Blogs

Archivo de Septiembre, 2010

Arquitectura de papel y el efecto Guggenheim

Martes, 28 Septiembre 2010

El decálogo cool incluye sentarse a la mesa de cuando en cuando con un arquitecto. A ser posible con un gran arquitecto, naturalmente. Yo he tenido el enorme privilegio este fin de semana de compartir una pequeña mesa a la hora del aperitivo con Shigeru Ban y Martha Thorne. Los no muy versados en la materia (entre los que me encuentro, evidentemente) puede googelear ambos nombres: el primero es un eminente arquitecto japones célebre por el uso de materiales como el papel y el cartón en algunas de sus creaciones, también por su labor humanitaria en aquellas zonas devastadas por terremotos u otras catástrofes, como Kobe o Haiti, donde de forma desinteresada ha proyectado infinidad de edificios “express” para dar casa a quienes lo perdieron todo. Martha Thorne es la directora ejecutiva de los premios Pritzker. Y ahora lo que no viene en Google: dos personas realmente agradables e interesantes, en las antípodas de los “starchitects”, con las que se puede pasar un rato inolvidable hablando de lo divino y lo menos divino sin tener que caer en aburridas conversaciones sobre sostenibilidad, urbanismo, el fondo, la forma y todas esas cosas. Al final, te das cuenta que se habla mejor de arquitectura simplemente reflexionando sobre nuestro día a día  o cómo vivimos.

Shigeru Ban está este año de “rabiosa actualidad” por la reciente inauguración de la “sucursal” del Pompidou en la ciudad francesa de Metz, una obra de la que se ha escrito mucho -generalmente muy bien- y sobre la que se dice que sus promotores buscan el deseado “efecto Guggenheim”: dinamizar la región de la Lorena y atraer un buen número de visitantes a Metz. El tiempo lo dirá. Al margen de si se busca nuevamente el edificio-icono, la postal, he de decir que, personalmente el edificio me encanta, aunque, como ya ocurriera en su día con la torre Agbar de Nouvel, la obra de Ban está en esa fase inevitable en la que todo el mundo intenta sacarle extraños parecidos. Por lo pronto, gana el apodo de “la casa de los pitufos”. El arquitecto japonés, por cierto, tiene un gran sentido del humor y me pareció que todas estas cosas se las toma estupendamente. Su vida es la de un auténtico globalita: vive una parte del tiempo en Japón y la otra en París;  y el resto de acá para allá en aeropuertos de todos los continentes. Yo le ví justo antes de coger el avión que le llevaría de Madrid a Tokio (vía París), tras dar una conferencia en Segovia organizada por la IE University. Hablaba con entusiasmo de su paseo matinal por los alrededores del acueducto. “La mejor escuela para un arquitecto es viajar, conocer sitios nuevos, observar” me dijo. Claro que, naturalmente, para que de todo eso salga buena arquitectura hay que hacerlo con su extraordinaria sensibilidad y su inteligente mirada.

Universo wow y fin del verano

Domingo, 26 Septiembre 2010

Just do it. Simplemente hazlo. Porque te diverte, te gusta, vas a quedar como un tipo cool. Esta es la clave de la publicidad viral, el célebre y tan cotizado buzz. Con esta filosofía perfectamente asumida, la agencia Access, ha creado esta estupenda campaña para Nike. Ves la foto, dices wow y estás deseando bloguear estas estupendas imágenes, subirlas a tu muro de facebook, recomendar la página o pasar el enlace a tus amigos. Just do it. No te importan las razones. Lo haces y punto.

En este caso, el uso del icónico logotipo de Nike, el famoso “swoosh” queda además perfectamente asociado a deportes o experiencias divertidas en esta campaña, de tal modo que se refuerza su imagen como marca deportiva cool. Desde luego, una acción de marketing mucho más ingeniosa, económica e impactante que recurrir a la publicidad tradicional. Y mucho menos peligrosa para la reputación de marca que unirse a una celebrity capaz de dar la campanada. (Tiger Woods: Just did it).

En fin, hablando de cosas wow, aprovecho para comentar que, como prometí en este post , he visitado las Suites Wow del hotel W de Barcelona y efectivamente entras y dices guauuu! El edificio de Bofill me ha parecido muy interesante y tampoco hace falta alojarse en una de ellas para disfrutar de unas vistas espectaculares de la ciudad y probablemente del ambiente más cool de un hotel en suelo patrio en estos momentos. En mi particular homenaje a la Mercé, aproveché también para conocer el beach club diseñado por Custo Dalmau (situado justo debajo del hotel) y disfrutar de los últimos rayos de septiembre tumbada en el WetBar del hotel (En este caso, no estaba, como en el Cipriani, Naomi Campbell al lado, pero la fauna fashion tampoco se quedaba atrás). 

Con los Juegos del 92, Barcelona se abrió al mar. Con el W, el Mellow Beach Club y otros proyectos en la zona, me da la sensación de que está adquiriendo un inédito aire a Miami. Junto al hotel, se proyecta un nuevo puerto deportivo y un nuevo complejo diseñado igualmente por Ricardo Bofill que albergará, entre otros, la nueva sede corporativa de Desigual y el edificio para la Fundación Pasqual Maragall de investigación de enfermedades neurodegenerativas. No sé si se seguirán haciendo barrios tan chapuceramente como el Carmel, pero lo que he visto en Barcelona reconozco que me ha gustado, y mucho.

Testino y la feria de las vanidades

Lunes, 20 Septiembre 2010

Excusatio non petita… Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen, ha invertido esta mañana alrededor de 25 minutos “justificando”, que no explicando, a los periodistas la presencia en el museo de la exposición “Mario Testino: Todo o nada”, que se inaugura mañana en Madrid. Y mientras, el famoso fotógrafo de moda y celebrities, allí, sentado a su lado, en una concurrida rueda de prensa donde no creo que hubiera muchos críticos de arte precisamente. La verdad es que no ha estado muy inspirado Solana, más bien parecía que se estaba comiendo algún que otro sapo “made in Tita”. Tanto es así, que no descarto que, a modo de excusa innecesaria, les recuerde a sus colegas y amigos expertos en arte, que dos pisos más arriba de los retratos de las tops models pueden seguir contemplando a Giovanna Tornabuoni, uno de sus cuadros preferidos, según me confesó un día. Creo que es lo único que tenemos en común.

Como ignoro casi todo sobre fotografía y arte, no tengo ni idea si la presencia de unas cuantas fotos hechas para portadas de revistas de moda deben formar parte de la programación de un museo de la categoría del Thyssen y que depende del Ministerio de Cultura. Pero las palabras de Solana ya me han puesto la mosca detras de la oreja. Sea como sea, por lo que he podido deducir esta mañana, intuyo que la historia de esta curiosa exposición es más o menos como sigue. La edición española de la revista Vanity Fair propone al Thyssen realizar una exposición retrospectiva sobre la obra de Mario Testino, fotógrafo colaborador del grupo editorial, cuya inauguración se hará coincidir con el segundo aniversario de la publicación. Lancôme, para quién trabaja Testino en calidad de fotógrafo oficial de sus campañas de publicidad, financia íntegramente la muestra. Testino, según ha comentado hoy, elige personalmente las 53 fotografías que se muestran entre las miles que ha realizado en sus 30 años de trabajo. Y, vaya casualidad, las que más le gustan son las publicadas en Vanity o encargadas por Lancôme. Seguimos. Vanity dará en exclusiva en su número de octubre un adelanto de la muestra que califica sin tapujos como “la exposición del año”. La Baronesa Thyssen es portada de dicho número de Vanity, con un reportaje en el que habla por primera vez del apasionante tema de la paternidad de sus hijas gemelas encargadas a un vientre de alquiler en Estados Unidos. Esta noche, Tita, los capos de Lancôme y de Vanity Fair, Testino, Solana y un montón de gente juapa y celebrities de las que salen en el Hola! se verán las caras en una fiesta de cumpleaños llena de glamour organizada por la revista en Madrid. Todo redondo. Hay una cláusula en todo este compadreo que no se si tiene mucho que ver con el arte que se le ha escapado a la sagaz Baronesa: debería haber puesto como condición que la foto de portada se la hiciera Testino (quien ya realizó la primera portada de Vanity Fair España a la Reina Rania de Jordania), porque la pobre Tita no ha podido salir más fea rodeada de caniches. (Leyendo el texto de la entrevista, me entero que Carmen Cervera encargó a las gemelas no para no sentirse sola el día de mañana, sino para que su hijo Borja algún día, si ella faltaba, estuviera acompañado. ¡Dios que mujer, supera cualquier culebrón!). Más tarde me comenta un colega que Carmen Thyssen se estrena esta temporada como comentarista radiofónica-tertuliana en no se qué emisora en calidad de experta en arte, que es lo único que de verdad le interesa.

Si el arte es provocación, sin duda “Todo o nada” es la cita artística de la temporada. Porque realmente todo esto suena fatal. (¿Irá a la fiesta de esta noche el egregio patronato de la Fundación Thyssen?). Confieso que hacía años que no iba a una rueda de prensa y ya puestos no me he podido resistir recabar la opinión de Testino sobre un tema que me interesa: los retoques excevisos de las chicas de portada y la tiranía mediática de una estética que apuesta de forma abusiva por la delgadez y la eterna juventud a base de botox, cirugías y demás. Me pareció que en su respuesta a mi pregunta decía algo así como que mi planteamiento era poco tolerante y que planteaba las cosas en unos términos que podían coartar la libertad de expresión del artista y de las mujeres a la hora de decidir sobre su aspecto físico. La verdad es que no le presté demasiada atención… Desconecté cuando dijo que, de ser mujer, le hubiera gustado tener el cuerpo de Demi Moore…

En fin, creo que me he alargado demasiado. Mañana más y prometo volver con varios ejemplos ilustrativos sobre la libertad de los creadores y el blanqueamiento al que ha sido sometida Gabby Sibide en la portada del Elle. 

El transporte según Marc Newson

Mircoles, 15 Septiembre 2010

Una vez más me rindo ante los trabajos de mi diseñador preferido, Marc Newson, claro que en ésto no soy nada original, pues el australiano es probablemente el número uno mundial: el Rafa Nadal del diseño. Y como éste, ahora triunfa en Nueva York. La prestigiosa galería Gagosian expone desde ayer y hasta el próximo 16 de octubre una muestra temática dedica a los trabajos que Newson ha realizado desde 1999 relacionados con el mundo del transporte. La genialidad y originalidad de Newson quedan patente en prototipos conceptuales de aspecto futurista para los interiores de las aeronaves del turismo espacial, en las motoras retro que reviven el espíritu de la dolce vita en la Riviera o en los pequeños y coloristas utilitarios con un ligero aire de comic. Nutrirán igualmente los atascos del futuro, pero sin duda tienen un aspecto mucho más amable que los 4×4.

Los huevos de avestruz de Louis Vuitton

Lunes, 13 Septiembre 2010

Con el fin del verano retomamos el noble oficio de ir de escaparates, que, como ya he dicho en alguna otra ocasión, es el deporte preferido de Tom Wolfe. Si el padre del nuevo periodismo se pasea estos días por la mítica Bond Street (quizá se compre allí los zapatos blancos que hacen juego con sus célebres trajes a tono) encontraría algo que creo que merece la pena.

La tienda de Louis Vuitton en el corazón de Londres sorprende a los paseantes con un escaparatismo centrado en los huevos de avestruz. Lo interesante de la propuesta es que cada tres o cuatro días, se abre uno de estos huevos mostrando un nuevo zapato, bolso o complemento.

La historia me ha recordado un poco a los célebres huevos Kinder sorpresa que tanto gustan a los niños, pero en este caso para los más creciditos (y no por ello menos caprichosos). Aunque la marca no es precisamente de mis preferidas, me quedo con la idea de diseñar escaparates dinámicos en la línea de las instalaciones que hemos visto en otros establecimientos de lujo.

Un palacio veneciano para la princesa de ébano

Jueves, 9 Septiembre 2010

En la revista Time hubo durante un tiempo una sección de regalos extraordinarios titulada algo así como “Para quien lo tiene todo“, supongo que muy leída por Madoff y acólitos en los “good old times”. La sección ha desaparecido o simplemente ha cambiado de sitio. Es probable que ahora figure en la edición rusa del Vogue o en alguno de los periódicos europeos que están adquiriendo los nuevos zares con los expolios de la URSS. Tal vez en una de estas páginas encontró el enigmático billonario Vladislav Voronin la idea para agasajar de manera formidable a su novia, Naomi Campbell. ¿Qúe mejor para quién lo tiene todo que un palacio renacentista en el Gran Canal? Según leo en el periódico veneciano Il Gazzetino, el magnate está en conversaciones para adquirir el Palazzo Contarini-Fasan (en la imagen), conocido en la ciudad como “la casa de Desdémona”, pues supuestamente Shakespeare se inspiró en una historia que ocurrió en ese palacio para escribir Otelo. Si el regalo tiene doble lectura, sin duda es una manera elegante, contundente y costosa de autodeclarse un hombre celoso.

Por el momento no hay nada confirmado, se rumorea que la pareja está en la ciudad para firmar el acuerdo de compra. Tal vez pronto paseen su amor bajo los frescos de Tiépolo que decoran el interior de esta joya, donde quizá la belleza un tanto alocada, caprichosa y salvaje de la Campbell logre serenarse. Por el momento, y mientras no tenga residencia propia, su piel morena sigue brillando en todo su esplendor en la terraza de la piscina del Hotel Cipriani, donde la ví (¿habría que decir mejor contemplar?) la otra tarde en toda su espectacular anatomía mientras me tomaba un coctel Bellini preparado por el veterano barman Walter. ¡Ay, la dolce vita….!