Blogs

¡¡Porque esto es África!!

shakira.jpg

Terminé el trabajo entre bambalinas y me puse el esmoquin de gala, ya tocaba que empezara la función. El estadio Soccer City, muy cerquita de mi centro de operaciones, abrió sus puertas para dar el pistoletazo de salida al mundial en que se concitan por primera vez todos los campeones del mundo. Y se ha notado que Johannesburgo ha vivido el prólogo de una fiesta apasionante. Desde la mañana, cientos de miles de vuvuzelas han atronado sin cesar por todos los rincones de la ciudad; no es para menos, el mundo entero ha escudriñado a Johannesburgo para darles su aprobación.

Ciertamente Johannesburgo se lo ha montado bien. Cuando esta mañana venía al IBC (International Broadcasting Center) en el autobús de la prensa, me he cerciorado que el Mundial no se vive igual aquí que en Europa. La población está sobreexcitada por la bonita oportunidad que les ha concedido Joseph Blatter. La selección sudafricana ha despertado un interés inusitado que seguramente apabullaría a las ganas de Mundial de otros países, incluido España. No me imagino las calles de Madrid abarrotadas de aficionados a primera hora de la mañana y sin pausa hasta la noche, animando y encandilando a los turistas. Ellos lo han conseguido; han aparcado (que no olvidado) sus graves y dilatados problemas sociales y económicos, y se han entregado a la fiesta. En serio, sé que es imposible ponerme en su lugar, con todo el trasfondo que ello implica, pero sí que he intuido la jovialidad con la que van a colorear cada día de competición. Desde que empecé a cogerle gustillo a esto del fútbol y por lo que me han contado compañeros que han cubierto otros mundiales, jamás había percibido tanta algarabía en masa. Los sudafricanos, por lo menos los de Johannesburgo, conciben el Mundial como si pudiese cambiar sus vidas. Es peligroso, pero te hace esbozar una sonrisa.

Pero sonrisa, irónica en este caso, la del guardaespaldas de Shakira. Esta mañana se ha dado una vuelta por el centro de emisiones porque debía conceder unas entrevistas programadas con anterioridad. Así que me he ido decidido con mi compi Isaac Fouto a sacarle un saludo. Claro, intentar hablar con una superestrella se las trae: hemos podido sortear al primer vigilante porque el hombre se ha hartado de nosotros y no quería aguantar más barrila. A continuación llegaba lo gordo: un sudafricano controlaba quien estaba autorizado para subir al plató donde estaba la cantante colombiana. Le hemos podido sobornar con un simple grito de ‘¡Bafana, Bafana! Y cuando habíamos enchufado la grabadora para robarle un ‘hola’ a Shakira (y por qué no un beso), ha aparecido el guardaespaldas personal y nos ha mandado a casa con un simple gesto. No ha hecho falta que dijera nada, su sola presencia lo decía todo. En fin, nos hemos cansado de repetirle hasta la saciedad que sólo queríamos un saludo de Shakira para la COPE y para toda España. Quizá si hubiésemos venido con un regalito, como el resto de medios que habían concertado el encuentro, el guardaespaldas no nos habría acojonado. Lo siento, amigos, pero no os preocupéis que vendrán más celebrities.

Share and Enjoy:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google

Tags: ,

Deja tu respuesta