Blogs

Archivo de Enero, 2010

Vending de luxe

Viernes, 29 Enero 2010

Animada por el tecno-momento provocado por el iPad, traido a la palestra algo mucho mejor que el útimo invento de Jobs, por lo menos para la emuladoras de las capichosas protagonistas de Sexo en Nueva York. Se trata de Utique, una vending machine de pequeños artículos a medio camino entre la necesidad y el lujo: barras de labios, cremas desmaquilladores, gadgets molones. Por ahora sólo está disponible en Los Angeles, pero su responsable, Monica Segal,  piensa en una futura expansión por aeropuertos, spas y gimnasios de unas cuantas ciudades. Lo bueno de la nueva generación de maquinitas expendedoras es que tienen unos curiosos videos sobre los productos en el interior de sus tripas y ésta en concreto ofrece hasta pequeñas muestras gratuitas de sus cosméticos y perfumes para sus potenciales compradores. 

Los hoteles tal como son

Mircoles, 27 Enero 2010

 

Fitur me ha puesto cuerpo de escapa. Tengo tantas ganas de perderme unos días en un hotelito cool que como no lo haga pronto voy a tener que redecorar mi dormitorio aprovechando las rebajas de Zara Home y plantar un minimar frente a la cama hasta que se me pase el síndrome. Sí, confieso mi obsesión por ese mueble lleno de botellitas carísimas. Al parecer no soy la única. En Oyster.com he encontrado una detallada lista de los mejores minibares de hotel en Nueva York. Claro que ésto es sólo una anécdota de la que yo creo que es una de las mejores webs de reseñas de hotel que he visto. Lástima que por ahora sólo cubra Estados Unidos y algunos puntos del Caribe. La clave de su éxito está en su modus operandi estilo CIA. La web manda de forma anónima un fotógrafo profesional al hotel que quiere reseñar. Y éste se dedica a hacer todo tipo de fotos de esas que no suelen aparecer en los folletos. Si antes de pagar 200 dólares por una noche en un hotelito de San Francisco, pongamos por caso, quiere saber si tiene que entrar de canto en la habitación o el baño lo han sacado de “Cuéntame cómo paso”, esta es su web. Un promedio de cien fotos de cada hotel reseñado seguro que safisfacen su curiosidad hasta extremos impensables: hay imagenes desde los armarios del cuarto de baño, los contenidos de los minibares y el aspecto real de los “lobbies”. Una dirección a tener en cuenta para los que no dejan nada al azar cuando planifican sus escapadas.

De SoHo al SoHo

Domingo, 24 Enero 2010

Esto de trabajar en el SoHo tiene sus inconvientes. SoHo, en el argot cool, significa Small Office-Home Office. Es decir, que si trabajas en SoHo, en realidad trabajas en casa o en un minúsculo cubículo que te has agenciado; pero dicho así, tu guarida suena mucho más interesante. Total, que con la idea de escapar de mi propio SoHo y abrir nuevos horizontes hacia SoHos más lejanos y sugerentes, he vuelto a Fitur. Segunda jornada igualmente agotadora en la macroferia del turismo. Mayor sensación de empanada de civilizaciones que el primer día. Insisto en la idea de patrocinar un stand-spa y algún sistema de geolocalización que permita saber dónde están los stands que a uno le interesan. Tras unas cuantas vueltas inecesarias por diferente países y hasta continentes (Si este es el Pabellón 1, esto es Asia-Pacífico, podía ser el título de la película), llego al espacio de NYC, interesada por la apertura de nuevos hoteles en la Gran Manzana. Desafiando la crisis, este año tienen prevista su inauguración en NY casi cincuenta hoteles de 4 y 5 estrellas. Esta semana se ha estrenado uno de mis preferidos, el Andaz Wall Street. Las novedades de la cadena Andaz -el brand cool de Hyatt-, me parecen particularmente interesantes: no tiene recepción, el comedor está en medio de la cocina y algunas de las habitaciones tienen esta especie de mueble revolving que se ve en la imagen. De tal forma que por un lado es espejo y vestidor y por la otra mueble bar,  y que la cosa da vueltas. Esto quiere decir que te puedes lanzar indistintamente desde la cama o la ducha al minibar a beberte todas las botellitas de licor del mismo. Teniendo en cuenta que el hotel está en Wall Street y cómo está el patio financiero, hay que decir que a los hoteleros neoyorquinos no se les escapa ni un detalle a la hora de pensar en sus clientes. En el flamante spa, para que los ejecutivos se sientan como en casa, los tratamientos se dividen en “Stocks” y “Shares”. En fin, otras aperturas previstas para este año que habrá que tener en cuenta: Trump SoHo, Chatwal, Mondrian, W Dowtown, Fashion 26, Eventi, The Nolitan, Sheraton Brooklyn, Andaz Manhattan. Estaré particularmente atenta a lo nuevo de Mondrian, con un diseño basado en la película “La bella y la bestia” de Cocteau… Por lo que se ve, en Nueva York hay brotes verdes, de diseño, surrealistas y de todos los colores.

En medio de un panorama no demasiado optimista para el turismo, otro de los sectores que parece disfrutar de sus propios brotes, es el de los cruceros. Interesante conversación con Emiliano González, director general de MSC Cruceros, en el stand de la naviera italiana. Los ejecutivos del sector consideran que todavía hay un importante margen de penetración en el mercado español, al mismo tiempo que baja la edad media mundial de los pasajeros que se embarcan. Los cruceros ya no son cosa de jubilados y se consolidan como una opción interesante para el potente segmento de turismo familiar. Uno de los resultados de este cambio de estrategia, como se ve en los nuevas botaduras, son las posibilidades de ocio abordo, considerablemete rejuvenecidas. Total, que allí estuvimos, hablando de estas y otras cosas, en un stand que recreaba a la perfección el MSC Yacht Club, tanto es así que por unos minutos me olvidé que estaba en medio de la vorágine de Fitur y me imaginé abordo del Splendida llegando a la bahía de Nápoles. Mirando al mar soñé….

Fituring y algunos paraisos

Jueves, 21 Enero 2010

He encontrado una actividad todavía más agotadora que el ikeaing y el decatholing: el fituring. Lo cierto es que ya la había practicado antes, pero de un año para otro, a uno se le olvida lo agotadoras que resultan algunas ferias. En fin, esta es la crónica de las impresiones que, hasta el momento, he recogido en Fitur. Aprovecho para decir que, si yo fuera el responsable de alguna empresa, país, o pueblo que quiera promocionarse, no llevaría un stand, sino que patrocinaría un chill-out, un pabellón de tai-chi como el de la foto o algún tipo de espacio informal donde el sufrido visitante profesional pudiera descansar, tomar aliento y digerir poco a poco esa empanada de civilizaciones que es la feria.

Si tuvieramos que darle el premio al espacio más cool de esta edición, sería sin duda para Portugal, con una interesante propuesta por la modernidad y el diseño. Otros dos países con importantes apuestas turísticas son Chile y China. Las previsiones de los expertos apuntan a que de aquí a muy pocos años el gigante amarillo será el primer receptor mundial de turistas. Las olimpiadas de Beijing del pasado año y la expo de Shanghai del actual han sido sin duda dos muy buenas bazas en esta estrategia.

El turismo de lujo vuelve a la exclusividad. Y nada más exclusivo que ir a países de nombre casi impronunciable, a zonas que nuestro jefe tendrá apuros para poner en el mapa, como Kirguizstán. (Recomiendo acercarse a estos stands poco frecuentados, que es donde a uno mejor le tratan). En las antiguas repúblicas soviéticas de Asia central me parece que hay muchos elementos para que un futuro se conviertan en nuevos paraisos: importante herencia cultural, magníficos paisajes vírgenes que no conocen la existencia del hormigón y pueblos que aportan esa nota aborigen-exótica-ecologista que nos recuerda a los héreos azules de Avatar. Y hablando de cine, me interesé por el Santo Angel, en Venezuela, un lugar que conozco y recomiendo, que inspiró los paisajes soñados en Up y al que Hugo Chaves acaba de cambiar el nombre, por cierto. Lástima que la información que me facilitaron no era tan interesante como esperaba. En África, me acerqué a los stands de Uganda, Zambia y Namibia, tres destinos emergentes interesantes. Me sorprendió que Sudáfrica no estuviera representada, con esto del mundial del fútbol generará mucha información.  En todo caso, merece la pena reseñar una apertura importante en Ciudad del Cabo: lo nuevo de la extraordinaria cadena hotelera One&Only que obecede al concepto de “urban resort“. Creo que esta es una expresión cargada de futuro, porque verdaderamente donde hacen falta los resorts es en las ciudades y no en medio de parajes de por sí paradisiacos.

Y antes de volver a la Feria termino con dos propuestas que me interesaron especialmente: los cruceros en embarcaciones tradicionales por Indochina y los viajes en trenes de lujo por India. De estos últimos, me quedo con The Indian Maharaja, una semana entre Delhi y Mumbai, un punto decadente sí,  pero por alguna razón no me veo en un hotel de diseño en Agra.   

Escaparates en rebajas

Lunes, 18 Enero 2010

Hoy me he acordado de esta sensacional imagen que corresponde a una instalación de videoarte realizada por el artista multidisciplinar y diseñador japones Tokujin Yoshioka para la tienda de Hermes en Ginza el pasado diciembre. Creo que es el escaparate más bonito que he visto (aunque sea en internet) jamás. Y me he acordado hoy después de andar por la milla de oro madrileña y volver con la imagen depre en la retina de los escaparates en época de rebajas. De acuerdo que el precio es el reclamo de compra, pero un poco de glamour e imaginación no vendrían mal. ¿Por qué las tiendas no dan cancha a los estudiantes de las escuelas de diseño y estilismo durante el periodo de rebajas y les permiten hacer méritos y coger experiencia aunque no les paguen? Aunque el resultado no fuera tan extraordinario como el de Yoshioka, seguro que todos lo agradeceríamos. La ciudad también.

Hoteles ultra boutique

Jueves, 14 Enero 2010

Hace años se pusieron de moda los conocidos hoteles boutique. El concepto tuvo tal tirón que hasta las grandes cadenas se apuntaron a la tendencia de crear sus propias líneas de hoteles boutique. La cosa poco a poco fue degenerando y uno podía encontrarse en un establecimiento de este tipo hasta de cien habitaciones con más o menos encanto. Como ya no se sabe muy bien de que hablamos cuando hablamos de hotel boutique, surge de forma más o menos informal en el sector el concepto de hotel ultra boutique, una tendencia particularmente interesante. Sólo suites, incluso hoteles de una o dos habitaciones en esta vuelta a viajes únicos y con sabor y en este proceso que yo he llamado de “deconstrucción del hotel”: hoteles que no lo parecen, como los anDaz, que no tienen recepción o el Pixel, cada habitación en una esquina de la ciudad, del que hablaba hace poco en otro post…. En esta línea, si tuviera que elegir alguno, me quedo sin duda con 3Rooms, que, como su propio nombre indica, son “hoteles” con sólo tres habitaciones. Por ahora sólo dos emplazamientos y ligados a nombres de culto del lifestyle: uno en el templo cool por excelencia 10 Corso Como, en Milán, y otro en París, en el Marias y firmado nada menos que por el diseñador Azzedine Alaia (uno de los que vistió a Madame Sarkozy en su comentada y fotografiada visita oficial a Madrid). Se trata de tres apartamentos-suites con muebles de Jean Nouvel,  Marc Newson y de un gusto exquisito… (Preparad la visa oro, naturalmente). 

Nota a pié: En la foto, el hotel Particulier, de Paris, cinco suites en Montmatre para los que sueñen con la mítica buhardilla bohemia en el barrio… Siempre nos quedará Paris (aunque hoy nuestro corazoncito esté hoy con Haiti).

Spaving

Lunes, 11 Enero 2010

Pertechada en mi shopping bag XXL, armada de valor, desafiando el frío polar madrileño, me he metido en el fragor de la batalla las rebajas. Mientras revolvía en un montón de ropa interior de La Perla y escondía un pijama al fondo de una estantería para que nadie más lo viera, me he acordado de una palabra que me encanta: Spaving. Claro que estos quiebros “pseudo-intellos” me hacen perder la concentración y, al final, otra jovencita encontró antes que yo la faja fucsia modelo Bridget Jones que promete reducir hasta dos tallas. Spaving es un mix de las palabras inglesas spending y saving y significa algo así como gastar con la sensación de estar ahorrando. Y da en clavo. Esa sensación de llegar a casa con la Visa humeante, quitando las etiquetas de Chanel en el ascensor, pletórica y con una satisfacción interior muy similar al haber abierto una cuenta de ahorro, me fascina. Y luego, lo mejor: fardar con las amigas de la ganga, de lo que te has “ahorrado” en tu shopping por la Milla de Oro, quedar como la campeona de esta nueva casta llamada “smart consumer”. De un tiempo a esta parte, el nombre del juego no es otro que presumir de que vas vestida de Zara. “Qué chaqueta tan mona, ¿es de Prada? No, de Zara”. Y quedas como la tipa más guay de la pandilla, porque claro, lo de ir mona de Prada no tiene ningún mérito, pero si vas de Zara…. es que has sacado la estilista que (al parecer) todos deberíamos llevar dentro. En realidad la película debería haberse llamado “El diablo se viste de Zara”, porque es el imperio de Amancio Ortega el nos hace sacar ese pequeño demonio que llevamos dentro…

Nota a pie. En la imagen, el colmo de los colmos: un bolso de Chanel de piel que supongo que costará un riñón y que inmita a las bolsas de papel que dan gratis en las tiendas de la firma. Lo confieso, me encanta. A este paso, van a hacer bolsos auténticos que parezcan modelos falsos del top manta. Esto sí que sería lo más.

El granjero galáctico y el cash-flow

Jueves, 7 Enero 2010

Ni soy admiradora de Brigitte Jones, ni muy amiga de las célebres New Year’s Resolutions. Sin embargo este año, para variar, me he propuesto una. Ahora que he asumido una mentalidad empresarial, expresaré mi determinación con palabrería técnica para que suene más profesional: este año trataré de convertir mi know-how en cash-flow. Claro que, con los tiempos que corren, esto puede ser una proeza mayor que la de la señorita Jones tratando de embutirse en un vestido de la talla 38. Ahora bien,  ¿y qué puede hacer alguien con olfato cool, habilidades de trendscouting  y gusto por las novedades de la buena vida? Muy sencillo: convertirse en un “lifestyle consultant”. Aunque no se muy bien en qué consiste, a esta profesión emergente le auguro mucho futuro. Tenemos asesores financieros, fiscales, médicos de cabecera, consultores genéticos, terapeutas, entrenadores personales, nuestra empresa nos facilita coaching…. ¿Qué tal si alguien nos aconseja sobre cómo emplear mejor nuestro escaso tiempo libre? La web ya no es una aliada, sino un problema: el exceso de oferta se vuelve desalentador. Es el momento de convertir la información en inteligencia. (Suena un poco Bond, James, Bond, pero lo que importa ahora es conseguir información relevante para uno y en un momento y lugar concretos. Lo que el gurú Alfons Cornellá llama ibicuidad, la capacidad de ayudar a discernir cuál es la mejor opción de las muchas disponibles en un contexto determinado.)

En este nuevo sendero de la consultoría sobre estilos de vida, un primer consejo para esos empresarios que quieran practicar el noble arte del networking avant la lettre: nada de cacerías, ni de yates, ni de torneos de golf, ni de fincones a lo Mario Conde. Nada de todo eso, pura vieja escuela. A mis clientes les aconsejaré que se compren una granja, cambien el Ferrari 450 por un sencillo tractor, guarden en el trastero los Callaway y cojan el pico y la pala. Nada más cool que invitar a sus amigos, colegas, admiradores, competidores o colaboradores a su pequeña granja. Pero, por favor, no plante en ella olivos, ni abra su pequeña bodega. Esto también es vieja escuela y además bastante snob. Muy Mario Conde nuevamente. Estamos hablando de zanahorias, de tomates, de puerros y su modelo no puede ser de ninguno modo el ex-presidente de Banesto sino el magante cool por excelencia, Richard Branson. Sin abandonar sus planes galácticos, la última aventura del presidente de Virgin Group es precisamente esa. Se trata de Natirar, un eco-conglomerado en New Jersey con orondas ovejas, granja, resort, escuela de cocina, cottage… con vocación de convertirse en un futuro en la “it escapada” para los neoyorquinos del Upper East Side… Este sí que sabe de know-how y de cash-flow, con fuerza de gravedad y sin ella. Tomaré nota para mi nueva consultora.