Blogs

Archivo de la categoría ‘Ellis Park’

Queridísimo Ellis Park

Domingo, 4 Julio 2010

foto-martin.jpg

¡Qué potra la mía! Vengo a un Mundial y España hace historia, magnífico. Encima, tuve la ocasión de volver a asistir a mi predilecto Ellis Park. No sé, quizá no sea el estadio más fastuoso de Sudáfrica, pero le he cogido cariño venir aquí. Es simplón y atractivo al mismo tiempo; tumultuoso por dentro y frío por fuera.  Tiene el corte de un estadio inglés y, aunque es un poco vetusto, sus galerías están recién alicatadas. El Ellis ha acogido el epílogo de lo que iba a ser el cuento argentino; el amago de la gran Brasil en octavos; la defunción de la oxidada Italia y, por supuesto, la historia de España. Porque ahí hemos inventado un nuevo relato, el de las ‘semis’.

El miércoles ganaremos o perderemos, me da igual. La gente recordará a la campeona de Europa que una vez le dio por llegar hasta el penúltimo peldaño de un Mundial, o no. Puede que sea mucho mejor, pero estas intrigas no van conmigo y no voy a estar deshojando la margarita hasta que llegue el Alemania-España. Además, Martín me comentaba durante el partido de anoche que hagamos lo que hagamos, ya hemos dejado huella. Por lo menos, él se llevará a Perú una grata imagen de nuestro fútbol, a pesar de que la noche fuera un pestiño…hasta que a Iker le dio por ser Iker.

No os podéis imaginar el efecto devastador que ha tenido la eliminación de Argentina en el IBC. Aparte de los cansinos halagos y recelos a Maradona, los periodistas confiaban que ésta sería  su fiesta. Pero ha bastado un contendiente respetable para dejar el centro de prensa como un solar. Los argentinos habían venido en masa a Johannesburgo y en tropel se irán. Adalina, presentadora de la tele TYC Sports, me confesaba la semana pasada que estaba un poco cansada debido al  ajetreo diario. Ella tampoco es muy forofa, o sea que no le habrá molestado el bofetón alemán.

En definitiva, el panorama del IBC parece un Gran Hermano, en el que a medida que van cayendo las selecciones, sus respectivos periodistas vacían los pabellones. Por suerte, quedamos nosotros, un ejército entero de alemanes de la super ZDF,  la tele local de Holanda y un puñado de uruguayos desperdigados por todos los estudios sudamericanos. Y, cómo no, Al Jazeera sigue haciendo alardes de ostentación con sus macroequipos electrónicos, vastos platós, sofisticadas cabinas de producción y la plantilla de comentaristas estrellas que entran y salen de la sala de maquillaje a todas horas. Vamos, que aún quedamos una burrada.