo que practican el  cuidado del cuerpo y la mente, buscando paraísos donde los globalitas puedan desconectar. Yo, fracamente me iría mañana mismo, pero, ¿cómo voy a perderme las noticias sobre la primera comunión de la hija de la Esteban?

SelgasCano, o el placer de trabajar en un bosque

Jueves, 7 Mayo 2009

Los caminos de la red son inexplicables y de cuando en cuando deparan agradables sorpresas más cercanas de lo que uno se imagina. En un blog californiano en el que recalo de cuando en cuando, he encontrado hoy esta maravilla para mi sección de lugares de trabajo cool. Se trata de la sede madrileña del estudio de arquitectura de José Selgas y Lucía Cano (apellido bien conocido en la profesión) y está a unos cinco minutos de donde yo trabajo. La verdad es que me han dado ganas de presentarme allí y decir: “Perdone, soy una vecina que les ha descubierto a través de un blog de San Francisco. ¿No es curioso? Me encantaría ver su estudio para comentarlo en mi blog”. (Antes se pedía un poquito de sal, ahora pasan estas cosas). En realidad no he llegado a tanto, simplemente he llamado por teléfono y un joven arquitecto del estudio me ha confirmado lo que intuía: “Trabajar aquí es alucinante, una pasada”. En fin, en estos tiempo en que los arquitectos tal vez tienen más tiempo de mirar por la ventana que nunca, por lo menos en el estudio SelgasCano gozan de unas vistas agradables que en nada recuerdan a ese mar de grúas y ladrillo que nos deparó la famosa burbuja inmobiliaria. (Y cuyos excesos pocos arquitectos denunciaron, dicho sea de paso).

Nota a pié. La imagen es del fotógrafo holandés especializado en arquitectura Jwan Baan, obviamente fue tomada en otoño.   

EasyJet lanza la idea de casarse en pleno vuelo

Mircoles, 6 Mayo 2009

En Las Vegas se pusieron hace un par de años de moda las llamadas “Drive thru” o “Drive in” weddings, es decir las bodas celebradas sin bajarse del coche parando brevemente en una ventanilla desde la que se oficia la ceremonia. La cosa funciona más o menos como los Burger que salen en las pelis norteamericanas, sólo que en vez de pedir una hamburguesa doble con mostaza dices “Sí, quiero”. La historia viene al caso porque leo en The Guardian de hoy que la compañía aérea de bajo coste easyJet ha anunciado su intención de celebrar bodas en pleno vuelo en un futuro cuando solvente algunos “detalles legales” con las autoridades británicas sobre la validez o no de este tipo de enlaces. (Personalmente, prefiero que no los solventen y tener al piloto concentrado en el vuelo). 

Las informaciones relativas a las aerolíneas de bajo coste se han erigido casi casi en una categoría periodística. Este afán de ser “cool” y mostrarse como empresas “enrolladas”, de atraer a la gente joven y generar buzz en internet les impulsa a este tipo de campañas. Su rival Ryanair anunció hace poco su intención de cobrar una “tasa para pasajeros obesos”, iniciativa resultante de un concurso de ideas lanzado por la propia compañía irlandesa. Hace poco leí la iniciativa de una aerolínea sudamérica de poner como uniforme a sus azafatas nada menos que un bikini (¿Y ellos cómo van?, por cierto). Será porque a mi lo de volar me impone (no me pone), pero yo pensaba que lo de los aviones era una cosa como para tomársela más en serio. 

La hora del 3D

Lunes, 4 Mayo 2009

 

Parece que la tercera dimensión va a dejar de ser en breve una curiosa atracción de los parques temáticos. “Up”, el film de animación en 3D de los estudios Disney-Pixar se paseará pronto por la Croissette en calidad nada menos que cinta que abrirá el festival de Cannes. En todo el mundo va en aumento el número de salas de cine preparadas para el pujante formato, las grandes productoras apuestan por el producto, como DreamWorks, que anunció que sólo trabajará en este soporte en sus filmes de animación. El 3D tiene muchas ventajas, una de las más interesantes para la industria es que no se puede piratear y ofrece al espectador la posibilidad de ver en las salas algo diferente (y esperemos que mejor) de lo que pueden ver en casa.

La televisión tampoco se quiere quedar atrás en la pugna por el nuevo formato. En la pasada emisión de la Superbowl unos cuantos millones de telespectadores se pusieron las clásicas gafitas para poder disfrutar de varios anuncios que emitieron en 3D y diferentes empresas trabajan en prototipos de cámaras web que superan las limitaciones de lo bidimensional.

En la tencencia me llama particularmente la atención las impresoras 3D, cada vez más asequibles para uso doméstico, muy bien recibidas por arquitectos, diseñadores industriales y de moda para la realización de pequeños prototipos. Hace tiempo leí en Wired que los juguetes del futuro serán pedidos bajo demanda on-line e impresos en casa en este tipo de aparatos. También nos olvidaremos de las radiografías tradiciones a favor de reproducciones en 3D de nuestros órganos. Tenía preparada una foto de un tablero de ajedrez ideado por Ji Lee, el inquieto director creativo de Google, que cansado de los tableros planos, ha ideado esta curisosa variante. Cuando el servidor se arregle, la cuelgo.