Blogs

Cataclismo en el IBC (made in Britain)

the-sun.jpg

Como mola un Mundial: una sola jugada de un partido puede causar un auténtico cataclismo mundial. Al menos, ése es el sentido que le han querido la prensa anglosajona del IBC. El golazo de Lampard (porque fue un golazo con mayúsculas) ha borrado de un plumazo el aire de fair play que reinaba en el centro de trabajo. Hasta ayer, todo eran loas al Mundial y al trabajo de los distintos medios: a unos les parecía mejor Argentina, otros confiaban más en la fiabilidad de Brasil e incluso aún había confianza en España. Pues bien, parece que nada importa ya en un torneo corrupto, manchado por decisiones arbitrales que pasarán a la posteridad.

Entiendo que la jugada de Lampard es un error de dimensiones desproporcionadas y que ha puesto en jaque hasta el mismísimo Buckingham Palace. Normal, a Inglaterra le repatea perder con los alemanes y con el golito de marras va a tener sorna para un buen puñado de años. También pasó por el mismo trago Alemania con aquel gol fantasma de Wembley en el 66 que, por cierto, no debió valer. Anoche vi aquella jugada diez veces por internet y ninguna toma confirma el gol; tampoco había muchas, más bien la imagen siempre es la misma, o ¿cuántas cámaras pensáis que había en un campo de fútbol hace cuarenta años?

El caso es que los compis de la BBC quieren promover una campaña de recogida de firmas para aplicar la tecnología de una vez por todas. Yo siempre he sido muy folclórico para estas historias y he defendido la falibilidad de los árbitros. Pero, sí, esa cámara en la línea de gol debería usarla para algo más que propiciar cabreos monumentales.

Lo más gracioso es que los mismos mejicanos que se desternillaban de los lloriqueos ingleses, horas más tardes querían quemar el hotel del italiano Roberto Rosseti, el otro árbitro ‘agraciado’ de la jornada dominical. Para mayor escarnio, el gol de Tévez fue un cúmulo de despropósitos, cada cual más grande. Rosseti validó el gol; después, poco convencido de su propia decisión, miró de soslayo el videomarcador por si emitía una repetición rápida; tras verla, pidió consejo a su asistente mientras mejicanos y argentinos se comían al linier y al final, decidió salvar su reputación. Haberse retratado habría sido un suicidio.

Por supuesto, ya han salido los kamikazes que afirman que el Mundial está manipulado y que a la FIFA le conviene que gane éste o el otro. Obviamente, la cuadrilla de ingleses le ha cogido asco al torneo. Yo quiero seguir en mis mundos de Heidi y fascinándome con todo lo que me rodea; que iluso soy, ¿verdad?  

Share and Enjoy:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google

Tags: , ,

Deja tu respuesta