Blogs

El cubo blanco de Rubik

El diseñador alemán Konstantin Datz ha ideado esta interesante versión del archifamoso cubo de Rubik. Como puede apreciarse en la imagen, se trata en este caso de un artilugio monocromo concebido para invidentes: en cada cuadradito aparece escrito en braille el color correspondiente a cada una de las caras. Al margen de su utilidad, y de la propia idea de hacer accesible para los ciegos un juego aparentemente muy visual, encuentro que en el diseño subyacen cuestiones interesantes sobre lo que significa para unos poder tocar y para otros poder mirar. Francamente,  me gusta mucho, mucho más que el original de colorines al que nunca le vi ninguna gracia. 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Una respuesta a “El cubo blanco de Rubik”

  1. Ito Dice:

    No le ves gracia al original porque no lo sabes hacer. Pablo lo hace en 10 minutos, por muy dificil que se lo pongas. (y lógicamente, está perdiendo la gracia para él).
    Conclusión: tanto si lo sabes, como si no lo sabes hacer, el cubo de Rubik no tiene gracia. Mucho mejor el sudoku.

Deja tu comentario