Blogs

Fituring y algunos paraisos

He encontrado una actividad todavía más agotadora que el ikeaing y el decatholing: el fituring. Lo cierto es que ya la había practicado antes, pero de un año para otro, a uno se le olvida lo agotadoras que resultan algunas ferias. En fin, esta es la crónica de las impresiones que, hasta el momento, he recogido en Fitur. Aprovecho para decir que, si yo fuera el responsable de alguna empresa, país, o pueblo que quiera promocionarse, no llevaría un stand, sino que patrocinaría un chill-out, un pabellón de tai-chi como el de la foto o algún tipo de espacio informal donde el sufrido visitante profesional pudiera descansar, tomar aliento y digerir poco a poco esa empanada de civilizaciones que es la feria.

Si tuvieramos que darle el premio al espacio más cool de esta edición, sería sin duda para Portugal, con una interesante propuesta por la modernidad y el diseño. Otros dos países con importantes apuestas turísticas son Chile y China. Las previsiones de los expertos apuntan a que de aquí a muy pocos años el gigante amarillo será el primer receptor mundial de turistas. Las olimpiadas de Beijing del pasado año y la expo de Shanghai del actual han sido sin duda dos muy buenas bazas en esta estrategia.

El turismo de lujo vuelve a la exclusividad. Y nada más exclusivo que ir a países de nombre casi impronunciable, a zonas que nuestro jefe tendrá apuros para poner en el mapa, como Kirguizstán. (Recomiendo acercarse a estos stands poco frecuentados, que es donde a uno mejor le tratan). En las antiguas repúblicas soviéticas de Asia central me parece que hay muchos elementos para que un futuro se conviertan en nuevos paraisos: importante herencia cultural, magníficos paisajes vírgenes que no conocen la existencia del hormigón y pueblos que aportan esa nota aborigen-exótica-ecologista que nos recuerda a los héreos azules de Avatar. Y hablando de cine, me interesé por el Santo Angel, en Venezuela, un lugar que conozco y recomiendo, que inspiró los paisajes soñados en Up y al que Hugo Chaves acaba de cambiar el nombre, por cierto. Lástima que la información que me facilitaron no era tan interesante como esperaba. En África, me acerqué a los stands de Uganda, Zambia y Namibia, tres destinos emergentes interesantes. Me sorprendió que Sudáfrica no estuviera representada, con esto del mundial del fútbol generará mucha información.  En todo caso, merece la pena reseñar una apertura importante en Ciudad del Cabo: lo nuevo de la extraordinaria cadena hotelera One&Only que obecede al concepto de “urban resort“. Creo que esta es una expresión cargada de futuro, porque verdaderamente donde hacen falta los resorts es en las ciudades y no en medio de parajes de por sí paradisiacos.

Y antes de volver a la Feria termino con dos propuestas que me interesaron especialmente: los cruceros en embarcaciones tradicionales por Indochina y los viajes en trenes de lujo por India. De estos últimos, me quedo con The Indian Maharaja, una semana entre Delhi y Mumbai, un punto decadente sí,  pero por alguna razón no me veo en un hotel de diseño en Agra.   

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags:

Una respuesta a “Fituring y algunos paraisos”

  1. Ito Dice:

    El problema de esos viajes es que los atascos de los aeropuertos, con la pretendida seguridad que nos proporcionan, son más pesados que los atascos dela A-6 de los tiempos heróicos.
    Para eso es mejor seguir con la A-6, ahora que tiene menos “caravanas”

Deja tu comentario