Blogs

Archivo de Abril, 2010

Checkpoint Camper

Mircoles, 28 Abril 2010

Berlín es una ciudad fascinante, una mezcla singular de un libro de Historia del siglo XX y otro de arquitectura contemporánea. Sí, queridos lectores, al final cogí el avión, sin ningún problema de nubes de ceniza ni fantasmas. Parece que nos hemos convertido en una sociedad muy proclive a estos inopinados brotes de gripe de cerdos,  aves y volcanes que luego quedan en humo. ¿Vendrá alguna vez el lobo? Bueno, mejor no pensarlo, que yo soy un poco aprensiva.

Berlín goza de la preciada etiqueta cool y no sólo porque arrebatara a Barcelona la célebre feria “Bread&Butter”, por no mencionar la Berlinale, la Bienal, la Designmai, la cúpula del Reichstag, la Badeschiff, el Museo Judio, la Estación Central, en fin, y todas esas cosas que vienen muy bien reseñadas en la guía Wallpaper y hasta en la Wikipedia. Personalmente, encuentro muy cool toda la parafernalia de la Guerra Fría (Cool Cold War?) pero los “templos oficiales” de la efervescencia de esta ciudad no están en los viejos trozos del Muro, el puente Glienicke o Checkpoint Charlie. ¿Seré ya una coolhunter nostálgica? Para quienes gusten una mirada a esos años, merece la pena visitar el soberbio edificio de la embajada rusa, que conserva todavía los símbolos soviéticos, por cierto. Por contra, la embajada de Estados Unidos, de nueva y acristalada construcción junto a la puerta de Brandenburgo, parece seguir esta ley no escrita de que todos los nuevos edificios en Berlin tienen que demostrar su vocación contemporánea y “enrollada”. La legación tiene en su hall de entrada un gigantesco toy como los de Colette que resulta ser un híbrido de diseño entre la estatua de la Libertad y el oso berlinés. Interesante. Dudo que algo similar se pueda ver en otras embajadas de EE.UU. repartidas por el mundo.

El barrio cool por excelencia discurre en las pequeñas calles cercanas a Hackercher Mark. ¿Cómo saber que uno está en la zona que marca tendencia cuando llega a una ciudad por primera vez? Muy sencillo. Regla de oro: nada es en principio lo que parece. Aquí una galería de arte resulta que es una peluquería y vicecersa. En medio de este barrio nostálgico y futurista ha abierto hace unos meses sus puertas Casa Camper, un “design boutique hotel” con el sello inconfundible “made in Vinçon” de las zapaterías de la firma. Impecable para los globalitas pegados a sus productos Apple.  Lo mejor del hotel, sin duda, es el lounge de la última planta, con bebidas y refrigerios fríos y calientes que funciona las 24 horas, de uso exclusivo para los huéspedes y totalmente gratuito. Un concepto mucho más interesante que el minibar gratis que ahora ofrecen algunos hoteles, más adaptado a la sociedad wiki y a los globalitas low-cost que ya no conocen horarios tradicionales.

Nota a pie. No he sufrido las cenizas, pero sí algún tipo de error informático que ha hecho que por algunas horas se haya publicado un borrador de este post y no la versión final. ¿Será la venganza del volcán?

¿Volar o no volar?

Martes, 20 Abril 2010

En menos de 48 horas tenía previsto coger un vuelo Madrid-Berlín. Tengo los billetes desde hace diez días, sí, esa época que ahora parece tan lejana en la que vivíamos felizmente ignorantes, desconocedores de volcanes islandeses… Llevo las últimas 48 horas pendiente de cenizas remotas, del espacio aéreo, de las zonas de seguridad, de Pepiño Blanco, de cancelar, confirmar o retrasar citas profesionales ya concertadas en Alemania… No se si tengo ya muchas ganas o no de ir y desde luego ninguna de meterme en una odisea en Barajas. Pero… ¿y si todo se arregla? La incertidumbre me ha puesto dolor de cabeza. En esta tesitura, me he acordado de esta mágnifica imágen gráfica que Je Lee ha realizado para Tylenol, el analgésico más popular en Estados Unidos, reconocible por su célebre botecito blanco de tapón rojo. El cliente le pidió a Lee que en una sola imagen asociara el producto a la feliz idea de olvidarse del dolor de cabeza. Je Lee nuevamente genial. ¿Por qué no arregla el desaguisado volcánico-aéreo?

Nube de design en Milán

Domingo, 18 Abril 2010

La célebre nube de ceniza volcánica y el subsiguiente bloqueo de los cielos europeos son una fuente inagotable de anécdotas e historias por contar. Taxistas madrileños que llevan a ejecutivos de la Puerta del Sol a Unter Den Linden, pasajeros en tránsito atrapados en salas de aeropuertos sin visados para pisar la ciudad donde se encuentran tirados a 5.000 kilómetros de casa, barcos que se alquilan para las rutas más insospechadas, recién casados que empiezan su luna de miel en Cuenca (emulando a los Príncipes de Asturias) hasta que puedan coger un avión al esperado paraiso… En fin, por buscar una historia cool, situaría la mía en el aeropuerto de Milán, que cuando escribo este post continúa cerrado. En la capital lombarda se ha clausurado hoy la feria del mueble más importante del mundo, la cita con el design de primera fila, con los primeras espadas del diseño internacional. Espero que a estas horas haya un buen puñado de diseñadores de todo el mundo tirados en el aeropuerto de Milán, y tal vez así se den cuenta de lo inhóspitos que resultan sus interiorismos y lo incómodas que son a veces sus archipremiadas creaciones. (Tal vez de esta crisis salga un nuevo sillón anatómico especial llamado “vuelos cancelados”).

En fin, la cita en Milán me ha traído a la cabeza está espléndido retrato Matteo Cordero di Montezemolo realizado por el fotógrafo Robert Maxwell. Atención a este jóven patricio de 32 años, primogénito del gran patrón de la Ferrari, y nombre de referencia en el diseño italiano en este momento. Matteo es la cara visible de la renovada apuesta por el “made in Italy” que protagoniza un grupo de poderosos hombres de negocio italianos, entre los que se encuentran los propio Montezemolo, Diego Della Valle (presidente de Tod’s) y Nerio Alessandri (presidente de Technogym). Juntos han formado Poltrona Frau Group, que aglutina no sólo la histórica firma de muebles creada por Renzo Frau, también otras marcas no menos importantes como Cassina, Cappellini y Gebruder Thonet. En definitiva, los auténticos reyes de la Feria de Milán. Dudo mucho que se hayan quedado tirados en incómodas sillas de aeropuerto. Por cierto, que al joven Matteo se le ve muy cómodo en el puff Tricot diseñado nada menos que por Dominique Perrault para la casa Frau.

Marcel Wanders en Mallorca

Jueves, 15 Abril 2010

Marcel Wanders es un nombre imprescindible en el diseño contemporáneo. Tal vez resulte un poco excesivo y teatral para los amantes de los interiores minimalistas, pero creo que merece la pena conocer sus creaciones. Uno de sus últimos trabajos, en el colaboración con el estudio de arquitectura tecARCHITECTURE se puede ver en la imagen y corresponde a la rehabilitación de una casa unifamiliar en Palma de Mallorca.  Se trata del primero de seis inmuebles de similiares características que saldrán pronto al mercado inmobiliario. Para bolsillos que no se han resentido demasiado con la crisis, naturalmente.

¿Están de moda los desiertos?

Lunes, 12 Abril 2010

La fábula de perderse en un desierto y encontrarse al cabo de unas horas en un pequeño oasis se hace realidad con la llegada de los nuevos “desert resorts”. El de la imagen corresponde a Arizona, Amangiri Resort. Yo pensaba que lo cool era meter en la maleta un par de forros polares e irse a pasar frío y practicar el turismo climático viendo como se derriten los glaciares. Pero como ésto empieza a hacerlo demasiada gente, ahora lo más es perderse en el desierto y pernoctar en estos nuevos oasis de diseño.

Pansea Ksar, en el Desierto del Sahara. Túnez

Dubai.

The Motse. Tswalu. Desierto de Kalahari. Sudáfrica

El equipaje virtual

Jueves, 8 Abril 2010

Olvídate de maletas, mochilas y hasta de los famosos trolleis porque llega la posibilidad de viajar no sólo ligero de equipaje, sino con las manos vacías, literalmente. El invento se llama ZeroBaggage   y entrará en funcionamiento el próximo mes de noviembre. Quizá no este hecho para mentes demasiado escrupulosas o excesivamente apegadas a sus pertenencias, pero encaja con la tendencia generalizada de compartir, promover la producción local y reducir la sensación de excesiva “propiedad privada personal” que tienen los jóvenes de la generación wiki. La idea consiste en olvidarse de hacer el equipaje y “alquilarlo” por el periodo de tiempo que uno va a estar en la ciudad de destino en una red de proveederos locales. El viajero realiza desde internet antes de su partida su equipaje virtual con las prendas que cree que podrá necesitar y las encontrará físicamente al llegar a su hotel o apartamento. Habrá prendas nuevas y seminuevas, utilizadas anteriormente por otros usuarios de ZeroBaggage. Esta historia me ha hecho recordar que los primeros huéspedes de los hoteles, hace unos cuantos cientos de años, viajaban con su ropa de cama y toallas, porque les parecía poco higiénico domir en las sábanas que habían usado otros huéspedes. Personalmente, le auguro un buen futuro a largo plazo al “viajero light”.

¿Hammam o kitesurf?

Martes, 6 Abril 2010

Sin ánimo de dar envidia, aquí sigo, disfrutando de ese pequeño rincón perdido frente al Atlántico que me hace olvidar por unos días los excesos del urbanita soprepasado que casi todos llevamos dentro. Los viajes hoy no son tanto lo que encontramos a la llegada, que también, sino lo que dejamos atrás. El nombre de “escapada” es más que acertado. Mazagan responde a lo que algunos especialistas anglosajones han bautizado como “lifestyle resort”, una tendencia con la que parecen identificarse especialmente los siempre activos e inquietos “babyboomers”. Aquí hay opciones para todo: gastronómicas, deportivas, culturales, de belleza, salud, ocio… Y también para todos: el resort tiene un fabuloso club infantil y otro de adolescentes con tal cantidad de actividades naúticas y de toda índole que rivaliza con los mejores campamentos de verano.

Los resorts se han convertido en algo más que excelentes sitios para descansar, comer, domir, bañarse y jugar al golf. Ahora incluyen ese tipo de actividades y experiencias que nos tientan al menos una vez en la vida: desde cocinar sushi, aprender caligrafía árabe, cabalgar en una playa desierta o atreverse con el kitesurf. Yo, naturalmente, me he inclinado por algo más placentero y hedonista y me he ido directamente al spa. Nunca había estado en un hammam marroquí y lo cierto es que merece la pena probarlo. La peculiaridad en este caso es que, a parte de los baños de vapor y el agua, es típico del hammam de Marruecos un tratamiento que se recibe in situ (encima de la fuente de marmol que se ve en la imagen) y que consiste en un masaje con jabón negro o beldi, hecho de aceite de oliva negra y que resulta ser uno de los mejores exfoliantes naturales que se conocen. Se aplica con un guante o kassa de una forma un tanto enérgica. (Confieso que por un momento pensé que la señora que me lo daba se había levantado con el pié izquierdo). El resultado es sencillamente espectacular: pequeñas montañitas de piel muerta se quedaron sobre la toalla y mis piernas y brazos quedaron tan suaves como las de un bebé. Para finalizar, otro masaje relajante con aceite de argán, una especie de oro líquido contra el envejecimiento originario de Marruecos y que empieza a ponerse de moda también en Occidente. Y tras esta inmersión de un par de horas en la buena vida, me quedo unos treinta minutos más en la espléndida relaxation room. Frente a la tumbona en la que me encuentro no hay más que una cristalera, las dunas y el océano infinito y bravo. Nada más. Nadie más. La “vidilla” del hall principal de Mazagan se agredece y es fuente de historias que contar como comentaba en el post anterior. Pero esta sensación de naturaleza salvaje, tranquilidad y bienestar es puro lujo para el urbanita contemporáneo. Como me ha comentado hace un rato Kamal Khalil, el director del spa: “Le pedimos a nuestros huéspedes que nos dejen trabajar con su cuerpo y les devolvemos sus mentes”. Pues eso.

Siempre nos quedará Casablanca

Jueves, 1 Abril 2010

Et voici Le Grand Riad du Mazagan Beach Resort! En fin, no he venido hasta aquí para hacer mal uso de mi francés sino para comprobar in situ las bondades del llamado Plan Azur. Con este nombre se conoce al ambicioso proyecto turístico-económico impulsado desde hace unos años por el gobierno de Marruecos (con socios empresariales de diferentes países) y que empieza a dar sus primeros brotes verdes. El plan aspira a atraer 10 millones de turistas anuales al reino alui y pretende dar la vuelta a una oferta hotelera excesivamente vinculada a los conocidos atractivos de sus ciudades imperiales. Ahora se trata de apostar por grandes eco-resorts de lujo en diferentes puntos del litoral, además de reforzar su oferta turística tradicional. La reapertura de La Mamounia ha devuelto a Marrakesh a la primera fila de los destinos sibaritas del año y la ciudad verá en los próximos meses -y en 2011- las aperturas de hoteles de referencia: Royal Mansour, Mandarin Oriental, Four Seasons, Rocco Forte y W Hotel. Desde hace un par de años, Marrakesh acoge una de las principales ferias de turismo de lujo, Pure Life Experiencies, por lo que su posicionamiento en este nicho parece más que evidente. Y ahora Marruecos, no termina ahí.  Golf, spa, magníficos jardines, espléndidas playas vírgenes, buena tempertura en invierno, deportes naúticos, gastronomía, naturaleza en estado puro….. Algo que ya tenemos en otros sitios. Pero, he aquí su gran baza: es exótico, es cercano y ofrece una muy buena relación calidad/precio. Habrá que estar atentos a ver qué sucede en los próximos años.

Mazagan Beach Resort, donde me encuentro estos días, es el primer resort de la costa atlántica del Plan Azur que ha abierto sus puertas. Otro mundo a menos de una hora del aeropuerto de Casablanca (inevitable el breve recuerdo a la película) y por tanto increíblemente bien situado para los turistas centroeuropeos que buscan temperaturas más cálidas en esta época del año. ¿Significa esto nueva competencia para Canarias? En fin, lo primero que me sorprende al llegar al hotel es la presencia de dos nutridos grupos de turismo de negocios (Bayer y Nestle). Entiendo que los precios competitivos jugan una gran baza en esta etapa post-crisis a la hora de buscar destinos de convenciones y de incentivos por parte de las grandes multinacionales. Marruecos podría verse así beneficiado en este segmento.

En el espléndido hall de entrada pasan cosas. Sin duda, un excelente sitio para sentarse y observar. Arabes potentados que juegan en el casino (el más grande de Africa) y aparcan su rolls matrícula de Dubai a la entrada, altos funcionarios de Rabat y Casablanca que vienen a pasar el fin de semana al resort con sus familias, franceses y belgas dispuestos a bajar su handicap, ingleses con ganas de tostarse al sol, hombre de negocios, mujeres con “hiyab”….. En una palabra: color. Frente al frío minismalismo de los hoteles occidentales, se agredece este discreto bullicio de las cosas que pasan. Junto a esta fuente, frente a una taza de te verde, me podría pasar horas observando e imaginando historias de estas gentes diversas que vienen y van.