Blogs

Archivo de la categoría ‘estilos de vida’

Sprunch en Barcelona

Viernes, 1 Abril 2011

No pensaba escribir ningún post hasta que Nintendo nos diera la alegría de lanzar al mercado la wii-spa, pero creo que el invento que acabo de probar en Barcelona supera las expectativas creadas por mi anhelado y por el momento imposible regalo de Reyes. El Hotel Arts inaugura este domingo en España una “tentación made in Ritz-Carlton” que se lo pone fácil a los remolones, indecisos, criaturas con poca imaginación y nula  energía que pueblan la escena los domingos por la mañana. Sprunch, abreviatura de spa y brunch, suena y sabe exactamente a trocito de cielo dominical, más si se disfruta en la planta 43 del hotel Arts, donde se encuentra su espléndido spa, como suspendido sobre el Mediterráneo. Primero se disfruta de un masaje y zona de aguas en el Six Senses Spa y luego se pone uno las botas en el Café Veranda del hotel, con un brunch que incluyo platos como ensalada de ratatouille y lentejas, pollo con costra de cacahuetes, risotto, una excelente selección de carnes hechas en la barbacoa de la terraza….. Con el buen tiempo, se puede disfrutar del brunch en el jardin, justo debajo del pez dorado de Frank Gehry. Con estos planes para los domingos, no parece que haga demasiada falta irse a Bali a desconectar.

¿A qué huele la luna?

Viernes, 14 Enero 2011

Ayer noche compartí mesa y mantel con dos personas cuyas profesiones no son en absoluto corrientes. Roberto Alvarez del Blanco, profesor de la Universidad de Berkeley y especialista en neuromarketing; Carolyn Wincer, australiana, Head of Astronaut Sales de Virgin Galactic. Una cena de aire futurista y espacial adereza con una paletilla de cordero de Cameros muy terrenal, todo hay que decirlo. 

El neuromarketing es una de las grandes tendencias de publicidad en estos momentos, basada en la experiencia multisensorial y que hace hincapié en la utilización de los olores, la música, el tacto y no sólo la percepción visual a la que estamos acostumbrados. Los nuevos logos de las marcas incorporarán el odotipo: notas aromáticas creadas en exclusiva para ellas. La tecnología ya permite que los ordenadores puedan transmitir olores, del mismo modo que sonidos. De tal modo que cuando veamos una página de viajes en un futuro muy cercano es probable que sintamos un aroma a coco y a mar, los más recomendados por los expertos para estimular la sensación de exotismo y aventura. 

Hablábamos de todo esto y del turismo espacial e inevitablemente se juntaron ambos temas… Según investigaciones recientes de la NASA (según explicó el profesor Alvarez), el Cosmos huele a carne a la parrilla, pólvora y soldadura metálica. Ya tengo otro argumento más para no salir de mi querido planeta Tierra. 

Hoteles ultra-gay

Lunes, 13 Diciembre 2010

Había oído hablar de los hoteles gay-friendly e incluso de los hoteles hetero-friendly, pero hoy me sorprende la revista Time con un interesante artículo titulado “Here Come the Ultra-Gay Hotels”   . La historia viene a propósito de la apertura el pasado mes del hotel Lord South Beach, en Miami y de próxima reapertura del Royal Palms Resort&Spa, en Fort Lauderdale, ambos en forma de ghettos de luxe para homosexuales varones. Los dos aspiran a posicionarse como “gay retreats”. El artículo da cuenta de la próxima apertura de un “urban resort” orientado a la comunidad LGBT en pleno centro de NY. Uniformes para el personal customizados por firmas como Levis, pool-bars patrocinados por marcas como Absolut-Vodka y un porcentaje de los beneficios dedicados a ong con especial sensibilidad hacia la comunidad gay. La tendencia a la autosegregación es un hecho que parece estar en claro auje. Los llamados “dólares rosas” están salvando de la crisis a unos cuantos establecimientos de ocio especialmente en Estados Unidos. Según Time, el año pasado el sector de la ”hostelería gay” representó 63.000 millones de dólares. Interesante. Y cool. Ya sabemos que un buen número de influencers, trendsetters y earlyadopters (la fauna cool por excelencia) pertenecen a la comunidad gay.

Fiesta en Colette y odisea en Charles de Gaulle

Domingo, 5 Diciembre 2010

Este post nació con la clara vocación de ser el más cool del año. Dos días en Paris con un programa que incluía fiesta en Colette para la presentación del Gabinete de Curiosidades de Thomas Erber, desayuno en Costes con el editor de Gatsby, curiosear por la antigua piscina del Hotel Lutetia reconvertida espectacularmente en la primera tienda de Hermes en la rive gauche, comida en el Hotel Royal Monceau, lo mejor de Philippe Starck que he visto en mi vida… Todo esto lo he hecho y prometo que lo iré contando… pero quizá no estoy en condiciones psicofísicas de hacerlo en este momento… Abandono mi puesto de trabajo, espero que sin causar prejuicios, ni desencadenar estados de alarma. No creo que sea necesario militarizar mi modesto blog. Sí, lo han adivinado… Mi vuelta de Paris ha sido una odisea que ha incluido unas cuantas horas de espera y desconcierto monumental cuando llegué el viernes por la tarde al aeropuerto de Charles de Gaulle, búsqueda kafkiana de alguna manera de volver a Madrid y largo y curioso viaje de retorno. Tren nocturno Paris-Irún amenizado por los ronquidos de mis desconocidos compañeros de literas, autobús Irún-Bilbao, nuevo autobus (tras unas cuantas horas de espera) a Madrid, con técnica y gélida parada en una nevada Lerma. ¡Quién me iba a decir a mi hace dos días que mi escapada a lo más cool de Paris iba a terminar con un pincho de morcilla de Burgos! Si esto no es turismo experimental…  

Pardons y otras criaturas

Domingo, 21 Noviembre 2010

Hacía tiempo que no escribía una de esas palabras que dejar caer en una conversación cool. Así es que, ahí va una: Pardons. Y no, no es ningún plural para excusarse en la lengua de Sarkozy, sino un “neologismo” que refleja el creciente número de urbanitas que reparte su vida entre Paris y London: voila los ”Par-dons”. Según leo en la prensa inglesa, el número de “ultra-frequent commuters” entre ambas capitales ha subido de forma espectacular en el último año. Razones de trabajo, académicas, personales y de pareja, o simplemente, el interés por disfrutar de forma asidua de lo mejor de ambas ciudades, están detrás de un fenómeno que, en España, se puede encontar en gente que vive a golpe de puente aéreo entre Madrid y Barcelona o de AVE entre Madrid y Sevilla. Y conozco unos cuantos. Durante un vuelo de Madrid a Lisboa, mi compañero de asiento me comentó que repartía su vida entre ambas capitales semanalmente y que cada vez había más profesionales en su caso. Le podríamos incluir en la categoría de Madboas…. Su empresa le destinó a Portugal, allí compró una casa y echó raices. Al cabo de unos años, le ”repatriaron” a España. Hizo números: con los vuelos low-cost y las ventajas del tele-trabajo, prefirió conservar su casita en Cascais y disfrutar de la calidad de vida del litoral luso de jueves a lunes y vivir en Madrid el resto de la semana. Entonces me pareció un planteamiento de vida un tanto complicado. Luego conocí al arquitecto Shigeru Ban y me explicó lo sencillo, interesante y enriquecedor que le resultaba vivir a caballo entre entre Paris y Tokio. Tras lo cual, esta pandilla emergente de “euro-commuters” me resultó casi, casi provinciana.   

Te escucho ergo apago mi iPhone

Jueves, 18 Noviembre 2010

El otro día comí con un persona que, entre bocado y bocado,  no dejó de chequear ni un segundo su BlackBerry (bien apodada “crackberry”, dicho sea de paso), incluso llegó a contestar unos cuantos e-mails. Y no, el teléfono no era rojo ni estábamos en medio de la crisis de Bahía Cochinos. Afortundamente no era fumador ni de cohibas ni de cigarrillos, porque sino, además de lo dicho, hubiera abandonabo el comedor entre plato y plato para echar un pitillito, como luego me sucedió con otros comensales en una cena de trabajo. Fantástico. Por eso he pensado en este estupendo complemento como regalo de Navidad para algunos de mis colegas-jefes-conocidos-clientes….. Esto si que es una prenda inteligente y no los tejidos ergo-ciber-futuristas que fabrican para los uniformes de las fuerzas especiales de la US Army.

Cocinando con Santi Santamaría

Martes, 16 Noviembre 2010

Ayer soñé no que volvía a Manderley, sino con otros fuegos más exquisitos, creativos y menos peligrosos. Ayer soñé que cocinaba con Santi Santamaría, porque de hecho fue lo que hice unas horas antes y se conoce que la cosa me causó tanta impresión que luego lo rememoré en estado de vigilia, eso sí, con alguna variante interesada: era yo y no él la que daba masajes al hígado de pato sin “asustarle”, le extraía con singular destreza las venas y los nervios, lo condimentaba como pimienta mignonette, lo marinaba con armagnac… Vaya por delante que mis conocimientos de cocina son nulos, lo que parece confirmar de nuevo las teorías de Freud. Hace tiempo hice un curso de cocina al microondas y desde entonces el señor Vilches presume de que ahora se algo de electricidad. Ayer tampoco creo que aprendiera mucho, no por falta de capacidad pedagógica del chef catalán con siete estrellas Michelin , sino por mi nula aptitud para convertirme algún día en un cordon bleu. Y como dijo ayer Santamaría, “la cocina no tiene demasiado mérito: hay que tener el don y luego practicarlo”. Pues eso: ni lo tengo ni lo practico.

Ayer se clausuró el ciclo “Conversación y cocina” con una clase magistral-taller dedica al foie. Las sesiones, organizadas por NH, pues Santi Santamaría es el responsable de los restaurantes Santceloni y Evo, en sendos hoteles Hesperia en Madrid y Barcelona, se han venido desarrollando en ambas ciudades a lo largo del año. Y el año que viene habrá más. Un grupo reducido y variopinto de hombres y mujeres seguía la clase con atención, casi sin pestañear. Algunos ejecutivos trajeados y jóvenes aprendices en vaqueros tomaban buena nota sobre cómo desenervar un hígado. Le comenté a una joven colega soltera allí presente que sin duda éste era un buen sitio para buscar marido. Un cocinitas capaz de preparar para la cena de fin de año una deliciosa terrina de foie de pato es sin duda un partidazo… En definitiva, lo pasamos muy bien y la cena posterior nos supo a gloria.

Afortunadamente el chef de Santceloni no se dedica a contar chistes malos mientras oficia, sino a responder a las preguntas de sus entregados “pupilos” y a reflexionar sobre cuestiones variadas e interesantes. Al hilo de la frase de que los cocineros “tienen que cocinar con las manos” se planteó la eterna cuestión sobre las relaciones entre lo físico y lo intelecual, la mente y nuestras extremidades superiores. Nos recomendó dos libros al respecto: “La mano”, de Frank Wilson y “El artesano”, de Richard Sennet. La cosa me recordó a Felipe González y su “necesidad vital” de trabajar tallando sus célebres pedruscos. También a mi amigo y colega Alvaro Castro, que dos veces por semana se llena los dedos de barro junto a un torno… y quizá en ello esté el secreto de sus excelentes crónicas. Conforme avance la sociedad digital y sus enemigos, tal vez se cree algún tipo de “gimnasio” donde los e-ejecutivos hagan figuritas de plastilina. O de mazapán

En definitiva, me pareció que Santi Santamaría está en la onda. Primero había que ir a comer a un buen restaurante. Luego había que estar entre bastidores y se inventó el emplazamiento más cool:  “la mesa del chef”, dentro de la propia cocina. Luego surgieron los talleres ocasionales con los grandes maestros en el backstage de sus santos santorums. Y, finalmente, los starchefs dejan sus fogones, abren pop ups en lugares inesperados y allí imparten a un exclusivo grupo de aprendices magia, oficio y conversación, mano y mente… Santi Santamaría ha hecho lo propio este año en medio de Mercamadrid y Mercabarna, entre otros. El año que viene volverá con nuevas sorpresas y no menos originales ubicaciones… Quizá para entonces yo ya haya aprendido a comprar un higado de oca de la forma fetén: fijarse en sus andares y deducir si está fresca como una lechuga o ha estado media vida comiendo piensos compuestos elaborados con restos de otros animales… Casi nada, querido chef.

Chicles, códigos QR y Twitter

Martes, 2 Noviembre 2010

En una reciente conferencia de innovación tecnológica, un joven programador ha presentado un prototipo de máquina de bolitas de chicle que permite el pago a través del teléfono móvil. El invento utiliza el sistema PayPal, códigos QR (una especie de cógido de barras bidimensional muy popular en Japón), un móvil 3D con cámara y Twitter. La verdad es que la cosa parece muy complicada teniendo en cuenta que antes el proceso se limitaba a introducir un monedita por una pequeña ranura y girar una especie de llave que se atascaba con frecuencia y que, en realidad, nos fascinaba. Era casi más divertido tratar de obtener la bolita de chicle que masticar la -generalmente dura- golosina.

Quizá los jóvenes de hoy encuentren precisamente divertido todo eso y quizá lo sea. Pero también detrás de todos estos ingeniosos prototipos hay “big business”. El llamado “mobile money” me parece una de las grandes tendencias en el ámbito del consumo futuro, aunque lo cierto es que el móvil no termina de despegar como medio de pago directo. Tiempo al tiempo. En 2011 se calcula que 37.000 millones de transacciones financieras se realizarán por medio de dispositivos móviles, el llamado “mobile money” o m-money está revolucionado las finanzas en Africa, donde no existe el modelo de banca comercial (es decir, basado en sucursales) que tenemos aquí. Las alianzas estrategias entre los sectores financieros y tecnológicos (como Visa y iPhone) dan idea de por donde van los tiros. En definitiva, yo estoy deseando que el prototipo japonés de los chicles deje de ser precisamente un prototipo. Y plantarme fascinada delante de esa máquina de cabeza de cristal transparente llena de bolitas de colores y darle a un botón de mi móvil a ver qué pasa… Igual hasta se atasca. 

MR12 y CR7

Martes, 26 Octubre 2010

La cosa está en encontrar un nombre cool. Al parecer, a Mariano Rajoy le han aconsejado que de cara a la próxima contienda electoral se rebautice con un nombe con “gancho”, más adecuado a los tiempos que corren. Mariano Rajoy suena precisamente a lo que es: registrador de la propiedad, padre de familia canoso y con gafas; en definitiva, no tiene tirón. Se barrunta una operación ZP en las filas conservadoras. Pero como ahora lo que se lleva es juntar los número y las letras, uno de sus asesores ha puesto sobre la mesa la imaginativa fórmula MR12, en alusión al año de las elecciones generales. En fin, se verá. Por el momento, en arenas más fashion triunfa la nueva línea de ropa deportiva lanzada por Emporio Armani, bautizada precisamente como EA7. Qué casualidad que la firma utilice el mismo número que su modelo cachitas e imagen de marca, que no es otro que CR7. Dada la buena racha del delantero merengue, ¿se habrán planteado en Génova la combinación MR7? Seguramente la fórmula no contaría con las simpatías de los seguidores del Barça, pero no parece ese su granero natural de votos.  Sea como sea, no cabe la menor duda de que el 7 es un número lleno de magia y fascinanción desde tiempos inmemoriales… algo de lo que no anda muy sobrado el equipo de MR12.

Nota a pie. Ya se que tengo fieles lectores del Atleti. Sus comentarios, por supuesto, serán bienvenidos.    

Desordenados anónimos y escapada monacal

Martes, 12 Octubre 2010

Todo empezó porque mi DNI estaba en paradero desconocido, las facturas y papelitos de gastos para hacer la declaración trimestral diseminadas por bolsos y carpetas, los últimos números de Monocle, Wired, W, Wallpaper esparcidos por mi mesa de trabajo junto a recortes varios, notas, cuadernos, cientos de papeles en sucio, en limpio, emborronados…. Total, que estoy aprovechando este largo puente para practicar un poco de “downsizing”, o dicho de una manera menos cool: desprenderme de la cantidad de trastos innecesarios que tengo por costumbre acumular -especialmente revistas, periódicos y folletos- y poner así un poco de orden en esta caótica “galaxia gutenberg” que me rodea.

Me temo que soy una criatura típica de la sociedad de la opulencia: convivo con demasiadas cosas no del todo necesarias. Sea como sea, le auguro un buen futuro a todas aquellas profesiones que nos ayuden a seleccionar, a descartar, a desechar y a elegir. Y al hilo de esto se me ocurre un nuevo trabajo: “lifestyle curator“. En cierta ocasión leí un artículo en The New York Times sobre los profesionales del “downsizing”: ayudan a la gente a desprenderse de trastos. Los servicios eran demandados por gente mayor que abandonaba sus casas para irse a una residencia de ancianos, familias que se mudan a residencias más pequeñas o divorciados que retornan a pisos de soltero. Hace poco me enteré de que ya operan en España los “professional organizers”, que con criterio de especialista ayudan a la gente a optimizar el espacio y tenerlo todo muy ordenadito.

En uno de estos artículos que ha aparecido sepultado entre cientos de recortes, he encontrado uno, curiosamente, dedicado a los desordenados compulsivos. Al parecer en Estados Unidos funciona algún grupo del tipo de alcóholicos anónimos para gente caótica como yo. “Hola. Mi nombre es Vicky Vilches. Hoy he metido todo debajo de la cama”. Quizá debería probarlo. Resulta que el mundo online tiene recuersos parecidos: al  menos 15 grupos en Yahoo para gente con problemas de orden en sus casas o sitios de trabajo,  y páginas como  Messies Anonymous ayudan a los acumuladores y desorganizados compulsivos a confesarse anónimamente, a apoyarse entre ellos y les apartan de padecer en un futuro el dichoso síndrome de Diógenes.

En fin, hablando de terapias, confesiones y puentes, después de este empacho de limpieza general no creo que me entren ganas de volver a Milán o a Barcelona y regresar cargada nuevamente de revistas, papeles y panfletos varios. Quizá en el próximo puente opte por el ”detox” monacal en magníficos sitios como el Parador de Santo Estevo, en la Ribeira Sacra, o el Hotel Monasterio Sant Marçal, una joyita de 12 habitaciones (las antiguas celdas del convento) en pleno parque natural del Montseny. Podré así disfrutar de sus múltiples encantos… y ojalá se me pegue algo del desapego a los bienes terrenales de los monjes que los habitaron hace siglos.