Blogs

El garaje de Ralph

La versión genuina de Vanity Fair (la patria se empeña en copiar al ¡Hola! y saca en portada a Isabel Preysler y familia) se asoma en el número de enero al garaje-museo de Ralph Lauren. El responsable de vestir casual a José María Aznar y a media humanidad pija con las camisas del caballito y el jugador de polo, posee una de las colecciones de coches más valiosas del mundo, como se puede ver aquí. ¿Decadente, cool, ostentosa, wow o sencillamente una pasada? En cualquier caso, este tipo de reportajes enganchan. El estudio de arquitectura A-cero, artífice de los casoplones de ese ghetto para ricos y famosos que es La Finca, está ofreciendo un lamentable espectáculo televisio sobre cómo se vive en sus mansiones, sólo comparable al exhibicionismo barriobajero practicado en Gran Hermano. En plena crisis, el lujo es la mejor evasión… aunque sea catódico o de garrafón.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Una respuesta a “El garaje de Ralph”

  1. Jose Dice:

    Inter nos, aut Belén Esteban aut nihil…

Deja tu comentario