Blogs

Decathloning y el pimpón del futuro

Mis deportes preferidos se reducen a dos. El primero es ver escaparates, el único deporte que practica Tom Wolfe, según confesión propia del padre del nuevo periodismo (¿Qué otra cosa podía hacer un dandy premanentemente vestido de blanco y con sombrero?) El segundo es menos glamuoroso y tiene millones de seguidores: se trata del decathloning. Así he bautizado a ese impulso colectivo que consiste en acudir con cualquier excusa a la célebre gran superficie comercial a equiparse no se sabe muy bien de qué (eso ya se averiguará en la caja). El objeto de la compra es lo de menos, lo importante es practicar el decathloning. De hecho, estoy convencida de que los mall rats pata negra están más tiempo paseando entre las estanterías, comparando precios, rebuscando tallas, pidiendo auxilio a un dependiente (pero los hay?) que en el gimnasio, la pista de paddel o la estación de esquí. Y lo cierto es que si vas el primer día de rebajas, el decathloning se convierte en un auténtico deporte de riesgo sin nada que envidiar al puenting.

Aparte de los dos mencionados (sí, también soy fan del ikeaing), de cuando en cuando cojo una raqueta de pimpón, un deporte que resulta que ahora se ha vuelto cool, al menos entre las celebridades de Hollywood. Susan Sarandon comentó su afición al tenis de mesa hace un par de meses en medios como New York Magazine y Huffington Post, y así, como el que no quiere la cosa, dejó caer que también hace furor entre colegas como George Clooney, Ed Norton y otros A-listers de la meca del cine. El siguiente paso no era otro que lanzar un ping-pong bar nada menos que en Park Avenue. El chiringuito fashion ha abierto la semana pasada, se llama SPiN, y por supuesto, Sarandon es una de sus principales accionistas y promotoras. No me cabe ninguna duda de que a estas alturas habrá lista de espera para ingresar en el SPiN, (atención a la caligrafía, la mezcla de mayúsculas y minúsculas en una misma palabra es lo más).

Pero para pimpón verdaderamente cool y futurista el prototipo que acaba de salir del MIT, que parece especialmente diseñado para la generación amamentada con los mandos de la PlayStation y la wii. Como la superficie de la mesa seguramente se les antoja demasiado monótona y aburrida, han ideado una mesa que interactúa con la pelota, capaz de hacer proyecciones digitales y emitir sonidos según la situación a escoger: un fondo marino, una batalla… En fin, Susan, quizá tengas que tomar nota, adquirir alguna y “tirar” menos del marketing de celebrities que tantas veces has denostado. 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

2 respuestas a “Decathloning y el pimpón del futuro”

  1. Palmatum Dice:

    Pues debe ser cosa de familia, porque esta misma tarde he visto a tu chico con los churumbeles en la meca del deporte y ¡adivina en qué sección! En las mesas de pingpong (o como se diga).
    Veo que con un ojo pocho sigues escribiendo de maravilla. Espero que te recuperes pronto.

  2. lolaaldaba Dice:

    Así que haciendo deporte…qué maravilla.A mi me gusta pasearme por las ciudades
    a través de internet, sentada y leída.

Deja tu comentario