Blogs

Enchufes de hotel

¿Qué es lo primero que hacen los modernos globalitas cuando entran en la habitación de un hotel? Sencillamente combrobar el número de enchufes que hay junto a la cama. Esto es más o menos lo que venía a decir Tyler Brûle en un pequeño cuestionario que publicada ayer un suplemento dominical. Editor de la revista Monocle (que hay que leer, of course) y y columnista del Finalcial Times (su célebre Fast Lane, que también hay que seguir), Brûle es un tipo que me intriga. Realmente no se si es el gurú del lifestyle globalita por excelencia o la caricatura en carne y hueso de los bobos (bourgues bohemios) que retrata con genial maestria el columnista del New York Times David Brooks.

Sea como sea, Brûle sabe mucho de lo que hay que tener cerca de la cama. Cuando no era más que un joven periodista desconocido, un veinteañero freelance ninguneado y mal pagado, recibió dos tiros mientras hacia un reportaje en Afganistán para la BBC. Su interprete murió en el ataque. Su larga comparecencia en la cama del hospital supongo que concluyó con una escena tipo “A Dios pongo por testigo de que jamás volveré a arriesgar mi delicado pellejo y a partir de ahora sólo haré reportajes en salas Vips, bienales de arte, y woorksohps de cocina experimental…”. Una vez recuperado, y con todos estas sabias decisiones en la cabeza, fundó la revista Wallpaper -que a los pocos números vendería a Time por una suma millonaria- y se convertiría en referencia indiscutible del estilo de vida cool.

En fin, he encontrado para los de su especie (que son numerosos) el hotel ideal. Se trata del Marriot, en San Francisco, que como puede apreciarse en la foto, su mesilla de noche bien parece una cabina de producción. Además de tener todo lo necesario para que móviles, smartphones y BB vuelvan a la vida, sus puertos y accesorios permiten ver el contenido de tu portatil en la pantalla de TV de plasma de la habitación.  Dulces sueños, Mr. Brûle.  

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario